You are on page 1of 2

BALANCE DEL GOBIERNO DE URIBE

Gustavo Ruiz

Forzoso resulta hacer un balance sobre el Gobierno del Presidente


Uribe al conmemorarse el pasado 7 de Agosto un nuevo aniversario
de su segundo mandato. No me detengo en estadísticas sino que
me hago esta pregunta ¿Cómo está el estado de la democracia de
nuestro País en comparación a hace seis años? Veamos:

Primer elemento: la intimidación armada ha cedido ostensiblemente


ante la presencia de una política seria de seguridad estatal. Tanto
las AUCS como las fuerzas de la guerrilla han sido derrotadas como
proyecto político alternativo al Estado. Las AUCS además han sido
desmovilizadas militarmente y la insurgencia si bien mantiene un
accionar no propiamente militar sino terrorista, está profundamente
deteriorada precisamente por el secuestro y el narcotráfico; y
derrotada políticamente, tiende a degradarse y a convertirse en
simple estructura delicuencial, lo cual desde luego no deja de ser un
peligro para la seguridad democrática del País.

Segundo elemento: La oposición democrática ha crecido y se ha


fortalecido. Por primera vez se vislumbra la posibilidad real que el
Centro Izquierda acceda al poder nacional- ya lo ha hecho a nivel
de localías y regiones- así sus organismos y sus integrantes den
muestra aún todavía de inmadurez política, dogmatismo en el
pensamiento y sectarismo en su política de alianzas, preocupados
más por seguir siendo oposición antiuribista y menos para
prepararse a ser alternativa de poder. En este punto es obvio que la
reelección constituye un factor perturbador desquiciador que lleva a
la oposición a enfrentar en forma inmediata esta posibilidad y la
distrae de su vocación de poder.

Tercer elemento: La sociedad se ha ido concientizando y se ha


vuelto protagonista de grandes movilizaciones, ha ocupado su
escenario natural, la calle y la plaza pública, desde donde
tradicionalmente a lo largo de la historia ha librado las grandes
batallas de opinión, rechazando el secuestro, enfrentando
políticamente a todos los agentes de la intimidación armada,
desautorizándolos y exigiendo paz y libertad.

Cuarto elemento: Internacionalmente Colombia, con altibajos, con


errores, con incoherencias, de todas maneras ha ido recuperando
su prestigio como nación respetuosa del DIH. Debe reivindicar por
supuesto de Estados Unidos una colaboración judicial verdadera en
el asunto de los jefes paras extraditados, apoyando a la Corte
Suprema de Justicia y a la Fiscalía para demostrar que esos jefes
fueron extraditados para romper su influencia en el Estado.

En resumen hoy en día las posibilidades de desarrollo de nuestra


democracia son más fuertes que en las épocas pretéritas en las que
el miedo y la intimidación armada tenían aherrojada a la sociedad.
Estos elementos son los que indican si el balance favorece o no al
gobierno de Uribe. Yo tengo que decir que si lo favorece con perdón
de los uribistas a ultranza y los antiuribistas recalcitrantes.