You are on page 1of 7

¿Qué es un bosque?

La palabra bosque deriva del griego “boska” cuyo significado era el de lugar donde se extraía los
alimentos y principales recursos.

Hay muchas definiciones de bosque, algunas muy sencillas que no expresan con toda exactitud su
significado real, como:

“Comunidades complejas de seres vivos, microorganismos, vegetales y animales, que se influyen y


relacionan al mismo tiempo y se subordinan al ambiente dominante de los árboles.”

“Los bosques son ecosistemas imprescindibles para la vida. Son el hábitat de multitud de seres vivos,
regulan el agua, conservan el suelo y la atmósfera y suministran multitud de productos útiles.”

“Extensión de terreno (según algunos tratadistas no menos de 3 hectáreas) poblada de árboles, a los que
acompaña otra vegetación, tales como arbustos, helechos, hongos, musgos.”

“Conjunto de árboles y otras vegetaciones menores que crece en este terreno.”

“Comunidades vegetales en que predominan los árboles o las plantas leñosas altas escasamente o no
ramificadas en la base.”

“Formación vegetal donde predomina el estrato arbóreo sobre los demás.”

“Asociación de árboles de una sola o varias especies que cubren total o parcialmente una área
específica.”

Ya que en estas definiciones pueden estar incluidas las plantaciones realizadas con una o varias especies,
alóctonas o antropófilas (plantas que ocupan, gracias a la intervención humana, un lugar o estación que no
le corresponden de forma natural), con fines comerciales o de explotación, cuya definición más exacta
sería la de cultivo forestal.

1
Otra oficial y la más extendida:

“Un bosque es una formación arbolada que debe de cubrir al menos el 10% de la superficie de suelo o
bien contar al menos con quinientos brinzales por hectárea”.

Otras sin embargo son más complejas, pero acercándose más al concepto de bosque que perseguimos.
Estas son:

“El bosque es una asociación de árboles u otras especies vegetales y animales con una cierta
organización espacial y una serie de interrelaciones (suelo – plantas – fauna – clima – hombre) que dan
lugar a unos ciclos específicos de energía, agua, carbono, oxígeno u nutrientes. Es el ecosistema
terrestre más complicado que existe. Eso es precisamente un bosque, un ecosistema, no un ejercito de
árboles alineados, clónicos y de idéntica edad.” (BLANCO, 1998)

“Un bosque es un sistema complejo, que comprende además de los árboles, arbustos y vegetación
naturales o autóctonas de la zona, el suelo sobre el que crecen (con todos los microorganismos y hongos
que se desarrollan en él descomponiendo la materia orgánica, contribuyendo de esta manera a su
formación), el agua, las rocas, el microclima, y una amplia variedad de plantas y animales en relación
mutua. Todo estos elementos, junto con las interrelaciones que existen entre ellos, son lo que realmente
forman un bosque. El termino bosque lleva intrínseco el concepto de natural, ya que cuando decimos que
los elementos del bosque son autóctonos nos referimos a que son los naturales de ese lugar.”
(ARBA,2007)

“Un bosque no es algo tan simple como decir que “es un conjunto de árboles”, el bosque es la
organización más compleja del mundo vegetal en la que cada especie tiene su papel, dependiendo a
veces más de otras y compitiendo entre sí en otros casos. Los árboles tienen el papel dominante y dan
forma al conjunto, pero están asociados a un estrato arbustivo y herbáceo específico, en función del
clima y tipo de suelo en el que viven. También se desarrollan en él hongos y microorganismos
específicos que descomponen la materia orgánica y contribuyen a la formación del suelo. Todo esto
sirve de soporte a los demás seres vivos incluidos nosotros.” (Ecologistas en Acción, 2008)

El bosque “En general representa la etapa madura, estable o clímax, en la sucesión ecológica (serie de
vegetación), y son muy variables en su aspecto, hábitat y composición florística.” (RIVAS-MARTINEZ,
1996)

Han de darse una serie de condiciones fisionómicas para poder denominar bosque a una zona cubierta de
árboles. La primera es que estos superen una cierta altura (5m) además debe de cubrir aproximadamente
1/3 de la superficie física y tener una cierta extensión que permita el desarrollo de un microclima propio.

