You are on page 1of 70

Los Arcanos Menores: Breve Reseña.

Luego de los 22 Arcanos Mayores tenemos 4 series de 14 cartas cada una, conocidas como los
Arcanos Menores. A muchos tarotistas no les importan estos Arcanos e interpretan nada más desde
El Loco hasta El Mundo, dejando estas importantes herramientas casi en el olvido. Es cierto que,
muchas veces, no hace falta meter demasiadas cartas en una tirada para saber con exactitud lo que
acontece en la vida del consultante, sin embargo, hay que rescatar el refinamiento que puede brindar
un Arcano Menor en una tirada extensa y compleja. Los Arcanos Menores detallan, afinan, brindan
fuerza o intensidad a una situación, describen personas en sus características físicas y también
psicológicas y, lo más importante, brindan referencias hacia dónde tiene que inclinar la energía el
consultante para que toda experiencia en su vida sea ventajosa.
Cada serie de Arcanos Mayores tiene un palo, o sea, un objeto representante y su elemento
característico:
- Oros: Su objeto representante es una moneda y su elemento es la Tierra (reino de la
planeación y la siembra de nuevos proyectos y acciones). Representa a los signos zodiacales de
Tauro, Virgo y Capricornio.

- Espadas: Su objeto representante es una espada y su elemento es el Aire (reino del


pensamiento, la razón, los hechos inesperados y las ideas). Representa a los signos zodiacales de
Géminis, Libra y Acuario.

- Copas: Su objeto representante es una copa y su elemento es el Agua (reino de las


emociones, los sentimientos, los lazos interpersonales y lo espiritual). Representa a los signos
zodiacales de Cáncer, Escorpión y Piscis.

- Bastos: Su objeto representante es un basto o varilla de madera y su elemento es el Fuego


(reino de la acción, la fuerza, la voluntad dirigida y el instinto gobernante). Representa a los signos
zodiacales de Aries, Leo y Sagitario.

El Peso de los Arcanos Menores.


Los palos de los Arcanos Menores tienen como finalidad el indicarnos hacia dónde está siendo
dirigida la fuerza del consultante o, por otro lado, hacia dónde sería positivo inclinarla para su
bienestar. Es de vital importancia el fijarnos en la cantidad de cartas de cada palo que aparece en
cada tirada y, especialmente, en qué posición aparece cada una de ellas, porque será una pista para
indicar si seguir o parar con cierta tendencia. En caso de que haya muchas cartas de un palo en
posición derecha quiere decir que es bueno seguir intentando por esa vertiente, mientras que en caso
de muchas cartas de un palo inversas es síntoma de estar errando en el blanco, ante lo cual se presta
especial atención a la segunda mayoría de cartas de cierto palo que estén derechas o, en
consecuencia, posean mejores significados.
Hay que recordar, además, que todas las cartas están íntimamente ligadas entre sí y que un Arcano
Mayor con muchos Menores puede ser potenciado o reprimido según el resultado de éstos. Un
ejemplo de represión lo representaría El Mundo acompañado de muchas espadas (como el 9 o el
10), ya que estamos ante una situación de éxito y liberación tras muchísimo dolor y el peso de
ambas cartas alcanza a retrasar el efecto del Arcano Mayor. Una potenciación podría ser El Diablo
acompañado de un dos y un tres de oros, lo que puede representar el mal uso del liderazgo o un
comportamiento represivo, ya que el dos de oros nos habla de no saber esperar y el tres evidencia la
posición de mando mal usada por El Diablo. Cualquiera sea el caso hay que tener extremadamente
presente en la cabeza que el Tarot no es lapidario ni arbitrario a la hora de dictaminar posibles
desenlaces sino que apunta a referencias y probabilidades, con lo cual el lector posee gran
responsabilidad de hacerle saber este gran detalle al consultante.
La Corte
Dentro de cada palo de Arcanos Menores hay 4 cartas muy especiales: el Paje, el Caballero, la
Reina y el Rey, que representan una Corte de personas representantes de cada elemento. Cada una
de ellas posee ciertas características que es importante mencionar y que vienen a continuación.
El Paje (también conocido como Sota): Representa los aspectos más pasivos del palo al que
pertenece, actos causados por omisión o pequeñas apariciones.
El Caballero (también conocido como Caballo): Tiene que ver con los aspectos activos del palo
al que pertenece, actos provocados en plena consciencia y personas muy determinadas que rodean
al consultante en una etapa característica de la vida o bajo un acontecimiento determinado.
La Reina: El efecto del palo al que pertenece será evidenciado poco a poco, pero de modo
completo. Representa a mujeres que aparecen en la vida del consultante y pueden ser de gran ayuda
o significar grandes problemas para él.
El Rey: La representación más pura del palo hecha persona. La fuerza y características de cada
elemento se dejarán ver de modo inmediato. Representa a hombres que llegan a la vida del
consultante y pueden ser grandes aliados o enemigos de singular fuerza.
El Paje y El Caballero representan a gente más bien joven, mientras que La Reina y El Rey son
adultos que, por lo menos, conocen gran parte de las enseñanzas de sus respectivos caminos
transitados y pueden ser grandes referentes acerca de lo que el consultante podría (o no) hacer.
Los Números.
Los números de cada Arcano Menor también interceden en el significado y el peso de éste, ya que
ellos poseen algo que podríamos llamar "peso planetario", es decir, cada número es representación
de un planeta. Para que podamos entenderlo mejor, he aquí una breve reseña acerca de cada número
y su misión en el Tarot.
1.: Representado por el Sol y símbolo del Yo y la esencia del elemento del Arcano en todo su
esplendor.
2.: Representado por la Luna y símbolo de la dualidad (los Arcanos 2 de cada palo suelen significar
o relaciones del Yo con otras personas o situaciones donde es necesario tomar una decisión entre
una y otra cosa).
3.: Representado por Júpiter y símbolo de la grandeza de las cosas, tanto para dulce como para
agraz. Cuando sale un 3, hay que tener muchísimo cuidado y ver si realmente la situación es como
la vemos o estamos exagerando.
4.: Representado por Urano y símbolo de los cambios repentinos. Las cartas con 4 hablan
frecuentemente de modificaciones urgentes que deben hacerse antes de llegar a un quiebre que nos
lleve a cambiar forzosamente.
5.: Representado por Mercurio y símbolo de dominio de la mente por sobre el corazón. TODAS las
cartas de número 5 en posición derecha tienden a la negatividad como modo de estimular al
consultante a que deje de lado el razonamiento excesivo y la materialidad para así brindarle un
espacio a lo espiritual.
6.: Representado por Venus y símbolo de las elecciones. Las cartas con 6 hablan frecuentemente de
indecisiones y alternativas que se arrastran hasta el día de hoy.
7.: Representado por Neptuno y símbolo de la genialidad/distracción. Los 7 pueden representar
grandes ideas como también el riesgo de desperdiciar aquella idea.
8.: Representado por Saturno y símbolo de la opresión, la timidez y la mesura. Si el 8 es positivo, su
efecto es disminuido; si el 8 es negativo, su efecto se ve aumentado.
9.: Representado por Marte y símbolo de la energía en la tarea. Una carta 9 posee un tremendo
poder consigo, así que hay que estar muy atento cuando aparecen.
10.: Representado por Plutón/Sol y símbolo de la perfección. Las cartas con 10 poseen un peso
similar a las 1, con la diferencia que éstas son mucho más concluyentes y pueden teñir de bueno o
malo una tirada completa, mientras que los Ases poseen una influencia más bien cerrada. Junto con
ciertos Arcanos Mayores, brindan la afirmación o negación de ciertas situaciones.
Ya sabiendo lo básico sobre la estructura de los Arcanos Menores, es hora de empezar a conocerlos
más a fondo. Buena suerte y recuerden, no hay que memorizar... hay que internalizar.

As de Oros: La Tierra en su máxima expresión.


El As de Oros es la manifestación máxima del elemento Tierra, la concreción, la seguridad, el fruto
cosechado. Aparece cuando nos encontramos ya en la hora de la "graduación evolutiva", o sea, en el
momento mismo de cerrar el ciclo para comenzar uno nuevo desde una plataforma más alta. Los
sueños albergados en el interior podrán concretarse con facilidad, ya que la época es idónea para
ello y no costará que el consultante se pueda "sintonizar" con lo que desea y, de este modo, lo
obtenga. Augurios de buena salud, seguridad material, fortaleza física y psicológica, habilidad
mental para materializar proyectos ambiciosos y abundancia interna y externa vienen siempre
asociados a esta carta, así como también pone punto final a un ciclo doloroso si es que sale
acompañada de cartas negativas.
Invertido: Consciencia tardía.
Se ha perdido una oportunidad y llega la hora de lamentarse. En estos momentos hay que pasar una
pequeña gran prueba y estar bajo la presión para poder tomar consciencia de lo que realmente está
en juego, que es la vida misma. Esta posición augura pérdidas, mezquindad (espiritual o física),
riesgo de corromperse por los objetos y las personas de mal corazón, debilidad interna que se
manifiesta a través de enfermedades físicas, depresiones y malas decisiones administrativas, todo
esto con la finalidad de impulsar en el consultante un cambio desde adentro para así superar este
trance.

Dos de Oros: Dominio en Desarrollo.


El Dos de Oros va de la mano con el equilibrio en los procesos que recién comienzan. Para el
consultante es un buen elemento a tomar en cuenta, ya que advierte que "si bien las cosas se
desarrollarán armónicamente", mantener los pies en la tierra es lo mejor en este momento. En una
consulta de tipo monetario, augura un mejoramiento económico luego de un proceso de adaptación
al medio y al mercado, sería bueno cambiar de trabajo o de rubro en estos momentos sin correr
demasiado peligro por ello. La mayor atención a prestar sería a las relaciones interpersonales
(especialmente las sociedades empresariales o de proyectos), porque puede que los socios no estén
de acuerdo con todo y peleen por detalles mínimos; asimismo, en las relaciones más íntimas, puede
que uno de los involucrados no esté dispuesto a transar por el bienestar del vínculo y éste tambalee
hasta que haya un acuerdo explícito por cambiar las cosas
Invertido: Inestabilidad.
No conviene en lo absoluto empezar una nueva empresa en estos momentos, ya que las personas
con las que se podría topar el consultante van hacia un lugar donde él no querría ir jamás. La
inestabilidad material puede expandirse hacia otros territorios y así afectar la salud, los lazos
afectivos y transformar todo en un infierno. En este período sólo conviene pensar acerca de lo que
se desea y no sufrir demasiado tiempo por los errores cometidos en el pasado, llorar sobre la leche
derramada no es una buena idea, pero sí la es el reformularse las prioridades y ser fuerte a pesar de
las pérdidas actuales, porque la sequía no es eterna y hay que aprovechar el rayo de sol que, tarde o
temprano, aparecerá.
Tres de Oros: Maestría.
El consultante avanzará rápidamente en todo aquello que le preocupa o se halle inmerso en estos
momentos. El trabajo en equipo será fructífero, la sintonía con otras personas se dará de modo
idóneo y todos pondrán lo mejor de cada uno para llevar a buen término cualquier proyecto o idea
que tengan en mente. Es una buena época para aprender, los estudios proporcionarán una sensación
de bienestar y de valía como nunca antes, además de expandir el universo del consultante a nuevos
sitios y límites. También es un período ideal para crear y descargar energías negativas a base de
actividades artísticas, hacer ejercicio, escribir o desarrollar nuevas ideas a realizar en el futuro.
Invertido: Nada Claro.
Quizás en la vida del consultante estén desarrollándose demasiados acontecimientos que no le
impidan abocarse a una idea en particular o es él mismo, mediante su indecisión, quien detiene la
senda evolutiva. No es hora aún de cosechar nada, porque la siembra está a medias y no se ha
invertido ni el tiempo ni la fuerza para terminar todo como corresponde. El tiempo está siendo
malgastado en indecisiones, faltan objetivos coherentes y realistas y un buen consejo para que todo
marche de mejor manera. Si está pensando en hacer un nuevo negocio o emprender un proyecto, es
mejor planearlo en un plazo extenso y siendo apoyado por más personas, porque - gracias al grado
evolutivo del consultante - todo podría quedar en el enorme cajón de "lo que no me atreví a hacer" y
traer consigo un trago amargo que marcará todas las ideas posteriores a ésa.
Cuatro de Oros: Cadenas.
El cuatro de oros representa, en el mundo del Tarot, el miedo a dejar ir las cosas para tomar un
nuevo rumbo. El consultante posee un mecanismo de defensa que opera a tal magnitud que lo ha
cegado y hace que vea a todos quienes lo rodean como posibles enemigos. Exterioriza estos temores
tan internos a través de un constante regreso al pasado, al aferrarse a lo que ya fue, a las cosas
obsoletas, tomando un pensamiento extremadamente terrenal y materialista (es la típica persona que
dice “todos tienen un precio”) y siendo egoísta. Si el consultante se da cuenta de su error de
percepción a tiempo, la tarea que le restaría sería llegar al porqué de su actitud y cambiarla desde el
fondo; por otro lado, de seguir pensando que la gente es la mala y manipuladora, continuará con una
sucesión eterna de decepciones y amargura.

Invertido: Paralización.
No conviene intentar avances financieros en estos momentos, porque el consultante está dando
pasos vacilantes que no lo llevarán a sitio alguno salvo a la quiebra. Quizás haya una cantidad
enorme de ideas gestándose, pero el miedo puede más y no lo deja prosperar, dejando todo en
simples sueños e ideas amables. Es necesario pasar una etapa de estancamiento para poder saber
bien qué es lo que realmente necesita y, a través del poder de supervivencia, ir por aquello. Falta
mucha fuerza para poder ir a otra etapa y es por eso que la vida se está configurando para que al
consultante no le quede de otra salvo enfrentar sus miedos sí o sí, dependiendo de él y su empuje el
poder concretar ese trance o quedarse a la deriva por mucho tiempo más.
Cinco de Oros: Pobreza.
El consultante se encuentra en el punto más bajo de la pendiente por un buen vivir. La pobreza que
experimenta puede ser física, material, mental o espiritual y urge un cambio inmediato para no
seguir cayendo en picada. Todo aquello que desee hacer se verá afectado por la carencia y, en
consecuencia, no prosperará de un modo ideal ni tampoco le traerá alegrías. Su mente ha labrado la
idea de que es necesario hacer para que todo se resuelva pero ha dejado de lado la idea de sanar, lo
cual provocará que los procesos de curación se vean estancados y permanezca dando vueltas en
círculos cada vez más tediosos. La advertencia es clara: la solución no está en hacer afuera, sino que
en ir hacia adentro y encontrar el modo de compensar la carencia con algo que sí corresponda y no
sólo con materia.

Invertido: Materialismo.
Siguiendo la tónica de la carta en su posición normal, el cinco de oros invertido señala el
volcamiento del consultante hacia el mundo material y el abandono de todas las otras áreas de la
vida. Hay una lección importante que aprender en estos momentos, la cual tiene que ver con
aprender que el dinero y los objetos no son capaces de hacer feliz a nadie por mucho que
entretengan los sentidos. Puede que el consultante esté siendo capturado por lo que tiene y posea un
miedo irracional a perder lo que ha juntado; sin embargo, este mismo miedo irracional lo llevará a
perder todo eso debido a que, en su afán por no perder lo que tiene, no hará nada nuevo por
superarse y avanzar. Es urgente la necesidad de un cambio, un acercamiento al mundo espiritual es
lo que mejor haría en estos momentos para un consultante abatido y perdido.
Seis de Oros: Generosidad.
Hay ocasiones en las cuales uno requiere la mano de un amigo para avanzar en la senda de la vida.
Esta carta representa el concepto de la “generosidad” en la forma de la ayuda del prójimo, el apoyo,
el compartir problemas y recibir soluciones. El consultante puede estar pasando por un momento
oscuro, pero a su alrededor logrará ver que no está solo enfrentando sus propias penumbras, sino
que hallará la respuesta a sus peticiones y la inyección de energía que necesita para seguir adelante
mediante el encuentro de algún “Ángel de la Guarda”. La vida se mostrará amable con él y podrá
conseguir lo que desea a través de personas benefactoras, las cuales – de modo económico o
emocional – lo nutrirán de aquello que le hace falta.

