You are on page 1of 6

C

CULTURA SUECA CULTURA SUECA

gente no quería trasladarse a las nuevas zonas de residencia, y se hacían duras críticas Country Club (1988) y el edificio de Astra (1988–97), ambos situados en las afueras
a los arquitectos. La arquitectura estructuralista funcionaba mejor para los edificios
administrativos. La Real Dirección de Construcción de Suecia (Kungliga byggnads-
styrelsen) desarrolló en los años 60 una importante capacidad para encargar la ejecu-
ción de obras estatales.
Para los arquitectos más orientados a obras esculturales, las iglesias eran uno de los
pocos campos de trabajo que quedaban. Gracias a las nuevas zonas de vivienda de los
de Gotemburgo, ha dado muestras de una técnica de construcción de alta tecnología
internacional. Esa empresa se cuenta entre las más expansivas del país y proyecta
actualmente viviendas, centros de trabajo y sedes culturales, entre ellas el Science
Center de Gotemburgo.
Gracias a los grandes esfuerzos por lograr un alto nivel de vivienda, combinados
con el enorme auge de la construcción de oficinas de la década de los 80, se levan-
ULTURA SUECA
PUBLICADO POR EL INSTITUTO SUECO • MAYO 2001 • DI 109 b
años 50, la Iglesia estatal volvió a ser un importante cliente de construcción. Los tem- taron edificaciones en número que, en buena parte, satisfacía las necesidades del país.
plos diseñados por Sigurd Lewerentz en Björkhagen, Estocolmo (1956–60) y Klippan, La tarea de administrar y seguir desarrollando lo que ya está construido fue adqui-
Escania (1962–66) se cuentan entre las últimas obras de ese maestro. Lewerentz riendo, por consiguiente, importancia cada vez mayor. En la feria de la vivienda de
depuró la construcción hasta hacer de ella un arte minimalista de ladrillo, madera y Stumholmen, en Karlskrona, se mostró en 1993 la capacidad que tiene Suecia de
vidrio. modificar viejas construcciones para nuevos fines. En Norrköping se han transformado

Max Plunger
Peter Celsing (1920–74) creó también varias iglesias de vigorosa estructura de la- las instalaciones industriales del centro urbano en un museo, un teatro de conciertos,
drillo. Sus dos edificios mayores son la Casa de la cultura (1968–73) con el Teatro una escuela superior y otras instituciones, mientras que en Norra Älvstranden,
municipal y el Banco de Suecia (Riksbanken), ambos en Estocolmo (1965–76). Gotemburgo, se están convirtiendo hoy antiguas zonas de astilleros en viviendas y
Una actitud hostil a los valores históricos destruyó, durante varios decenios, partes locales para enseñanza (obras de Arkitekturkompaniet, White arkitekter, entre otros). El Museo Vasa, Estocolmo, por Dahlbäck y
importantes de la vieja construcción polifacética en los cascos de ciudades suecas, para Aquí la minuciosa planificación del terreno juega un papel importante. En todos
dar paso a centros de trabajo y tiendas de grandes proporciones. A pesar de sus dotes
artísticas, Celsing fue el principal blanco de los reproches por las devastadoras demoli-
ciones hechas en el casco urbano de Estocolmo.
los proyectos mayores colaboran hoy los arquitectos constructores con arquitectos
paisajistas. Desde los proyectos de barrios de “casas en parques” de los años 30, los
arquitectos paisajistas suecos han procurado integrar los edificios en el terreno y
Månsson (1990).
La Arquitectura en Suecia
El centro de Sundsvall, en cambio, se ha conservado intacto desde fines del siglo hacer que la naturaleza se una de una manera lo menos artificial posible a la cons-
Max Plunger

XIX, y sus magníficos edificios de piedra reflejan la riqueza pública y privada inver- trucción. Ésta ha sido una expresión característica de la visión sueca de la naturaleza

Banco Nacional de Suecia, Estocolmo, por Peter


Celsing (1965–76).
tida en ellos durante la época de oro de la industria maderera.
Pocos arquitectos lograron administrar el patrimonio de los años 40 y 50. Uno de
ellos fue el inglés Ralph Erskine (n. 1914), que poco antes de la guerra se acercó al
“modelo sueco”. En una época en que la confianza de la gente en los arquitectos había
como factor siempre superior a la cultura. Sólo con la construcción figurativa de los
80 adoptó la arquitectura paisajista expresiones más formales. Sin embargo, los par-
ques dotados de toboganes, columpios y otros juegos siempre han sido un elemento
importante en la planificación de las zonas abiertas de los barrios residenciales, y no
L a arquitectura sueca del siglo XX es testigo de grandes cambios. Habiendo
sido un arte reservado a las grandes instituciones sociales y a los ciudadanos
más acaudalados, se convirtió pronto en patrimonio común expresado en buenos
descendido a un nivel muy bajo, creció la popularidad de Erskine. El barrio residencial pocas veces han constituido el núcleo de un grupo de casas. Entre los arquitectos ámbitos de vivienda. Hoy se aprecia en todo el país la planificación pública y su
Nya Bruket, de Sandviken (1973–78), y la casa del Sindicato de estudiantes (Allhuset) paisajistas más solicitados de los 90 se cuentan Sven Hermelin, Walter Bauer y Per
de la Universidad de Estocolmo (1979–81) son dos ejemplos de su estilo caprichoso y Friberg. fruto: el amplio programa de construcción de vivienda social. Las altas
expresivo. Con la zona residencial de Byker, en Newcastle, Inglaterra, esa arquitectura Suecia tiene actualmente 8.800.000 habitantes y cerca de 5.000 arquitectos. aspiraciones y los recursos relativamente abundantes le han dado a Suecia una
echó raíces también en el extranjero. Por otra parte, Carl Nyrén (n. 1917) ganó una Muchos de ellos se ocupan en el sector público en planificación y supervisión general
amplia confianza con su sobria arquitectura hondamente arraigada en la vieja tradi- de la construcción. La baja coyuntura económica de los 90 ha traído en el sector de la calidad de vivienda excepcional. Gracias a ello, entre las edificaciones existentes
ción sueca. Usando la luz como elemento de configuración principal logró transformar construcción un desempleo de grandes proporciones que ha afectado gravemente a los hoy predominan las recientes: más de la mitad de las viviendas del país son de
tendencias internacionales y combinarlas con material y formas suecos. Entre las obras arquitectos. En Suecia, el ramo sigue caracterizándose por las obras de gran escala,
más destacadas de Nyrén se cuentan los edificios de Pharmacia & Upjohn en Uppsala, tanto por lo que toca a los contratistas como a las compañías de arquitectos. Hay em- construcción posterior a 1960.
los de la Universidad de Estocolmo y la Biblioteca Municipal de Uppsala. presas como el grupo FFNS y White, que se cuentan entre las grandes consultoras
Cuando la crítica alcanzó su grado máximo de acrimonia, la arquitectura fue presa cuya actividad abarca grandes regiones del mundo.
de una parálisis. Las doctrinas del funcionalismo se derrumbaron y empezó la búsque- Estos últimos años, los arquitectos suecos han visto en su suelo la competencia de
da de una nueva plataforma. Algunos estudios sociológicos del uso que hacía la gente colegas extranjeros como el noruego Niels Torp (oficinas principales de SAS en
de las zonas residenciales y los centros de trabajo, condujeron a experimentos con la Estocolmo, terminal Nils Ericsson de Gotemburgo y otras obras) y los daneses Tegen-
denominada “planificación con participación de los usuarios”, que permitía que los stuen Vandkunsten (edificio de viviendas en Borås) y Henning Larsen (Biblioteca LOS ARQUITECTOS EN SUECIA

Hans Hammarskjöld/MM
vecinos pudieran conformar ellos mismos su entorno. La destrucción del medio am- Municipal de Malmö). También los proyectos más prestigiosos de los años 90 –el Diez mil años después del deshielo en el interior de su territorio, Suecia seguía siendo
biente empezó a influir también en los arquitectos. Los fuertes lazos con la naturaleza Museo de Arte Moderno y el Museo de Arquitectura, ambos de Estocolmo– son obra un país escasamente poblado. Cuando se industrializó, a fines del siglo XIX, la activi-
volvieron a adquirir importancia en el diseño, y se empezó a experimentar con técni- de un arquitecto extranjero: el español Rafael Moneo. dad no se concentró principalmente en las ciudades. La explotación del hierro y de los
cas adaptadas a la ecología. Ralph Erskine, por ejemplo, colocó los balcones en las La arquitectura sueca se orientó en las últimas décadas del siglo XX a la historia, bosques se convirtió en la base de la economía que sucedió a la sociedad agrícola. Esas
fachadas para evitar pasos de aire frío. Una peculiar cultura de la construcción se ha con vistas a recrear conocimientos en materia de técnica, diseño y función social. industrias se establecieron en zonas que tenían buen acceso a bosques y fuerza hi-
practicado en Järna, en las afueras de Södertälje, desde los años 70. Los antropósofos Además de este trabajo de reconstrucción surgió un interés renovado en el modernis- dráulica. Fue apenas en la década de 1930–40 cuando la población urbana superó a la
han levantado, entre otros edificios, seminarios, viviendas y hospitales bajo la mo como forma e idea, y con la arquitectura de los años 30 como trampolín ha lo- El nuevo Museo de Arte Moderno y el Museo de rural en número. Es ésta una causa de que Suecia no haya desarrollado una cultura
Sune Sundahl/Nyréns arkitektkontor

dirección de Erik Assmussen y con las características formas redondas y prismáticas grado arraigar un nuevo estilo internacional. Las tareas arquitectónicas son hoy en Arquitectura, ambos de Estocolmo, proyectados urbana comparable a la de Europa Central. Estocolmo es la única ciudad sueca que
establecidas por Rudolf Steiner. La adaptación ecológica ha alcanzado actualmente su gran parte edificios de universidades y otras instituciones. A pesar de la fuerte afluen- por Rafael Moneo, fueron inaugurados en febrero llega al millón de habitantes; pero incluso en la capital la gente está habituada a tener
máximo desarrollo en ciertos enclaves de casitas en serie, llamados “ecopoblaciones”. cia de población, sobre todo a Estocolmo, la construcción de viviendas permanece a de 1998. acceso a grandes superficies en que moverse. En verano, la mayoría de los pobladores
Proponiéndose la meta de una mínima carga para el medio ambiente, esas urbaniza- un nivel muy bajo. Su producción actual se concentra en sitios exclusivos, lo que de ciudades las dejan para pasar sus vacaciones en el campo.
ciones se construyen con técnica de bajo consumo de energía, materiales adaptados al explica las altas normas de las edificaciones. Ya no se cuenta con recursos para la El arquitecto moderno –un empresario que proyecta diferentes tipos de edificios
reciclaje y un tratamiento diferenciado de desechos domésticos sólidos y líquidos: una construcción fuertemente subvencionada de viviendas, y por tal razón la actividad del Rasmus Wærn es arquitecto para diferentes clientes– empezó a surgir a mediados del siglo XIX; pero la verdadera
técnica que ahora se está adoptando en los edificios multifamiliares. Estado en construcción ha tomado una orientación diferente. Así por ejemplo, está (miembro de la Asociación de expansión de la profesión se produjo por el gran auge de la construcción en la socie-
En los años 80, los municipios perdieron la fuerte posición en la planificación urba- empeñado en un programa de política arquitectónica cuya finalidad es mejorar la dad industrial, a partir de 1880. Fue entonces cuando se presentaron numerosos pro-
na que habían venido consolidando desde la década de los 30. Han dado paso a las arquitectura sueca. Entre los recursos empleados para ese fin se cuenta el Museo de arquitectos de Suecia, SAR) y blemas de construcción nuevos que exigían soluciones nuevas; la infraestructura pasó
Estación de ferrocarril de Jönköping, por Carl empresas privadas, que han impuesto su criterio de construcción de un modo nuevo Arquitectura ampliado, que desde su nueva sede en Skeppsholmen (Estocolmo) dirige doctor en tecnología. Su campo en poco tiempo de un nivel bajísimo a uno de vanguardia mundial que exigía edificios
Nyrén (1983). para Suecia. Mediante la denominada “planificación por negociaciones”, los munici- la actividad del Año de la Arquitectura 2001. de especialización es la arqui- de estaciones, de correos y de telégrafos. Además, la nueva sociedad requería también

Bengt Ericksson/Wingårdhs
pios, cuya economía se debilitaba cada vez más, empezaron a conceder derechos de Entre las obras apreciadas de arquitectos suecos contemporáneos se cuenta el aula industrias, edificios administrativos, hospitales, nuevas iglesias y viviendas.
construcción a cambio de servicios públicos que ya no tenían medios de financiar. La magna de Estocolmo, trazada por Ralph Erskine en 1997. tectura sueca del siglo XX. Es Durante el siglo XIX se resolvieron esos problemas, por regla general, siguiendo los
arquitectura de las finanzas internacionales llegó a predominar también en la activi- Rasmus Wærn miembro del cuerpo de redacción criterios de la tradición de bellas artes. Destacaron entonces arquitectos como Fredrik
dad de construcción de Suecia. Paralelamente, en los pequeños trabajos de cons- de la revista sueca Arkitektur. Wilhelm Scholander, Helgo Zettervall, F.G.A. Dahl, Isak Gustaf Clason y Adolf Edel-
trucción, floreció un “regionalismo crítico” que aprovechó la tradición y el carácter del svärd, este último con una trayectoria bastante común de ingeniero de fortificaciones.
lugar. La tradición “libre” la han cultivado hasta los años 90 algunos arquitectos como El autor es el único responsable Una parte importante del desarrollo de la técnica de construcción del siglo XIX fue
Jan Gezelius, (n. 1923, chalés, oficinas de correos), Gunnar Mattsson (n. 1937, impulsado por ingenieros de carrera militar.
museos, casas de la cultura), Ove Hidemark (n. 1931, restauraciones), Marianne de las opiniones expresadas en Alrededor de 1900 Suecia contaba unos 5 millones de habitantes y cerca de 300 Laboratorios Astra Hässle para el centro de
Dahlbäck y Göran Månsson (n. 1943 y 1933, respectivamente, Museo del Buque de este folleto informativo. arquitectos. Los más de ellos trabajaban en alguna de las tres ciudades principales: investigación médica de Mölndal, por Gert