Funciones que cumple un bosque

La ecofisiología o ecología forestal es la ciencia que estudia uno de los ecosistemas más desconocidos
hasta el momento: El bosque. Esta ciencia debe de dar respuesta a la circulación de los nutrientes, la
regulación de la hidrología, los ciclos de los elementos (oxígeno, nitrógeno, carbono, calcio, etc.), la
formación de suelo, el proceso fotosintético, la biomasa, la evapotranspiración y un sin fin de procesos
que en ellos se produce.

Son muchas las funciones que cumplen los bosques, y los beneficios que nos aportan, pero es sin ninguna
duda su propia existencia la más importante de todas. Nuestra raza siempre ha pretendido sacar beneficios
de todo cuanto nos rodea, olvidando que el principal beneficio de todos es nuestra propia existencia, y
esta se debe al papel que cumplen los bosques.

Para que una formación de árboles se le pueda llamar bosque, además de poseer varios extractos vegetales
debe de cumplir ciertas funciones.
2
Regulan el ciclo del agua.
Las masas boscosas retienen el agua de lluvia, facilitan una lenta infiltración en el suelo, permiten que se
recarguen los acuíferos, evitan la erosión al reducir la velocidad del agua, y reteniendo la tierra con su
entramado de raíces, evitando el riesgo de inundaciones.

Las hojas interceptan entre el 15 y 30 por ciento del agua de lluvia y un 15 por ciento más lo hace el
tronco y el ramaje, evitando que esta golpee directamente en el suelo.

Productores de oxígeno.- Siempre se ha dicho y seguimos manteniendo que los bosques y montes son los
pulmones verdes de la tierra. La función clorofílica, entre otras funciones, consiste en tomar del aire el
CO2 existente y desprender oxígeno.

Un bosque genera entre dos y tres veces más oxígeno que cualquier otro tipo de cultivo de igual
superficie. Una hectárea de frondosas genera entre 10 y 20 toneladas de oxígeno al año. (BLANCO,
1998)

Fijadores de dióxido de carbono.- La adsorción del dióxido de carbono y la fijación que hacen de él los
bosques, es primordial, más en estos momentos en el que el hombre ha aumentado sus emisiones
contaminantes a la atmósfera.

Influencia en el clima.- En las zonas continentales más del 50% de la humedad del aire está ocasionada
por el agua bombeada por las raíces y transpirada por las hojas de la vegetación. Cuando se talan los
bosques el clima se hace más seco. Un bosque es capaz de mantener sus propias condiciones climáticas y
producir un atemperamiento del clima en una amplia zona. (BLANCO,1998)

Dos ejemplos ilustrativos: En un hayedo la temperatura en plena calina es de cinco a seis grados menor
que fuera de él; en un acebedal es lo contrario, en invierno su interior eleva de dos o tres grados la
temperatura exterior.

Reservas de un gran número de especies.- Los bosques ofrecen multitud de hábitats distintos, por lo que
en ellos se puede encontrar una gran variedad de especies animales y vegetales. Siendo por lo tanto las
principales reservas de diversidad.

Acción depuradora.- Distintos contaminantes de la atmósfera y las aguas son retenidos y filtrados por los
seres vivos del bosque.

Valor paisajístico.- Los bosques rompen la uniformidad y monotonía del espacio en el que se asientan,
proporcionando un oasis visual de alta calidad. Además de estimular nuestros pensamientos, dándonos
paz y sosiego, nos sirven de ocio, descanso.

Tipos de bosques

Hay muchos tipos de bosques, que se han tratado de sintetizar atendiendo a diversos criterios,
fitosociológicos, sucesionales, morfológicos, ecológicos, etc. Enumerar esos criterios y los tipos de
bosques nos permitiría acceder a un mayor conocimiento, pero que en este caso nos apartaría de la
discusión principal en la que debemos centrarnos. Aún y así tocaremos a título informativo parte de las
distintas formaciones boscosas que podemos encontrar.

Bosques vírgenes o primitivos.- Son los que nunca han sido alterados por el hombre.