Invertido: Egoísmo.
No se le pueden pedir peras al olmo. El consultante se enfrentará a una negativa en aquello que
pide, pero no es por falta de merecimiento ni nada que se le parezca, sino que la razón tiene que ver
directamente con la persona a la cual se le ha pedido. La negación de la ayuda representa una
lección que aprender, la cual es discernir entre una persona generosa y cooperativa y quien sólo
dice sin cumplir lo que promete. No es recomendable emprender nuevas empresas si es que no se
tiene capital propio, ya que las transacciones bursátiles se verán entorpecidas bajo esta influencia y
las personas involucradas no estarán tan dispuestas a dar como sí a recibir.
Siete de Oros: Frustración.
El consultante puede estar experimentando una sensación de que, haga lo que haga, no es capaz de
ser valorado como se debe. Ésta es una percepción interna, labrada desde la inseguridad y una
autoestima tambaleante, la cual ha logrado distorsionar la visual que el consultante posee de la vida
y de los demás, infravalorando lo que realiza por mucho que el resto considere que es fantástico en
lo suyo y buscando otras cosas para ejecutar. No es necesario ir corriendo por la vida tras mil metas
si es que no se sabe qué hacer con ellas, así que – antes que nada – es necesario formularse una
pregunta vital: “¿realmente quiero esto?”. Si el consultante tiene claro lo que desea, es hora de que
se dé el permiso para fallar y aprender paso a paso, porque nadie ha nacido sabiendo y, a partir de
este punto de mayor flexibilidad, la frustración se irá diluyendo por sí sola.

Invertido: Pesimismo.
La frustración constante se puede convertir fácilmente en una manera de vivir pesimista y fatalista,
siempre esperando que nos pase lo peor y no valorando lo bueno. El consultante debe soltar esa
postura cuanto antes, porque se está basando mucho en lo terrenal, en lo que recibe y las opiniones
del resto para poder existir, sin considerar sus capacidades, aptitudes y fortaleza. Esta carta es una
advertencia a no dejar de lado eso que nos hace ser diferentes a unos de otros: nuestra
individualidad, rescatándola de entre su visión más vacía que llena. Si sigue transitando el camino
de las lágrimas sólo lo esperará la pérdida total, la ruina y la completa pérdida de sí mismo,
volviéndose un ser autómata y sólo consciente de que debe sobrevivir y no vivir.
Ocho de Oros: Repartición.
El consultante puede estar a las puertas del reparto de una herencia o de un bien que ha sido
guardado durante generaciones, el cual será administrado con justicia y otorgado en partes iguales a
quienes corresponda, así como también puede hallarse a las puertas de una nueva oportunidad de
recibir ingresos a través de un nuevo trabajo o proyecto. Esta carta también puede referirse a los
frutos cosechados de un largo esfuerzo por alcanzar una maestría, un nuevo grado académico o un
nuevo modo de ver la vida, es el símbolo de lo logrado mediante esfuerzo personal y buenas
circunstancias del ambiente. El consultante es una buena persona que, con su corazón valeroso, ha
logrado triunfar contra las adversidades, las habladurías y las malas acciones, consolidando así su
visión del mundo bajo la tutela de la justicia.
Invertido: Usura.
Si el consultante ha estado peleando por una herencia o instancia legal, posiblemente no obtendrá
los resultados esperados. La gente - que está involucrada con el dinero y que lo rodea - está
luchando por sus propios intereses en vez de ayudar al consultante, así que es mejor que tenga
mucho cuidado con las personas a las cuales confía sus secretos y temores. Al consultante no le
conviene, de momento, iniciar nuevos proyectos que tengan relación con asociaciones y negocios
que muevan mucha cantidad de dinero, ya que es posible que presente grandes pérdidas y sea
estafado. De momento, le conviene quedarse donde está, no ambicionar demasiado y estar muy
atento a las señales que le manda su círculo más cercano, ya que algunos no son como dicen ser.
Nueve de Oros: Bienes.
Ésta puede ser una gran época para el consultante y su adquisición de bienes materiales. Si está
pasando por una crisis, esta carta representa el fin de ella y el comienzo de un período de bonanza y
opulencia. Sería muy bueno para el consultante que usara el dinero que posee para adquirir un bien
raíz o financiar un negocio propio, ya que las condiciones están óptimas para sacar grandes
ganancias, acomodándose a las necesidades de sus consumidores. Tampoco es mala idea guardar lo
que se gane para gastarlo después, el dinero crecerá con seguridad y, gracias al buen período que
atraviesa, no se verá en la necesidad de usarlo hasta que estime conveniente. Madurez en muchos
aspectos de la vida, especialmente en el que se refiere al poder adquisitivo y a las capacidades
mentales y actitudinales para conseguir bienes materiales.

Invertido: Robo.
Si desea emprender un negocio nuevo, es mejor que aguarde un tiempo hasta que la inestabilidad
cese. El dinero que tenga es mejor guardarlo en un lugar seguro y no ofrecer ayuda a nadie, salvo
que sea una persona muy cercana, ya que existe un riesgo latente de estafa y robo por parte de
cercanos. Si está asociado en un negocio, el consultante debe pedirle a su socio todos los
movimientos bursátiles, para así disipar sospechas y desconfianzas o tomar medidas en caso de
hallar irregularidades. Esta carta también puede simbolizar la pérdida del sustento emocional,
representada por un amigo, con el cual tendrá muchas peleas hasta llegar al fin – temporal o
permanente, depende de las otras cartas – de dicha relación, posiblemente larga y profunda. Puede
que el consultante se sienta decepcionado de muchas cosas y que su desesperanza interrumpa su
evolución, ante lo cual es necesario mencionarle que éste es sólo un pedazo del ciclo y, si es lo
suficientemente fuerte, podrá aprender lo necesario y seguir avanzando hacia una mejor etapa.
Diez de Oros: Riqueza.
Esta carta es el símbolo de la abundancia, la riqueza y la opulencia en todos sus aspectos. Se puede
sintetizar como la casa perfecta y la familia feliz, pero esto no ocurrió sólo por la suerte, sino que
también es cosa de esfuerzo, espíritu práctico y dedicación. Éste es el momento ideal para comenzar
a pedir deseos y que éstos le sean concedidos al consultante, está con buena estrella y su madurez le
ayudará sobremanera a permanecer en la cresta de la ola. Todos sus problemas se verán resueltos en
un breve lapso de tiempo y sólo con esperar, no es necesario que emplee demasiadas fuerzas en ello,
nada más necesita confiar en los procesos del Universo para que aquello que le aflige termine
desapareciendo de su vida. Sólo confianza y las cosas se darán solas.

Invertido: Desequilibrio.
Mucho cuidado con andar despilfarrando dinero, porque éste se irá para volver en muchísimo
tiempo más. El consultante debe entrar en razón y percatarse que éste no es el mejor momento para
gastar mucho dinero ni invertirlo, la inestabilidad está a la orden del día y puede que sus consejeros
no sean lo mejor. Si está a la espera de una herencia o un préstamo, probablemente se verá aplazado
y nuestro consultante se frustre considerablemente, pero todo este retraso tiene una razón de ser y
ésta es que el consultante aún no está listo para que la opulencia entre en su vida, porque algo
dentro de sí niega la abundancia y se ata a la pobreza y la limitación monetaria. Se recomienda con
mucha insistencia el internalizar, cambiar el punto de vista sobre el dinero y, desde esa nueva
perspectiva, las cosas comenzarán a resolverse solas y todo mejorará.
Breve Reseña.
La Corte de Oros representa al elemento Tierra (fecundidad, esfuerzo, superación), la polaridad
negativa (femineidad, dualidad, la luz y la sombra) y está relacionada con los signos zodiacales de
Tauro, Virgo y Capricornio. Su gente puede presentar características de esos signos y de sus
planetas regentes, tanto en virtudes como en “defectos”, no siendo necesariamente de esos signos.
Cuando aparece la Corte de Oros quiere decir que hay que prestar especial atención a aquello que
estamos sembrando y preguntarnos “¿es esto realmente lo que deseo cosechar a futuro?”.
Los de la Corte de Oros son de cabello castaño o rubio oscuro dorado y ojos verdosos, pardos o
castaño claro, de buena personalidad y humor estable en caso de estar derechos o manipuladores,
viciosos y despilfarradores, en caso de estar inversos.

Paje de Oros: Esfuerzo.


