You are on page 1of 76

m

john e. hibbitts
estado de conservación
de las iglesias de

antigua guatemala
<
Digitized by the Internet Archive
in 2010 with funding from
Universidad Francisco IVIarroquín

http://www.archive.org/details/estadodeconservOOjohnguat
I
I
-*•

<r

estado de conservación
iglesias

guatemala
IMPRESO EN GUATEMALA, CENTRO AMERICA.

ORDEN N? 222 LIBRO 88.

CENTRO DE PRODUCCIÓN DE MATERIALES


UNIVERSIDAD DE SAN CARLOS DE GUATEMALA

r.
•«»
OCTUBRE DE 1968.

INFORME SOBRE EL ESTADO DE OONSERVACION


DE LAS IGLESIAS DE ANTIGUA GUATEMALA
Y ALGUNAS MEDIDAS PARA SU PRESERVACIÓN.

PROLOGO DE
LUIS LUJAN MUÑOZ

TRADUCCIÓN DE
JORGE LUJAN MUÑOZ
Colección Luis Lujan Muñoz
Universidad Franci*ico Marroquín
www.ufm.edu - Guatemala

john hibbitts
estado de conservación
! las iglesias

patemala
,ff.-..', .
índice

Prologo i

Introducción 1

Reconocimiento de edificios i 2

Iglesia y Monasterio de Santa Clara 2

Iglesia y Convento de La Recolección 3

Iglesia y Convento de la Compañía de Jesús 4

Iglesia de San José 5

Iglesia y Monasterio de Capuchinas .."^ 5

La Catedral 6

Iglesia de Santa Catal ina 6

Nuestra Señora de Los Remedios ... 6

Convento e Iglesia de San Agustín 7

Iglesia y Monasterio de Santa Teresa 7

Iglesia de El Carmen 8

Iglesia y Monasterio de La Concepción 8

Iglesia de La Santa Cruz 8

Iglesia de La Candelaria 9

Iglesia de San Sebastian 9

Recomendaciones 10

Apéndice 13

4k %
LISTA DE

Dibujos del estado actual de los monumentos.

Dibujo 1. Iglesia de Santa Clara.

Dibujo 2. Iglesia de La Recolección.

Dibujo 3. Iglesia de La Recolección.

Dibujo 4. Iglesia de la Compañía de Jesús.

Dibujo 5. Iglesia de la Compañfa de Jesús.

Dibujo 6. Iglesia de la Compañía de Jesús.

Dibujo 7. Iglesia de San José.

Dibujo 8. Iglesia de Capuchinas.

Dibujo 9. Iglesia Catedral.

Dibujo 10. Iglesia de Santa Catalina.

Dibujo 11. Iglesia de Los Remedios.

Dibujo 12. Iglesia de San Agustín.

Dibujo 13. Iglesia de Santa Teresd.

Dibujo 14. Iglesia de La Concepción.

Dibujo 15. Iglesia de La Santa Cruz.

Dibujo 16. Cimbra para reparar el arco de l(

iglesia de Santa Clara.

Dibu o 17. Diagrama de soporte de metal de


la Cimbra y del aparato de en-
roscamiento. (Santa Claro ).
LISTA DE

Fotografías que muestran la transformación


de algunos monumentos.

Fotografra 1. Aspecto de la Catedral con sus torres y remate como se encontraba a media-
dos del siglo pasado.

Fotografía 2. Vista de Catedral tal como se ve en lo actualidad sin sus campanarios y re-
mate.

Fotografía 3. El Palacio de los Capitanes Generales durante los trabajos de restauración,


efectuados en la administración del Gral. Manuel Lisandro Barillas.

Fotografía 4. Vista del Palacio de los Capitones Generales, después de su reconstrucción.

Fotografía 5. Fachado de lo Iglesia de San Francisco, antes de los terremotos de 1917-18.

Fotografía 6. Iglesia de San Francisco a principios de este siglo, vista desde la cabecera.

Fotografía 7. Ruinas de lo Ermita del Espíritu Santo, antes de la destrucción parcial de su


fachada.

