You are on page 1of 10
amet, Canocar 1a arquitectura del capitalismo tiene su méxima manifestacién en la ciudad de Nueva York. Los rascacielos de esta ciudad se han convertido en el simbolo ims emblematico del capitaismo estadounidense, esculturas féicas que ‘ostentan pretenciosamente el vigor de un sistema econdmico. Desde la soldes del Centro Rockefeller de los atios 30, pasando por la limpieza crstaina de! tedificio Seagram de Mies van der Rohe en los atios 50, y acabando con la ‘monumentalidad fascsta del edificio de fa ‘AT & TT de Philip Johnson en los 80, la ‘rquilectura neoyorquina es vn caldlogo de las sucesivas etapas estilsticas de la arquitectura capitalsta En contraposicin a la ostentacton ‘material de esta arquitectura del poder, ‘en ls afios 80 han brotado por toda la ciudad estructuras andnimas de cartén. Eslas estructures sinven de refuglo para Jos homeless, un calificativo que categoricamente retine a la comunidad de indviduos deposed de vind. Por las aceras, en los parques, y en cualquier fennvece que pueda ofect Ia clu bs homeless constrayen estos refugios improvisados con materiales de desecho, fundamentalmente voluminosas cajas de carton ensambladas precariamente para poder proteger un cuerpo humano de las Inclemencias metereol6gicas. Los homeless han acaparado atencidn intemacional, adquiriendo una reputacion casi Iegendaria que les ha convertido en atraccicn imprescindible del turista que visita los Estados Unidos. Solamente en fa ciudad de Nueva. York, donde su presencia es més conspicua, hay entre 70.000 y 90.000 hombres, mujeres y nifios homeless, o casi un 1 9% de la poblaciin total de fa ciudad, Las familias tienen prioridad, consiguiendo habitaciones en hoteles especialmente dedicados para los homeless, que les [Fn agin, toga ogee Moro, 1950, B «SAVLINE® DE LA MISERIA Paisaje fin de siglo servird de base mientras buscan un alojamiento més permanente. Pero el homeless soliario tendré que inscrbirse en. una larga lista de espera para ‘conseguir hospedaje, obligado mientras, tanto a buscar un refugio de emerdencia para pasar la noche. Unas 35.000 personas duermen en estos refugios pablicos o privados, donde tendrén que Sufrr fa inmunda suciedad del recinto, peligro a que les roben sus pertenencias, yun ambiente de prostitucién y Arogadicin, No nos debe soprender por tanto que la vida en la calle se presente como una alternativa,légica para niles de homeless, eneontrando cobijo en iversos espacias publicos, incuyendo el metro, estaciones de tren y autobis, en edfcios abandonados o en construcciones de cartén en fas calles ¥ parques piiblicos. Ta rafr de las causas que han rmotivado la proliferacién de homeless en fos arios 80 es una combinacién de una reciente escasez, de viviendas de bala renla y fz reduccién de asistencia social para inadaplados sociales, Entre los inadaptados sociales, hay tos homeless aleohdlicos y drogadictos que duermen los portales con algunos cartones de proteccidn. Inciuidos en este grupo ambien estan los enfermos mentales, que ~ ddebido a reeortes presupuestarios iciados por In Administracién Reagan, hhan sido soltados a la calle por ‘nstituciones mentales piiblicas en crisis financiera. Pero otro importante sector de Jos homeless no corresponde a esta categorta, encontréndose en la calle al ‘caer victimas de maniobras especulaivas por parte de fos magnates de la propiedad inmobiliaria y la artfciosa escasez de viviendas que fomentan para subir las rentas. La ereciente baja de Ingresos de los sectores més humildes de Ja sociedad en los titimos aos solo ha ‘empeorado esta situacién, Cuando un arrendatario no puede seguir pagando su. renta, es eventualmente desahuclado. El homeless por tanto no eS un grupo homogeneo de individuos, sino un hhelerogéneo colectivo cuya condicién de a LaPIE-2S. FEB. ISS). quedarse sin hogar ha sido motivada por diversas razones. Ef homeless que vive en la calle esté obligado a levar una vida transednte al ser constantemente expulsado de espacios puibicos que le ofrecen abrigo. Una notable excepcién a esta vida némada es al caso del Parque de ‘Tomkins Square, en el East Village de Nueva York, donde hasta 170 personas vivieron en 90 construcciones que fuvieron una existencia relativamente estable hasta que fueron dersbadas por la policfa en el mes de diciembre de 1989. Las violentas confrontaciones con {a policia que ocurrieron con el desalojo de'los homeless, con el ins6ito apoyo de muchos vecinos del barrio, acapararon fran atencién en los medios de ‘omunicacion, Un sector de los homeless de Tomkins Square, los llamados anarquistas, famaron una postura abiertamente raiitante, justificando su decision de construr refugios en el parque como protesta a la pasividad por parte de la alealdfa en proteger Gignamente a los desahuiciados. “Margaret Morton fue una de las muchas vecinas del barrio que se interes por los homeless del parque. Empez0 a fotografia ciligentemente los diversos refugios construidos en Tomkins Square Parke dos meses antes de que fueran finalmente destuidos por fa polica. Bl resultado final es una serie de imagenes en blanco y negro que ha ttulado «The ‘Architecture of Despair: Building Types of the Homeless» (La Arquitectura de la Desesperacion: Tipologta de edifcacion de los Homeless) El trabajo de Margaret Morton es material fecundo para un antropdlogo urbanista, permitiendo un andlisis de los artefactos de una ‘comunidad elusiva de individuos que dejan tan pooos rastros de su presencia ‘Aigunos de los materiales bisioos de construccién de los refugios son madera contrachapada, lonas impermeables, cartén, ef, Pero la duracién temporal de estos refugias a lo largo de varios meses permitié un florecimiento