El Paje de Oros representa el esfuerzo, el sudor, los deseos de surgir y, muchas veces, las lágrimas
derramadas para lograrlo. Le otorga a la personalidad la capacidad de sobrevivir a grandes penas y
permanecer entero, es una carta de resistencia y supervivencia, de energía canalizada al día a día, a
los trabajos diarios y a los sueños que permanecen muy dentro del corazón. Puede representar al
consultante y su personalidad, su fuerza de voluntad y su empuje o alguien que conoce y que está
cerca de él, un amigo o alguien menor que desea ayudarle y cuya experiencia puede ser de gran
ayuda en momentos de enorme dificultad. El Paje de Oros representa un ser positivo o la parte
positiva del consultante, manifestándose a través del empuje y la voluntad sin fin.
Invertido: Holgazanería.
Podemos estar ante a una persona que se ve muy justa y fuerte, esforzada y trabajadora, pero que ha
vivido a través de otros y gracias a otros, pensando también en aprovecharse del consultante apenas
éste mire hacia otro lado. Esta persona no quiere nada bueno de nuestro consultante, es más,
podríamos considerarlo un obstáculo de mediana magnitud, ya que intentará manipular situaciones
a través del victimismo, la invalidez y mintiendo sobre su vida para atraer la lástima de su entorno.
Se recomienda, en caso de que el consultante conozca o sospeche de alguien así, que se aleje de ese
alguien antes de que termine convencido de una maraña de mentiras bien ensayadas y diseñadas
para causar mal a los demás.
Caballero de Oros: Tenacidad.
El Caballero de Oros representa la tenacidad para labrarse un futuro mejor, una persona que idea
proyectos y procura completarlos con rapidez y efectividad. Suelen conseguir lo que desean, aunque
a veces exageran en sus esfuerzos y caen en despilfarros innecesarios; sin embargo, poseen buen
corazón e intentan mantener las cosas en orden sin afectar a los demás en demasía en caso de sufrir
una crisis. Puede representar un gran amigo del consultante, el cual no dudará en tenderle una mano
en los momentos donde nadie querrá hacerlo, o también puede ser el lado más tenaz del consultante,
el cual emerge cuando la situación está demasiado caótica y no hay nadie más que sirva de soporte
emocional.
Invertido: Prejuicios.
Esta posición difiere completamente de la anterior. La persona que aquí aparece puede ser alguien
que se ha rendido al instinto más vil de supervivencia usando a los demás no de modo pasivo como
el Paje, sino de un modo mucho más explícito y descarado. Este hombre puede ser alguien que se
aprovecha de las mujeres, las usa y luego las bota, no le importa romper corazones, le importa
mucho más el dinero y lo que pueda obtener de quienes usa. Se justifica a sí mismo diciendo que es
su modo de sobrevivir y que el mundo se lo merece porque le hicieron mucho daño, pero en el
fondo sabe que está siendo tremendamente injusto. Que el consultante tenga mucho cuidado si tiene
cerca a alguien así, probablemente intentará meterlo en negocios sucios. Si es el consultante, el
Caballero simboliza que ha llevado su defensa demasiado lejos y que, en vez de procurar su
seguridad y bienestar, está lastimando a otros, con lo que conseguirá que todos sus peores miedos se
vuelvan realidad.
Reina de Oros: Generosidad.
La Reina es una mujer de opulencia material o emocional, riqueza y de una generosidad enorme,
una influencia extremadamente positiva. Es una tremenda ayuda para el consultante, es la persona
capaz de desvelarse y arriesgar mucho para ver a alguien más ser feliz, no le importa cuánto tenga
que hacer o gastar, para ella no es importante lo material. Ella es una mujer poderosa que no
escatima en esfuerzos a la hora de nutrir a quienes la rodean de beneficios y alegrías, incluso si ella
queda al último de la lista. Es alguien que inspira confianza, puede ser de carácter vivaz y amable, a
veces algo aparatosa y sibarita, hecha para la buena vida, de personalidad alegre y algo fiestera,
pero es capaz de arremangarse y hundirse en el lodo por una buena causa, no perdiendo el centro de
su existencia ni distrayéndose en demasía con el lado dulce y fácil de la vida.
Invertido: Falsedad.
La Reina invertida simboliza a la mujer de apariencias, falsa, que ha llevado su vida de lujos
demasiado lejos y no la ha podido sostener con soporte material. Puede buscar al consultante para
conseguir dinero o bienes, así como también contactos y nuevas personas de las cuales sacar
ventaja. Tiene mucho riesgo de ser promiscua o jurar amor eterno para irse con el que tenga la
billetera más grande, se autoconvence de que ama cuando la verdad es que su corazón está cerrado
hace mucho tiempo y sólo usa las palabras para no darse cuenta de lo mal que está obrando. Si el
consultante es hombre, tenga cuidado de caer con alguien así; si es mujer, puede que una mujer
como ésta le intente hacer la vida imposible, ya sea por tener algo que ella desea o, simplemente,
por pura envidia.
Rey de Oros: Experiencia.
El Rey es un hombre de más edad, adulto de más de 40 años, con un buen corazón, innovador y de
buenas ideas. Es ordenado, pero eso no quiere decir que sea alguien severo, le gusta pasarla bien y
divertirse a menudo. Es inteligente, quizás tiene que ver con Ingeniería o Matemáticas, le encanta
inventar cosas y enseñarlas a las personas. Puede ser una excelente ayuda para el consultante, una
mano amiga en momentos de adversidad, alguien incondicional que nunca cobrará por los favores
que ofrece con generosidad y buen corazón. Es un amigo como pocos, un consejero de gran
sagacidad o un maestro paciente y dedicado, siempre es bueno aprender de él y su presencia traerá
muy buena fortuna en cualquier situación.
Invertido: Aprovechamiento.
En este caso, el Rey representa a alguien vicioso, maligno, fraudulento, que quiere al consultante de
pantalla o para estafarlo. Puede que esta persona tenga problemas con la justicia o con otras
personas gracias a sus malas acciones, metiendo más gente al saco y lavándose las manos luego. Es
jugador, vicioso, quizás guste demasiado del alcohol y las apuestas, consiguiendo mujeres de buen
pasar para mantener sus vicios y luego dejándolas sin dinero y sin esperanzas. Suele decirse a sí
mismo “el fin justifica los medios” como modo de no tener sentimientos de culpa a la hora de
lastimar a alguien, labrando así una personalidad muy dañina y perversa. Se le recomienda al
consultante permanecer lejos de él o intentar ignorar sus peticiones y palabras, ya que su
negatividad puede ser enorme y su malignidad, extrema.
As de Espadas: El Gran Poder.
Esta carta representa un poder enorme que puede estar dentro del consultante como a su alrededor.
Es un poder protector que se puede ver canalizado en una gran capacidad de razonamiento,
habilidades de pensamiento y acción o una personalidad avasalladora. Es un símbolo de excelente
suerte, aunque puede venir de un modo tan repentino que el consultante puede quedar anonadado o,
simplemente, no comprender el peso de lo que le está sucediendo. En conjunto con el As de Copas,
el 2 de Copas y el Sol o los Enamorados, puede significar la espera de un hijo o un tiempo de gran
fecundidad con probabilidades de embarazo si es que alguna de las cartas anteriormente
mencionadas aparece invertida. Por otro lado, el As de Espadas puede simbolizar también el riesgo
de caer en un período de estrés por exceso de responsabilidades, todo dependiendo de las cartas que
vayan junto a ésta.
Invertido: Disgustos.
En esta posición el As toma la forma de “la espada que corta” en vez de “la espada que protege”.
Existe el riesgo de que las cosas por las que el consultante ha luchado se desmoronen porque
aparecerán de la nada muchos obstáculos en el camino. Esta carta augura interferencia de terceros
con malas intenciones, así que es mejor andar con cuidado y protegido, ya que afectarán mucho los
planes del consultante, pudiendo llegar – incluso – a desmoronarlos. Si nuestro consultante viene
oprimido desde ya por alguien sin compasión, esta carta toma el papel de corte y pone fin al período
de opresión, dando así inicio a un nuevo comienzo no exento de sudor y esfuerzo. En ciertos casos
puede representar un embarazo no deseado o repentino, con la misma combinación mencionada en
la posición derecha de la carta.
Dos de Espadas: Firmeza.
A pesar de lo que piensa la gente del palo de Espadas, el 2 es una carta de equilibrio y estabilidad.
El consultante va a estar manteniéndose en el estado en que se encuentra, sea bueno o regular,
teniendo así un tiempo para poder disfrutar o tomar fuerza, según sea la situación que atraviesa.
Esta carta también habla del amor justo, a ratos algo intenso, pero que proviene desde el fondo del
corazón. Es una carta de unión en la adversidad, quizás el encuentro con el verdadero amor en
tiempos muy difíciles o la llegada inesperada de éste, justo cuando las esperanzas parecen perdidas
o, simplemente, en un momento donde las energías están puestas en otro lado. Si el consultante
pregunta por un mensaje o nota, esta carta hace alusión a que llegará en breve y sin muchas
complicaciones.
Invertido: Falso Entorno.
El consultante puede estar en la antesala de lo que sería una serie de quiebres sentimentales en su
vida. Quizás de momento no comprenda que es lo mejor que le puede pasar, ya que está rodeado de
gente desleal e incomprensiva y su subjetividad no le deja ver la verdad. Es necesario, para su
avance en la vida, limpiar de vez en cuando su círculo íntimo y ésta es una manera de hacerlo, por
muy forzosa y dolorosa que sea, es su propio Yo Interior que lo pide a su modo e idioma. Es
necesario para el consultante hacer una introspección y ver qué es lo que sucede dentro de sí que
está atrayendo personas de tal calidad: quizás se siente el salvador de los desposeídos o quizás algo
en sí desea aprender del sufrimiento en vez de hacerlo de un modo cómodo y feliz. Luego de
responder esa pregunta, podrá comenzar el viaje de autoconocimiento que requiere para poder
establecer vínculos sanos y que no lo lleven a sufrir continuamente.
Tres de Espadas: Separación.
Esta carta habla de separaciones y ausencias. El consultante puede estar falto de compañía o bien
falto de sí mismo, debido a llevar una vida de apariencias y dejar sus necesidades de lado. En este
punto nace la ansiedad y el temor, aunque este temor es controlable y puede ser extremadamente
provechoso si sabemos a qué nos lleva. Nuestro consultante necesita aprender a diferenciar la
ansiedad por algo real a un miedo imaginario que lo mantiene detenido sin razón alguna. Es
probable que, por su miedo a mostrarse, esté quedándose solo o su corazón permanezca encerrado
bajo mil caretas de superioridad o éxito, sufriendo y doliendo. Si sigue el camino de la falsedad,
encontrará la soledad y el abandono de sus seres queridos, pero si ya se percató de su problema,
deberá llorar por su tiempo perdido y levantarse nuevamente.
Invertido: Encierro.
El consultante está en riesgo de situar un cerco a su alrededor y no permitir que nada ni nadie se
acerque a él. Este encierro puede ser físico, trabajando todo el día o estando en un cuarto a solas o
también emocional, tomando distancia afectiva de todo y de todos sin responder el porqué. Es cierto
que todos necesitamos un período para encontrarnos a nosotros mismos, pero el consultante está
simplemente huyendo de un dolor que no ha resuelto ni curado como debe y es necesario hacérselo
saber antes que comience a gestar pensamientos y sentimientos contradictorios dentro de sí,
extinguiendo toda esperanza de ser feliz y hallar lo que realmente añora. Es hora que el consultante
resuelva su dolor, lo llore, patee las piedras, se caiga y se dé el tiempo para levantar cabeza, nadie le
dice que es malo tropezar, todos hemos tropezado alguna vez.
Cuatro de Espadas: Descanso.
Esta carta es un aviso para el consultante: “debes descansar”. Quizás no esté haciendo nada en este
momento a los ojos de los demás o puede que esté haciendo demasiado, eso no importa. Cuando el
4 de Espadas aparece, quiere decir que el descanso del consultante puede ser causado por estrés o
por una necesidad interna de encuentro con el Yo manifestada a través de enfermedades o dolores
que lo mantengan en cama o muy cansado, desanimado o quizás hasta deprimido. Esta carta
también representa la necesidad del cese de los ataques hacia el consultante cuando es demasiado
pasivo y pone la otra mejilla demasiadas veces, haciéndose presente bajo arranques de mal humor y
maltrato del mismo consultante hacia gente inocente. Esta llamada de auxilio puede ser leve y
expresarse en ligeras inquietudes o severa y, si viene acompañada de cartas como La Muerte o El
Diablo, manifestarse en el cuerpo a través de enfermedades como el cáncer.
Invertido: Posibilidades.
En un consultante en problemas, el 4 de Espadas invertido es mejor que en posición normal,
representando una nueva oportunidad de realizar sueños y anhelos. El reinicio puede ser lento y
algo antinatural para él, pero podrá seguir adelante dentro de un período medio de tiempo, todo
depende de su determinación para hallarse a sí mismo en el mundo tan despersonalizado en el que
estamos. Si tuvo sueños truncados, éste es el momento donde las esperanzas volverán a renacer; si
un amor se fue, tendrá la chance de hallar algo mejor; si quedó sin trabajo, es el tiempo de volver a
intentarlo con más fe y autoconfianza que antes. Si el consultante se encuentra estable, esta carta
representa una advertencia de cambio leve y un mensaje de “sigue así” a pesar de que haya cosas a
su alrededor que puedan desordenarse de ahora en adelante.
Cinco de Espadas: Paranoia.
Esta carta es altamente decidora para el consultante, exteriorizando sus pensamientos restrictivos e
invalidantes. La conciencia está gritándole que pare, que se detenga, que respire. El 5 de Espadas
aparece cuando las llamadas de auxilio más discretas no han surtido efecto y es necesario un
remezón de mayor magnitud para un nuevo despertar. El consultante no puede soñar ahora, todo se
verá estancado, necesita despertar a sus necesidades reales en vez de disfrazarlas de una felicidad
falsa y canalizarlas en materia y vivencias que sólo lo distraen de su verdadera misión. Ya no hay
caso con huir, se ha dilatado demasiado la situación como para seguir en ello, es hora de enfrentar la
verdad del corazón y partir en la búsqueda de aquello que tanto lo atemoriza de sí mismo. No se le
recomienda comenzar nada y mucho cuidado si es que hizo algún daño antes en plena consciencia
de ello, ya que este momento de debilidad puede traer consigo la cuota que le toca pagar… y con
intereses.
Invertido: Perspectiva Errónea.
El 5 de Espadas invertido también es decidor para el consultante a la hora del enfrentamiento con su
lado menos cercano a la luz. Hay que hacer muchas preguntas y responderlas antes de seguir en la
vida, así como también desenmascarar los miedos y las inseguridades. Esta carta aparece cuando el
consultante está tan acorralado en su visión limitante que ha diseñado una vida entera llena de dolor,
muerte y sufrimiento, a pesar de momentos de felicidad breve. No se da el tiempo, el espacio y el
permiso para ser feliz, por lo que hay que emplear un trabajo enorme y largo para que deseche
finalmente esa postura. El consultante puede estar con la autoestima por el suelo desde hace mucho
tiempo y su poder interior manifiesta ese poco amor que se tiene a través de experiencias
traumáticas y sueños destruidos, ante lo cual es imperativo que cambie, que se ame y que se acepte.
Es recomendable que expanda su conocimiento, que lea, que medite, que busque todo lo necesario
para dejar, finalmente, de torturarse por cosas que quizás ni siquiera han sido su responsabilidad.
Seis de Oros: Excursión.
El consultante puede estar saliendo de un período donde la claridad no era su norte, sino que se
hallaba sumergido en la más absoluta de las profundidades de su temor. Es muy común ver esta
carta cuando alguien ha pasado un período de gran pesar, dolor o tiempos difíciles y aún tiene
miedo de avanzar. Es obvio ese miedo, su nueva etapa le es desconocida y tarda en asimilarla, pero
es cosa de paciencia y empeño el consolidarse. La salud puede estar plagada de altibajos, pero nada
grave, mientras que el dinero sufrirá los mismos vaivenes que el resto de la vida del consultante. La
salida de las dificultades es segura, pero lenta, así que hay que pedir mucha paciencia y fe y todo se
resolverá de la manera idónea. Si nuestro consultante se está desvelando o pensando obsesivamente
en un problema en particular, ya es hora de que descanse y respire... sus ruegos serán escuchados.
Invertido: Imprudencia.
En posición normal, esta carta indica salida; en invertida es todo lo contrario, representa una entrada
posible a dificultades de todo tipo. Estas dificultades pueden ser ocasionadas por dos cosas en
particular: una, la propia imprudencia de un consultante extremadamente confiado y dos, un plan en
contra del consultante que está dando sus perversos frutos. Es recomendable que nuestro
consultante permanezca al margen de todo lo que implique mucha gente opinando, es decir, no
inmiscuirse en habladurías hacia otra persona ni hacer algo malo contra nadie, porque se verá sin
salida alguna a la hora de las excusas. Tampoco se recomienda el pavoneo sin verdadera
consciencia de sus capacidades, sólo hablar de sí mismo cuando esté seguro que realmente puede
hacer algo efectivamente sin tener que pasar vergüenza al dejarlo a medias. Cuidado y humildad son
necesarias para seguir adelante sin daños.
Siete de Espadas: Resilencia.
A esta carta la llamo “la carta de los fuertes”. El consultante puede estar atravesando los peores
momentos de su vida y, sin embargo, hay algo dentro de sí que le dice que siga adelante. El 7 de
Espadas, cuya combinación posee el Aire del Palo de Espadas y la genialidad del planeta Neptuno,
se interpreta como “la gracia en la tormenta”, la capacidad intrínseca que podemos tener todos los
humanos para hallar el haz de luz que hace falta para dar la batalla. Esta carta le dice al consultante
que siga adelante, que sueñe, que se atreva, que cree, que crea, porque sólo depende de su fe y de su
fuerza la concreción de sus tan ansiados sueños. La vida puede ponérsele de cualquier color, pero
hay que indicarle que siga soñando y creyendo, porque esa luz que es capaz de crear desde su
corazón logrará allanarle el camino hacia la felicidad que tanto desea.
Invertido: Murmuraciones.
Existe el riesgo enorme de ser calumniado, culpado de algo que no se realizó, sufrir murmuraciones
en contra y sufrir por ello. El consultante debe ser fuerte y esperar a que la gente deje de hablar o
deje de atacar, por mucho que le pueda llegar a doler la injusticia de la cual es víctima, de momento
no puede hacer nada más que estar al margen a la espera que todo cese para que se restablezca el
equilibrio. Esta carta representa un aviso al consultante de que está viéndose muy afectado por las
voces del exterior y ha dejado de oír la propia, cometiendo un error que puede estar costándole muy
caro, ya que su voz interior cada vez se oye más lejana. Es extremadamente necesario tapar los
oídos, no intentar luchar contra las malas lenguas y, en ese silencio, se dará cuenta seguramente que
mucho de lo que el resto dice de él probablemente son sólo mentiras.
Ocho de Espadas: Incidentes.
Puede que la vida del consultante no esté yendo nada de bien y esta carta es la encargada de
demostrarnos eso. El 8 de Espadas trae casi siempre tras de sí una seguidilla de auto sabotajes de tal
magnitud que el consultante puede no estar siendo capaz de ver más allá de los problemas. Hay que
tener un cuidado extremo no sólo con la economía personal, sino con la de toda la familia, pueden
emerger pérdidas cuantiosas de algo que parecía muy seguro, gracias a la acción maléfica de unos
cuantos envidiosos. Esta carta también tiene directa relación con el exceso de influencia externa
sobre el consultante, es decir, puede estarse guiando por las voces circundantes en demasía y así
hallando su autodestrucción. Es imperativo permanecer al margen de todo lazo social en estos
momentos, para procurar no perderlo todo debido a malos actos ajenos.
Invertido: Advertencia.
Cuidado con la depresión. El consultante puede o podrá verse expuesto a un sufrimiento que puede
calar hondo en su fe, muchas veces relacionado con tragedias a sus seres queridos (ver alrededor
por cartas de la Corte para hallar características físicas) que no puede controlar aunque deseara. No
queda de otra salvo permanecer fuerte y mantener la dignidad, no sucumbir ante la debilidad y
siempre tener en cuenta de que hay un mañana, que los males no son eternos y tampoco las
personas que hacen mal quedarán impunes de por vida. Esta posición en el 8 de Espadas suele
aparecer frecuentemente en personas que presentan depresión clínica o severa y se hallan en crisis,
sólo sabiendo el desenlace de ésta con las cartas que siguen. Mucha atención si el 9 de Espadas
derecho sucede a esta carta, quiere decir que el consultante o alguien cercano intentará suicidarse.
Nueve de Espadas: Agonía.
El 8 de Espadas se refiere al sufrimiento por gente malvada, pero el 9 de Espadas habla del
sufrimiento por seres queridos y por aquellos que ya no están. El consultante puede estar separado
de alguien que ama (por distancia, abandono o muerte) y esto le está causando un dolor extremo, a
tal punto que apenas puede continuar con su vida diaria. Hay que estar muy atento a esta carta y las
que le siguen, porque pueden indicar decisiones muy vitales para el consultante y que pondrán todo
su ser en juego, especialmente, su salud mental, posiblemente rindiéndose ante el dolor y
abandonando su vida normal. Si esta carta aparece en el futuro, hay posibilidades de quiebre
sentimental con alguien muy querido del cual costará recuperarse o se vivirá un luto largo y si
aparece con el 1, 3 ó 10 de Espadas y La Muerte (todas en posición normal), podríamos estar frente
a una muerte física.
Invertido: Escrúpulos.
El consultante podría estar siendo víctima de un juzgamiento erróneo por parte de las demás
personas y sufriendo por ello. El círculo cercano al consultante no es el correcto, sólo lo están
usando y luego murmuran cosas malas de él, pero no lo sabe o prefiere no saberlo para no sufrir. Es
urgente un cambio de aire y tomar las riendas de la propia vida en vez de depender tanto de aquello
que se dicte afuera, porque todas las alternativas dadas por ajenos no están dirigidas a ser mejor,
sino a hundirse en el lodo. Nuestro consultante, además, podría estar siendo prejuicioso con gente
de buenos sentimientos ya que no corresponden a la imagen “correcta” o no dicen “lo correcto”,
cuando en verdad actúan de corazón y sólo quieren lo mejor para él. Urge una buena remecida de
piso (el cómo de la remecida se puede ver en las cartas que siguen a ésta) y un poco de empatía para
con los demás, de otro modo, la soledad espera a la vuelta.
Diez de Espadas: Miseria.
A mi parecer ésta es, quizás, la carta negativa con más peso dentro de los Arcanos Menores. Es la
expresión máxima de la caída luego de mil advertencias sin escuchar, de la gran caída que puede
destruir absolutamente todo. En estos momentos podríamos decir sin lugar a dudas “todo está mal”
y estaríamos en lo correcto, todo está mal. El modelo antiguo de vida ya no sirve, así que se está
desbaratando solo y con extrema fuerza y es necesario para el consultante que entienda que lo viejo
ya no era lo indicado para su presente, necesita otras cosas ahora, otras lecciones que aprender.
Puede estarle doliendo mucho o quizás haya perdido lo que movía su vida, pero esto es transitorio y
tiene dentro de sí la fuerza para seguir adelante y mejorar lo que alguna vez tuvo, sólo tiene que
limpiar lo que ha pospuesto, admitir que cometió errores, perdonarse y soltar la etapa que ya está
pasando. El mañana será mejor.
Invertido: Repunte.
Luego de un período de oscuridad, el 10 de Espadas invertido augura un repunte discreto, pero
seguro. La economía comenzará a estabilizarse poco a poco, el ambiente familiar estará más calmo
y las enfermedades retrocederán lentamente, éste es el comienzo de una etapa de mucha mejor
fortuna para el consultante, si bien el inicio puede parecer más bien mediocre. No es tiempo aún de
aspirar grandes cosas, ya que el ambiente no es el propicio, sólo se puede idear y sembrar esas
pequeñas ideas como modo de tantear el camino y, luego de probar suerte, intentar algo mayor. Esta
carta también indica pequeños beneficios obtenidos de proyectos anteriores que ya están circulando
o en proceso y que antes no parecían resultar ni salir a la superficie.
Breve Reseña.
La Corte de Espadas representa el elemento Aire (pensamiento, palabras y comunicación), la
polaridad positiva (masculinidad, la unidad, la luz, la diferenciación) y se relaciona con los signos
zodiacales de Géminis, Libra y Acuario. Su gente puede presentar características de esos signos y
de sus planetas regentes, tanto en virtudes como en “defectos”, no siendo necesariamente de esos
signos. Cuando aparece la Corte de Espadas quiere decir que hay que prestar especial atención a
aquello que estamos pensando y preguntarnos “¿son estos pensamientos los que deseo que se
conviertan en realidad?”. Físicamente, son personas de cabello negro y ojos oscuros,
indiferentemente si son blancas o morenas, de carácter analítico y serio en estado normal o de
carácter manipulador y hasta violento en caso de estar invertidos.