Bosques primarios.- Son aquellos que se encuentran en su optimo climácico o camino hacia él.

3
Bosques secundarios.- Son aquellos que han sufrido modificaciones por el hombre, encontrándose en
etapas subseriales.

Bosques cerrados.- Son aquellos que las copas se tocan entre sí, formando un dosel continuo.

Bosques abiertos.- Son aquellos que las copas no llegan a tocarse, hallándose los árboles más separados.
Típicos de climas más secos.

Por el tamaño de los árboles.- Megabosques  50 m; macrobosques 20-50 m; mesobosques 8-20 m;


microbosques  3.8 m.

Persistencia de las hojas.- Bosque que mantienen las hojas: sempervirentes o perennifolios. Bosque que
no las mantienen: deciduos o perennifolios, en estos se incluyen los marcescentes.

Por la forma y consistencia de las hojas.- Bosques planifolios: de hojas planas y anchas; Bosques
esclerófilos: de hojas planas anchas-estrechas pero duras o coriáceas; Bosques aciculifolios: de hojas
aciculadas.

Clasificación de los bosques

Hay muchos criterios para clasificar a los bosques: por su fisionomía o ecología, (bosque de coníferas, de
papolonáceas, lauráceas etc.) por la especie dominante: Encinares, acebedales, abetales, hayetales,
pinares, robledales, etc. y a grandes rasgos y a un nivel divulgativo se suele simplificar en dos grandes
distinciones, bosques tropicales y no tropicales, en los que se suelen incluir al resto de clasificaciones,
bosque tropical seco, bosque mediterráneo, bosque templado, taiga, manglares, etc.

¿Qué es un monte?
Al igual que en el caso del bosque las definiciones son múltiples.

Definición oficial:

La ley 43/2003, entiende por monte todo terreno en el que vegetan especies forestales arbóreas,
arbustivas, de matorral o herbáceas, sea espontáneamente o procedan de siembra o plantación, que
cumplan o puedan cumplir funciones ambientales, protectoras, productoras, culturales, paisajísticas o
recreativas.

También tienen la consideración de monte:

a) Los terrenos yermos, roquedos y arenales.

b) Las construcciones e infraestructuras destinadas al servicio del monte en el que se ubican.

c) Los terrenos agrícolas abandonados que cumplan las condiciones y plazos que determine la comunidad
autónoma, y siempre que hayan adquirido signos inequívocos de su estado forestal.

d) Todo terreno que, sin reunir las características descritas anteriormente, se adscriba a la finalidad de ser
repoblado o transformado al uso forestal, de conformidad con la normativa aplicable.

e) Los enclaves forestales en terrenos agrícolas con la superficie mínima determinada por la Comunidad
Autónoma.

4
2. No tienen la consideración de monte: a) Los terrenos dedicados al cultivo agrícola. b) Los terrenos
urbanos y aquellos otros que excluya la comunidad autónoma en su normativa forestal y urbanística.
(Boletín Oficial del Estado. 2003)

Los métodos de beneficio o formas fundamentales de masa clasifican a las masa arbóreas según su
forma de reproducción y se definen clásicamente como:

• Monte alto: Todos los pies proceden de semilla (reproducción sexual). Los pies o árboles reciben
el nombre de brinzales
• Monte medio: Cuando coexisten pies de la misma especie procedentes de semilla y procedentes de
brote.
• monte bajo: Todos los pies proceden de reproducción asexual, brotes de cepa o de raíz. Estos pies
reciben el nombre de chirpiales

Otras definiciones:

“Monte: Se trata de un bosque bajo, en que los árboles con promedio de altura de 5 a 7 metros son más o
menos ralos y con claros considerables se entremezclan con arbustos y matas. Su distribución abarca en
general zonas cálidas, templadas y hasta frías pero siempre con promedios pluviométricos bajos y con
preferencias xerotérmicas, lo que también trae aparejado su asociación con formas suculentas y
espinosas.”