de detalles fOmamentales no comtin en otros relugios menes duraderos. Pequetias estatuillas religiosas, decoraciones navidenas, plantas, e incluso jardincillos atest nepeidad psioliea que ten todo individuo de humanizar su entomo, por muy adversas que sean las circunstancias. Muchos de estos detalles decorativos tienen resonancias con la arquitectura del subutbio norteamericano. Por eemplo, unas sillas de oficina colocadas alrededor de una fogata aluden al mobiliario de un Jardin rodeando la tipica barbacoa. ‘También vienen a la mente as improvisadas estructuras arquitecténicas constnuidas fugazmente con el avance de | conquista del Oeste norteamericano, donde las duras condiciones y fa necesaria movilidad desarrollaron una lipologta de construccién que tiene ‘muchos lazos en comtin con las estructuras fotografiadas por Morton en ‘Tomkins Square. Los refugios han sido fotografiados sin la presencia fisica de sus ‘ocupantes. Pste aislamiento de las viviendas de sus conslructores es una decisién consciente por parte de la artista ‘como forma de romper con las estrategias fotoperiodisticas en su constante basqueda de victimas. Morton prefiere considerar a los homeless, no ‘como meras victimas pasivas, sino como individuos que transforman positivamente su entorno, buscando mejorar las condiciones de su propia existencia, El orgullo que muchos sienten por sus refugios quedé patente para Morton cuando un homeless quiso limpiar y corganizar su espacio antes de que fuera fotogratiado. Tras el derribo de estas construcciones el invierno pasado, el trabajo de Morton se ha convertido en. ‘una documentacién valiosa de una comunidad ahora completamente dispersada. Las fotografias de Margaret Morton thos obligan a considerar las construcciones de los homeless como idiosincraticas creaciones arquitecténicas, si bien este enfoque perturba seriamente nociones tradicionales de lo que se considera como arquitectura, Porque el refuuzio del homeless rompe con todas las an la LA ARQUITECTURA DE LOS HOMELESS caracteristicas intrinsecas de establidad, orden, armonfa y tamatto de la arquitectura tradicional, Las precarias construcciones de los homeless son cefimeras, contrastando brutalmente con la firmeza de los edifcios que los rodean, ‘Son construidas por el propio habilante, en lugar del complejo y aparatoso proceso de construccidn de la arquitectura del presente, con la intervencién de arquitectos, constructores, apareiadores, albafles, etc, Esto permite que los refugios se acomoden a las necesidades del habitante. Rompen con todas las convenciones clésicas de simetrfa y geometrfa arquitecténica, adapténdose a las partcularkades gengraias que oftece lugar elegido para acampar. Es ademas ‘una arquitectura reciclada de los despoios de nuestva sociedad de abundancia, beneficiando, aunque solo sea por razones de precariedad econémica, el medio ambiente. El trabajo de Margaret ‘Morton nos obliga a ver estos refugios como una arquitectura dinémica y valiente que se adapta a las circunstancias de una realidad extremadamente dramatica, y que cumple eficazmente el propésito de refugiar a aquellos que por diversas circunstancias se encuentran sin un techo sobre la cabeza, La conspicua presencia de los hhomeless de Nueva York en el centro mismo de la ciudad les confiere una especial radicalidad poltica y social, a diferencia de otras grandes ciudades del mundo, donde las barricadas de chabolas quedan relegadas a la periferia, convenientemente extirpadas del centro de poder econéimico y polttico de la ‘metrépolis. Las efimeras construcciones de cartén adosadas sobre iujosos etiiclos. de Manhattan tienen una presencia subversiva, el contraste, provocando en el transeunte un inevitable replanteamiento de la distribucién de recursos det presente sistema econémico. Igualmente, se convierten en testimonio extremadamente visible de la inoperante pasividad del gobierno ante las —e- condiciones infrahummanas en las que Vien tn sector importante de la poblacién, En la introduccién det catélogo para Ia exposicién Deconstructivist Architecture, (MoMA, 1988), Mark Wigley explica que fa arquitectura deconstructvsta pretende retar los valores de orden, armonia, unidad y cstabilidad de la arquitectura tradicional y Ta jerarquizacién del espacio que estos" valores conllevan. Son las impurezas dé Ja arquitectura tradicional fas que se uieren sacar a la superficie, realizando tuna diseccién que pretende desenmascarar la esencia medular de toda construceién arquitectonica. La arquitectura deconstrctivistashabita el centro de la tradicién para demostrar que |e arquitectura siempre esta infectada, ‘que [a forma pura siempre ha estado contaminadao(1). La arquitectura deconstructivista pretende ensetiamos la otra cara de la moneda, el lado feo de la tatopia arquitectinica de la forma pura que los modernistas tan dvidamente ‘uisieron vendemnos. El estetiismo de esta forma pura arquitecténica enmascara la necesaria implicacién social, politica y econdmica que toda construccién arquitectnica inhetentemente conleva, La arquitectura de los homeless es tivsta porque ia de la e infecta arquitectura oficial. Contar Ta esta y el orden de la arquitectura del poder, desenmascarando las injusticias sociales que ésta esconde. Pero a diferencia de los refinados proyectos de los arquitectos que -expusieron en Deconstructivist Architecture en el MoMA, las construcciones de los homeless conllevan una inmediatez politica y social de extrema radicalidad. Porque los homeless ‘no invaden el centro de la tradicién en el sentido ideolégico, sino que literalmente se trasladan de fa periferia al centro ‘A dewch, 0s oops de Pony Bard 1980, EE, «SKYLINE® DE LA MISERIA