Paje de Espadas: Vigilancia.


El Paje de Espadas es una persona que siempre está en guardia, a la defensiva, buscando detalles en
las cosas triviales, casi siempre es malinterpretado y mal juzgado. Tiene un carácter justiciero a su
manera, sigue sus leyes y eso a muchos les incomoda, creen frecuentemente que todo lo realiza por
mala fe y que busca siempre hacer daño, cuando la verdad es lo opuesto. Puede ser un amigo del
consultante que siempre le dice lo que está mal, a veces siendo incluso un poco brusco, pero no
tiene malas intenciones, simplemente no sabe cómo ser más suave en sus consejos o avisos. Tiene
su orgullo, no le gusta caer ni mucho menos que le brinden ayuda, más bien ha tomado el puesto de
“proveedor” y se siente responsable por muchas personas, cosa que le agrada. Es alguien ágil,
quizás siga alguna disciplina física y eso le ayude a canalizar el exceso de energía que lleva adentro.
Invertido: Desarmado.
Cuidado, esta persona puede ser inmensamente malévola, un mentiroso profesional que no duda en
destruir si con ello obtiene algo bueno para él. El consultante puede fácilmente caer ante alguien así,
el cual juega a víctima cuando en verdad simplemente lo manipula todo. Se parece al Paje de
Espadas normal en el hecho que siempre vigila y anda a la defensiva, pero esta vez sí que obra con
malos fines y buscando su propia satisfacción. Puede intentar usar al consultante o hacer que éste
quede mal con el resto del mundo gracias a sus habladurías si es que no es ayudado ni apoyado
como cree que merece, usando para ello su supuesta debilidad y abandono. Es alguien cruel con los
débiles, pero inmensamente cobarde con los más fuertes. Se advierte al consultante que no caiga en
sus trucos ni le preste demasiada atención, porque será mucho más duro sacárselo de encima
después que en el momento.

Caballero de Espadas: Bravura.


Este Caballero es la imagen viva de la valentía, el atrevimiento, la osadía, la bravura, la justicia por
mano propia. Muchas veces caerá mal, carece de criterio y de diplomacia, pero su lista de valores es
extensa y muy bien cimentada. Ha vivido experiencias difíciles, traumáticas y es por eso que su
personalidad se ha labrado de esta manera en particular, tan proactiva y, al mismo tiempo, reactiva.
Tiene sus debilidades, un corazón a ratos dolido y que cubre con extrema independencia, pero sabe
mantenerlo tapado y distraer a los demás con su estampa de “yo me lo puedo todo” que tanto gusta
llevar consigo. Es amigo del consultante, puede enseñarle muchas cosas sobre la autoconfianza y la
fe en sí mismo, a dar la pelea cuando todo parece perdido y no sucumbir ante el dolor, un buen ser
humano bajo un envase, a ratos, contradictorio.
Invertido: Necedad.
Este Caballero representa lo que sucede con el exceso de confianza en uno mismo: se cae en la
necedad y el narcisismo. Este hombre no sabe cuándo parar, pasa por encima de muchos de modo
directo, aunque suele excusarse diciendo que este mundo es de los fuertes y que los débiles no
merecen nada en lo absoluto, salvo la esclavitud y el sometimiento. Es alguien imprudente,
acelerado, avasallador y no sabe bien cómo pelear, sino que lanza puñetazos a ciegas a quien se le
cruce en el camino, por lo cual se le recomienda al consultante que permanezca lejos de él, puede
ser golpeado duramente si es que se acerca y cree en su prédica de la justicia absoluta y la verdad
incuestionable que suele usar para hacer daño a los demás.

Reina de Espadas: Seriedad.