ISSN 1101-606X
Guerra Vasa en 1990 y otras obras). Estocolmo, Gotemburgo o la región de Malmö. Desde 1877, la formación básica de Wingårdh (1991).
Traduccion: Álvaro Eljach los arquitectos se ha impartido en las escuelas superiores técnicas. Sin embargo, hace
LA ÉPOCA CONTEMPORÁNEA un siglo su nivel variaba mucho. La enseñanza regular de arquitectura existía sólo en
Los planes de una sociedad del bienestar pudieron ejecutarse prácticamente sin obs- la Real Escuela Técnica Superior de Estocolmo (Kungliga tekniska högskolan, KTH).
táculos a lo largo de más de 40 años. Sin embargo, el importante papel que desem- Por otra parte, nunca ha habido protección legal del título de arquitecto en Suecia, y
peñaron los arquitectos al comienzo, se fue debilitando a medida que una industria de El Instituto Sueco (SI) es una autoridad estatal cuya misión es difundir conocimientos sobre Suecia en el por esa razón se han dado otras vías de formación profesional en ese campo, como ha
la construcción de gran escala dictaba las condiciones. Con la coyuntura ascendiente extranjero. Este folleto se publica como parte de su servicio de información. Todo material del Instituto sido el caso en la escuela técnica superior Chalmers de Gotemburgo (Chalmers tek-
de los 80, los clientes pasaron a ser el interlocutor más fuerte. Así se fortaleció la puede reproducirse libremente, a condición de que se cite la fuente. niska högskola). Muchos optaban por completar su formación básica con los cursos de
Max Plunger

posición de los arquitectos, y en la producción relativamente limitada de hoy, a El Instituto Sueco tiene una amplia gama de publicaciones informativas, en varios idiomas, sobre diversos la escuela de arquitectura de la Academia Superior de Arte (Konsthögskolan). Actual-
menudo son bastante altas las ambiciones arquitectónicas. Las dos empresas de expor- aspectos de la sociedad sueca. mente, casi todos los profesionales afiliados a la Federación nacional de arquitectos
tación de mayor éxito en Suecia –la farmacéutica Astra y la electrónica Ericsson– han (Svenska Arkitekters Riksförbund, SAR) se han graduado de alguna de las escuelas téc-
Para mayor información diríjase a
Edificio de la Unión de Estudiantes de la Univer- conservado en varias instalaciones nuevas la tradición sueca de planificar minuciosa- la Embajada o el Consulado de Suecia en su país, o Svenska institutet: Box 7434, SE-103 91 Stockholm,
nicas superiores de Estocolmo, Gotemburgo o Lund. La educación complementaria de
mente los lugares de trabajo. Ambas compañías han dejado en muchos casos la tarea Suecia. Sede social: Sverigehuset (Casa de Suecia), Hamngatan/Kungsträdgården, Estocolmo. la Academia Superior de Arte sigue siendo atractiva en el arte arquitectónico y de la
sidad de Estocolmo, por Ralph Erskine (1979–81).
en manos del arquitecto Gert Wingårdh (n. 1951), que en el Öijared Executive Tel.: + 46-8-789 20 00 Fax: + 46-8-20 72 48. E-mail: order@si.se Internet: www.si.se restauración.
CULTURA SUECA CULTURA SUECA

LA ARQUITECTURA EN UNA ÉPOCA DE RUPTURA ciones del terreno. En esas labores destacó particularmente Gotemburgo, con varias (1879–1963) y construidas de 1944 a 1948, tenían matices de un clasicismo suave. El
A fines del siglo XIX, los arquitectos procuraban liberarse artísticamente de la arqui- soluciones urbanísticas de visión avanzada. Ya en 1861–62 se había abierto en Gotem- hierro de armadura y el asfalto escasearon durante la guerra, lo cual contribuyó al
tectura de estilo académico. Fue modelo de esa tendencia el arquitecto estadounidense burgo el primer concurso de urbanismo, cuando la ciudad iba a extenderse más allá de renacimiento del ladrillo como material de fachada y tejados.
Henry Hobson Richardson, cuyas composiciones asimétricas permitían que el material las viejas fortificaciones. En 1900 esa tendencia se había saturado ya, y la ciudad esta- También la planificación urbana se modificó. Las ideas de vecindario formuladas
de construcción en sí configurase formas esculturales. En edificios como el del puesto ba ocupando terreno nuevo, más accidentado, lo cual hizo necesario un concurso más. por el sociólogo estadounidense Perry en 1929 arraigaron firmemente en Suecia.
de bomberos de Gävle (1890) de Ferdinand Boberg (1860–1946) y el de la biblioteca Lo ganaron los arquitectos Per Hallman (1869–1941) y Fredrik Sundbärg (1860– Arquitectos como Sven Backström (1903–92), Leif Reinius (1907–95) y los hermanos
pública Dicksonska folkbiblioteket de Gotemburgo (1897) de Hans Hedlund (1855– 1913), quienes introdujeron las ideas de Sitte en Suecia. De la ejecución del proyecto Erik (1901–88) y Tore Ahlsén (1906–91) crearon zonas residenciales diseñadas con
1931) hizo que esas edificaciones de libre composición influyeran notablemente en la respondió en gran parte Albert Lilienberg (1879–1967), el primer ingeniero director orientación comunitaria, estructurándolas en unidades menores dotadas de escuelas,
cultura arquitectónica sueca. de planificación urbana de Gotemburgo durante el período de 1907–27. Las zonas re- guarderías, centros comunes y zonas verdes. La planificación de “unidades de vecin-
Junto con los estímulos provenientes de EE.UU. se importaron a comienzos del sidenciales de Bagaregården y Kungsladugård son dos de las mayores y más acordes dario” fue el pilar de la producción de viviendas en el país. Suecia influyó también en
siglo XX ideas de Gran Bretaña, Dinamarca, Alemania y Austria que contribuyeron a con el espíritu de Camillo Sitte. Entre las excelencias de esos dos barrios podemos otros países en ese aspecto. En Gran Bretaña, el principio de esas zonas de vivienda
generar una arquitectura particularmente rica y variada. De Gran Bretaña se adopta- mencionar las edificaciones de pequeñas proporciones, acordes al estilo arquitectónico pequeñas y medianas de matiz ligeramente popular se dio a conocer con el nombre de

Max Plunger
Max Plunger
ron concepciones del movimiento Arts and Crafts por arquitectos como Carl Westman característico de Gotemburgo, de un piso de piedra y dos de madera. Estas casas, lla- New Empiricism (“nuevo empirismo”) y adquirió gran importancia para el movimiento
(1866–1936), Ragnar Östberg (1866–1945) y Torben Grut (1871–1945). El diseño madas “de gobernadores” (landshövdingehus) adquirieron, gracias a algunos arquitectos New Town (“nueva ciudad”) en Gran Bretaña, Italia y otros países.
basado en el material y su tratamiento se consideraba a la sazón como opción diferen- como Arvid Fuhre (1885–1959), un carácter uniforme pero digno. Los años 50 fueron un decenio de expansión para los arquitectos suecos. El modelo
Parque de bomberos de Gävle, por Ferdinand te a la producción masiva, cada vez más estereotipada, que ofrecía la sociedad in- La meta que se proponía el urbanismo moderno era lograr ambientes arquitectóni- Viviendas en Kungsladugård, Gotemburgo político que se formuló a fines de la década de 1920–30 con el nombre de Folkhemmet
Boberg (1890). dustrializada. De Dinamarca y Alemania se transmitió una tradición de edificaciones camente homogéneos. Con el proyecto de la plaza Götaplatsen, de 1916–23, se (alrededor de 1920). (”hogar de todo el pueblo”) había tomado impulso. Ese modelo se basaba en una rela-
de ladrillo que en poco tiempo echó raíces en la cultura arquitectónica sueca. De crearía por primera vez en Suecia un espacio arquitectónico de esa índole de alto ción armoniosa entre las partes sociales. Las subvenciones de vivienda no se orienta-
Austria se inspiraron, entre otros, Carl Bergsten (1879–1935) y Georg A. Nilsson vuelo. La ejecución del proyecto se prolongó, con la consecuencia de que no se reali- ban a grupos particularmente débiles de la sociedad, sino que apuntaban a una alta
(1871–1949) para optar por una arquitectura geométrica moderna, sin referencia a las zaron sus intenciones originales. La plaza constituye, gracias a una serie de institu- calidad de vivienda en general, combatiendo el hacinamiento como enemigo princi-
formas clasicistas. También otros arquitectos, como Ernst Stenhammar (1859–1927) y ciones culturales, el fondo de una arteria de Gotemburgo, la Kungsportsavenyen. Sin pal. Con la economía de mercado regulada se extendería el mayor bienestar posible al

Max Plunger
Erik Josephson (1864–1929), trabajaron con un lenguaje de formas geométricas en el embargo, el Museo de Arte (Konstmuseet) con terrazas, construido en 1923 por Sigfrid mayor número posible de personas. “Suecia: el justo medio” (Sweden––the middle way)
que jugaban un papel destacado el acero y el vidrio. Eriksson (1879–1958) y Arvid Bjerke (1880–1952), el Teatro Municipal (Stads- fue el título de un libro del periodista estadounidense Marquis W. Childs (1936) y se
Un proyecto de amplitud única fue la construcción de la nueva ciudad de Kiruna, teatern) de Carl Bergsten, de 1935, y el Teatro de Conciertos (Konserthuset), cons- convirtió en una noción ampliamente conocida. Particular atención merecieron las
en el extremo norte de Suecia, alrededor de 1900. Para poder explotar un gran yaci- truido en 1936 por Nils Einar Eriksson (1899–1978), son todos, cada uno a su Viviendas colectivas en la John Ericssonsgatan, casas en forma de estrella de Backström y Reinius en Gröndal, Estocolmo (1944–46)
miento de mineral de hierro, se levantó en corto tiempo toda una ciudad en tierra manera, muy dignos exponentes de su época. Estocolmo, por Sven Markelius (1935). y en Rosta, Örebro (1947–49); la de Weijke y Ödeen en Norra Guldheden, Gotem-
árida, diseñada en gran parte por el arquitecto Gustaf Wickman (1858–1916). La burgo (1945) y la de los hermanos Erik y Tore Ahlsén en Årsta centrum, Estocolmo
iglesia de Kiruna, construida en los años de 1902–12, se yergue como una síntesis de EL FUNCIONALISMO SUECO (1943–53). Así pudo el suburbio participar de toda la gama comercial y cultural que
construcción de madera nórdica y shingle style estadounidense. Con la expansión de la Durante la década de 1910–20 maduró la consciencia de que la sociedad debía tomar ofrecía la ciudad. Pero fue Vällingby, un suburbio creado al norte de Estocolmo por
nueva clase media, la vivienda privada burguesa pasó a ser el centro de atención de los iniciativas para elevar la calidad general de la vivienda del país. Tras una serie de Backström y Reinius 1952–54, el que mereció la mayor atención, tanto en Suecia
arquitectos, lo cual fructificó en un gran número de bellos chalés diseminados por reformas sociales se había fortalecido la posición de los trabajadores en la vida laboral como en el extranjero. Esa gran urbanización residencial se planificó en tierra virgen;
todo el país durante los primeros del siglo XX. y en las entidades políticas; pero la vivienda seguía acusando un nivel muy bajo, si se pero no estaba destinada a convertirse en ciudad-dormitorio, sino en un barrio diná-
Los que marcaron la pauta fueron los arquitectos que erigieron en paradigma la la consideraba internacionalmente. En poco tiempo se adoptó una serie de medidas mico, con lugares de trabajo, viviendas y un centro. La zona céntrica, que comprende

Sune Sundahl/Arkitekturmuseet
naturaleza y la historia cultural sueca. Una nueva generación de profesionales puso de para adaptar más a las funciones las casas de la población trabajadora. El arquitecto un cine, un teatro, locales de reunión, grandes almacenes y una iglesia, fue inaugurada
relieve la tradición rural, que hasta entonces se había dejado de lado. En viajes de Osvald Almqvist (1884–1950) presentó propuestas de dotación de cocina estandari- en 1954. En áreas aledañas se levantaron torres de vivienda; algo apartados del centro,
estudio y libros se difundió el conocimiento de la rica cultura arquitectónica nacional, zada, basadas en estudios sobre los usuarios, y las subvenciones estatales sustituyeron edificios multifamiliares más bajos, y en la periferia, grupos de 20–30 casas adosadas
desde los palacios y mansiones barrocos hasta la tradición de construcciones de ma- a la filantropía en la financiación de viviendas prácticas e higiénicas. Así, cuando la (llamados “pueblos”) en los que el terreno privado se redujo a un mínimo en favor de
dera. Esos conocimientos se conjugaron con impulsos recibidos del legado de Arts and arquitectura modernista alcanzó su triunfo definitivo en Suecia, con una exposición un mayor espacio común: una solución que se difundió mucho en los años 50 y se
Crafts en una arquitectura sensible y a menudo muy personal de madera y ladrillo. en 1930 en Estocolmo, ya se habían adoptado importantes medidas de orientación configuró a menudo con gran esmero.
Como introducción a esa arquitectura “romántica nacional” se presenta el edificio del funcionalista. El aumento del tiempo libre hizo que la construcción de la casita de recreación
Colegio médico en Estocolmo (Läkaresällskapet, 1904), diseñado por Carl Westman. La exposición tuvo gran importancia para el nuevo lenguaje formal. El arquitecto fuera un proyecto que ocupara a una parte cada vez mayor de la población. Como
Max Plunger

El Museo Röhs (Röhsska museet) de Gotemburgo (1914) y la sede de los tribunales de principal de la exposición fue Gunnar Asplund, que diseñó la mayor parte de los Casa de campo de propiedad de Gunnar alternativa a los pequeños chalés aislados, el arquitecto Stig Ancker (1908–1992)
Estocolmo (Stockholms rådhus, 1916), del mismo arquitecto, son otras construcciónes edificios grandes en estilo modernista ligero y elegante. Además contribuyeron arqui- Asplund, en el archipiélago de Estocolmo (1937). tomó la iniciativa de trazar un pueblecito de vacaciones en Haverdal, estructurado
de importancia en ese estilo, junto con el Estadio de Estocolmo (1912) de Torben tectos que más tarde alcanzarían influencia, tales como Sven Markelius (1889–1972), como un grupo de casas en el estilo de la época (1953–56). Actualmente Suecia tiene