Fotografía 8. Aspecto actual de la Ermita del Espíritu Santo.

Fotografía 9. Claustro principal del Oratorio de Son Felipe Neri -Escuela de Cristo- an-
tes de su desotortunodo reconstrucción.

Fotografía 10. Visto de las ruinas de La Sonto Cruz, antes de destruirse su cúpula.

Fotografía 11. Estado de uno pared lateral en Lo Recolección.

Fotografía 12. Visto desde arribo del estado en que se encuentra lo único bóveda que que-
da en Capuchinos.

Fotografía 13. Deterioro en la decoración en estuco en una de los pechinas de Catedral.

Fotografía 14. Rajaduras en lo mismo bóveda de Catedral, desde el interior.

Fotografía 15. Rajaduras en el exterior de uno de las bóvedas de Catedral.

Fotografía 16. iglesia de San Agustín. Arco roto y fragmento que sostiene el arranque de
la cúpula.
PROLOGO

La ciudad de Antigua Guatemala ha sido incesante motivo de inspiración para prosistas y


poetas durante el pasado y el presente siglos. Figuras de gran relevancia en estos campos lian
dejado plasmadas sus impresiones en de viaje, ensayos y poesías, Sin embygo, no ha
liliros

sido menor la cantidad de obras de carácter científico en las que a través de concienzudos
análisis de historia del arte se ha estudiado la expresión estática de este impresionante conjun-
to monumental barroco.

Como es sabido, Antigua Guatemala fue destruida en julio de 1773 por unos movimientos
sísmicos que se conocen con el nombre de terremotos de Santa Marta. Han transcurrido, por lo
tanto, casi doscientos años de aquella catástrofe y en ese lapso han tenido lugar muchos hechos
importantes para esa población. En primer lugar, como consecuencia de esos terremotos, se
decidió por parte de Carlos III y sus representantes en Guatemala, la traslación al sitio que
actualmente ocupa la capital de Guatemala, en el Valle de la Virgen. Naturalmente aquel acto
fue realizado en medio de profundas divergencias de opinión entre quienes no deseaban abando-
nar la ya entonces vieja ciudad y quienes, por el contrario, deseaban trasladarse a este vallo.

Esta polánica fue tajantemente cortada por las altas autoridades de la Colonia, quietos
respaldados por las órdenes reales efectuaron el trazo de la ciudad en el valle de la Ermita.
Empero, aun esa situación no acalló las voces de los inconformes. Surgió, quizá como proble-
ma de generaciones distintas, aquellos que creían que la Antigua Guatemala o la arruinada,
como se le llamaba familiarmente entonces, era un símbolo de un pasado mejor que era impotl-
ble de emularse. Muchas veces quizá por encima de la agria polómica entre la exuberancia del
barroco y la frialdad del neoclásico, existía esta divergencia generacional de opiniones rospoett
de la Antigua y la Nueva Guatemala de la Asunción.

Durante el siglo pasado la Antigua Guatemala se fue poblando paulatinamente. Primero,


fueron los más reacios a abandonar su ciudad los que a pesar do las estrictas órdenes do las
autoridades, casi permanecieron a escondidas viviendo en Antigua. Sin embargo, hacia la apoca
de la independencia surge una bonanza como consecuencia de la siembra de cochinilla, producto
que parece haber sido especialmente apto para ser cosechado en las inmediaciones do Antigua.
Por ello muchos agricultores llegan a vivir a esa población y numerosas ruinas de viejas oasit
de campo o teirenos de siembra aledaños son utilizados para este fin. Es más, inclusivo rallas
de gran magnitud se utilizan para ese objeto, así, a manera de ejemplo, recordamos que Santa
Clara fue vendida por $1.000 pagaderos a un largo plazo, debido a que los vestigios arquitectó-
nicos impedían su uso pleno para las labores agrícolas ¡Cuántas cosas debieron doslralrto
entonces para hacer que aquellos terrenos fueran precisamente aptos para la agrleultural