Ésta es la Reina más incomprendida de todas. Contrariamente a las otras, la Reina de Espadas es
predominantemente una persona melancólica, algo triste, seria, parece severa, disciplinada,
organizada, intrigante y misteriosa. Es una mujer que esconde grandes secretos y grandes dolores en
su alma, no pudiendo hablarlos por miedo al abandono y marchitándose poco a poco bajo el
silencio. Ha sido enseñada a comportarse como un hombre, siendo dominante e independiente,
aunque tiene el sueño de poder ser amada y comprendida en su fragilidad de mujer. Es amiga del
consultante, un tipo de amiga atípica que no consolará ni brindará sonrisas - para ella es perder el
tiempo - ni tampoco estará para momentos felices, sino que aparecerá cuando las cosas estén mal y
ofrecerá soluciones acertadas, rápidas y expeditas a los problemas o tribulaciones que el consultante
pueda estar viviendo.
Invertido: Resentimiento.
Esta Reina ha cruzado el umbral entre el dolor y la venganza, volviéndose alguien resentido y que
piensa que debe hacer justicia de su pesar a través de causar desesperación en otros. Cuidado con
ella, su influencia es extremadamente destructiva y no escatima en esfuerzos a la hora de
desmoronar a los demás o causarles daño, simplemente, la vida es mala para ella y ella es mala con
la vida. Es una mujer extremadamente lista y podría haberse convertido en alguien de muy alto
rango en cualquier lugar, pero su odio ha logrado que canalice su tremenda energía hacia el lado
negativo y, con ello, aplaste toda la bondad que pueda rodearle. No suele atacar directamente, a no
ser que sienta que su mundo está siendo amenazado, más bien es del tipo de persona que usa incluso
magia negra para alcanzar sus metas. Mucho cuidado con ella, no es un enemigo liviano, es uno de
mucho peso y experiencia en hacer mal.
Rey de Espadas: Voluntad.
El Rey de Espadas simboliza a un hombre que tiene directa influencia sobre la justicia. Puede ser
abogado o militar o bien el jefe de su propio negocio, el cual maneja con mucha destreza y
confianza. Su carácter tiende a ser serio, severo, con cierta dificultad para reírse y disfrutar las cosas
bellas de la vida, pero es extremadamente confiable, resistente ante la adversidad y un experto en el
trabajo en condiciones adversas. Es amigo o superior del consultante y presta una ayuda tremenda a
la hora de inyectar autoconfianza y autoestima, habla siempre del poder de uno mismo para salir
adelante y se pone como ejemplo, no de modo tontamente optimista, sino que mostrando una
realidad fácil de entender y de poner a la práctica. Esta persona de éxito es una muy buena
influencia y, si bien puede tener problemas emocionales por dedicarse más que nada a “surgir” y
“rendir”, es de ayuda a la hora de enfrentar al consultante con el mundo y sus ansias de gente
triunfante, brindando las mejores herramientas que se pueden lograr de momento.
Invertido: Discordia.
Esta persona, a diferencia del Rey de Espadas normal, es alguien que no aconseja por el bien, sino
que intenta proyectar sus propios fracasos en los demás y guiarlos hacia la perdición. Puede parecer
exitoso, pero la verdad es que es un embustero que ha hecho algo de fortuna a base de estafas, robos
e ingenuidad ajena. Puede tener problemas con la ley y estar prófugo de la justicia, incluso llegando
a usar identidades falsas para que no lo capturen ni procesen. Su imagen no es de seriedad, sino que
presume de lo que ha hecho y de lo que tiene, típico individuo con una vida de mentira pero que le
encanta armar grandes fiestas y reuniones para lucir lo que según él ha ganado con grandes
esfuerzos. El consultante debe permanecer lejos de esta persona, no escatima a la hora de hacer
sufrir y no escarmienta si es que tiene que pagar, todo le da lo mismo y con nuestro consultante no
será la excepción.
As de Copas: Dicha.
El As de Copas es la máxima representación del elemento Agua: los sentimientos, las emociones, el
libre flujo de éstas en la vida y en el entorno. Para el consultante se viene un gran período en lo
emocional, curación en caso de tener un corazón herido o reafirmación de sus esperanzas, en caso
de que se halle ya en un buen momento. Esta carta es altamente positiva, suaviza los pronósticos
más negativos y vuelve aún mejores los buenos pronósticos, prometiendo amor, unión de parejas o
lazos familiares, amistad, proyectos bien realizados, relaciones provechosas y altamente
satisfactorias y un merecido descanso para nuestro consultante luego de mucho tiempo bajo nubes
oscuras. Si se consulta por un amor no correspondido, esta carta indica que es mejor seguir teniendo
esperanzas y haciendo esfuerzos, porque se va en el camino correcto y el consultante posee
sentimientos sinceros, los cuales llegarán a ese ser amado y germinarán en una bella relación.
Invertido: Esterilidad.
Quizás nuestro consultante está esforzándose por algo que no tiene vida ni frutos. Esta posición es
símbolo de los esfuerzos en vano y la fuerza malgastada, de las cosas que no resultan porque,
simplemente, no existen en verdad. El consultante puede estar ensoñado con algo que no es tal
como lo ve, haciéndose ideas incorrectas y construyendo un futuro que se desmorona a cada
momento, aunque no lo ve en realidad así. Hay un indicio de baja autoestima llevada a tal extremo
de distorsionar la autoimagen, creerse alguien que no es, mostrar cosas a la gente que no son reales
y, por ello, sufrir mucho cuando dicha gente le abandona. Este abandono no es causado por nada
más que el mismo consultante y su intento de no desarrollarse como corresponde, delegando su
responsabilidad a otros y culpándolos por su propia falta de visión. Posibles quiebres amorosos por
mentiras y discusiones sin sentido y esa misma ensoñación indicada anteriormente.
Dos de Copas: Amor.
Esta carta es sumamente positiva para el consultante, indicando el nacimiento de un gran amor. Este
amor puede ser de pareja, de amigos o la reunión con gente que estima enormemente al consultante,
que le ayuda y desea su bien, y estaba muy lejos anteriormente. Casi siempre señala que aparece
alguien que es capaz de provocar un renacimiento en el consultante a través de un amor sincero y
sin restricciones, una relación de larga data que puede terminar en un matrimonio feliz o un
romance que permanecerá afirmado en el tiempo, sin papeles, pero con la promesa de fidelidad
absoluta que jamás será quebrantada. Las relaciones interpersonales del consultante estarán bajo
una buena estrella, se sentirá apoyado y feliz con aquellos que tiene cerca y su corazón se verá
recompensado enormemente con una buena dosis de amor sincero, libre, entusiasta y fiel, que
curará sus heridas y le dará una nueva esperanza.
Invertido: Quiebre.
Si bien la bauticé “quiebre”, el Dos de Copas invertido también alude al comienzo de un amor lleno
de altibajos, que puede causar que el consultante vaya perdiendo su fe en la sinceridad ajena y en el
amor como tal. Las relaciones se verán afectadas de una manera que nuestro consultante podría
quedarse muy solo, pero esta soledad le será útil para volver a conocerse y asimilar sus últimas
experiencias con individualidad y profundidad necesarias. Sin duda, estaba con gente equivocada y
eso le ha pesado en el tiempo, volviéndose alguien que, en el fondo, no es en realidad y que
mantiene para que los demás no se quejen y le abandonen. Puede que su relación amorosa actual
termine de súbito o por causa de celos de alguna de las dos partes, pero eso es lo correcto en este
momento ya que el enlace está roto hace mucho más tiempo. No hay una unión de verdadero amor
y tolerancia, hay un lazo de rutina y costumbre que debe terminar para así provocar un reencuentro
del consultante con su centro y, desde ahí, buscar el amor real.
Tres de Copas: Satisfacción.
Esta carta habla del sostenimiento de la felicidad, la satisfacción de larga data y la esperanza. El
consultante se ha portado bien y es hora de que la vida le retribuya con toda su abundancia y
bondad, brindando miles de gratos momentos para vivir y ser relatados con una sonrisa en el rostro.
Los resultados de cada prueba, cada proyecto y cada sueño serán tal como se espera o incluso
mejores, porque el tiempo es correcto para que así sea. El amor sonríe, la vida sonríe, es tiempo de
abundancia, de disfrutar y de plantar más momentos hermosos junto a sus seres amados. Si el
consultante pregunta por familia, esta carta simboliza un posible embarazo llevado a buen término y
muy bien recibido por todos, probablemente fue esperado por mucho tiempo y con muchos intentos
infructuosos. Esta carta habla de expandirse en todo sentido, dar más amor, dar más compasión, dar
más apoyo y también recibir más retribuciones, más sonrisas, más confianza y más felicidad.
Invertido: Exageración.
Esta posición en el Tres de Copas no alcanza a ser negativa, pero sí quiere indicar que es necesario
emplear otras tácticas para afrontar el momento presente. El consultante requiere moderarse en sus
gastos y ambiciones, está usando mucho más de lo que tiene y eso puede causarle ciertos problemas
a futuro. Los placeres que está dándose son excesivos y puede que se acostumbre a una ostentación
que en el tiempo no sea capaz de mantener, ante lo cual es necesario darle un respiro al bolsillo y al
propio cuerpo, que también puede resentirse seriamente por tanta vida ajetreada. Si se está pensando
en un proyecto nuevo, esta posición representa la concreción de tal luego de cierto tiempo de
estancamiento, así que es necesario armarse de paciencia y, mientras tanto, no gastar de más ni
mucho menos invertir aquellas ganancias que aún no existen, la clave es ser austero, discreto y sólo
gastar en grande cuando se tenga el sustento económico suficiente para ello.
Cuatro de Copas: Amargura.
Cuando el Cuatro de Copas aparece, es un momento para tomar una pausa y no emplear fuerzas en
nada salvo en resolver los conflictos pendientes. El consultante puede estar atravesando un
momento que no es de los mejores, con conflictos internos y externos que no sabe bien cómo
resolver. Este tiempo es de separaciones y experiencias un tanto dolorosas, pero no mortales ni
imposibles de sobrellevar, por muy fuertes que se vean. La gente no está con el consultante y eso le
causará sufrimiento, ya que ha dejado todas las decisiones afuera y ha perdido todo poder de
autocontrol y dominio de su propia vida. Esta carta es una llamada a retomar el propio poder y
levantar la cabeza una y otra vez ante todo tipo de contrariedades, es tiempo de autoconocimiento
en la adversidad, de encontrar la fuerza propia, de dejar a los demás en el sitial que corresponde,
que es afuera, mientras el consultante se encuentra a sí mismo y así retoma la senda de desarrollo
que tanta falta le hace.
Invertido: Respiro.
Contrariamente a la posición normal, el Cuatro de Copas invertido alude a un período negativo que
está yéndose o ya casi ha pasado por completo. De ahora en adelante se vienen muchas cosas
nuevas: nueva gente, nuevo entorno, nuevas relaciones, nueva vida. Quizás no fue planeada así,
pero de esa manera está sucediendo y no es necesario tener miedo ni dudas, porque es lo mejor que
puede pasar en este momento. El ciclo anterior del consultante ya le dio todo lo que podía, con lo
cual no queda más que iniciar otro ciclo que traiga consigo nuevas enseñanzas y experiencias
enriquecedoras y mejores que las anteriores, más acordes con la línea del consultante y lo que
necesita aprender ahora. En este momento aparecerán personas muy buenas y dignas de confianza,
aunque se requiere que el consultante abra un poco su corazón para que así ellas puedan brindar su
influencia positiva y ayudarle con su evolución.
Cinco de Copas: Pasión a Ciegas.
¡Cuidado con enamorarse en esta etapa! El Cinco de Copas es la carta por excelencia del amor no
correspondido y los lazos sufridos. El consultante necesita un poco más de autoestima para poder
así elegir a alguien con la certeza de que la relación sí será equitativa. Los lazos presentes son sin
amor, más bien se ve rutina por miedo a sufrir por la pérdida, sin darse cuenta de que – desde la
libertad – puede optar a cosas y gente mejores. Esta carta también es la del amor traicionero, el
amor doloroso o el amor – odio, romances que traen más lágrimas que sonrisas y que, a la larga,
pueden conducir al consultante a una destrucción de su autoimagen y su capacidad como amante. El
Cinco de Copas suele aparecer en gente que es tremendamente valiosa, buena y muy sensible, pero
que - gracias a su baja autoestima - cae una y otra vez en lazos que confirman su pobre visión de sí,
relacionándose con quienes no saben dar y sólo le quitan esa bondad que lleva dentro.
Invertido: Reunión.
El Cinco de Copas invertido, contrariamente a su posición normal, es una carta positiva. Representa
una nueva oportunidad para el consultante, es un respiro luego de muchos dolores o situaciones
donde no se vio muy bien parado, un relajo luego de mucha tensión. Habrá mucha actividad social,
fiestas y visitas, nuevas experiencias por vivir y nuevos aprendizajes a la vista, junto a personas de
buen corazón e intenciones. Nuestro consultante hallará un lugar en el mundo con gente que le
guiará hacia alegrías y logros, inyectándole confianza y aumentando su autoestima probablemente
muy baja, para que pueda volar con alas propias y muy lejos de dolores anteriores. Las cosas en el
amor tienden a mejorar con un nuevo aire en las relaciones afectivas y personas de sexo opuesto
con intenciones muy positivas, generosas y de carácter alegre, que apoyarán al consultante para que
éste pueda entregar amor sin miedo a ser traicionado nuevamente.
Seis de Copas: El pasado.
El Seis de Copas es la carta del pasado y las consecuencias que éste trae al presente. Mucho de lo
que el consultante puede estar sintiendo o sufriendo es todo aquello que en su pasado no pudo
resolver y que vuelve al presente como una cuenta pendiente. Hay traumas y pensamientos no
resueltos desde la niñez, ideas inflexibles de los padres que han llegado a quebrar los pensamientos
propios, costumbres de la familia que se han vuelto malos vicios y limitaciones. El consultante no
tiene las alas cortadas, pero ha sido tal el bombardeo que se ha autoconvencido de ello y ha
alimentado esa visión gracias a las experiencias vividas. Es necesario un proceso de
autoconocimiento que incluya terapia psicológica, meditación o algún tipo de disciplina espiritual
que sea del gusto del consultante para que así alcance a vislumbrar qué es real y qué no lo es en el
extenso mundo de su desesperanza y pesar.
Invertido: El futuro.
El futuro del consultante se ve promisorio, aunque hay que tener algo de paciencia y esperar a que
las cosas maduren. Luego de mucho tiempo de pensar las cosas, se dará la situación para que mucho
de lo soñado tenga su espacio en la realidad, aunque la felicidad no será total de buenas a primeras,
más bien es un proceso que saldrá a la luz poco a poco. Habrá muchas oportunidades para brillar
como desea, así que no hay que abrumarse si se pierde una u otra por andar distraído, la abundancia
será duradera y el consultante tendrá el espacio que necesita cuando sea el momento. La luz saldrá
para él en forma de grandes alegrías, lugares bellos para ver, reuniones con personas muy
provechosas, romances, diversión y experiencias gratificantes que podrá usar para crear una mejor
imagen de la vida y el mundo. Puede que nuestro consultante se encuentre agobiado en este
momento, pero es sólo cosa de algo de tiempo y una pizca de paciencia para que todo se encienda
en su vida y halle eso que tanto ha anhelado encontrar.
Siete de Copas: Soluciones felices.
Ésta es otra buena carta de Copas. El número 7 suele ser de muy buen augurio y ésta no es la
excepción, provocando que muchas puertas cerradas se abran finalmente. Hay soluciones y
reafirmaciones en el plano amoroso, encontrando una buena pareja para amar o volviendo a
enamorarse de aquella que se tiene al lado. Es hora de fantasear e ilusionarse con el mundo y con la
vida, ya que todo aquello que se geste en el corazón podrá culminar con algo totalmente real. La
lucha por la supervivencia y los sueños rotos se han acabado, es hora de respirar y vivir, de gozar y
amar, de tener fe en sí mismo y en lo que es capaz de entregar. Todo sacrificio ha valido la pena, así
como el sudor y las lágrimas, la madurez está y gracias a ella el consultante puede recibir mil
bendiciones que antes no habría valorado como correspondía. Todo sonreirá para él, finalmente,
porque se ha hecho merecedor de ello.
Invertido: Buena elección.
Este momento es especial para que el consultante tome las riendas de su vida y decida, de una vez,
qué es lo que desea hacer y tener. Las cosas están especialmente dadas para que pueda acceder a
aquello que ha deseado en todo ámbito, sólo hace falta que se decida a ir por lo que anhela para que
cada ficha en juego se mueva como corresponde. Incluso invertido, el Siete de Copas resulta ser una
gran influencia positiva y neutraliza muchas cartas obstructoras, aminorando la influencia de las
últimas o bien anulándolas por completo. Los deseos del consultante se ven a punto de florecer,
nada más necesitan un poco de tiempo para consolidarse y saltar a la luz, es parte del ciclo de
madurez de cada proyecto y es necesaria la comprensión del consultante en caso de que sus buenas
ideas demoren algo más del tiempo que él consideraba “apropiado” para concretarse. Un poco de
paciencia, decisión, perseverancia y todo se dará a pedir de boca.
Ocho de Copas: Modestia.
El Ocho de Copas alude a la capacidad del consultante de mantener los pies en la tierra a la hora de
planificar y, también, su modestia a la hora de recibir felicitaciones, tomándolas con liviandad y sin
aspavientos. Carta de buena suerte, que simboliza la satisfacción por sacrificios, esfuerzos, métodos
limpios y bajo un largo proceso que incluyó lágrimas, engaños y desilusiones. Esta vía tan sufrida
de alcanzar el triunfo puede hacer que el consultante no sienta que es lo suficientemente bueno para
merecer las cosas bellas que le suceden, pero debe darse un respiro a sí mismo, tomar en cuenta su
propia grandeza como persona y celebrar lo que tiene, así como lo que tendrá si sigue en esta senda
de rectitud. El Ocho de Copas, además, puede hablar de una mujer rubia que niega y minimiza lo
que siente porque su autoestima es muy baja y cree que lo que guarda es indigno de ser mostrado,
así que mucha atención si quien nos consulta tiene esta característica.
Invertido: Festividad.
Incluso invertido, el Ocho de Copas es una carta altamente positiva. Como en este caso no existe la
timidez y la modestia que sí aparecía en la posición anterior, podemos decir que el consultante
acepta y acoge su grandeza, expandiéndola y celebrando con todos quienes deseen hacerlo junto a
él. Es un momento de celebración, de fiestas, de resultados felices, de resoluciones positivas y de
mucha alegría, donde – por un momento – todo mundo puede perder la cabeza y descentrarse de su
misión principal, aunque volverán a su centro a tiempo. Desaparecerán todas las preocupaciones y
los temores, es tiempo de la buena estrella, de estar en la cima del mundo y reír de buena gana con
la abundancia de la vida. Llega la hora del recreo, de salir, de pasarla bien y de relajarse, ya es
suficiente de pesares y noches sin dormir. Por otro lado, el Ocho de Copas – junto con una carta
negativa – hace de “neutralizador”, moderando un poco sus buenos efectos, pero anulando los
influjos negativos de aquélla que presiona.
Nueve de Copas: Uniones.
Esta carta es, lo que podríamos llamar, una carta de Unión. No sólo hablamos de unión de pareja,
sino que es algo mucho más extenso y que incluye diversas facetas y esferas dentro de la vida del
consultante. La unión que aparece aquí tiene que ver con el consultante y su familia, su pareja, sus
principios, sus antepasados, todo aquello que le da identidad y que ha conformado su personalidad
presente. Cuando el Nueve de Copas aparece, quiere decir que el éxito está de la mano de todas las
personas que conforman la familia del consultante, estando en ellos la respuesta y la esperanza, la
sabiduría y el conocimiento, los consejos y el apoyo. Es una carta de buena suerte, buenas
relaciones, triunfos, reuniones familiares y respeto, el consultante está comprendiendo que su vida
va para mejor, que es hora de agradecer y que todas las respuestas están cerca, sólo debe confiar en
sus seres queridos y éstos responderán con tolerancia, paciencia y amor. En casos excepcionales
(con el Arcano XIX, El Sol), esta carta representa matrimonio entre dos personas con diferencia de
edad de más de 10 años.
Invertido: Claridad.
Como el Ocho de Copas, el Nueve de Copas también es positivo en posición invertida. Puede que
las cosas no estén tan bien para el consultante en estos momentos, pero es temporal y todo irá
mejorando poco a poco. Se aclaran muchos malentendidos y se rectifica un camino que comenzó
mal, puede ser por inexperiencia o por falta de conocimiento. El consultante puede sufrir ciertos
disgustos que pasarán rápidamente, así como el enojo que pueda tener la gente con él, todo ese tipo
de malos sentimientos se disiparán en breve y volverá al ambiente la cordialidad, el respeto y el
cariño. Los planes que el consultante tenía se pospondrán un tiempo, pero llegarán a cumplirse sin
falta y con los mejores resultados posibles, sólo hay que armarse de cierta paciencia y no desear las
cosas para ahora mismo, ya que el ambiente no está para recibir éxito y éste sería mal aprovechado,
malgastado y perdido por falta de madurez.
Diez de Copas: Honores.
Esta carta es, sin duda, una de las mejores del Palo de Copas, porque llega a igualar al As y le
brinda otras nuevas características que éste no posee. Ésta es, a mi parecer, la carta del “toque
mágico”, expandiendo sus buenas influencias para todas aquellas personas que rodean al
consultante y que le quieren de verdad. El Diez de Copas asegura la unión, concordia, amistad,
respeto y muchas experiencias hermosas, reuniones y reencuentros con quienes estaban ausentes y
que el consultante puede haber extrañado, buena vida y felicidad tanto para él como para quienes lo
aman. Si hay muchos problemas y aparece el Diez de Copas, esto asegura que todo se resolverá casi
“de milagro”, sin mayores esfuerzos en juego y sin gente involucrada en el asunto. Para una persona
sola, esta carta puede significar la aparición de un amor que le traerá dicha, fortuna y afecto y que le
hará olvidar todo el dolor del pasado, sólo hace falta esperar un poco más de tiempo y ésta se dará a
conocer por sí sola.
Invertido: Divergencia.
En este momento es necesario no meterse en discusiones por detalles frívolos ni cosas materiales,
porque se puede salir perdiendo. El Diez de Copas invertido es una carta que se refiere al momento
en el cual hablar está de más, porque sólo salen palabras agrias que hieren a todo el mundo y
disputas por cosas que, en realidad, carecen de importancia. El consultante puede estar
reaccionando de más por cosas que pasan en su entorno, por ideas erradas en su cabeza o bien
siendo mezquino con sus bienes o conocimiento, lo cual causa que la gente que lo rodea se sienta
lastimada y responda con amargura. Si sigue el ambiente así, hay grandes peligros de ruptura de
lazos, soledad y abandono por parte de seres queridos, lo cual será muy dañino para el consultante y
podría sumergirlo en una espiral de desencantos, vicios y soledad, del cual tardará un buen tiempo
en salir.
Breve Reseña.
La Corte de Copas representa el elemento Agua (sentimientos, receptividad, pasividad, afectos), la
polaridad negativa (femineidad, dualidad, la luz y la sombra) y se relaciona con los signos
zodiacales de Cáncer, Escorpión y Piscis. Su gente puede presentar características de esos signos y
de sus planetas regentes, tanto en virtudes como en “defectos”, no siendo necesariamente de esos
signos. Cuando aparece la Corte de Copas quiere decir que hay que prestar especial atención a
aquello que estamos sintiendo y percibiendo y preguntarnos “¿mis sentimientos y percepciones son
correctos o más bien son ilusiones?”. Físicamente, son personas de cabello rubio y ojos verdes o
azules, preferentemente muy blancas o blancas, de carácter sereno y amable en estado normal o
vividores e irresponsables en caso de estar invertidos.

Paje de Copas: Intensidad.


El Paje de Copas representa a un muchacho en su adolescencia o un adulto joven que sufre mucho
por amor, debido a que lo siente en una escala tal que no se mide y universaliza tanto la felicidad
como el dolor más absoluto. Es una buena persona, un chico que ama ayudar a los demás y que
espera deseoso de ofrecer ayuda, pero no dice nada cuando es él quien necesita y sólo habla cuando
está doliéndole mucho. Es reservado con sus sentimientos, calla mucho, escucha con mucha
atención los problemas ajenos, dispuesto a entregar soluciones y aliento por mucho que él pueda
estar atormentado con un problema o muchos de ellos. Es un amigo para el consultante, una persona
de buenísimas intenciones y que ofrece lo que es capaz de cumplir, ni más ni menos, esforzándose
por mantener su palabra hasta el final; asimismo, el consultante podría ayudarle al Paje a la hora de
adoptar posturas menos tormentosas con respecto a los afectos y así quitarse toda esa presión de
encima.
Invertido: Adulación.
En este caso, el joven Paje es una persona que ha caído en las jugarretas de la sociedad y aprendido
a mentir y a manipular para conseguir lo que desea, en vez de sufrir en secreto y conservar un buen
corazón. Es una persona obsesiva, insistente, aduladora y es capaz de cualquier cosa para salirse con
la suya, no respetando absolutamente a nadie y muy a pesar que es capaz de jurar que es alguien
íntegro. El consultante no debería tenerlo cerca y, al mismo tiempo, que no lo pierda de vista,
porque es alguien que ama tener lo que no es suyo y eso incluye mujeres ajenas. Si, en este caso, es
una consultante, el cuidado debe ser mucho mayor y éste radica en el hecho que esta persona no es
fiel, miente, le gustan los excesos y los vicios y es capaz de traicionarla en el momento en que se
sienta “aburrido” de ella, rompiéndole el corazón y sometiéndola a dolorosos tiempos que
demorarán en sanar.