Gunnar Hansson/Arkiteturmuseet
Oficinas principales de la compañía Swedish Grut y la Iglesia de Engelbrekt de Estocolmo (1914), obra de Lars Israel Wahlman que fue más tarde director de planificación urbana de Estocolmo y uno de los impul- más casas de recreación por habitante que ningún otro país.
Match, en Estocolmo, por Ivar Tengbom (1928). (1870–1952). Erik Lallerstedt (1864–1955) diseñó estaciones ferroviarias, oficinas y sores de la planificación de suburbios, y Uno Åhrén (1897–1977), uno de los ideólo- Las buenas coyunturas económicas ofrecieron a los arquitectos un amplio campo de
sedes de instituciones en el mismo estilo monumental. gos principales del funcionalismo de orientación social. trabajo. En todo el país se edificaron nuevas zonas residenciales. Las modestas facha-
La obra principal de esa época es el Ayuntamiento de Estocolmo (Stockholms stads- La arquitectura funcionalista arraigó políticamente en la socialdemocracia, que das ocultaban no pocas veces interiores atractivos. Seguía siendo común proyectar
hus, 1911–23), de Ragnar Östberg. Con su estructura masiva, ese edificio constituye subió al poder en la misma época. Aunando fuerzas se eliminaría en lo sucesivo la chalés; pero ese mercado desapareció casi completamente en los años 60 y aún no ha
un poema de ladrillo que aprovecha la situación angular y el agua que lo rodea. Los miseria, mediante construcción adecuada. La sociedad que se planificaba era el fin; el resurgido más que con carácter marginal. Los arquitectos coincidían con el gusto
interiores están diseñados teniendo en cuenta las ceremonias que albergaría, y dan tes- funcionalismo, el medio. Suecia adoptó de la República de Weimar la visión de un general, y en la gran exposición de diseño de los 50, H55, Carl-Axel Acking (n. 1910)
timonio del interés que se manifestaba a fines de la década de 1910–20 por el clasicis- amplio programa de construcción de viviendas sociales. A lo largo de 40 años, los y Per Friberg (n. 1920) crearon un sensual pabellón con aire y luces, en el que la esté-
mo de comienzos del siglo XIX. proyectos de vivienda fueron también la tarea predominante del arquitecto. Centro del suburbio de Vällingby, Estocolmo, por tica abstracta reinó sin límites. Fue una manifestación que al mismo tiempo marcó un
Al mismo tiempo que Östberg, algunos arquitectos como Ivar Tengbom (1878– Como estilo liberado de la tradición, el funcionalismo adquirió un gran valor sim- viraje en el diseño. Después de la exposición, las cuestiones estructurales pasaron cada
Backström & Reinius y Erik Glemme (1954).
1968) y Gunnar Asplund (1885–1940) dieron magníficas aportaciones a su arte con bólico; pero en su carácter inicial, más abstracto, nunca llegó a ser popular. Los techos vez más al primer plano.
ese neoclasicismo de fines de los años 10 y la siguiente década, que llegó a conocerse planos y las grandes ventanas no eran tampoco muy adecuados para Escandinavia: En la arquitectura sueca de posguerra se pueden ver dos tendencias: por una parte,
internacionalmente con el nombre de Swedish Grace. Tengbom se dedicó en gran algo que los arquitectos aceptaban sólo de mal grado. una rama “liberal” con raíces tanto en el modernismo como en el clasicismo. En la ofi-
medida a diseñar edificios para grandes empresas. El Enskilda Banken que construyó El cambio se operó ya a mediados de los años 30. Como exponentes de la nueva cina de arquitectura de la Unión Cooperativa de Consumo y Comercio (KF:s Arkitekt-
en Estocolmo (1915), con su pórtico jónico, marcó también el inicio del neoclasicis- arquitectura más suave y más orientada a la tradición, tenemos algunas casas de kontor) se creó una modalidad de construcción sobria y discreta que conjugaba el
mo, mientras que la sede principal de Swedish Match [la Compañía de cerillas de veraneo en el archipiélago de Estocolmo, trazadas y construidas para uso particular patrimonio clásico de Heinrich Tessenow con el estilo de Gunnar Asplund. De esa
Suecia] (1928) fue su punto culminante. por Gunnar Asplund y Eskil Sundahl (1890–1974). Con su ambiente acogedor, en el rama han brotado desde entonces retoños como los diseños de los hermanos Ahlsén,
Gunnar Asplund es el arquitecto sueco de mayor renombre internacional. Su que la estufa cerámica domina el interior, esos edificios están más cerca del ideal de Nils Tesch, Nils Ahrbom, Helge Zimdal, Klas Anshelm, Ralph Erskine y Carl Nyrén.
clasicismo de formas caprichosamente irregulares volvió a despertar interés en la dé- vivienda anglosajón de la segunda década de este siglo que de los “laboratorios” del Por otro lado, hay una escuela más “intelectual”, donde encontramos nombres como
cada posmodernista de los 80. En su relativamente breve vida profesional, Asplund Bauhaus. Así se inició el período de moderación de las soluciones doctrinarias del los de Paul Hedqvist, Sven Markelius, Bengt Lindroos y Peter Celsing: profesionales
dio muestras de su genialidad en una serie de estilos. Del tratamiento masivo de los funcionalismo, y el ladrillo bien “concreto” sustituyó al blanco hormigón “abstracto” que quizá estén más cerca de la arquitectura internacional, pero cuya obra sería ini-
muros de comienzos de la segunda década del siglo, sus diseños pasaron a una modali- como material de fachada. El funcionalismo seguía existiendo como principio; pero se maginable fuera de la sencillez sueca. Cuando se habla del patrimonio cultural de
dad notablemente más ligera en los años 20, para vestir luego, en los primeros años del conjugó con elementos de la tradición para crear una “tradición funcional”. Como una Suecia, con frecuencia se menciona la importancia de la pobreza del país. Lo que en el
decenio siguiente, el ropaje escueto del modernismo cubista. Al fin de los 30, se de las edificaciones salientes de esa época se levanta el anexo a la sede de los extranjero ha sido lujo de oro y piedras preciosas, se vistió aquí más modestamente de
ablandó su riguroso racionalismo y el material natural en formas suaves empezó a tribunales de Gotemburgo (Göteborgs rådhus), 1936, diseñado por Gunnar Asplund: madera y colores. Desde un punto de vista puramente estético, esto significaba
jugar un papel cada vez más importante. Entre las obras mas destacadas de su pro- un proyecto que le ocupó más de 20 años. muchas veces que la expresión se intensificaba cuando los medios se reducían al
ducción clasicista se cuentan el cabildo de la comarca de Lister (Lister härads tings- El empeño social de dar a la mujer posibilidades de actividad laboral, llevó al ex- mínimo.
hus), en Sölvesborg, que data de 1919–21, el chalé Snellman en Djursholm (1918) y perimento de la vivienda colectiva, en la que ciertas funciones como la limpieza, la
la Biblioteca Municipal de Estocolmo (Stockholms stadsbibliotek), 1927. En preparación de comidas, el cuidado de los niños y el lavado de ropa se dejaban en LA CONSTRUCCIÓN EN GRAN ESCALA Y LAS REACCIONES
colaboración con Sigurd Lewerentz (1885–1974) diseñó Asplund ”el Cementerio en manos de personal empleado. En la calle John Ericssonsgatan de Estocolmo se cons- La fe en el crecimiento económico se mantuvo durante los años 60. Pero a pesar de
el bosque” (Skogskyrkogården), al sur de Estocolmo (1914–40): una obra que ha truyó en 1935 una casa de esas características que llamó la atención, diseñada por un mayor bienestar material de automóviles, máquinas lavadoras y casas de recrea-
marcado la pauta en la moderna planificación de paisajes. Asplund y Lewerentz Sven Markelius. ción, aumentó constantemente la escasez de vivienda en las ciudades grandes. Para
Max Plunger

diseñaron también varias capillas exquisitas en ese camposanto. remediar ese déficit –que entre otras causas se debía a una gran ola migratoria del
LA ARQUITECTURA DE POSGUERRA campo– se decidió en 1965 construir un millón de nuevas viviendas en diez años. Esa
FASES TEMPRANAS DE LA MODERNA PLANIFICACIÓN URBANA Suecia se libró de participar en la segunda guerra mundial, y su aislamiento de una tarea se podía realizar sólo con un avanzado sistema de prefabricados. “Proyectos

Max Plunger
”El cementerio en el bosque” (Skogskyrkogården), A fines del siglo pasado, se realizó una serie de concursos de planificación urbana en Europa en guerra fortaleció los lazos con la tradición autóctona. Los nuevos edificios, Iglesia de San Pedro (St Petri), adaptados a la producción” fue una noción que cambió toda la arquitectura. Hasta ese
Estocolmo, por Gunnar Asplund (1935–40). todo el país, en los que ganaron aceptación las ideas del arquitecto y urbanista tales como la urbanización de casitas en serie en Friluftsstaden (“Ciudad al aire libre”) Klippan, por Sigurd Lewerentz momento, la construcción se había hecho con técnicas manuales. La meta se había
Camillo Sitte en cuanto al tratamiento artístico de la calle partiendo de las condi- de Malmö, diseñadas por Eric Sigfrid Persson (1898–1983) y Eric Bülow-Hübe (1962–66). alcanzado prácticamente cuando llegó la crisis, a comienzos de los años 70. Pero la
CULTURA SUECA CULTURA SUECA

LA ARQUITECTURA EN UNA ÉPOCA DE RUPTURA ciones del terreno. En esas labores destacó particularmente Gotemburgo, con varias (1879–1963) y construidas de 1944 a 1948, tenían matices de un clasicismo suave. El
A fines del siglo XIX, los arquitectos procuraban liberarse artísticamente de la arqui- soluciones urbanísticas de visión avanzada. Ya en 1861–62 se había abierto en Gotem- hierro de armadura y el asfalto escasearon durante la guerra, lo cual contribuyó al
tectura de estilo académico. Fue modelo de esa tendencia el arquitecto estadounidense burgo el primer concurso de urbanismo, cuando la ciudad iba a extenderse más allá de renacimiento del ladrillo como material de fachada y tejados.
Henry Hobson Richardson, cuyas composiciones asimétricas permitían que el material las viejas fortificaciones. En 1900 esa tendencia se había saturado ya, y la ciudad esta- También la planificación urbana se modificó. Las ideas de vecindario formuladas
de construcción en sí configurase formas esculturales. En edificios como el del puesto ba ocupando terreno nuevo, más accidentado, lo cual hizo necesario un concurso más. por el sociólogo estadounidense Perry en 1929 arraigaron firmemente en Suecia.
de bomberos de Gävle (1890) de Ferdinand Boberg (1860–1946) y el de la biblioteca Lo ganaron los arquitectos Per Hallman (1869–1941) y Fredrik Sundbärg (1860– Arquitectos como Sven Backström (1903–92), Leif Reinius (1907–95) y los hermanos
pública Dicksonska folkbiblioteket de Gotemburgo (1897) de Hans Hedlund (1855– 1913), quienes introdujeron las ideas de Sitte en Suecia. De la ejecución del proyecto Erik (1901–88) y Tore Ahlsén (1906–91) crearon zonas residenciales diseñadas con
1931) hizo que esas edificaciones de libre composición influyeran notablemente en la respondió en gran parte Albert Lilienberg (1879–1967), el primer ingeniero director orientación comunitaria, estructurándolas en unidades menores dotadas de escuelas,
cultura arquitectónica sueca. de planificación urbana de Gotemburgo durante el período de 1907–27. Las zonas re- guarderías, centros comunes y zonas verdes. La planificación de “unidades de vecin-
Junto con los estímulos provenientes de EE.UU. se importaron a comienzos del sidenciales de Bagaregården y Kungsladugård son dos de las mayores y más acordes dario” fue el pilar de la producción de viviendas en el país. Suecia influyó también en
siglo XX ideas de Gran Bretaña, Dinamarca, Alemania y Austria que contribuyeron a con el espíritu de Camillo Sitte. Entre las excelencias de esos dos barrios podemos otros países en ese aspecto. En Gran Bretaña, el principio de esas zonas de vivienda
generar una arquitectura particularmente rica y variada. De Gran Bretaña se adopta- mencionar las edificaciones de pequeñas proporciones, acordes al estilo arquitectónico pequeñas y medianas de matiz ligeramente popular se dio a conocer con el nombre de

Max Plunger
Max Plunger
ron concepciones del movimiento Arts and Crafts por arquitectos como Carl Westman característico de Gotemburgo, de un piso de piedra y dos de madera. Estas casas, lla- New Empiricism (“nuevo empirismo”) y adquirió gran importancia para el movimiento
(1866–1936), Ragnar Östberg (1866–1945) y Torben Grut (1871–1945). El diseño madas “de gobernadores” (landshövdingehus) adquirieron, gracias a algunos arquitectos New Town (“nueva ciudad”) en Gran Bretaña, Italia y otros países.
basado en el material y su tratamiento se consideraba a la sazón como opción diferen- como Arvid Fuhre (1885–1959), un carácter uniforme pero digno. Los años 50 fueron un decenio de expansión para los arquitectos suecos. El modelo
Parque de bomberos de Gävle, por Ferdinand te a la producción masiva, cada vez más estereotipada, que ofrecía la sociedad in- La meta que se proponía el urbanismo moderno era lograr ambientes arquitectóni- Viviendas en Kungsladugård, Gotemburgo político que se formuló a fines de la década de 1920–30 con el nombre de Folkhemmet
Boberg (1890). dustrializada. De Dinamarca y Alemania se transmitió una tradición de edificaciones camente homogéneos. Con el proyecto de la plaza Götaplatsen, de 1916–23, se (alrededor de 1920). (”hogar de todo el pueblo”) había tomado impulso. Ese modelo se basaba en una rela-
de ladrillo que en poco tiempo echó raíces en la cultura arquitectónica sueca. De crearía por primera vez en Suecia un espacio arquitectónico de esa índole de alto ción armoniosa entre las partes sociales. Las subvenciones de vivienda no se orienta-
Austria se inspiraron, entre otros, Carl Bergsten (1879–1935) y Georg A. Nilsson vuelo. La ejecución del proyecto se prolongó, con la consecuencia de que no se reali- ban a grupos particularmente débiles de la sociedad, sino que apuntaban a una alta
(1871–1949) para optar por una arquitectura geométrica moderna, sin referencia a las zaron sus intenciones originales. La plaza constituye, gracias a una serie de institu- calidad de vivienda en general, combatiendo el hacinamiento como enemigo princi-
formas clasicistas. También otros arquitectos, como Ernst Stenhammar (1859–1927) y ciones culturales, el fondo de una arteria de Gotemburgo, la Kungsportsavenyen. Sin pal. Con la economía de mercado regulada se extendería el mayor bienestar posible al