A mediados de siglo se deja sentir en Antigua la benéfica acción del corregidor José Marfa
Palomo y Montúfar, quien emprende numerosas obras para mejorar algunas do las instalaciones
gubernamentales, administrativas, de ornato y do utilidad publica. Ya para entonces parece
poderse señalar el renacer de una comunidad en la cual desdo luego, lejos so estaba do aspirar
a revivir sus viejas glorias de ciudad metropolitana. El auge do la producción cafetalera viene
a darle a Antigua Guatemala el empuje final que la convertirá a partir de fines del siglo pasado
en una población rodeada totalmente de grandes plantaciones de cafó, cuya calidad os excopcio-
ii

nal. En este siglo ala produccí^Tn agrícola anterior se añade como fuente de ingresos importante,
el advenimiento de una corriente turística internacional -primordialmente norteamericana- y
nacional, que concurre a este lugar por razones estéticas y religiosas, ya que se encuentran
allí dos centros de peregrinación importantes para el catolicismo nacional: La Iglesia de San
Felipe en la que se rinde culto al Cristo Sepultado de esa advocación y la Capilla de la Tercera
Orden Franciscana en la que el Hermano Pedro de San Josa de Bethancourt es el centro devocio-
nal de numerosos romeristas de la república.

Antigua Guatemala es fundamentalmente una ciudad del siglo XVIII. Naturalmente, su traza
del tipo ajedrezado o en damero es de estirpe plenamente renacentista, realizada por el arquitec-
to Juan Bautista Antonelli, en 1543. Pero los continuos terremotos que asolaron al altiplano
central de Guatemala, hicíieron que la ciudad se reconstruyese varias veces, de manera que los
edificios que se admiran en Antigua son, predominantemente de 1717 a 1773, si bien hay algunos
importantes de la segunda mitad del siglo XYII. Por lo tanto, la aseveración que hacíamos más
arriba es evidente y cierta: Santiago de Guatemala era una urbe predominantemente barroca.

El conjunto urbano de Antigua Guatemala debid tener en la apoca de su destrucción unos


35,000 habitantes, haciendo un cálculo relativo. Se le podría considerar, asimismo, como una de
las cinco ciudades más populosas de Hispanoamérica. Era sede de la Audiencia de Guatemala y
del Arzobispado del mismo nombre. Tenía, aproximadamente, veintiséis templos y ocho ermitas,
así como ocho comunidades de religiosos, cinco de religiosas y tres beateríos. Además, los
edificios del Real Palacio, Ayuntamiento, Palacio Arzobispal, Casa de Moneda, Universidad de
San Carlos, dos Seminarios, Real Aduana y numerosas construcciones que servían para el orna-
to pdblico como las fuentes situadas en hermosas plazas, etc. Casas particulares sobrepasaban
las ocho mil (I).

A manera de guía para el lector, incluiremos una cronología de la arquitectura en esa ciudad,
que consideramos ayudará* a entender mejor el proceso histórico de la misma (2):

O 1543-90 (Arquitectura improvisada; carencia de arquitectos profesionales y de estilos


definidos).

2) 1590-1680 (Arquitectura con materiales no perecederos -ladrillo, piedra, estuco-; arqui-


tectos profesionales. Estilos: reminiscencias medioevales; mudejar; herreriano; plateres-
co e inicios del manierismo).

3) 1680-1717 (Obras de gran aliento arquitectónico, como Catedral, la Compañía de Jesús,


San Francisco, etcétera. Estilos: continuacio'h del manierismo e inicios del barroco).

1 Datos tomados del informe del Ayuntamiento de la ciudad de Guatemala a Carlos III, con mo-
tivo de la destrucción de la ciudad. Documento Al 10, expediente 18,773, legajo 2,444 del
Archivo general de Centroamérica. Citado por Julio Galicia Díaz en Destrucción y traslado
de la ciudad de Santiago de Guatemala. Guatemala, Tesis mimeografiada. Universidad de San
Carlos, 1968, pp. 7 y ss.