“Monte: Terreno cubierto de plantas espontáneas o de arbolado introducido artificialmente con el fin de
obtener madera, leña, pastos, protección del terreno o una finalidad estética o recreativa.
Monte alto: El formado por árboles nacidos de semilla y que se perpetúa en esa forma.
Monte bajo: El formado total o casi totalmente por brotes de cepa, de raíz o de ambas clases y que se
perpetúa por los mismos tipos de brote.
Monte medio: El formado por brinzales, perpetuándose por semilla y brotes.” (Papelnet, Web.)

“Bajo la denominación de monte se entiende todo terreno rústico que no siendo naturalmente
característico de cultivo agrícola permanente, desempeña funciones protectoras, recreativas y productivas,
bien porque en él vegeten especies arbóreas, arbustivas, de matorral o herbáceas, sea espontáneamente o
procedentes de siembra o plantación, o bien porque haya quedado adscrito a la finalidad de ser repoblado,
como consecuencia de resoluciones administrativas dictadas al amparo de la legislación vigente.”
(JORGE ASCASÍBAR ZUBIZARRETA. Web.)

Monte es una palabra castellana de difícil traducción a otro idioma, que define todo terreno (bosque,
matorral, estepa, etc.) no cultivado, ni urbanizado. Monte es por lo tanto sinónimo de medio natural, de
bosque, de matorral, de prado, de roquedal, etc., donde de forma espontánea medran flora y fauna.

La alteración de los montes por parte del hombre provoca una perdida del ecosistema representado, de
forma rápida, perjudicando a unos seres y favoreciendo a otros, no siendo necesariamente los propios del
lugar.

¿Qué es un cultivo forestal?

No es igual la definición que hace un ingeniero de montes sobre el cultivo forestal, también llamado
repoblación forestal, montes industriales, bosque productivo o cultivado, que la que pude hacer un
especialista en otra ciencia, o un ecologista. Para los forestales este tipo de cultivo puede definirse como
el "conjunto de técnicas que se necesitan aplicar para crear una masa forestal, formada por especies
vegetales leñosas (árboles o arbustivas), que sea estable con el medio, en un terreno cuya vegetación
actual es ineficaz en mayor o menor grado según el uso asignado al territorio, y que adoptando las
características deseadas, cumpla con los fines que de ella se demanden”. (Serrada, 1995). O bien,
5
“Terreno cubierto de plantas espontáneas o de arbolado introducido artificialmente con el fin de obtener
madera, leña, pastos, protección del terreno o una finalidad estética o recreativa”.

Si embargo para el ecologismo el cultivo forestal es: “Una plantación de especies vegetales de interés
comercial desde un punto de vista del valor monetario de la madera. Las especies más utilizadas
históricamente, han sido las distintas especies de pinos, eucaliptos y variedades de chopos. Su impacto
negativo sobre el medio natural ha sido muy notable. En numerosas actuaciones, la plantación de
cultivos forestales ha ido precedido por la eliminación de la vegetación natural del lugar. Además los
cultivos suelen llevar parejo actuaciones impactantes como la roturación del sustrato y la apertura de
numerosos accesos y fajas cortafuegos”. (E. A.)

Las plantaciones forestales por lo tanto tienen como única finalidad la productiva, lo que va reñido con el
resto de características típicas del bosque. Reconocer esta única utilidad por parte de los productores de
madera y de sus diseñadores, es difícil ya que lo pretenden enmascarar con cualidades propia de los
bosques, por lo que el enfrentamiento que se tiene desde hace muchos años no se zanjará. Se persiguen
cosas diferentes.

No podemos aceptar los planteamientos que pretenden que a las plantaciones se le considere bosques
sustitutivos o bosques cultivados ni que "el papel de las plantaciones en el desarrollo sostenible es
potencialmente muy alto” (EFECOM)