Max Plunger
Erik Josephson (1864–1929), trabajaron con un lenguaje de formas geométricas en el embargo, el Museo de Arte (Konstmuseet) con terrazas, construido en 1923 por Sigfrid mayor número posible de personas. “Suecia: el justo medio” (Sweden––the middle way)
que jugaban un papel destacado el acero y el vidrio. Eriksson (1879–1958) y Arvid Bjerke (1880–1952), el Teatro Municipal (Stads- fue el título de un libro del periodista estadounidense Marquis W. Childs (1936) y se
Un proyecto de amplitud única fue la construcción de la nueva ciudad de Kiruna, teatern) de Carl Bergsten, de 1935, y el Teatro de Conciertos (Konserthuset), cons- convirtió en una noción ampliamente conocida. Particular atención merecieron las
en el extremo norte de Suecia, alrededor de 1900. Para poder explotar un gran yaci- truido en 1936 por Nils Einar Eriksson (1899–1978), son todos, cada uno a su Viviendas colectivas en la John Ericssonsgatan, casas en forma de estrella de Backström y Reinius en Gröndal, Estocolmo (1944–46)
miento de mineral de hierro, se levantó en corto tiempo toda una ciudad en tierra manera, muy dignos exponentes de su época. Estocolmo, por Sven Markelius (1935). y en Rosta, Örebro (1947–49); la de Weijke y Ödeen en Norra Guldheden, Gotem-
árida, diseñada en gran parte por el arquitecto Gustaf Wickman (1858–1916). La burgo (1945) y la de los hermanos Erik y Tore Ahlsén en Årsta centrum, Estocolmo
iglesia de Kiruna, construida en los años de 1902–12, se yergue como una síntesis de EL FUNCIONALISMO SUECO (1943–53). Así pudo el suburbio participar de toda la gama comercial y cultural que
construcción de madera nórdica y shingle style estadounidense. Con la expansión de la Durante la década de 1910–20 maduró la consciencia de que la sociedad debía tomar ofrecía la ciudad. Pero fue Vällingby, un suburbio creado al norte de Estocolmo por
nueva clase media, la vivienda privada burguesa pasó a ser el centro de atención de los iniciativas para elevar la calidad general de la vivienda del país. Tras una serie de Backström y Reinius 1952–54, el que mereció la mayor atención, tanto en Suecia
arquitectos, lo cual fructificó en un gran número de bellos chalés diseminados por reformas sociales se había fortalecido la posición de los trabajadores en la vida laboral como en el extranjero. Esa gran urbanización residencial se planificó en tierra virgen;
todo el país durante los primeros del siglo XX. y en las entidades políticas; pero la vivienda seguía acusando un nivel muy bajo, si se pero no estaba destinada a convertirse en ciudad-dormitorio, sino en un barrio diná-
Los que marcaron la pauta fueron los arquitectos que erigieron en paradigma la la consideraba internacionalmente. En poco tiempo se adoptó una serie de medidas mico, con lugares de trabajo, viviendas y un centro. La zona céntrica, que comprende

Sune Sundahl/Arkitekturmuseet
naturaleza y la historia cultural sueca. Una nueva generación de profesionales puso de para adaptar más a las funciones las casas de la población trabajadora. El arquitecto un cine, un teatro, locales de reunión, grandes almacenes y una iglesia, fue inaugurada
relieve la tradición rural, que hasta entonces se había dejado de lado. En viajes de Osvald Almqvist (1884–1950) presentó propuestas de dotación de cocina estandari- en 1954. En áreas aledañas se levantaron torres de vivienda; algo apartados del centro,
estudio y libros se difundió el conocimiento de la rica cultura arquitectónica nacional, zada, basadas en estudios sobre los usuarios, y las subvenciones estatales sustituyeron edificios multifamiliares más bajos, y en la periferia, grupos de 20–30 casas adosadas
desde los palacios y mansiones barrocos hasta la tradición de construcciones de ma- a la filantropía en la financiación de viviendas prácticas e higiénicas. Así, cuando la (llamados “pueblos”) en los que el terreno privado se redujo a un mínimo en favor de
dera. Esos conocimientos se conjugaron con impulsos recibidos del legado de Arts and arquitectura modernista alcanzó su triunfo definitivo en Suecia, con una exposición un mayor espacio común: una solución que se difundió mucho en los años 50 y se
Crafts en una arquitectura sensible y a menudo muy personal de madera y ladrillo. en 1930 en Estocolmo, ya se habían adoptado importantes medidas de orientación configuró a menudo con gran esmero.
Como introducción a esa arquitectura “romántica nacional” se presenta el edificio del funcionalista. El aumento del tiempo libre hizo que la construcción de la casita de recreación
Colegio médico en Estocolmo (Läkaresällskapet, 1904), diseñado por Carl Westman. La exposición tuvo gran importancia para el nuevo lenguaje formal. El arquitecto fuera un proyecto que ocupara a una parte cada vez mayor de la población. Como
Max Plunger

El Museo Röhs (Röhsska museet) de Gotemburgo (1914) y la sede de los tribunales de principal de la exposición fue Gunnar Asplund, que diseñó la mayor parte de los Casa de campo de propiedad de Gunnar alternativa a los pequeños chalés aislados, el arquitecto Stig Ancker (1908–1992)
Estocolmo (Stockholms rådhus, 1916), del mismo arquitecto, son otras construcciónes edificios grandes en estilo modernista ligero y elegante. Además contribuyeron arqui- Asplund, en el archipiélago de Estocolmo (1937). tomó la iniciativa de trazar un pueblecito de vacaciones en Haverdal, estructurado
de importancia en ese estilo, junto con el Estadio de Estocolmo (1912) de Torben tectos que más tarde alcanzarían influencia, tales como Sven Markelius (1889–1972), como un grupo de casas en el estilo de la época (1953–56). Actualmente Suecia tiene

Gunnar Hansson/Arkiteturmuseet
Oficinas principales de la compañía Swedish Grut y la Iglesia de Engelbrekt de Estocolmo (1914), obra de Lars Israel Wahlman que fue más tarde director de planificación urbana de Estocolmo y uno de los impul- más casas de recreación por habitante que ningún otro país.
Match, en Estocolmo, por Ivar Tengbom (1928). (1870–1952). Erik Lallerstedt (1864–1955) diseñó estaciones ferroviarias, oficinas y sores de la planificación de suburbios, y Uno Åhrén (1897–1977), uno de los ideólo- Las buenas coyunturas económicas ofrecieron a los arquitectos un amplio campo de
sedes de instituciones en el mismo estilo monumental. gos principales del funcionalismo de orientación social. trabajo. En todo el país se edificaron nuevas zonas residenciales. Las modestas facha-
La obra principal de esa época es el Ayuntamiento de Estocolmo (Stockholms stads- La arquitectura funcionalista arraigó políticamente en la socialdemocracia, que das ocultaban no pocas veces interiores atractivos. Seguía siendo común proyectar
hus, 1911–23), de Ragnar Östberg. Con su estructura masiva, ese edificio constituye subió al poder en la misma época. Aunando fuerzas se eliminaría en lo sucesivo la chalés; pero ese mercado desapareció casi completamente en los años 60 y aún no ha
un poema de ladrillo que aprovecha la situación angular y el agua que lo rodea. Los miseria, mediante construcción adecuada. La sociedad que se planificaba era el fin; el resurgido más que con carácter marginal. Los arquitectos coincidían con el gusto
interiores están diseñados teniendo en cuenta las ceremonias que albergaría, y dan tes- funcionalismo, el medio. Suecia adoptó de la República de Weimar la visión de un general, y en la gran exposición de diseño de los 50, H55, Carl-Axel Acking (n. 1910)
timonio del interés que se manifestaba a fines de la década de 1910–20 por el clasicis- amplio programa de construcción de viviendas sociales. A lo largo de 40 años, los y Per Friberg (n. 1920) crearon un sensual pabellón con aire y luces, en el que la esté-
mo de comienzos del siglo XIX. proyectos de vivienda fueron también la tarea predominante del arquitecto. Centro del suburbio de Vällingby, Estocolmo, por tica abstracta reinó sin límites. Fue una manifestación que al mismo tiempo marcó un
Al mismo tiempo que Östberg, algunos arquitectos como Ivar Tengbom (1878– Como estilo liberado de la tradición, el funcionalismo adquirió un gran valor sim- viraje en el diseño. Después de la exposición, las cuestiones estructurales pasaron cada
Backström & Reinius y Erik Glemme (1954).
1968) y Gunnar Asplund (1885–1940) dieron magníficas aportaciones a su arte con bólico; pero en su carácter inicial, más abstracto, nunca llegó a ser popular. Los techos vez más al primer plano.
ese neoclasicismo de fines de los años 10 y la siguiente década, que llegó a conocerse planos y las grandes ventanas no eran tampoco muy adecuados para Escandinavia: En la arquitectura sueca de posguerra se pueden ver dos tendencias: por una parte,
internacionalmente con el nombre de Swedish Grace. Tengbom se dedicó en gran algo que los arquitectos aceptaban sólo de mal grado. una rama “liberal” con raíces tanto en el modernismo como en el clasicismo. En la ofi-
medida a diseñar edificios para grandes empresas. El Enskilda Banken que construyó El cambio se operó ya a mediados de los años 30. Como exponentes de la nueva cina de arquitectura de la Unión Cooperativa de Consumo y Comercio (KF:s Arkitekt-
en Estocolmo (1915), con su pórtico jónico, marcó también el inicio del neoclasicis- arquitectura más suave y más orientada a la tradición, tenemos algunas casas de kontor) se creó una modalidad de construcción sobria y discreta que conjugaba el
mo, mientras que la sede principal de Swedish Match [la Compañía de cerillas de veraneo en el archipiélago de Estocolmo, trazadas y construidas para uso particular patrimonio clásico de Heinrich Tessenow con el estilo de Gunnar Asplund. De esa
Suecia] (1928) fue su punto culminante. por Gunnar Asplund y Eskil Sundahl (1890–1974). Con su ambiente acogedor, en el rama han brotado desde entonces retoños como los diseños de los hermanos Ahlsén,
Gunnar Asplund es el arquitecto sueco de mayor renombre internacional. Su que la estufa cerámica domina el interior, esos edificios están más cerca del ideal de Nils Tesch, Nils Ahrbom, Helge Zimdal, Klas Anshelm, Ralph Erskine y Carl Nyrén.
clasicismo de formas caprichosamente irregulares volvió a despertar interés en la dé- vivienda anglosajón de la segunda década de este siglo que de los “laboratorios” del Por otro lado, hay una escuela más “intelectual”, donde encontramos nombres como
cada posmodernista de los 80. En su relativamente breve vida profesional, Asplund Bauhaus. Así se inició el período de moderación de las soluciones doctrinarias del los de Paul Hedqvist, Sven Markelius, Bengt Lindroos y Peter Celsing: profesionales
dio muestras de su genialidad en una serie de estilos. Del tratamiento masivo de los funcionalismo, y el ladrillo bien “concreto” sustituyó al blanco hormigón “abstracto” que quizá estén más cerca de la arquitectura internacional, pero cuya obra sería ini-
muros de comienzos de la segunda década del siglo, sus diseños pasaron a una modali- como material de fachada. El funcionalismo seguía existiendo como principio; pero se maginable fuera de la sencillez sueca. Cuando se habla del patrimonio cultural de
dad notablemente más ligera en los años 20, para vestir luego, en los primeros años del conjugó con elementos de la tradición para crear una “tradición funcional”. Como una Suecia, con frecuencia se menciona la importancia de la pobreza del país. Lo que en el
decenio siguiente, el ropaje escueto del modernismo cubista. Al fin de los 30, se de las edificaciones salientes de esa época se levanta el anexo a la sede de los extranjero ha sido lujo de oro y piedras preciosas, se vistió aquí más modestamente de
ablandó su riguroso racionalismo y el material natural en formas suaves empezó a tribunales de Gotemburgo (Göteborgs rådhus), 1936, diseñado por Gunnar Asplund: madera y colores. Desde un punto de vista puramente estético, esto significaba
jugar un papel cada vez más importante. Entre las obras mas destacadas de su pro- un proyecto que le ocupó más de 20 años. muchas veces que la expresión se intensificaba cuando los medios se reducían al
ducción clasicista se cuentan el cabildo de la comarca de Lister (Lister härads tings- El empeño social de dar a la mujer posibilidades de actividad laboral, llevó al ex- mínimo.
hus), en Sölvesborg, que data de 1919–21, el chalé Snellman en Djursholm (1918) y perimento de la vivienda colectiva, en la que ciertas funciones como la limpieza, la
la Biblioteca Municipal de Estocolmo (Stockholms stadsbibliotek), 1927. En preparación de comidas, el cuidado de los niños y el lavado de ropa se dejaban en LA CONSTRUCCIÓN EN GRAN ESCALA Y LAS REACCIONES
colaboración con Sigurd Lewerentz (1885–1974) diseñó Asplund ”el Cementerio en manos de personal empleado. En la calle John Ericssonsgatan de Estocolmo se cons- La fe en el crecimiento económico se mantuvo durante los años 60. Pero a pesar de
el bosque” (Skogskyrkogården), al sur de Estocolmo (1914–40): una obra que ha truyó en 1935 una casa de esas características que llamó la atención, diseñada por un mayor bienestar material de automóviles, máquinas lavadoras y casas de recrea-
marcado la pauta en la moderna planificación de paisajes. Asplund y Lewerentz Sven Markelius. ción, aumentó constantemente la escasez de vivienda en las ciudades grandes. Para
Max Plunger

diseñaron también varias capillas exquisitas en ese camposanto. remediar ese déficit –que entre otras causas se debía a una gran ola migratoria del
LA ARQUITECTURA DE POSGUERRA campo– se decidió en 1965 construir un millón de nuevas viviendas en diez años. Esa
FASES TEMPRANAS DE LA MODERNA PLANIFICACIÓN URBANA Suecia se libró de participar en la segunda guerra mundial, y su aislamiento de una tarea se podía realizar sólo con un avanzado sistema de prefabricados. “Proyectos