Caballero de Copas: Atractivo.


El Caballero de Copas es alguien de buenos sentimientos, pero no se atormenta ni sufre, sino que va
a lo suyo y usa todo lo que tiene para conseguirlo, incluso arriesgando su estabilidad en el proceso.
Se sabe una persona atractiva y, si bien eso no le quita el sueño, puede jugar a ser presumido para
alejar a las personas que no considera “aceptables” según su criterio y su escondida fragilidad. Su
vida no ha sido un lecho de rosas, pero es capaz de sonreír y seguir adelante y es una persona que
trae buenas noticias, buenas ideas, buenas intenciones y muchas experiencias gratas, siendo un gran
amigo en caso de que el consultante sea hombre o una buena pareja en caso de que estemos frente a
una consultante soltera. En ambos casos, el Caballero de Copas es un gran aliado que no escatima
en gastos ni en tiempo a la hora de facilitarle las cosas al consultante – sea hombre o mujer – está en
su naturaleza tender la mano.
Invertido: Desilusiones.
Hay que desconfiar de toda aquella persona con supuestas buenas intenciones que aparezca ante el
consultante, porque puede ser un verdadero peligro a la vista. Este Caballero de Copas es un caso
contrario al anterior, ya que es alguien que no piensa en nadie salvo en sí mismo y pretende ser
generoso cuando en realidad usa todo aquello que le dan para su propio beneficio. No es ladrón,
sino que pide prestado y no devuelve; no es infiel, deja todas las opciones abiertas y son las mujeres
quienes creen que lo tendrán; no es mentiroso, sólo omite lo que le conviene, juega las reglas a su
manera y siempre sale ganando algo. No es un enemigo del consultante de tipo atacante - hablador,
sino que procurará aprovecharse de él bajo la ley de la inversión a largo plazo y, luego de sacar
provecho, lo dejará con deudas o malas experiencias en el bolsillo. Si es una mujer quien pregunta,
peligro de infidelidad y traición por parte de su novio actual o posible persona traicionera a la vista.

Reina de Copas: Sencillez.


La Reina de Copas es una mujer muy atractiva, magnética, sencilla y de buenos sentimientos,
amable y sensible, que es capaz de dar hasta lo que más ama y tiende la mano a todos aquellos
quienes la necesitan. Su mente es bastante ágil previsora y práctica (a pesar de su apasionado
corazón y acusada sensibilidad), siempre da buenos consejos acerca de cómo sacar lo mejor de cada
situación y enfrentar el día a día con una sonrisa sincera, así que es la persona ideal para sacar
adelante a personas sin esperanzas. Es o será una gran amiga para el consultante, un ser que viene
lleno de amor para inyectarle apoyo a raudales y alentar todos sus sueños, sólo requiere un poco de
confianza y espacio para hacer pequeños milagros. La Reina de Copas siempre trae consigo una
misión: aprender a confiar en la Fuerza Universal, es decir, tener la certeza de que nadie está solo y
que siempre habrá un método para resolver cualquier tipo de situación.
Invertido: La Infiel.
En este caso en particular, podemos estar hablando tanto de una persona como de una situación. Si
nos referimos a una persona, esta Reina de Copas describe a una mujer infiel, deshonesta,
mentirosa, cínica e hipócrita que siempre intenta meterse en relaciones ya consolidadas y,
sabiéndose atractiva, consigue romperlas. Esta conducta está influenciada por el sufrimiento que los
hombres le han provocado (posiblemente sufrió una serie de engaños en su juventud) y decide
vengarse de todos, usándolos y abandonándolos después. Si es una situación y el consultante es
hombre, quiere decir que tenga un extremo cuidado si ve a una mujer así que intenta flirtear con él,
porque será una relación desechable que lo dejará completamente desilusionado del género
femenino. Si, por otro lado, tenemos consultante mujer, significa que hay o habrá una mujer que
intentará romper sus lazos afectivos o impedir que alcance la plenitud con el ser amado, siendo su
influencia más mala según las cartas negativas que rodeen a ésta.

Rey de Copas: Compasión.


El Rey de Copas es un rey bastante especial. Si bien es masculino, fuerte, dominante y protector,
posee una habilidad de sensibilizarse que pocos hombres pueden llegar a tener y aceptar, siendo – a
veces – mal catalogado por las mujeres y mal juzgado por sus congéneres. Este Rey es sensible,
amable, algo tímido, muy fiel, tierno y algo silencioso, pero siempre está cuando se necesita y no se
va hasta que lo peor haya pasado. Puede ser alguien mayor que representa mucho menos edad de la
que realmente tiene o puede ser un adulto – joven con mente de anciano sabio, siempre da buenos
consejos y escucha atentamente todo lo que quieren decirle. Es una de las mejores influencias para
el consultante, ya que le dará lo necesario para que crea en sí mismo y se deje llevar por sus sueños
y anhelos. Si tenemos una consultante soltera, este Rey representa el ser que siempre ha estado
buscando y que se pondrá luego en su camino, para colmarla de amor y felicidad.
Invertido: Doblez.
Este Rey, por otro lado, se guió por todas las palabras malintencionadas de la gente, creyó el cuento
de que este mundo era un campo de batalla y mutó su personalidad hasta convertirse en uno más de
los seres mediocres que tanto temía. No nació teniendo una personalidad tan deformada, sino que lo
aprendió desde su juventud y ahora está convencido de que ésa es la verdad absoluta y que –
saliéndose de ella – se encuentra la mayor de las perdiciones. Este hombre es capaz de usar a todas
las personas, deshonesto, usurero, de doble personalidad y muy arrebatado, pero en el fondo sigue
sufriendo por lo que hace y una parte de sí se reprocha el daño que causa a su alrededor. No es
amigo del consultante, pero tampoco lo usará si no siente que tiene razones de peso para hacerlo,
siendo más peligroso para una consultante mujer, con la cual intentará establecer una relación
desigual y muy sufrida, llena de altibajos y engaños, que la dejará mal parada.
As de Bastos: Nacimiento.
El As de Bastos contiene, dentro de sí, la esencia del elemento Fuego. Es una carta que indica que
hay acción a la vista y que la vida del consultante puede volverse, en breve, una vorágine de
actividades y cambios que le traerán la estabilidad que necesita. Es el As de los comienzos, de los
trabajos nuevos, de los inicios y de los nacimientos de grandes ideas, de las empresas exitosas y de
las relaciones fructíferas. Carta afortunada a más no poder, que muestra que la vida puede cambiar
en un momento y que no es necesario esforzarse tanto para que así sea, ya que la existencia misma
pondrá todo a funcionar con sus propios medios. Éste es un As de liberación para el consultante,
podrá dar rienda suelta a sus ideas y serán bien recibidas, alentadas y expandidas a todos lados,
mientras que su inspiración creativa crecerá sin precedentes, viendo reflejados los resultados en el
exterior de una manera creciente y sostenida. Suerte y acción en todos los aspectos.
Invertido: Inutilidad.
Puede que el consultante esté otorgándole esfuerzos a una idea que no verá la luz en un buen
tiempo, malgastando su voluntad y tiempo en algo que viene mal diseñado desde un principio y que
no mejorará sin una replanteada extensa y objetiva. El consultante rebosa en buenas ideas, pero
quizás está rodeado de personas que no son lo suficientemente hábiles como para ayudarlo o bien
no desean verle triunfar, así que debe mirar hacia los lados y preguntarse, sinceramente, si está
siendo consecuente con sus planes o se deja guiar por una compasión negativa que autosabotea sus
planes. Es necesaria una pequeña caída para poder calibrar su mente, sus impresiones, su
experiencia y sus ideas, de modo que pueda coordinar cada parte de sí y, de este modo, decidir de
manera consciente y madura, no viéndose influenciado por su desconfianza en sí mismo o por
personas que no desean verle levantar cabeza por envidia o maldad.
Dos de Bastos: Colaboración.
El Dos de Bastos es, para el consultante, una carta de buenas oportunidades laborales. Existe gente
que puede ayudarlo a salir adelante y ésta aparecerá luego, portando grandes ideas y confianza y
tendiendo la mano de modo incondicional. Este tiempo de especial fecundidad creativa debe traer
consigo una cuota de cautela, debido a que el ambiente que rodea al consultante puede no ser el
mejor a pesar de estar protegido por personas de peso, pudiendo ver sus ideas en manos ajenas o
destruidas por la maldad de gente envidiosa. Hay que tener mucha prudencia con los proyectos
nacientes, legalizar e inscribir cada cosa que se crea y mantenerla sólo a vista de quienes son de
confianza, ya que la competencia se vuelve desleal y el consultante puede confiarse demasiado en
quienes no han demostrado ser amigos y colaboradores de verdad. Guíese por las voces de la
experiencia que le instan a hablar de lo hecho luego que dé sus frutos, sin hacer aspavientos de lo
que recién comienza.
Invertido: Imprevistos.
Si el consultante está pensando en realizar algo a corto plazo, debe estar preparado para retrasos
varios y planes suspendidos. Lo que está planeando, si bien son buenas ideas, necesitan replantearse
para poder ser materializadas, porque no cuentan con el suficiente sustento como para salir a la luz.
Esta posición augura sorpresas, cosas que iban a suceder y que no suceden o cosas que no tenían
por dónde salir y, finalmente, se logran, causando que el consultante se sienta un poco inestable con
respecto al ambiente. Estos imprevistos y sorpresas afectan la vida entera, aunque tiene cierta
preponderancia en el lado laboral, así que no es de extrañarse que se reabran lazos que estaban
cerrados, haya reencuentros con personas perdidas y desencuentros con gente que parecía “segura”,
viajes que no van a un destino pero que sí van a otro, negocios que no resultan en un sentido pero
que dan a entender que la vertiente de ganancias es otra y un sinfín de experiencias extrañas que se
dan a entender en el tiempo.
Tres de Bastos: Sociedad.
En este momento, la mejor idea que el consultante podría llegar a tener es confiar sus dudas a
alguien de su confianza, para así disiparlas y dar pie a toda la serie de cambios que puede estar
cimentando dentro de sí. Esta carta representa las nuevas etapas que el consultante pasará en su
camino a la evolución, especialmente, las posibles reformas laborales que – si bien podrían empezar
con pie izquierdo – traerán consigo mucha plenitud. Lo mejor es intentar un proyecto en sociedad
con amigos o familiares e ir incluyendo a personas anexas con posterioridad, para así conservar el
núcleo entre personas que se conocen y cuyo lazo de confianza precede al netamente económico.
Dentro de una tónica similar (y alentada por más cartas), el Tres de Bastos también puede
representar otro tipo de sociedades más emocionales (lazos afectivos), amistades reencontradas,
uniones románticas que empezaron como alianzas laborales, reconciliaciones con familiares en
conflicto y entrar en parentesco con personas de éxito.
Invertido: Tirantez.
El consultante debe, en este caso, permanecer en silencio y no decir absolutamente nada de lo que
sabe o lo que desea hacer, porque sus ideas podrán perderse apenas salgan de su boca. No es
conveniente que acepte peticiones de trabajo en equipo ni ayuda por parte de otros, ya que la nueva
gente operará de modo egoísta y buscando el beneficio implícito, cosa que traerá perjuicios en el
tiempo y fraudes de los que costará mucho salir. Hay riesgo de, si se está en sociedad desde ya, caer
en conflictos sin sentido alguno que llevarán a quiebres insalvables que, incluso, afectarán
emocionalmente al consultante y concluirán con peleas, rompimientos conyugales o románticos y
soledad. Salvar ileso de esta etapa depende mucho de la madurez que se tenga, la capacidad de
guardar secretos, la habilidad para discernir entre un pleito real o uno causado por estrés y la
intuición para descifrar las verdaderas intenciones de quienes están cerca suyo.
Cuatro de Bastos: Frutos.
Todo el trabajo que esté haciendo el consultante y que respecte a su evolución dará los frutos
esperados dentro de poco. Este período, a veces, puede traer consigo mucha impaciencia y cierta
frustración, pero no es algo poco familiar cuando estamos ‘a punto de’ concretar algo, así que es
extremadamente necesario que nuestro consultante mantenga la calma y espere a que los frutos se
den. Si hay Arcanos Mayores que indiquen lazos afectivos, esta carta puede expresar un matrimonio
a la vista o una unión que conllevará a él, el emprendimiento de un proyecto de pareja, un hogar
feliz o nuevos aires si quien nos consulta ya está casado. Si hay cartas negativas, el Cuatro de
Bastos tiende a neutralizar el efecto en un lapso de tiempo relativamente corto y cambiar el curso de
los acontecimientos hacia algo mucho mejor, que estará de acuerdo a los deseos del consultante y le
llevarán a un período de paz.
Invertido: Sin Logros.
En estos momentos no es posible que el consultante pueda conseguir su meta, ya que el
planteamiento de ésta es incorrecto. Conviene hacerse una serie de preguntas (¿estoy haciendo lo
correcto?, ¿mis métodos son los indicados?, ¿qué tal si intento algo diferente?), porque el problema
puede ser que el objetivo no esté a la altura del consultante o que necesite maneras nuevas de llegar
a su fin. Esta posición en el Cuatro de Bastos aparece, preferentemente, cuando estamos esperando
demasiado en muy poco tiempo, con lo cual se genera una ola de ansiedad e impaciencia que
termina minando todo lo cimentado hasta el momento y esta postergación, a su vez, provoca más
ansiedad y más impaciencia. Es recomendable, sin lugar a dudas, que el consultante estudie a fondo
todos sus pasos y se fije bien si está intentando volar demasiado alto en un lapso de tiempo tan
breve que impide que sus alas se desarrollen como corresponde o si, en su apuro, está tratando de
tirarse al vacío sin sustento alguno.
Cinco de Bastos: Apuros.
El consultante puede estarse viendo en problemas o en la antesala de una serie de ellos. Es necesario
recurrir a la voz objetiva de alguien no tan cercano a él para que le aconseje qué hacer, porque la
situación puede ponerse inesperadamente tensa y causar que todo se vaya por la borda. Hay
enemigos que quieren que el consultante muerda el polvo y, para ello, intentarán herirle su
autoestima, sabotearle sus planes, criticarlo y hacer que su reputación caiga en picada, ante lo cual
hay que ser extremadamente cuidadoso y mostrar entereza en todo momento. Éste es el tiempo de
apoyarse en los seres queridos y recobrar fuerzas a través del amor que transmiten ellos, no andar
buscando la aceptación vacía que brindan los círculos externos ni intentar ganar fama a través de
proyectos ambiciosos o historias fantásticas, ya que esto será abono para que la voz de los enemigos
tome fuerza y termine causando más alboroto de lo que el consultante es capaz de aguantar.
Invertido: Violencia.
Hay que tener extremo cuidado con lo que el consultante está atrayendo. Esta posición en el Cinco
de Bastos alude a toda aquella fuerza derivada de la frustración que ya no es capaz de frenarse y
demuele todo lo que toca, causando caos y violencia por doquier. Nuestro consultante puede estar
gestando dentro de sí una masa de ira y resentimiento tan grande que lo va a llevar a perder el
sentido y volverse un ogro, aunque esto muchas veces no está en conocimiento de él ni lo siente.
Esta carta simboliza la fuerza que crece debajo de la tierra y emerge de manera imprevista,
repentina y fulminantemente, haciendo que todo el ambiente cambie y deba renovarse
inevitablemente. El consultante debe prestar especial atención a cómo se siente y cómo reacciona
cuando se siente agraviado o algo no le resulta como esperaba, porque puede estar proyectando
heridas del pasado en el presente y metiéndose en una vorágine de dolor y violencia que le hará
alejarse de quienes ama.
Seis de Bastos: Rendimiento.
El Seis de Bastos es una carta que indica el máximo provecho de las situaciones y recursos
existentes, el uso de éstos de un modo consciente, honesto y consecuente y el trabajo personal y
externo gestado en la honestidad y la entrega. Todo sacrificio hecho por el consultante tiene o tendrá
su recompensa y todo el tiempo esperado se verá retribuido con creces. Llega la hora de encontrar el
punto exacto donde rinde más y se siente mejor sin sacrificar tiempo, familia o salud. La lucha –
interna o externa – se cambia a un período de paz, estabilidad y desempeño máximo, donde se
sentirá escuchado y apoyado en todo lo que realice. Hay buenas noticias referentes a posibles
complicaciones, peleas y planes, las cosas se aclaran y toman un tono positivo, lo cual traerá
estabilidad y calma a la vida del consultante. Nadie intentará meterse en su camino, nada podrá
molestar ni intervenir, es hora de trabajar con empeño y orgullo y luego recibir todas las
recompensas del caso.
Invertido: Maltrato.
El Seis de Bastos en posición invertida advierte acerca de complicaciones en el ámbito laboral y
personal, que pueden conducir a un malestar generalizado para el consultante. Él se puede sentir
maltratado, ignorado, mal juzgado y culpado de cosas que no ha hecho, lo que es completamente
cierto, pero no está en condiciones de defenderse ni de sacar adelante su punto de vista. Las cosas
parecen andar yendo al revés y esto hace sentir completamente indefenso al consultante, causándole
frustración y dolor. Sus planes se verán aplazados un buen lapso de tiempo y, de salir, fracasarán
debido a la mala energía a su alrededor, por lo que se requiere guardar el conocimiento, las ideas y
las buenas intenciones hasta que el camino se vea más seguro. Los enemigos pueden ser muy
fuertes en este instante, es mejor ir con cautela por la vida, hablar poco de la vida privada y a gente
cercana, pues en otras bocas todo puede ser usado en su contra.