Ni que las distintas administraciones públicas nos presenten estos cultivos como la solución a los graves
problemas de deforestación que padecemos. Y el empleo de especies de crecimiento “rápido”, pinos y
eucalipto, principalmente, como los árboles más resistentes y capaces de soportar condiciones adversas,
que con el tiempo dejaran paso a la vegetación potencial que ocupaba ese lugar. Nada más erróneo. En
lugar de solucionar los graves problemas que origina la desaparición del bosque natural, el empleo de
estas especies los agrava, ocasionando una selectivas extracción de sustancias minerales, impidiendo que
en la zona vuelva la diversidad de especies anteriores, por lo que el suelo sigue desprotegido, existiendo
el mismo riesgo de erosión, agravada por el aumento de las actuaciones sobre el medio: cortafuegos,
caminos, laboreos previos a la introducción de estos cultivos (acaballonado con desfonde, subsolado
lineal, pleno o cruzado, fajas subsoladas, ahoyado mecánico, banquetas con bulldozes y aterrazamientos,
etc), que pone al descubierto la roca madre, dejando sueltas y alteradas las capas fértiles del suelo,
destruyéndola mismo tiempo el banco de semillas o yemas que pudiera existir.

A la administración se le ha unido un coro de salvadores (empresas, fundaciones, bancos, organizaciones


ecologistas, etc) que pretenden repoblar toda la Península Ibérica, y hay que ver lo que plantan, cualquier
cosa, todo le vale, ya que no pretenden recuperar nuestros bosques y montes sino más bien atraer clientes
mediante un mensaje que tiene gancho. Unido a estas plantaciones previamente y para “preparar el
terreno” eliminan la vegetación existente, vegetación en muchos casos en etapas seriales de regeneración.

Además las técnicas de selvicultura que se emplean acarrean otro problema: Las de las cortas a hecho,
práctica que consiste en cortar a “matarrasa” toda la vegetación maderable y no maderable de una zona.
Esta práctica introducida en los años cuarenta es muy agresiva, produciendo unos impactos ambientales
salvajes. En España esta práctica está muy extendida por las comunidades de Castilla y León, Cantabria,
Galicia, Asturias y en los eucaliptales de Extremadura y Andalucía. Practicas como estas contribuyen a
engrosar la lista de especies vegetales amenazadas de la Península Ibérica. Elaborada en el año 2000 por
Comité Español UICN (Unión Mundial para la Naturaleza), en la que están incluidas 1414 especies de
algo más de las 8000 con las que contamos.

Somos conscientes que la sociedad necesita de la industria de la madera y del papel, somos igualmente
consciente que esas demandas deben de ser cubiertas con plantaciones forestales (cultivos), el tema es
donde realizar esos cultivos sin que se destruyan más hectáreas de nuestros montes, encontrándose una
solución puede ser la reconversión de tierras agrícolas abandonadas, que previamente no hayan sido

6
arañadas al monte, en cultivos forestales, permitiendo a su vez la recuperación y extensión de nuestros
bosques, así como que estos alcancen su estadio climácico.

Propuestas
1ª) Cada día hay más noticias de empresas, asociaciones, fundaciones y de las administraciones públicas
que pretenden plantar miles de árboles. Miedo, eso es lo que nos da cada vez que oímos estos anuncios,
porque lo que plantan es para echarse a llorar.

Se planta de todo, especies exóticas, plantas que no corresponden a la zona y si me apuráis hasta
pingüinos. Transforman el paisaje sin ningún rubor y se quedan tan contentos. Parar este desmadre es
urgente, y una de nuestras labores.

Se propone organizar un gran congreso nacional o algo así y dar gran difusión en los medios, y formar un
equipo de 6-10 personas para trabajar juntos, codo con codo, y organizar cosas de gran repercusión a
nivel nacional.

2ª) Que dos o tres personas recojan apuntes de lo que se hable en estos “Cum clavis” y redacten las
conclusiones.

3ª) Que se haga un folleto propagandístico de 4 ó 6 hojillas con la idea que ARBA tiene de lo que es un
bosque y un cultivo forestal. Folleto específico sobre este tema.

Bibliografía:

CIFUENTES, P., S. GONZÁLEZ & A. RAMOS. Diccionario dela Naturaleza. Hombre, Ecología,
Paisaje. BBV Espasa-calpe Madrid 1993.

BLANCO, E. Bosque de Bosques Caja Madrid Obra Social Madrid 1998.

RIVAS-MARTÍNEZ, S. Geobotánica y Climatología Dr.H.C. Granada (Publication).1996