Max Plunger
”El cementerio en el bosque” (Skogskyrkogården), A fines del siglo pasado, se realizó una serie de concursos de planificación urbana en Europa en guerra fortaleció los lazos con la tradición autóctona. Los nuevos edificios, Iglesia de San Pedro (St Petri), adaptados a la producción” fue una noción que cambió toda la arquitectura. Hasta ese
Estocolmo, por Gunnar Asplund (1935–40). todo el país, en los que ganaron aceptación las ideas del arquitecto y urbanista tales como la urbanización de casitas en serie en Friluftsstaden (“Ciudad al aire libre”) Klippan, por Sigurd Lewerentz momento, la construcción se había hecho con técnicas manuales. La meta se había
Camillo Sitte en cuanto al tratamiento artístico de la calle partiendo de las condi- de Malmö, diseñadas por Eric Sigfrid Persson (1898–1983) y Eric Bülow-Hübe (1962–66). alcanzado prácticamente cuando llegó la crisis, a comienzos de los años 70. Pero la
CULTURA SUECA CULTURA SUECA

LA ARQUITECTURA EN UNA ÉPOCA DE RUPTURA ciones del terreno. En esas labores destacó particularmente Gotemburgo, con varias (1879–1963) y construidas de 1944 a 1948, tenían matices de un clasicismo suave. El
A fines del siglo XIX, los arquitectos procuraban liberarse artísticamente de la arqui- soluciones urbanísticas de visión avanzada. Ya en 1861–62 se había abierto en Gotem- hierro de armadura y el asfalto escasearon durante la guerra, lo cual contribuyó al
tectura de estilo académico. Fue modelo de esa tendencia el arquitecto estadounidense burgo el primer concurso de urbanismo, cuando la ciudad iba a extenderse más allá de renacimiento del ladrillo como material de fachada y tejados.
Henry Hobson Richardson, cuyas composiciones asimétricas permitían que el material las viejas fortificaciones. En 1900 esa tendencia se había saturado ya, y la ciudad esta- También la planificación urbana se modificó. Las ideas de vecindario formuladas
de construcción en sí configurase formas esculturales. En edificios como el del puesto ba ocupando terreno nuevo, más accidentado, lo cual hizo necesario un concurso más. por el sociólogo estadounidense Perry en 1929 arraigaron firmemente en Suecia.
de bomberos de Gävle (1890) de Ferdinand Boberg (1860–1946) y el de la biblioteca Lo ganaron los arquitectos Per Hallman (1869–1941) y Fredrik Sundbärg (1860– Arquitectos como Sven Backström (1903–92), Leif Reinius (1907–95) y los hermanos
pública Dicksonska folkbiblioteket de Gotemburgo (1897) de Hans Hedlund (1855– 1913), quienes introdujeron las ideas de Sitte en Suecia. De la ejecución del proyecto Erik (1901–88) y Tore Ahlsén (1906–91) crearon zonas residenciales diseñadas con
1931) hizo que esas edificaciones de libre composición influyeran notablemente en la respondió en gran parte Albert Lilienberg (1879–1967), el primer ingeniero director orientación comunitaria, estructurándolas en unidades menores dotadas de escuelas,
cultura arquitectónica sueca. de planificación urbana de Gotemburgo durante el período de 1907–27. Las zonas re- guarderías, centros comunes y zonas verdes. La planificación de “unidades de vecin-
Junto con los estímulos provenientes de EE.UU. se importaron a comienzos del sidenciales de Bagaregården y Kungsladugård son dos de las mayores y más acordes dario” fue el pilar de la producción de viviendas en el país. Suecia influyó también en
siglo XX ideas de Gran Bretaña, Dinamarca, Alemania y Austria que contribuyeron a con el espíritu de Camillo Sitte. Entre las excelencias de esos dos barrios podemos otros países en ese aspecto. En Gran Bretaña, el principio de esas zonas de vivienda
generar una arquitectura particularmente rica y variada. De Gran Bretaña se adopta- mencionar las edificaciones de pequeñas proporciones, acordes al estilo arquitectónico pequeñas y medianas de matiz ligeramente popular se dio a conocer con el nombre de

Max Plunger
Max Plunger
ron concepciones del movimiento Arts and Crafts por arquitectos como Carl Westman característico de Gotemburgo, de un piso de piedra y dos de madera. Estas casas, lla- New Empiricism (“nuevo empirismo”) y adquirió gran importancia para el movimiento
(1866–1936), Ragnar Östberg (1866–1945) y Torben Grut (1871–1945). El diseño madas “de gobernadores” (landshövdingehus) adquirieron, gracias a algunos arquitectos New Town (“nueva ciudad”) en Gran Bretaña, Italia y otros países.
basado en el material y su tratamiento se consideraba a la sazón como opción diferen- como Arvid Fuhre (1885–1959), un carácter uniforme pero digno. Los años 50 fueron un decenio de expansión para los arquitectos suecos. El modelo
Parque de bomberos de Gävle, por Ferdinand te a la producción masiva, cada vez más estereotipada, que ofrecía la sociedad in- La meta que se proponía el urbanismo moderno era lograr ambientes arquitectóni- Viviendas en Kungsladugård, Gotemburgo político que se formuló a fines de la década de 1920–30 con el nombre de Folkhemmet
Boberg (1890). dustrializada. De Dinamarca y Alemania se transmitió una tradición de edificaciones camente homogéneos. Con el proyecto de la plaza Götaplatsen, de 1916–23, se (alrededor de 1920). (”hogar de todo el pueblo”) había tomado impulso. Ese modelo se basaba en una rela-
de ladrillo que en poco tiempo echó raíces en la cultura arquitectónica sueca. De crearía por primera vez en Suecia un espacio arquitectónico de esa índole de alto ción armoniosa entre las partes sociales. Las subvenciones de vivienda no se orienta-
Austria se inspiraron, entre otros, Carl Bergsten (1879–1935) y Georg A. Nilsson vuelo. La ejecución del proyecto se prolongó, con la consecuencia de que no se reali- ban a grupos particularmente débiles de la sociedad, sino que apuntaban a una alta
(1871–1949) para optar por una arquitectura geométrica moderna, sin referencia a las zaron sus intenciones originales. La plaza constituye, gracias a una serie de institu- calidad de vivienda en general, combatiendo el hacinamiento como enemigo princi-
formas clasicistas. También otros arquitectos, como Ernst Stenhammar (1859–1927) y ciones culturales, el fondo de una arteria de Gotemburgo, la Kungsportsavenyen. Sin pal. Con la economía de mercado regulada se extendería el mayor bienestar posible al

Max Plunger
Erik Josephson (1864–1929), trabajaron con un lenguaje de formas geométricas en el embargo, el Museo de Arte (Konstmuseet) con terrazas, construido en 1923 por Sigfrid mayor número posible de personas. “Suecia: el justo medio” (Sweden––the middle way)
que jugaban un papel destacado el acero y el vidrio. Eriksson (1879–1958) y Arvid Bjerke (1880–1952), el Teatro Municipal (Stads- fue el título de un libro del periodista estadounidense Marquis W. Childs (1936) y se
Un proyecto de amplitud única fue la construcción de la nueva ciudad de Kiruna, teatern) de Carl Bergsten, de 1935, y el Teatro de Conciertos (Konserthuset), cons- convirtió en una noción ampliamente conocida. Particular atención merecieron las
en el extremo norte de Suecia, alrededor de 1900. Para poder explotar un gran yaci- truido en 1936 por Nils Einar Eriksson (1899–1978), son todos, cada uno a su Viviendas colectivas en la John Ericssonsgatan, casas en forma de estrella de Backström y Reinius en Gröndal, Estocolmo (1944–46)
miento de mineral de hierro, se levantó en corto tiempo toda una ciudad en tierra manera, muy dignos exponentes de su época. Estocolmo, por Sven Markelius (1935). y en Rosta, Örebro (1947–49); la de Weijke y Ödeen en Norra Guldheden, Gotem-
árida, diseñada en gran parte por el arquitecto Gustaf Wickman (1858–1916). La burgo (1945) y la de los hermanos Erik y Tore Ahlsén en Årsta centrum, Estocolmo
iglesia de Kiruna, construida en los años de 1902–12, se yergue como una síntesis de EL FUNCIONALISMO SUECO (1943–53). Así pudo el suburbio participar de toda la gama comercial y cultural que
construcción de madera nórdica y shingle style estadounidense. Con la expansión de la Durante la década de 1910–20 maduró la consciencia de que la sociedad debía tomar ofrecía la ciudad. Pero fue Vällingby, un suburbio creado al norte de Estocolmo por
nueva clase media, la vivienda privada burguesa pasó a ser el centro de atención de los iniciativas para elevar la calidad general de la vivienda del país. Tras una serie de Backström y Reinius 1952–54, el que mereció la mayor atención, tanto en Suecia
arquitectos, lo cual fructificó en un gran número de bellos chalés diseminados por reformas sociales se había fortalecido la posición de los trabajadores en la vida laboral como en el extranjero. Esa gran urbanización residencial se planificó en tierra virgen;
todo el país durante los primeros del siglo XX. y en las entidades políticas; pero la vivienda seguía acusando un nivel muy bajo, si se pero no estaba destinada a convertirse en ciudad-dormitorio, sino en un barrio diná-
Los que marcaron la pauta fueron los arquitectos que erigieron en paradigma la la consideraba internacionalmente. En poco tiempo se adoptó una serie de medidas mico, con lugares de trabajo, viviendas y un centro. La zona céntrica, que comprende

Sune Sundahl/Arkitekturmuseet
naturaleza y la historia cultural sueca. Una nueva generación de profesionales puso de para adaptar más a las funciones las casas de la población trabajadora. El arquitecto un cine, un teatro, locales de reunión, grandes almacenes y una iglesia, fue inaugurada
relieve la tradición rural, que hasta entonces se había dejado de lado. En viajes de Osvald Almqvist (1884–1950) presentó propuestas de dotación de cocina estandari- en 1954. En áreas aledañas se levantaron torres de vivienda; algo apartados del centro,
estudio y libros se difundió el conocimiento de la rica cultura arquitectónica nacional, zada, basadas en estudios sobre los usuarios, y las subvenciones estatales sustituyeron edificios multifamiliares más bajos, y en la periferia, grupos de 20–30 casas adosadas
desde los palacios y mansiones barrocos hasta la tradición de construcciones de ma- a la filantropía en la financiación de viviendas prácticas e higiénicas. Así, cuando la (llamados “pueblos”) en los que el terreno privado se redujo a un mínimo en favor de
dera. Esos conocimientos se conjugaron con impulsos recibidos del legado de Arts and arquitectura modernista alcanzó su triunfo definitivo en Suecia, con una exposición un mayor espacio común: una solución que se difundió mucho en los años 50 y se
Crafts en una arquitectura sensible y a menudo muy personal de madera y ladrillo. en 1930 en Estocolmo, ya se habían adoptado importantes medidas de orientación configuró a menudo con gran esmero.
Como introducción a esa arquitectura “romántica nacional” se presenta el edificio del funcionalista. El aumento del tiempo libre hizo que la construcción de la casita de recreación
Colegio médico en Estocolmo (Läkaresällskapet, 1904), diseñado por Carl Westman. La exposición tuvo gran importancia para el nuevo lenguaje formal. El arquitecto fuera un proyecto que ocupara a una parte cada vez mayor de la población. Como
Max Plunger

El Museo Röhs (Röhsska museet) de Gotemburgo (1914) y la sede de los tribunales de principal de la exposición fue Gunnar Asplund, que diseñó la mayor parte de los Casa de campo de propiedad de Gunnar alternativa a los pequeños chalés aislados, el arquitecto Stig Ancker (1908–1992)
Estocolmo (Stockholms rådhus, 1916), del mismo arquitecto, son otras construcciónes edificios grandes en estilo modernista ligero y elegante. Además contribuyeron arqui- Asplund, en el archipiélago de Estocolmo (1937). tomó la iniciativa de trazar un pueblecito de vacaciones en Haverdal, estructurado
de importancia en ese estilo, junto con el Estadio de Estocolmo (1912) de Torben tectos que más tarde alcanzarían influencia, tales como Sven Markelius (1889–1972), como un grupo de casas en el estilo de la época (1953–56). Actualmente Suecia tiene