Siete de Bastos: Producción.


El Siete de Bastos es la carta de la pelea contra la adversidad, especialmente respectando a lo
laboral. El consultante es fuerte y hábil y eso lo demostrará mediante tareas especialmente difíciles
de las que saldrá airoso y sabio, con grandes enseñanzas en el bolsillo y con gente recta a su lado.
Hay valor dentro de su corazón y éste saldrá a través de buenos actos, buenos proyectos y mucha
fortuna en cada cosa que emprenda, opacando a rivales y callando a quienes hablan mal de él. El
consultante se superará a sí mismo y sus límites, pero de modo consciente y con constancia, no
apurando su paso ni abusando de su propia fortaleza, su éxito radicará en el conocimiento de sus
debilidades y la confianza en su fuerza para “limar” las primeras, de modo de hacerse una persona
mejor. Toda lucha que el consultante emprenda para mejorar algo de su vida le traerá un triunfo,
reconocimiento y mucha felicidad, sólo hay que empezar a pelear por lo que se desea y todo estará
dado para la victoria.
Invertido: Rectificación.
La “rectificación”, en este caso particular, se refiere a la necesidad que tiene el consultante de
cambiar su vida, su punto de vista sobre sí mismo y sus impresiones del mundo, como modo de
modificar así aquello que recibe. Hay falta de fe y falta de voluntad en sus actos, lo que causa que
viva malas experiencias que lo desalientan mucho más y le quitan tiempo para realizar tareas
constructivas, volviéndose así un ser amargado y desesperanzado. Las cosas pueden estar mucho
mejor de lo que cree, pero hay que dejar de lado las resistencias al cambio, tomar algo más de
fuerza de voluntad, dejar de dudar en el poder que tiene, arremangarse la camisa y meter las manos
en lo profundo de su ser para así sacar lo mejor de sí y mostrárselo sin miedo a todo el mundo. La
fuerza y la habilidad están en el consultante, pero debe reconocer su grandeza antes de alcanzar la
plenitud en su vida.

Ocho de Bastos: Movimientos.


El Ocho de Bastos es una carta que augura movimiento, ya sea físico como interno. Es una carta de
viajes largos, especialmente por aire, cambios de casa y cambio de ambiente en general, todo para
mejor del consultante. Ya ha acabado cierta etapa de su vida y es hora de una mutación externa que
ayude con el cambio interno que debe realizar, así que es mejor aceptar cada cosa que venga con la
confianza de saber que todo estará bien. Todo este movimiento puede ser un poco repentino para el
consultante y causarle cierto temor, ya que se están quebrando muchos parámetros que le
acompañaron en gran parte de la vida, pero es mejor para él que confíe y se abra a todas las
experiencias nuevas que están por aparecer, ya que así los cambios se sentirán menos y tendrá
menos resistencias con las cuales lidiar a futuro. Todo cambio, en este punto, es muchísimo mejor al
esquema presente y vale la pena experimentarlo, ¡adelante!
Invertido: Paro.
Hay que tener mucho cuidado con lo que se dice en estos momentos, ya que las palabras serán
fácilmente incomprendidas y causarán discusiones sin sentido alguno. Todo parecerá paralizarse y
eso causará que tanto el consultante como el entorno se frustren en demasía y comiencen a
desquitarse con lo que vean, es por esto que se requiere un poco de madurez y comprensión,
aceptando que el tiempo no está para grandes sucesos. Los retrasos que se experimentarán son
necesarios para que el consultante adquiera la capacidad de disfrutar de lo que ha logrado y así no
menospreciar lo que conseguirá a futuro, porque eso conllevará a que ambicione cada vez más y
más sin verse satisfecho por nada y sintiéndose cada vez más frustrado. El Ocho de Bastos
invertido, además, es una carta que suele aparecer cuando hay problemas que no sólo afectan al
consultante y su entorno próximo, sino que simboliza aquellos períodos de crisis a gran escala que
pueden causar grandes pérdidas a la comunidad completa.
Nueve de Bastos: Ocultamiento.
La prudencia es necesaria en este caso, decir mucho puede causar que todo lo que el consultante ha
planeado e ideado como proyecto de vida se vaya por la borda, debido a la lengua inescrupulosa de
unos cuantos y la mala acción de otros tantos. Quizás el consultante no lo sabe, pero es objeto de
envidia y está siempre en riesgo, aunque ha salvado relativamente ileso de calumnias debido a su
buena estrella y su inconsciente pericia a la hora de sortear obstáculos. Debe mantener sus ideas en
la mente sin transmitirlas, porque eso causará que muchos se interesen de mala manera en ellas y se
las copien, provocando con ello que todo su esfuerzo vaya a parar al bolsillo de otros y su esperanza
de mejorar quede en el bote de la basura. No importa que, por callar sus ideas, éstas se atrasen o se
detengan de momento, es mejor hacerlo de ese modo para ahuyentar gente dañina y así conseguir el
éxito deseado hace tanto tiempo.
Invertido: Lentitud.
Las cosas se advierten algo lentas para que el consultante pueda obtener lo que quiere. No es su
responsabilidad, el ambiente ha detenido la marcha y todo parece estar retrasado, complejo y
engorroso para todos, así que no es el único con planes retrasados. En esta época es muy fácil caer
en el estrés y la frustración, así que hay que tener un cuidado especial con la salud mental y los
cuadros asociados a ésta (debilidad física, problemas musculares, insomnio, trastornos de sueño,
problemas de alimentación, etc.), porque – de contraer un cuadro médico ahora – la curación
demorará muchísimo tiempo, dinero y esfuerzo. Si el consultante está en un proyecto de
envergadura, probablemente sufrirá algunas suspensiones y pausas prolongadas que le causarán
impaciencia y ganas de tirar todo por la borda, siendo necesaria más tolerancia que nunca para que
todo lo ya efectuado no se pierda por arrebatos causados por un episodio que no durará
eternamente.
Diez de Bastos: Reputación.
El consultante, finalmente, logrará obtener el respeto que merece por parte de las personas que le
rodean y aquel disfrute que tanto ansió poseer. El Diez de Bastos es la carta que simboliza una
batalla larga por lograr un nombre en el mundo, la cual – luego de sufrimiento y lágrimas – ha
terminado con una victoria, abriendo paso a lo bueno de la vida. El consultante ha vivido ya mucho
de lo malo, de lo oscuro, ha sufrido lo indecible por las heridas causadas por la gente, así que es
hora que la balanza se equilibre y pueda disfrutar la dicha que muchos han tenido y que él tanto
deseó para sí. Las experiencias dolorosas, por otro lado, han causado que el consultante se haya
vuelto empático y caritativo con quienes sufren, actuando de buena fe con los necesitados y
mostrando generosidad en lo adverso, hecho que será recompensado con creces mediante
experiencias gratas y una bonanza absoluta que le devolverá la fe en sí mismo.
Invertido: Trago Amargo.
Mucho cuidado si el consultante tiene pensado arriesgar lo que tiene en una tarea nueva, porque ésta
tiene gran riesgo de finalizar muy mal. Hay posibilidades de viaje, cambio de trabajo o de
actividades, pero es mejor mantenerse en el sitio de siempre hasta que haya mejores oportunidades
y más garantías, alejarse del entorno o hacer algo nuevo ahora es asegurar un trago amargo, porque
las cosas no están lo suficientemente firmes como para ofrecer estabilidad y ésta es necesaria para
sembrar éxito. Mucho cuidado también si le ofrecen obras de arte, participación en proyectos de
dudosa reputación o seguridad y negocios de grandes ganancias y poca inversión, ya que podría
estarse envolviendo en una estafa o acto fraudulento que le hará ser víctima innecesariamente de la
mala fe de algunos, botar grandes sumas de dinero y, por sobre todas las cosas, perder toda la
confianza en sí mismo.
Breve Reseña.
La Corte de Bastos representa el elemento Fuego (pasiones, acción, sentimientos demoledores,
voluntad), la polaridad positiva (masculinidad, la unidad, la luz, la diferenciación) y se relaciona
con los signos zodiacales de Aries, Leo y Sagitario. Su gente puede presentar características de esos
signos y de sus planetas regentes, tanto en virtudes como en “defectos”, no siendo necesariamente
de esos signos. Cuando aparece la Corte de Bastos quiere decir que hay que prestar especial
atención a aquello que haciendo, cómo lo hacemos y preguntarnos “¿estoy empleando mi energía
en algo que realmente vale la pena?”. Físicamente, son personas de cabello castaño cobrizo o rojo
y ojos castaños o verdes, preferentemente muy blancas o pecosas, de carácter alegre y extrovertido
en estado normal o desequilibrados y extremistas, en caso de estar invertidos.

Sota de Bastos: Limpieza.


La Sota de Bastos representa a un joven trabajador dependiente o que empieza su negocio propio,
trabajador incansable, de buenos sentimientos y que gusta hacer las tareas del modo más correcto
posible, teniendo la justicia como su premisa máxima y la entereza como fuente de energía. Esta
persona puede ser subordinada de alguien muy influyente, siendo un nexo entre éste y el
consultante, o puede ser alguien que – joven y todo – puede enseñar muchas lecciones útiles y dar
excelentes consejos acerca de cómo llevar a cabo cualquier proyecto en mente. Es alguien positivo
para el consultante, su carácter es muy amigable y honesto, aunque puede caer mal por su capacidad
de decir todo “a la médula” (sin fijarse en “tonterías” como la diplomacia) o verse en peligro por
delatar negocios o asociaciones que no son del modo que debieran ser (ganándose enemigos en
nombre de la justicia), pero siempre tiene y tendrá la buena suerte de salir bien librado y sin
complicaciones.
Invertido: Desequilibrio.
Esta Sota demuestra, contrariamente a la anterior, a aquella persona que ha caído ante la bajeza y ha
aceptado los métodos poco limpios como válidos, usándolos para conseguir todo lo que tiene en
mente. Como ha aprendido a jugar con trampa, suele sentirse perseguido por posibles enemigos que
no existen y actuar inestablemente, a pesar que prefiere aparentar una entereza que no posee pero
que sí le sirve para ganarse la confianza del resto. No es una persona mentalmente estable, varía
entre la euforia y la depresión y es capaz de arrastrar a sus seres queridos a aquella vorágine bipolar
si es que pierde el control de sus reacciones y se deja llevar por sus emociones destructivas,
mostrándolas a su círculo íntimo. Puede llegar a ser alguien negativo para el consultante si es que
éste cae en su juego de “chico honesto” y accede a ayudarle en sus “grandes proyectos de
superación”; de no ser así, no pasará de ser alguien que ladra sin morder.

Caballero de Bastos: Partida.


El Caballero de Bastos representa a una persona que ha decidido tomar las riendas de su propia
vida, actuar de acuerdo a su voluntad y partir a la aventura mucho antes que otras personas. Si bien
es joven, es alguien que se caracteriza por su madurez y precocidad y ha demostrado que posee
entereza suficiente como para asegurarse el éxito sin pisotear a nadie. A él no le molesta la lucha, es
más, le gusta sentir que ha peleado y ha sudado por conseguir lo que desea, le hace sentir orgulloso
de su persona y capacidad de superarse sin rogarle ni pedirle a nadie. Es amigo del consultante,
quizás uno de sus mejores amigos, y siempre estará dispuesto a tender la mano. Sabe que es mucho
mejor dar herramientas para avanzar que hacer las cosas por la otra persona (porque eso es crear
dependencia y él considera la dependencia como negativa), así que su ayuda se traducirá en buenos
consejos, buenas ideas e inyecciones de autoestima que serán altamente efectivas y brindarán
optimismo al consultante.
Invertido: Escapismo.
Este Caballero de Bastos es “el Caballero Escapista”. Es una persona hábil que ha elegido la vía
fácil para vivir: aprovecharse de todos. No le importa usar a las demás personas, especialmente a las
mujeres, para conseguir lo que se propone. Casi siempre es el individuo que trae consigo la frase
pesimista, la crítica destructiva (disfrazada de “buenas intenciones”) y usa esa ventana en la
autoestima de la gente para meterse en sus vidas, quitarles cosas y huir. No le preocupa romper
relaciones ajenas o las propias para obtener beneficio material, porque su capacidad de sentir se
encuentra demasiado adormilada dentro de sí y siente nula empatía con el dolor ajeno. El Caballero
de Bastos invertido es más peligroso para el consultante que el Paje de Bastos invertido, porque éste
sí que es capaz de hacer daño de modo activo (de hecho, ama hacer daño a las demás personas):
robar dinero y bienes, engañar y formar triángulos amorosos y luego huir sin dejar rastro,
abandonando a su suerte a los que traicionó.

Reina de Bastos: Honor.