Gunnar Hansson/Arkiteturmuseet
Oficinas principales de la compañía Swedish Grut y la Iglesia de Engelbrekt de Estocolmo (1914), obra de Lars Israel Wahlman que fue más tarde director de planificación urbana de Estocolmo y uno de los impul- más casas de recreación por habitante que ningún otro país.
Match, en Estocolmo, por Ivar Tengbom (1928). (1870–1952). Erik Lallerstedt (1864–1955) diseñó estaciones ferroviarias, oficinas y sores de la planificación de suburbios, y Uno Åhrén (1897–1977), uno de los ideólo- Las buenas coyunturas económicas ofrecieron a los arquitectos un amplio campo de
sedes de instituciones en el mismo estilo monumental. gos principales del funcionalismo de orientación social. trabajo. En todo el país se edificaron nuevas zonas residenciales. Las modestas facha-
La obra principal de esa época es el Ayuntamiento de Estocolmo (Stockholms stads- La arquitectura funcionalista arraigó políticamente en la socialdemocracia, que das ocultaban no pocas veces interiores atractivos. Seguía siendo común proyectar
hus, 1911–23), de Ragnar Östberg. Con su estructura masiva, ese edificio constituye subió al poder en la misma época. Aunando fuerzas se eliminaría en lo sucesivo la chalés; pero ese mercado desapareció casi completamente en los años 60 y aún no ha
un poema de ladrillo que aprovecha la situación angular y el agua que lo rodea. Los miseria, mediante construcción adecuada. La sociedad que se planificaba era el fin; el resurgido más que con carácter marginal. Los arquitectos coincidían con el gusto
interiores están diseñados teniendo en cuenta las ceremonias que albergaría, y dan tes- funcionalismo, el medio. Suecia adoptó de la República de Weimar la visión de un general, y en la gran exposición de diseño de los 50, H55, Carl-Axel Acking (n. 1910)
timonio del interés que se manifestaba a fines de la década de 1910–20 por el clasicis- amplio programa de construcción de viviendas sociales. A lo largo de 40 años, los y Per Friberg (n. 1920) crearon un sensual pabellón con aire y luces, en el que la esté-
mo de comienzos del siglo XIX. proyectos de vivienda fueron también la tarea predominante del arquitecto. Centro del suburbio de Vällingby, Estocolmo, por tica abstracta reinó sin límites. Fue una manifestación que al mismo tiempo marcó un
Al mismo tiempo que Östberg, algunos arquitectos como Ivar Tengbom (1878– Como estilo liberado de la tradición, el funcionalismo adquirió un gran valor sim- viraje en el diseño. Después de la exposición, las cuestiones estructurales pasaron cada
Backström & Reinius y Erik Glemme (1954).
1968) y Gunnar Asplund (1885–1940) dieron magníficas aportaciones a su arte con bólico; pero en su carácter inicial, más abstracto, nunca llegó a ser popular. Los techos vez más al primer plano.
ese neoclasicismo de fines de los años 10 y la siguiente década, que llegó a conocerse planos y las grandes ventanas no eran tampoco muy adecuados para Escandinavia: En la arquitectura sueca de posguerra se pueden ver dos tendencias: por una parte,
internacionalmente con el nombre de Swedish Grace. Tengbom se dedicó en gran algo que los arquitectos aceptaban sólo de mal grado. una rama “liberal” con raíces tanto en el modernismo como en el clasicismo. En la ofi-
medida a diseñar edificios para grandes empresas. El Enskilda Banken que construyó El cambio se operó ya a mediados de los años 30. Como exponentes de la nueva cina de arquitectura de la Unión Cooperativa de Consumo y Comercio (KF:s Arkitekt-
en Estocolmo (1915), con su pórtico jónico, marcó también el inicio del neoclasicis- arquitectura más suave y más orientada a la tradición, tenemos algunas casas de kontor) se creó una modalidad de construcción sobria y discreta que conjugaba el
mo, mientras que la sede principal de Swedish Match [la Compañía de cerillas de veraneo en el archipiélago de Estocolmo, trazadas y construidas para uso particular patrimonio clásico de Heinrich Tessenow con el estilo de Gunnar Asplund. De esa
Suecia] (1928) fue su punto culminante. por Gunnar Asplund y Eskil Sundahl (1890–1974). Con su ambiente acogedor, en el rama han brotado desde entonces retoños como los diseños de los hermanos Ahlsén,
Gunnar Asplund es el arquitecto sueco de mayor renombre internacional. Su que la estufa cerámica domina el interior, esos edificios están más cerca del ideal de Nils Tesch, Nils Ahrbom, Helge Zimdal, Klas Anshelm, Ralph Erskine y Carl Nyrén.
clasicismo de formas caprichosamente irregulares volvió a despertar interés en la dé- vivienda anglosajón de la segunda década de este siglo que de los “laboratorios” del Por otro lado, hay una escuela más “intelectual”, donde encontramos nombres como
cada posmodernista de los 80. En su relativamente breve vida profesional, Asplund Bauhaus. Así se inició el período de moderación de las soluciones doctrinarias del los de Paul Hedqvist, Sven Markelius, Bengt Lindroos y Peter Celsing: profesionales
dio muestras de su genialidad en una serie de estilos. Del tratamiento masivo de los funcionalismo, y el ladrillo bien “concreto” sustituyó al blanco hormigón “abstracto” que quizá estén más cerca de la arquitectura internacional, pero cuya obra sería ini-
muros de comienzos de la segunda década del siglo, sus diseños pasaron a una modali- como material de fachada. El funcionalismo seguía existiendo como principio; pero se maginable fuera de la sencillez sueca. Cuando se habla del patrimonio cultural de
dad notablemente más ligera en los años 20, para vestir luego, en los primeros años del conjugó con elementos de la tradición para crear una “tradición funcional”. Como una Suecia, con frecuencia se menciona la importancia de la pobreza del país. Lo que en el
decenio siguiente, el ropaje escueto del modernismo cubista. Al fin de los 30, se de las edificaciones salientes de esa época se levanta el anexo a la sede de los extranjero ha sido lujo de oro y piedras preciosas, se vistió aquí más modestamente de
ablandó su riguroso racionalismo y el material natural en formas suaves empezó a tribunales de Gotemburgo (Göteborgs rådhus), 1936, diseñado por Gunnar Asplund: madera y colores. Desde un punto de vista puramente estético, esto significaba
jugar un papel cada vez más importante. Entre las obras mas destacadas de su pro- un proyecto que le ocupó más de 20 años. muchas veces que la expresión se intensificaba cuando los medios se reducían al
ducción clasicista se cuentan el cabildo de la comarca de Lister (Lister härads tings- El empeño social de dar a la mujer posibilidades de actividad laboral, llevó al ex- mínimo.
hus), en Sölvesborg, que data de 1919–21, el chalé Snellman en Djursholm (1918) y perimento de la vivienda colectiva, en la que ciertas funciones como la limpieza, la
la Biblioteca Municipal de Estocolmo (Stockholms stadsbibliotek), 1927. En preparación de comidas, el cuidado de los niños y el lavado de ropa se dejaban en LA CONSTRUCCIÓN EN GRAN ESCALA Y LAS REACCIONES
colaboración con Sigurd Lewerentz (1885–1974) diseñó Asplund ”el Cementerio en manos de personal empleado. En la calle John Ericssonsgatan de Estocolmo se cons- La fe en el crecimiento económico se mantuvo durante los años 60. Pero a pesar de
el bosque” (Skogskyrkogården), al sur de Estocolmo (1914–40): una obra que ha truyó en 1935 una casa de esas características que llamó la atención, diseñada por un mayor bienestar material de automóviles, máquinas lavadoras y casas de recrea-
marcado la pauta en la moderna planificación de paisajes. Asplund y Lewerentz Sven Markelius. ción, aumentó constantemente la escasez de vivienda en las ciudades grandes. Para
Max Plunger

diseñaron también varias capillas exquisitas en ese camposanto. remediar ese déficit –que entre otras causas se debía a una gran ola migratoria del
LA ARQUITECTURA DE POSGUERRA campo– se decidió en 1965 construir un millón de nuevas viviendas en diez años. Esa
FASES TEMPRANAS DE LA MODERNA PLANIFICACIÓN URBANA Suecia se libró de participar en la segunda guerra mundial, y su aislamiento de una tarea se podía realizar sólo con un avanzado sistema de prefabricados. “Proyectos

Max Plunger
”El cementerio en el bosque” (Skogskyrkogården), A fines del siglo pasado, se realizó una serie de concursos de planificación urbana en Europa en guerra fortaleció los lazos con la tradición autóctona. Los nuevos edificios, Iglesia de San Pedro (St Petri), adaptados a la producción” fue una noción que cambió toda la arquitectura. Hasta ese
Estocolmo, por Gunnar Asplund (1935–40). todo el país, en los que ganaron aceptación las ideas del arquitecto y urbanista tales como la urbanización de casitas en serie en Friluftsstaden (“Ciudad al aire libre”) Klippan, por Sigurd Lewerentz momento, la construcción se había hecho con técnicas manuales. La meta se había
Camillo Sitte en cuanto al tratamiento artístico de la calle partiendo de las condi- de Malmö, diseñadas por Eric Sigfrid Persson (1898–1983) y Eric Bülow-Hübe (1962–66). alcanzado prácticamente cuando llegó la crisis, a comienzos de los años 70. Pero la
C
CULTURA SUECA CULTURA SUECA

gente no quería trasladarse a las nuevas zonas de residencia, y se hacían duras críticas Country Club (1988) y el edificio de Astra (1988–97), ambos situados en las afueras
a los arquitectos. La arquitectura estructuralista funcionaba mejor para los edificios
administrativos. La Real Dirección de Construcción de Suecia (Kungliga byggnads-
styrelsen) desarrolló en los años 60 una importante capacidad para encargar la ejecu-
ción de obras estatales.
Para los arquitectos más orientados a obras esculturales, las iglesias eran uno de los
pocos campos de trabajo que quedaban. Gracias a las nuevas zonas de vivienda de los
de Gotemburgo, ha dado muestras de una técnica de construcción de alta tecnología
internacional. Esa empresa se cuenta entre las más expansivas del país y proyecta
actualmente viviendas, centros de trabajo y sedes culturales, entre ellas el Science
Center de Gotemburgo.
Gracias a los grandes esfuerzos por lograr un alto nivel de vivienda, combinados
con el enorme auge de la construcción de oficinas de la década de los 80, se levan-
ULTURA SUECA
PUBLICADO POR EL INSTITUTO SUECO • MAYO 2001 • DI 109 b
años 50, la Iglesia estatal volvió a ser un importante cliente de construcción. Los tem- taron edificaciones en número que, en buena parte, satisfacía las necesidades del país.
plos diseñados por Sigurd Lewerentz en Björkhagen, Estocolmo (1956–60) y Klippan, La tarea de administrar y seguir desarrollando lo que ya está construido fue adqui-
Escania (1962–66) se cuentan entre las últimas obras de ese maestro. Lewerentz riendo, por consiguiente, importancia cada vez mayor. En la feria de la vivienda de
depuró la construcción hasta hacer de ella un arte minimalista de ladrillo, madera y Stumholmen, en Karlskrona, se mostró en 1993 la capacidad que tiene Suecia de
vidrio. modificar viejas construcciones para nuevos fines. En Norrköping se han transformado

Max Plunger
Peter Celsing (1920–74) creó también varias iglesias de vigorosa estructura de la- las instalaciones industriales del centro urbano en un museo, un teatro de conciertos,
drillo. Sus dos edificios mayores son la Casa de la cultura (1968–73) con el Teatro una escuela superior y otras instituciones, mientras que en Norra Älvstranden,
municipal y el Banco de Suecia (Riksbanken), ambos en Estocolmo (1965–76). Gotemburgo, se están convirtiendo hoy antiguas zonas de astilleros en viviendas y
Una actitud hostil a los valores históricos destruyó, durante varios decenios, partes locales para enseñanza (obras de Arkitekturkompaniet, White arkitekter, entre otros). El Museo Vasa, Estocolmo, por Dahlbäck y
importantes de la vieja construcción polifacética en los cascos de ciudades suecas, para Aquí la minuciosa planificación del terreno juega un papel importante. En todos
dar paso a centros de trabajo y tiendas de grandes proporciones. A pesar de sus dotes
artísticas, Celsing fue el principal blanco de los reproches por las devastadoras demoli-
ciones hechas en el casco urbano de Estocolmo.
los proyectos mayores colaboran hoy los arquitectos constructores con arquitectos
paisajistas. Desde los proyectos de barrios de “casas en parques” de los años 30, los
arquitectos paisajistas suecos han procurado integrar los edificios en el terreno y
Månsson (1990).
La Arquitectura en Suecia
El centro de Sundsvall, en cambio, se ha conservado intacto desde fines del siglo hacer que la naturaleza se una de una manera lo menos artificial posible a la cons-
Max Plunger

XIX, y sus magníficos edificios de piedra reflejan la riqueza pública y privada inver- trucción. Ésta ha sido una expresión característica de la visión sueca de la naturaleza

Banco Nacional de Suecia, Estocolmo, por Peter


Celsing (1965–76).
tida en ellos durante la época de oro de la industria maderera.
Pocos arquitectos lograron administrar el patrimonio de los años 40 y 50. Uno de
ellos fue el inglés Ralph Erskine (n. 1914), que poco antes de la guerra se acercó al
“modelo sueco”. En una época en que la confianza de la gente en los arquitectos había
como factor siempre superior a la cultura. Sólo con la construcción figurativa de los
80 adoptó la arquitectura paisajista expresiones más formales. Sin embargo, los par-
ques dotados de toboganes, columpios y otros juegos siempre han sido un elemento
importante en la planificación de las zonas abiertas de los barrios residenciales, y no
L a arquitectura sueca del siglo XX es testigo de grandes cambios. Habiendo
sido un arte reservado a las grandes instituciones sociales y a los ciudadanos
más acaudalados, se convirtió pronto en patrimonio común expresado en buenos
descendido a un nivel muy bajo, creció la popularidad de Erskine. El barrio residencial pocas veces han constituido el núcleo de un grupo de casas. Entre los arquitectos ámbitos de vivienda. Hoy se aprecia en todo el país la planificación pública y su
Nya Bruket, de Sandviken (1973–78), y la casa del Sindicato de estudiantes (Allhuset) paisajistas más solicitados de los 90 se cuentan Sven Hermelin, Walter Bauer y Per
de la Universidad de Estocolmo (1979–81) son dos ejemplos de su estilo caprichoso y Friberg. fruto: el amplio programa de construcción de vivienda social. Las altas
expresivo. Con la zona residencial de Byker, en Newcastle, Inglaterra, esa arquitectura Suecia tiene actualmente 8.800.000 habitantes y cerca de 5.000 arquitectos. aspiraciones y los recursos relativamente abundantes le han dado a Suecia una
echó raíces también en el extranjero. Por otra parte, Carl Nyrén (n. 1917) ganó una Muchos de ellos se ocupan en el sector público en planificación y supervisión general
amplia confianza con su sobria arquitectura hondamente arraigada en la vieja tradi- de la construcción. La baja coyuntura económica de los 90 ha traído en el sector de la calidad de vivienda excepcional. Gracias a ello, entre las edificaciones existentes
ción sueca. Usando la luz como elemento de configuración principal logró transformar construcción un desempleo de grandes proporciones que ha afectado gravemente a los hoy predominan las recientes: más de la mitad de las viviendas del país son de
tendencias internacionales y combinarlas con material y formas suecos. Entre las obras arquitectos. En Suecia, el ramo sigue caracterizándose por las obras de gran escala,
más destacadas de Nyrén se cuentan los edificios de Pharmacia & Upjohn en Uppsala, tanto por lo que toca a los contratistas como a las compañías de arquitectos. Hay em- construcción posterior a 1960.
los de la Universidad de Estocolmo y la Biblioteca Municipal de Uppsala. presas como el grupo FFNS y White, que se cuentan entre las grandes consultoras
Cuando la crítica alcanzó su grado máximo de acrimonia, la arquitectura fue presa cuya actividad abarca grandes regiones del mundo.
de una parálisis. Las doctrinas del funcionalismo se derrumbaron y empezó la búsque- Estos últimos años, los arquitectos suecos han visto en su suelo la competencia de
da de una nueva plataforma. Algunos estudios sociológicos del uso que hacía la gente colegas extranjeros como el noruego Niels Torp (oficinas principales de SAS en
de las zonas residenciales y los centros de trabajo, condujeron a experimentos con la Estocolmo, terminal Nils Ericsson de Gotemburgo y otras obras) y los daneses Tegen-
denominada “planificación con participación de los usuarios”, que permitía que los stuen Vandkunsten (edificio de viviendas en Borås) y Henning Larsen (Biblioteca LOS ARQUITECTOS EN SUECIA

Hans Hammarskjöld/MM
vecinos pudieran conformar ellos mismos su entorno. La destrucción del medio am- Municipal de Malmö). También los proyectos más prestigiosos de los años 90 –el Diez mil años después del deshielo en el interior de su territorio, Suecia seguía siendo
biente empezó a influir también en los arquitectos. Los fuertes lazos con la naturaleza Museo de Arte Moderno y el Museo de Arquitectura, ambos de Estocolmo– son obra un país escasamente poblado. Cuando se industrializó, a fines del siglo XIX, la activi-
volvieron a adquirir importancia en el diseño, y se empezó a experimentar con técni- de un arquitecto extranjero: el español Rafael Moneo. dad no se concentró principalmente en las ciudades. La explotación del hierro y de los
cas adaptadas a la ecología. Ralph Erskine, por ejemplo, colocó los balcones en las La arquitectura sueca se orientó en las últimas décadas del siglo XX a la historia, bosques se convirtió en la base de la economía que sucedió a la sociedad agrícola. Esas
fachadas para evitar pasos de aire frío. Una peculiar cultura de la construcción se ha con vistas a recrear conocimientos en materia de técnica, diseño y función social. industrias se establecieron en zonas que tenían buen acceso a bosques y fuerza hi-
practicado en Järna, en las afueras de Södertälje, desde los años 70. Los antropósofos Además de este trabajo de reconstrucción surgió un interés renovado en el modernis- dráulica. Fue apenas en la década de 1930–40 cuando la población urbana superó a la
han levantado, entre otros edificios, seminarios, viviendas y hospitales bajo la mo como forma e idea, y con la arquitectura de los años 30 como trampolín ha lo- El nuevo Museo de Arte Moderno y el Museo de rural en número. Es ésta una causa de que Suecia no haya desarrollado una cultura
Sune Sundahl/Nyréns arkitektkontor

dirección de Erik Assmussen y con las características formas redondas y prismáticas grado arraigar un nuevo estilo internacional. Las tareas arquitectónicas son hoy en Arquitectura, ambos de Estocolmo, proyectados urbana comparable a la de Europa Central. Estocolmo es la única ciudad sueca que
establecidas por Rudolf Steiner. La adaptación ecológica ha alcanzado actualmente su gran parte edificios de universidades y otras instituciones. A pesar de la fuerte afluen- por Rafael Moneo, fueron inaugurados en febrero llega al millón de habitantes; pero incluso en la capital la gente está habituada a tener
máximo desarrollo en ciertos enclaves de casitas en serie, llamados “ecopoblaciones”. cia de población, sobre todo a Estocolmo, la construcción de viviendas permanece a de 1998. acceso a grandes superficies en que moverse. En verano, la mayoría de los pobladores
Proponiéndose la meta de una mínima carga para el medio ambiente, esas urbaniza- un nivel muy bajo. Su producción actual se concentra en sitios exclusivos, lo que de ciudades las dejan para pasar sus vacaciones en el campo.
ciones se construyen con técnica de bajo consumo de energía, materiales adaptados al explica las altas normas de las edificaciones. Ya no se cuenta con recursos para la El arquitecto moderno –un empresario que proyecta diferentes tipos de edificios
reciclaje y un tratamiento diferenciado de desechos domésticos sólidos y líquidos: una construcción fuertemente subvencionada de viviendas, y por tal razón la actividad del Rasmus Wærn es arquitecto para diferentes clientes– empezó a surgir a mediados del siglo XIX; pero la verdadera
técnica que ahora se está adoptando en los edificios multifamiliares. Estado en construcción ha tomado una orientación diferente. Así por ejemplo, está (miembro de la Asociación de expansión de la profesión se produjo por el gran auge de la construcción en la socie-
En los años 80, los municipios perdieron la fuerte posición en la planificación urba- empeñado en un programa de política arquitectónica cuya finalidad es mejorar la dad industrial, a partir de 1880. Fue entonces cuando se presentaron numerosos pro-
na que habían venido consolidando desde la década de los 30. Han dado paso a las arquitectura sueca. Entre los recursos empleados para ese fin se cuenta el Museo de arquitectos de Suecia, SAR) y blemas de construcción nuevos que exigían soluciones nuevas; la infraestructura pasó
Estación de ferrocarril de Jönköping, por Carl empresas privadas, que han impuesto su criterio de construcción de un modo nuevo Arquitectura ampliado, que desde su nueva sede en Skeppsholmen (Estocolmo) dirige doctor en tecnología. Su campo en poco tiempo de un nivel bajísimo a uno de vanguardia mundial que exigía edificios
Nyrén (1983). para Suecia. Mediante la denominada “planificación por negociaciones”, los munici- la actividad del Año de la Arquitectura 2001. de especialización es la arqui- de estaciones, de correos y de telégrafos. Además, la nueva sociedad requería también

Bengt Ericksson/Wingårdhs
pios, cuya economía se debilitaba cada vez más, empezaron a conceder derechos de Entre las obras apreciadas de arquitectos suecos contemporáneos se cuenta el aula industrias, edificios administrativos, hospitales, nuevas iglesias y viviendas.
construcción a cambio de servicios públicos que ya no tenían medios de financiar. La magna de Estocolmo, trazada por Ralph Erskine en 1997. tectura sueca del siglo XX. Es Durante el siglo XIX se resolvieron esos problemas, por regla general, siguiendo los
arquitectura de las finanzas internacionales llegó a predominar también en la activi- Rasmus Wærn miembro del cuerpo de redacción criterios de la tradición de bellas artes. Destacaron entonces arquitectos como Fredrik
dad de construcción de Suecia. Paralelamente, en los pequeños trabajos de cons- de la revista sueca Arkitektur. Wilhelm Scholander, Helgo Zettervall, F.G.A. Dahl, Isak Gustaf Clason y Adolf Edel-
trucción, floreció un “regionalismo crítico” que aprovechó la tradición y el carácter del svärd, este último con una trayectoria bastante común de ingeniero de fortificaciones.
lugar. La tradición “libre” la han cultivado hasta los años 90 algunos arquitectos como El autor es el único responsable Una parte importante del desarrollo de la técnica de construcción del siglo XIX fue
Jan Gezelius, (n. 1923, chalés, oficinas de correos), Gunnar Mattsson (n. 1937, impulsado por ingenieros de carrera militar.
museos, casas de la cultura), Ove Hidemark (n. 1931, restauraciones), Marianne de las opiniones expresadas en Alrededor de 1900 Suecia contaba unos 5 millones de habitantes y cerca de 300 Laboratorios Astra Hässle para el centro de
Dahlbäck y Göran Månsson (n. 1943 y 1933, respectivamente, Museo del Buque de este folleto informativo. arquitectos. Los más de ellos trabajaban en alguna de las tres ciudades principales: investigación médica de Mölndal, por Gert

ISSN 1101-606X
Guerra Vasa en 1990 y otras obras). Estocolmo, Gotemburgo o la región de Malmö. Desde 1877, la formación básica de Wingårdh (1991).
Traduccion: Álvaro Eljach los arquitectos se ha impartido en las escuelas superiores técnicas. Sin embargo, hace
LA ÉPOCA CONTEMPORÁNEA un siglo su nivel variaba mucho. La enseñanza regular de arquitectura existía sólo en
Los planes de una sociedad del bienestar pudieron ejecutarse prácticamente sin obs- la Real Escuela Técnica Superior de Estocolmo (Kungliga tekniska högskolan, KTH).
táculos a lo largo de más de 40 años. Sin embargo, el importante papel que desem- Por otra parte, nunca ha habido protección legal del título de arquitecto en Suecia, y
peñaron los arquitectos al comienzo, se fue debilitando a medida que una industria de El Instituto Sueco (SI) es una autoridad estatal cuya misión es difundir conocimientos sobre Suecia en el por esa razón se han dado otras vías de formación profesional en ese campo, como ha
la construcción de gran escala dictaba las condiciones. Con la coyuntura ascendiente extranjero. Este folleto se publica como parte de su servicio de información. Todo material del Instituto sido el caso en la escuela técnica superior Chalmers de Gotemburgo (Chalmers tek-
de los 80, los clientes pasaron a ser el interlocutor más fuerte. Así se fortaleció la puede reproducirse libremente, a condición de que se cite la fuente. niska högskola). Muchos optaban por completar su formación básica con los cursos de
Max Plunger

posición de los arquitectos, y en la producción relativamente limitada de hoy, a El Instituto Sueco tiene una amplia gama de publicaciones informativas, en varios idiomas, sobre diversos la escuela de arquitectura de la Academia Superior de Arte (Konsthögskolan). Actual-
menudo son bastante altas las ambiciones arquitectónicas. Las dos empresas de expor- aspectos de la sociedad sueca. mente, casi todos los profesionales afiliados a la Federación nacional de arquitectos
tación de mayor éxito en Suecia –la farmacéutica Astra y la electrónica Ericsson– han (Svenska Arkitekters Riksförbund, SAR) se han graduado de alguna de las escuelas téc-
Para mayor información diríjase a
Edificio de la Unión de Estudiantes de la Univer- conservado en varias instalaciones nuevas la tradición sueca de planificar minuciosa- la Embajada o el Consulado de Suecia en su país, o Svenska institutet: Box 7434, SE-103 91 Stockholm,
nicas superiores de Estocolmo, Gotemburgo o Lund. La educación complementaria de
mente los lugares de trabajo. Ambas compañías han dejado en muchos casos la tarea Suecia. Sede social: Sverigehuset (Casa de Suecia), Hamngatan/Kungsträdgården, Estocolmo. la Academia Superior de Arte sigue siendo atractiva en el arte arquitectónico y de la
sidad de Estocolmo, por Ralph Erskine (1979–81).
en manos del arquitecto Gert Wingårdh (n. 1951), que en el Öijared Executive Tel.: + 46-8-789 20 00 Fax: + 46-8-20 72 48. E-mail: order@si.se Internet: www.si.se restauración.
C
CULTURA SUECA CULTURA SUECA

gente no quería trasladarse a las nuevas zonas de residencia, y se hacían duras críticas Country Club (1988) y el edificio de Astra (1988–97), ambos situados en las afueras
a los arquitectos. La arquitectura estructuralista funcionaba mejor para los edificios
administrativos. La Real Dirección de Construcción de Suecia (Kungliga byggnads-
styrelsen) desarrolló en los años 60 una importante capacidad para encargar la ejecu-
ción de obras estatales.
Para los arquitectos más orientados a obras esculturales, las iglesias eran uno de los
pocos campos de trabajo que quedaban. Gracias a las nuevas zonas de vivienda de los
de Gotemburgo, ha dado muestras de una técnica de construcción de alta tecnología
internacional. Esa empresa se cuenta entre las más expansivas del país y proyecta
actualmente viviendas, centros de trabajo y sedes culturales, entre ellas el Science
Center de Gotemburgo.
Gracias a los grandes esfuerzos por lograr un alto nivel de vivienda, combinados
con el enorme auge de la construcción de oficinas de la década de los 80, se levan-
ULTURA SUECA
PUBLICADO POR EL INSTITUTO SUECO • MAYO 2001 • DI 109 b
años 50, la Iglesia estatal volvió a ser un importante cliente de construcción. Los tem- taron edificaciones en número que, en buena parte, satisfacía las necesidades del país.
plos diseñados por Sigurd Lewerentz en Björkhagen, Estocolmo (1956–60) y Klippan, La tarea de administrar y seguir desarrollando lo que ya está construido fue adqui-
Escania (1962–66) se cuentan entre las últimas obras de ese maestro. Lewerentz riendo, por consiguiente, importancia cada vez mayor. En la feria de la vivienda de
depuró la construcción hasta hacer de ella un arte minimalista de ladrillo, madera y Stumholmen, en Karlskrona, se mostró en 1993 la capacidad que tiene Suecia de
vidrio. modificar viejas construcciones para nuevos fines. En Norrköping se han transformado

Max Plunger
Peter Celsing (1920–74) creó también varias iglesias de vigorosa estructura de la- las instalaciones industriales del centro urbano en un museo, un teatro de conciertos,
drillo. Sus dos edificios mayores son la Casa de la cultura (1968–73) con el Teatro una escuela superior y otras instituciones, mientras que en Norra Älvstranden,
municipal y el Banco de Suecia (Riksbanken), ambos en Estocolmo (1965–76). Gotemburgo, se están convirtiendo hoy antiguas zonas de astilleros en viviendas y
Una actitud hostil a los valores históricos destruyó, durante varios decenios, partes locales para enseñanza (obras de Arkitekturkompaniet, White arkitekter, entre otros). El Museo Vasa, Estocolmo, por Dahlbäck y
importantes de la vieja construcción polifacética en los cascos de ciudades suecas, para Aquí la minuciosa planificación del terreno juega un papel importante. En todos
dar paso a centros de trabajo y tiendas de grandes proporciones. A pesar de sus dotes
artísticas, Celsing fue el principal blanco de los reproches por las devastadoras demoli-
ciones hechas en el casco urbano de Estocolmo.
los proyectos mayores colaboran hoy los arquitectos constructores con arquitectos
paisajistas. Desde los proyectos de barrios de “casas en parques” de los años 30, los
arquitectos paisajistas suecos han procurado integrar los edificios en el terreno y
Månsson (1990).
La Arquitectura en Suecia
El centro de Sundsvall, en cambio, se ha conservado intacto desde fines del siglo hacer que la naturaleza se una de una manera lo menos artificial posible a la cons-
Max Plunger