La Reina de Bastos, muchas veces, es usada como la madre del consultante. Esta Reina tiene la
experiencia y la entereza suficiente como para sacar lo mejor de cada cosa que ha vivido y
transmitir enseñanzas con firmeza y optimismo. Muchas veces es una persona de más edad que las
otras Reinas, de buen corazón, sabia, práctica, amigable, que le gusta mucho compartir con las
demás personas y guiarlas hacia una vida más plena. Tiene buena situación económica en general o
muy buenos y poderosos contactos que pueden ser de provecho, aunque ella está cerca de ellos por
afecto y no por conveniencia, tiene claro que ella es lo suficientemente capaz de conseguir lo que
desea sin que nadie intervenga. Es una persona infinitamente positiva para el consultante, lo
ayudará sin chistar y le brindará apoyo incondicional, celebrando sus triunfos y consolando en la
derrota, siempre atenta a qué puede hacer para ayudarlo y hacerlo sentir mejor.
Invertido: Envidia.
Esta Reina de Bastos también ostenta mucho poder, aunque prefiere quedárselo para ella sola y no
tenderle la mano a nadie. Su carácter tiene algo de “diva”, intentando hacer que todos acepten sus
caprichos y obedezcan en sus mandatos y reaccionando excesivamente mal cuando ello no ocurre,
gastando de más y endeudándose para mantener su estatus de vida si es que no le alcanza con sus
fondos o los de su marido/pareja. Es alguien voluble, algunas veces puede estar muy amable y, al
momento siguiente, trata a la gente con la punta del pie, no importándole si duele o no (“yo soy así
y punto”, suele decir para excusarse). Es una persona que puede llegar a ser peligrosa cuando quiere
vengarse, hiriente, humillante y hasta un poco perversa si es que no la obedecen, así que se le
recomienda al consultante permanecer lo más lejos posible si es que encuentra a una persona como
ella en su camino, no vaya a ser que intente hacer de él su nuevo “esclavo” y tratar de usarlo a su
antojo.
Rey de Bastos: Talento.
El Rey de Bastos suele ser un Rey mayor a los otros. Es un buen Rey, leal a lo que cree y siente,
equilibrado, recto y con mucho talento para lo que hace. Es amistoso, respetable, amable, jefe justo
y que ama las tareas bien hechas, recompensándolas muy bien y teniendo buena relación con sus
subordinados. A él le encanta demostrar su entereza y responde cuando alguien necesita ayuda,
brindando todos sus recursos en caso de necesidad y sin esperar algo a cambio, meramente por
generosidad. Puede llegar a ser uno de los amigos más cercanos al consultante - incluso si hay
diferencia de edad entre los dos - porque el Rey de Bastos no se siente interesado en la edad de
alguien, sino que le importa más la persona en sí y lo bueno que tiene para ofrecerle al mundo. Es
alguien con el que se puede contar ciegamente y que moverá todos los hilos bajo su control para
asegurarse que el consultante y los suyos estén lo mejor que se pueda.
Invertido: Severidad.
Este Rey de Bastos es alguien que ha llevado la tradición y el honor fuera de los límites esperables
y se ha convertido en un ser en extremo reglista. Es, quizás, alguien machista que ve a la mujer
como alguien inferior y que hay que educar “como corresponde” y que siente que todo debe hacerse
“a la antigua”, con severidad. Su carácter es difícil, duro, insensible, antipático y frío, le gusta
seguir las reglas y hace que todos bajo su alcance las sigan, siendo un jefe en extremo dominante y
déspota. No es enemigo del consultante, así como tampoco su amigo, el Rey de Bastos invertido
aparece cuando hay problemas con el jefe, con compañeros de trabajo mayores o cuando hay
traumas paternos sin resolver. Si la consultante es mujer, en cambio, cuidado si conoce a una
persona así y se siente atraída a ella, porque terminará en una relación desigual donde siempre será
la sumisa, sin derecho a voz ni a voto y llena de responsabilidades sin recompensa.
Tirada Práctica: La Cruz Celta.

Conocida como una de las tiradas más famosas y la más usada dentro de todas las existentes en el
mundo del Tarot. Su popularidad se debe a la cantidad de cosas que abarca con sólo 11 cartas y es la
ideal a la hora de una práctica seria. Recomendable desde el inicio de la práctica de la cartomancia,
es fácil de interpretar y no representa mayores desafíos para un principiante, aunque hay que
proceder a tirar con esta técnica sólo cuando se tenga seguridad en uno mismo y nunca antes.

Esquema:
Consulta: Mujer de 23 años desea un pronóstico general.

Interpretación de la Tirada.
Situación Actual del Consultante (10 de Oros invertido): La consultante se encuentra en un
período donde considera cambiar su destino de una manera radical, como una especie de tope a las
situaciones anteriormente vividas. Se ve como víctima de muchas injusticias y, además, la rodea un
ambiente de codicia donde no le dieron lo que ella necesitaba, lo que puede estar albergando
sensaciones desagradables en su corazón. Conviene instarla a que se calme apoyándose en el
pronóstico de las demás cartas de la tirada.
Situación general, ambiente (8 de Espadas invertido): El ambiente que la rodea es tenso y no
tiende a mejorar. Ella misma, por este entorno, se puede ver presa del pánico y sentir
extremadamente presionada. Su estado alterado de ánimo puede hacer que vea las cosas mucho más
grandes de lo que realmente son, provocando un miedo paralizante en su interior. La clave está en
que llegue a comprender que tiene dentro de sí todas las capacidades que se requieren para tener
éxito, sólo que debe de echarle mano a ellas en vez de asirse del miedo. Sólo de ese modo podrá
surgir como verdaderamente tiene que ser.
Principal obstáculo a vencer o la mayor fuerza que posee el Consultante (4 de Copas
invertido): Hay mucho rencor en el corazón de la consultante o, al menos, se encuentra cerrada a
nuevas experiencias en la vida. Todo esto, sin embargo, se verá modificado ante sus ojos a través de
nuevas experiencias y personas que conocerá a futuro, queriéndolo o no. Esta carta es una carta de
fuerza, ya que habla de segundas oportunidades para la consultante, nueva vida y un ambiente que
la hará florecer.
Base de la lectura, fundamento y origen de la situación presente (Caballero de Espadas
invertido): El origen de las complicaciones de la consultante se puede simbolizar en un hombre
joven, de cabello y ojos oscuros al momento en que ella lo conoció, bastante racional y frío,
ambicioso y soberbio. Esta persona puede ser del pasado y haber reaparecido con la misma actitud,
incluso con más soberbia que antes. Se le advierte a la consultante que esta persona es
extremadamente dañina para ella, no le sirve ni como amigo ni como pareja porque sólo busca
satisfacerse a sí mismo y quedarse con lo que le sirve de ella, para luego abandonarla a su suerte.
Pasado reciente (5 de Bastos invertido): La consultante cayó en una treta probablemente causada
y planeada por el Caballero de Espadas. Fue una lucha desigual porque el contrincante sabía de sus
debilidades y las aprovechó, traicionándola. Se le recomienda a la consultante que no guarde rencor
contra sí misma, porque no tenía cómo saber que le sucedería todo lo que le pasó.
Presente y futuro a corto plazo (9 de Copas): La consultante pasará de un período de dolor y
angustia a otro mucho mejor, donde sus sueños se harán realidad completamente. Este proceso no es
inmediato, sino que gradual, y crecerá conforme ella se acepte y acepte todo lo que le ha pasado
como aprendizaje ya superado. Impulsar a la consultante a que lleve adelante sus proyectos es lo
ideal en este momento.
Futuro a mediano plazo (XIV, Templanza): Las cosas parecen aquietarse internamente para la
consultante. Esta carta simboliza los pasos dados hacia el camino correcto luego de muchos
tropiezos y caídas. Comienza la verdadera historia luego de retrasos y suspensiones que parecían
eternos, la consultante alcanzará cierta madurez que la impulsará a actuar con mayor consciencia
que antes y en un acuerdo pleno con aquellas partes más escondidas de su ser. Se le recomienda que
medite y hable con sus mayores para buscar mayor fortaleza en sus decisiones y un impulso más
duradero que el propio, al menos, para empezar por esta nueva senda.
Miedo más grande del Consultante (3 de Bastos invertido): La consultante teme que deje pasar
las oportunidades por ser poco astuta y que su indecisión le juegue malísimas pasadas. No es un
miedo infundado, sino que está bien arraigado en su propia experiencia. Hay que aclararle que este
miedo no le está haciendo bien y que puede hacerle frente a las cosas con mucho mejor pronóstico
de lo que ella cree.
Entorno de gente, influencia de ésta sobre el Consultante (6 de Copas invertido): El entorno ve
a la consultante como una persona que se quedó en el pasado, triste, nostálgica, que no puede
avanzar porque aún piensa en cosas que ya pasaron y que se niega a mirar el futuro. Hay gente que
insta a la consultante a que deje las cosas atrás y creen que ella no hace caso, pero – internamente –
sí toma en cuenta las palabras que le dicen. El consejo del entorno debería ser bien tomado por la
consultante, porque es de buena fe.
Mayor esperanza del Consultante (según la carta que salga, la esperanza se cumple o no) (8 de
Oros): La esperanza de la consultante es que empiecen a considerar lo que ella hace como una obra
de calidad y hecha con cariño y entrega. Se siente – algunas veces – pasa a llevar y explotada en
todos los sentidos por aquella gente a la que ella se subordina o a quienes le trabaja, cosa que es
completamente cierta. Ella es una trabajadora honrada y honesta aparte de hábil, así que puede pedir
el valor que considere necesario por su trabajo sin tener que rebajarlo. Aconsejarle que no se
infravalore y que note cuánto vale su talento en realidad.
El resultado final de toda la tirada (I, El Mago): La consultante se encontrará con una persona
que le cambiará su modo de ver la vida. El Mago representa a un hombre de buenos sentimientos
que le ayudará a crearse un mejor futuro y a encontrar el poder que ella guarda interiormente. Es
una persona capaz de hacerle cambiar su modo de ver las cosas para bien y ella lo reconocerá de
inmediato porque se sentirá cercana a su manera de pensar y ver la vida. Junto con la carta nº6, el 9
de Copas, augura un posible romance de la consultante con esta persona o, al menos, una amistad
muy profunda y que les traerá felicidad a los dos por igual.

A modo de apéndice – y para que ejerciten con más creatividad – tienen aquí mis tiradas favoritas.

1. Pasado, Presente y Futuro.


Esta tirada es altamente conocida por su grado de síntesis y acierto, lo cual la hace idónea a la hora de
querer llegar al centro de algo que nos preocupa sin enredarnos en detalles innecesarios.
Modo de Uso.

a) Se baraja el mazo durante el tiempo que uno estime necesario.


b) Se parte en tres montones con la mano que uno no usa para escribir.
c) Se vuelve a juntar el mazo según el orden que deseemos.
d) Sacamos 3, 5 ó 7 cartas, según estimemos conveniente.
2. Las 4 Funciones.
Esta tirada es de tinte netamente psicológico, por ende, conviene interpretar las cartas de esta manera.
Es extremadamente útil para las personas que están a punto de enfrentarse a una situación determinada
y quieren saber cuáles son las “armas” que tienen disponibles desde su interior.
Modo de Uso.

a) Se baraja el mazo durante el tiempo que uno estime necesario.


b) Se parte en tres montones con la mano que uno no usa para escribir.
c) Se vuelve a juntar el mazo según el orden que deseemos.
d) Sacamos cuatro cartas desde donde queramos.
3. El Árbol de la Vida.
Esta tirada es frecuentemente utilizada para ver una situación desde diferentes puntos de vista. Posee
dentro de su estructura la cualidad de definir las cosas por tiempo y, además, añadir las capacidades
personales de resolución e influencias ocultas que no podemos ver.
Modo de Uso.

a) Se baraja el mazo durante el tiempo que uno estime necesario.


b) Se parte en tres montones con la mano que uno no usa para escribir.
c) Se vuelve a juntar el mazo según el orden que deseemos.
d) Sacamos cinco cartas desde donde queramos.
4. La Guía Espiritual.
Esta tirada ha sido especialmente formulada para responder preguntas de tipo espiritual, pero no quiere
decir que el intérprete del Tarot pueda modificarla a gusto suyo cuando lo desee. La especialidad de La
Guía Espiritual es develar lo que hay dentro del consultante y que es necesario ver, mostrando cosas
que ni él mismo ha notado.
Modo de Uso.

a) Se baraja el mazo durante el tiempo que uno estime necesario.


b) Se parte en tres montones con la mano que uno no usa para escribir.
c) Se vuelve a juntar el mazo según el orden que deseemos.
d) Sacamos ocho cartas desde donde queramos.
5. El Espejo.
Ésta es una tirada de tipo relacional, o sea, se dedica a describir la situación existente, potencialidades,
impedimentos y rasgos internos y externos dentro de un lazo entre dos personas, ya sea parientes,
compañeros de trabajo o pareja. La estructura que tiene simboliza el hecho de que una persona puede
ser el reflejo de la otra y, como conjunto alcanzan un estado mayor y pueden llegar a más que estando
solos.
Modo de Uso.

a) Se baraja el mazo durante el tiempo que uno estime necesario.


b) Se parte en tres montones con la mano que uno no usa para escribir.
c) Se vuelve a juntar el mazo según el orden que deseemos.
d) Sacamos doce cartas desde donde queramos.
Segunda Interpretación.

1 y 4: El Cuerpo.

2 y 5: El Corazón.

3 y 6: La Mente.

7 y 10: La Intimidad.

8 y 11: Lo que Transforma la Unión.

9 y 12: Bendiciones y Dones.

Cartas:
a) Primera Interpretación.
1, 2 y 3: El Consultante en el Aquí/Ahora.
4, 5 y 6: El Otro en el Aquí/Ahora.
7, 8 y 9: Manifestación Externa de la Asociación.
10, 11 y 12: Propósito Espiritual Interior.
b) Segunda Interpretación.
1 y 4: El Cuerpo.
2 y 5: El Corazón.
3 y 6: La Mente.
7 y 10: La Intimidad.
8 y 11: Lo que Transforma la Unión.

6. Árbol de la Vida.
Esta tirada es netamente espiritual, recomendada especialmente para cuando el consultante tiene crisis
de fe, se encuentra en un dilema de creencias o, simplemente, desea saber qué puede hacer por su alma
o por la de alguien más. Su frecuencia de uso puede ser de una vez al mes, ya que mueve hilos muy
íntimos dentro del subconsciente y se necesita cierto tiempo para asimilar la nueva información que
aquí puede aparecer.
Modo de Uso.

a) Se baraja el mazo durante el tiempo que uno estime necesario.


b) Se parte en tres montones con la mano que uno no usa para escribir.
c) Se vuelve a juntar el mazo según el orden que deseemos.
d) Sacamos diez cartas desde donde queramos.
Y bien, ¡ya hemos llegado al final! Para la práctica, incluí 6 nuevas tiradas que vienen sin ejemplo, como
modo de dar el molde en blanco para que cada cual cocine el pastel como desee (a mí me gusta de
chocolate, pero eso no tiene por qué compartirlo todo el mundo, jajajaja!).
El mundo del Tarot es, sin duda, enigmático y – al mismo tiempo – enriquecedor. Hay quienes, sin
conocerlo siquiera, le temen o rechazan… a esas personas hay que dejarlas ser, ésa es su verdad y
no es necesario meterse en discusiones espirituales para convencer a nadie, eso es ir contra el libre
albedrío de cada cual y nosotros queremos ayudar, no hacer sentir mal a las personas.
Recomiendo siempre la práctica, intentando internalizar los significados y escuchando a la intuición
si es que dice “agrégale esto” o “también quiere decir esto”, nada es fijo en el mundo de las mancias
y el Tarot, como cartomancia, tampoco lo es. No es cosa, asimismo, de andarse matando leyendo el
Tarot como desquiciado, hazlo cuando tengas ganas y sientas que estás en sintonía con las cartas y
no porque te pusiste como meta cierta cantidad de tiradas al día.
Este curso es un pequeño esbozo de lo que yo considero mi proyecto más próximo: un libro de
Tarot de Marsella mucho más completo que lo que aquí he presentado. Si bien los manuscritos uno
debe guardarlos bajo siete llaves, decidí hacer un curso y publicarlo de manera gratuita como modo
de enseñar un poco de lo que sé. Si te gustó mi curso de Tarot o quieres saber más, me encantaría
que me enviases un e – mail y así establecer contacto.
Mucha suerte en tu camino, amiga o amigo, y estoy para servirte.

Con cariño.

Karina.