XIX, y sus magníficos edificios de piedra reflejan la riqueza pública y privada inver- trucción. Ésta ha sido una expresión característica de la visión sueca de la naturaleza

Banco Nacional de Suecia, Estocolmo, por Peter


Celsing (1965–76).
tida en ellos durante la época de oro de la industria maderera.
Pocos arquitectos lograron administrar el patrimonio de los años 40 y 50. Uno de
ellos fue el inglés Ralph Erskine (n. 1914), que poco antes de la guerra se acercó al
“modelo sueco”. En una época en que la confianza de la gente en los arquitectos había
como factor siempre superior a la cultura. Sólo con la construcción figurativa de los
80 adoptó la arquitectura paisajista expresiones más formales. Sin embargo, los par-
ques dotados de toboganes, columpios y otros juegos siempre han sido un elemento
importante en la planificación de las zonas abiertas de los barrios residenciales, y no
L a arquitectura sueca del siglo XX es testigo de grandes cambios. Habiendo
sido un arte reservado a las grandes instituciones sociales y a los ciudadanos
más acaudalados, se convirtió pronto en patrimonio común expresado en buenos
descendido a un nivel muy bajo, creció la popularidad de Erskine. El barrio residencial pocas veces han constituido el núcleo de un grupo de casas. Entre los arquitectos ámbitos de vivienda. Hoy se aprecia en todo el país la planificación pública y su
Nya Bruket, de Sandviken (1973–78), y la casa del Sindicato de estudiantes (Allhuset) paisajistas más solicitados de los 90 se cuentan Sven Hermelin, Walter Bauer y Per
de la Universidad de Estocolmo (1979–81) son dos ejemplos de su estilo caprichoso y Friberg. fruto: el amplio programa de construcción de vivienda social. Las altas
expresivo. Con la zona residencial de Byker, en Newcastle, Inglaterra, esa arquitectura Suecia tiene actualmente 8.800.000 habitantes y cerca de 5.000 arquitectos. aspiraciones y los recursos relativamente abundantes le han dado a Suecia una
echó raíces también en el extranjero. Por otra parte, Carl Nyrén (n. 1917) ganó una Muchos de ellos se ocupan en el sector público en planificación y supervisión general
amplia confianza con su sobria arquitectura hondamente arraigada en la vieja tradi- de la construcción. La baja coyuntura económica de los 90 ha traído en el sector de la calidad de vivienda excepcional. Gracias a ello, entre las edificaciones existentes
ción sueca. Usando la luz como elemento de configuración principal logró transformar construcción un desempleo de grandes proporciones que ha afectado gravemente a los hoy predominan las recientes: más de la mitad de las viviendas del país son de
tendencias internacionales y combinarlas con material y formas suecos. Entre las obras arquitectos. En Suecia, el ramo sigue caracterizándose por las obras de gran escala,
más destacadas de Nyrén se cuentan los edificios de Pharmacia & Upjohn en Uppsala, tanto por lo que toca a los contratistas como a las compañías de arquitectos. Hay em- construcción posterior a 1960.
los de la Universidad de Estocolmo y la Biblioteca Municipal de Uppsala. presas como el grupo FFNS y White, que se cuentan entre las grandes consultoras
Cuando la crítica alcanzó su grado máximo de acrimonia, la arquitectura fue presa cuya actividad abarca grandes regiones del mundo.
de una parálisis. Las doctrinas del funcionalismo se derrumbaron y empezó la búsque- Estos últimos años, los arquitectos suecos han visto en su suelo la competencia de
da de una nueva plataforma. Algunos estudios sociológicos del uso que hacía la gente colegas extranjeros como el noruego Niels Torp (oficinas principales de SAS en
de las zonas residenciales y los centros de trabajo, condujeron a experimentos con la Estocolmo, terminal Nils Ericsson de Gotemburgo y otras obras) y los daneses Tegen-
denominada “planificación con participación de los usuarios”, que permitía que los stuen Vandkunsten (edificio de viviendas en Borås) y Henning Larsen (Biblioteca LOS ARQUITECTOS EN SUECIA

Hans Hammarskjöld/MM
vecinos pudieran conformar ellos mismos su entorno. La destrucción del medio am- Municipal de Malmö). También los proyectos más prestigiosos de los años 90 –el Diez mil años después del deshielo en el interior de su territorio, Suecia seguía siendo
biente empezó a influir también en los arquitectos. Los fuertes lazos con la naturaleza Museo de Arte Moderno y el Museo de Arquitectura, ambos de Estocolmo– son obra un país escasamente poblado. Cuando se industrializó, a fines del siglo XIX, la activi-
volvieron a adquirir importancia en el diseño, y se empezó a experimentar con técni- de un arquitecto extranjero: el español Rafael Moneo. dad no se concentró principalmente en las ciudades. La explotación del hierro y de los
cas adaptadas a la ecología. Ralph Erskine, por ejemplo, colocó los balcones en las La arquitectura sueca se orientó en las últimas décadas del siglo XX a la historia, bosques se convirtió en la base de la economía que sucedió a la sociedad agrícola. Esas
fachadas para evitar pasos de aire frío. Una peculiar cultura de la construcción se ha con vistas a recrear conocimientos en materia de técnica, diseño y función social. industrias se establecieron en zonas que tenían buen acceso a bosques y fuerza hi-
practicado en Järna, en las afueras de Södertälje, desde los años 70. Los antropósofos Además de este trabajo de reconstrucción surgió un interés renovado en el modernis- dráulica. Fue apenas en la década de 1930–40 cuando la población urbana superó a la
han levantado, entre otros edificios, seminarios, viviendas y hospitales bajo la mo como forma e idea, y con la arquitectura de los años 30 como trampolín ha lo- El nuevo Museo de Arte Moderno y el Museo de rural en número. Es ésta una causa de que Suecia no haya desarrollado una cultura
Sune Sundahl/Nyréns arkitektkontor

dirección de Erik Assmussen y con las características formas redondas y prismáticas grado arraigar un nuevo estilo internacional. Las tareas arquitectónicas son hoy en Arquitectura, ambos de Estocolmo, proyectados urbana comparable a la de Europa Central. Estocolmo es la única ciudad sueca que
establecidas por Rudolf Steiner. La adaptación ecológica ha alcanzado actualmente su gran parte edificios de universidades y otras instituciones. A pesar de la fuerte afluen- por Rafael Moneo, fueron inaugurados en febrero llega al millón de habitantes; pero incluso en la capital la gente está habituada a tener
máximo desarrollo en ciertos enclaves de casitas en serie, llamados “ecopoblaciones”. cia de población, sobre todo a Estocolmo, la construcción de viviendas permanece a de 1998. acceso a grandes superficies en que moverse. En verano, la mayoría de los pobladores
Proponiéndose la meta de una mínima carga para el medio ambiente, esas urbaniza- un nivel muy bajo. Su producción actual se concentra en sitios exclusivos, lo que de ciudades las dejan para pasar sus vacaciones en el campo.
ciones se construyen con técnica de bajo consumo de energía, materiales adaptados al explica las altas normas de las edificaciones. Ya no se cuenta con recursos para la El arquitecto moderno –un empresario que proyecta diferentes tipos de edificios
reciclaje y un tratamiento diferenciado de desechos domésticos sólidos y líquidos: una construcción fuertemente subvencionada de viviendas, y por tal razón la actividad del Rasmus Wærn es arquitecto para diferentes clientes– empezó a surgir a mediados del siglo XIX; pero la verdadera
técnica que ahora se está adoptando en los edificios multifamiliares. Estado en construcción ha tomado una orientación diferente. Así por ejemplo, está (miembro de la Asociación de expansión de la profesión se produjo por el gran auge de la construcción en la socie-
En los años 80, los municipios perdieron la fuerte posición en la planificación urba- empeñado en un programa de política arquitectónica cuya finalidad es mejorar la dad industrial, a partir de 1880. Fue entonces cuando se presentaron numerosos pro-
na que habían venido consolidando desde la década de los 30. Han dado paso a las arquitectura sueca. Entre los recursos empleados para ese fin se cuenta el Museo de arquitectos de Suecia, SAR) y blemas de construcción nuevos que exigían soluciones nuevas; la infraestructura pasó
Estación de ferrocarril de Jönköping, por Carl empresas privadas, que han impuesto su criterio de construcción de un modo nuevo Arquitectura ampliado, que desde su nueva sede en Skeppsholmen (Estocolmo) dirige doctor en tecnología. Su campo en poco tiempo de un nivel bajísimo a uno de vanguardia mundial que exigía edificios
Nyrén (1983). para Suecia. Mediante la denominada “planificación por negociaciones”, los munici- la actividad del Año de la Arquitectura 2001. de especialización es la arqui- de estaciones, de correos y de telégrafos. Además, la nueva sociedad requería también

Bengt Ericksson/Wingårdhs
pios, cuya economía se debilitaba cada vez más, empezaron a conceder derechos de Entre las obras apreciadas de arquitectos suecos contemporáneos se cuenta el aula industrias, edificios administrativos, hospitales, nuevas iglesias y viviendas.
construcción a cambio de servicios públicos que ya no tenían medios de financiar. La magna de Estocolmo, trazada por Ralph Erskine en 1997. tectura sueca del siglo XX. Es Durante el siglo XIX se resolvieron esos problemas, por regla general, siguiendo los
arquitectura de las finanzas internacionales llegó a predominar también en la activi- Rasmus Wærn miembro del cuerpo de redacción criterios de la tradición de bellas artes. Destacaron entonces arquitectos como Fredrik
dad de construcción de Suecia. Paralelamente, en los pequeños trabajos de cons- de la revista sueca Arkitektur. Wilhelm Scholander, Helgo Zettervall, F.G.A. Dahl, Isak Gustaf Clason y Adolf Edel-
trucción, floreció un “regionalismo crítico” que aprovechó la tradición y el carácter del svärd, este último con una trayectoria bastante común de ingeniero de fortificaciones.
lugar. La tradición “libre” la han cultivado hasta los años 90 algunos arquitectos como El autor es el único responsable Una parte importante del desarrollo de la técnica de construcción del siglo XIX fue
Jan Gezelius, (n. 1923, chalés, oficinas de correos), Gunnar Mattsson (n. 1937, impulsado por ingenieros de carrera militar.
museos, casas de la cultura), Ove Hidemark (n. 1931, restauraciones), Marianne de las opiniones expresadas en Alrededor de 1900 Suecia contaba unos 5 millones de habitantes y cerca de 300 Laboratorios Astra Hässle para el centro de
Dahlbäck y Göran Månsson (n. 1943 y 1933, respectivamente, Museo del Buque de este folleto informativo. arquitectos. Los más de ellos trabajaban en alguna de las tres ciudades principales: investigación médica de Mölndal, por Gert

ISSN 1101-606X
Guerra Vasa en 1990 y otras obras). Estocolmo, Gotemburgo o la región de Malmö. Desde 1877, la formación básica de Wingårdh (1991).
Traduccion: Álvaro Eljach los arquitectos se ha impartido en las escuelas superiores técnicas. Sin embargo, hace
LA ÉPOCA CONTEMPORÁNEA un siglo su nivel variaba mucho. La enseñanza regular de arquitectura existía sólo en
Los planes de una sociedad del bienestar pudieron ejecutarse prácticamente sin obs- la Real Escuela Técnica Superior de Estocolmo (Kungliga tekniska högskolan, KTH).
táculos a lo largo de más de 40 años. Sin embargo, el importante papel que desem- Por otra parte, nunca ha habido protección legal del título de arquitecto en Suecia, y
peñaron los arquitectos al comienzo, se fue debilitando a medida que una industria de El Instituto Sueco (SI) es una autoridad estatal cuya misión es difundir conocimientos sobre Suecia en el por esa razón se han dado otras vías de formación profesional en ese campo, como ha
la construcción de gran escala dictaba las condiciones. Con la coyuntura ascendiente extranjero. Este folleto se publica como parte de su servicio de información. Todo material del Instituto sido el caso en la escuela técnica superior Chalmers de Gotemburgo (Chalmers tek-
de los 80, los clientes pasaron a ser el interlocutor más fuerte. Así se fortaleció la puede reproducirse libremente, a condición de que se cite la fuente. niska högskola). Muchos optaban por completar su formación básica con los cursos de
Max Plunger

posición de los arquitectos, y en la producción relativamente limitada de hoy, a El Instituto Sueco tiene una amplia gama de publicaciones informativas, en varios idiomas, sobre diversos la escuela de arquitectura de la Academia Superior de Arte (Konsthögskolan). Actual-
menudo son bastante altas las ambiciones arquitectónicas. Las dos empresas de expor- aspectos de la sociedad sueca. mente, casi todos los profesionales afiliados a la Federación nacional de arquitectos
tación de mayor éxito en Suecia –la farmacéutica Astra y la electrónica Ericsson– han (Svenska Arkitekters Riksförbund, SAR) se han graduado de alguna de las escuelas téc-
Para mayor información diríjase a
Edificio de la Unión de Estudiantes de la Univer- conservado en varias instalaciones nuevas la tradición sueca de planificar minuciosa- la Embajada o el Consulado de Suecia en su país, o Svenska institutet: Box 7434, SE-103 91 Stockholm,
nicas superiores de Estocolmo, Gotemburgo o Lund. La educación complementaria de
mente los lugares de trabajo. Ambas compañías han dejado en muchos casos la tarea Suecia. Sede social: Sverigehuset (Casa de Suecia), Hamngatan/Kungsträdgården, Estocolmo. la Academia Superior de Arte sigue siendo atractiva en el arte arquitectónico y de la
sidad de Estocolmo, por Ralph Erskine (1979–81).
en manos del arquitecto Gert Wingårdh (n. 1951), que en el Öijared Executive Tel.: + 46-8-789 20 00 Fax: + 46-8-20 72 48. E-mail: order@si.se Internet: www.si.se restauración.