2 Para ampliar esta secuencia puede verse: Luis Lujan Muñoz. Síntesis de la Arquitectura en
Guatemala. Guatemala, Universidad de San Carlos, 1968, y Guía de Antigua Guatemala por
J. Joaquín Pardo, Pedro Zamora Castellanos y Luis Lujan Muñoz, Guatemala, Centro Edito-
rial "José de Pineda barra", 1968.
I
ill

4) 1717-1773 (Época de mayor florecimiento arquitectónico; profusión en ia decoración;


frecuente uso de pilastras como apoyos arquitectónicos en las fachadas. Estilo: barroco
exuberante o ultrabarroco).

5) 1773-hasta el presente (Repoblamiento de la ciudad; reacondiclonamlento de edificios


públicos y casas de habitación; limpieza y extracción de ripio en las ruinas. Comienzos
del uso del estilo neocolonial).

Si tomamos en cuenta lo anterior, nos encontraremos con que algunas de las características
primordiales de esa arquitectura de Antigua Guatemala de finales del siglo XYII y del siglo
XVIII son las siguientes: Presencia del barroco sísmico (3), con muros gruesos, edificaciones
de poca altura, torres-campanarios muy bajas y masivas o integradas a las fachadas. Decora-
ción exterior e interior en estuco con frecuente tendencia a la planimetría, con espacios inte-
riores de planta poco movida y del tipo de iglesia llamado de cajón.

Como hemos dicho en otras oportunidades, paradójicamente lo que fue motivo do doslrneclói
en 1773, se vino a convertir en circunstancia salvadora del conjunto monumental barroco que
existía en los fines del siglo XVIII en esa urbe. Efectivamente, tal hecho hizo que Antigua no
padeciera la furia destructiva del neoclásico dócimonónico y de eso que se ha pretendido llamar
progreso, que incluye la destrucción de la traza de ciudades, la edificación de pequeños rasca-
cielos, el uso de lóminas de cinc, etcétera. De ese modo Antigua Guatemala pudo venir a ser el

ejemplo vivo de como debieron ser las grandes ciudades hispanoamericanas en el momento de su
máximo esplendor barroco. La maravilla que fueron Lima, Quito, Puebla y Móxico se percibe a
plenitud en Antigua Guatemala. Ese patrimonio cultural lastimosamente mutilado a todo lo larg»
de Iberoamórica se conserva bastante incótume en Antigua Guatemala.

Desde el punto de vista legal a Antigua Guatemala se le dio un rógimen especial mediante ti

decreto numero 2772 emitido en 1944. En él se le declaraba Monumento Nacional y se trataba de


estipular cuales debían ser las características primordiales de la arquitectura a construirse ti la
población. Empero, por diversas razones, esta legislación ha venido a ser poco funcltiil y so
ha preparado una nueva, actualizada y con un sentido mas adecuado a las circunstancias. Prtka-
biemente ai entrar en vigor esta nueva Ley Protectora de Antigua Guatemala se tenga un instru-
mento ma's adecuado para preservarla. Por otra parte, el instituto Panamericano de Geografía o

Historia en su VIII Asamblea General, declaró a Antigua Guatemala, Ciudad Monumento de


America, y en la Constitución emitida en 1965 se elevó a precepto constitucional la necesidad
de proteger y conservar dicha urbe (4).

No se necesitan mayores conocimientos para percatarse de ese inmenso legado patrimonial


que tenemos en Antigua Guatemala. Es tan evidente que no requiere mayor aclaracitfn. Sin emba^
go, la responsabilidad que implica para Guatemala la urgencia de protegerlo es, igualmente,
enorme. Como hemos dicho antes, pese a la legislación protectora y a la ereacién del Instituto
de Antropología e Historia, en 1946, como entidad directamente encargada de velar por la

3 Útil término creado por Pal Kelemen.

4 El párrafo final del articulo 107 dice: "La ciudad de Antigua Guatemala, por su cardcter de
monumento nacional y de América, merecerá especial atención del Estado con el propósito
de conservar sus características y resguardar sus tesoros culturales" En el mismo artículo
.

pero con anterioridad se establece que el Eslado velará por la restauración y conservación
de los monumentos nacionales.
If

protección e investigación del pasado liistol-ico de Guatemala, la verdad es que la carencia de


medios económicos para realizarlo a cabalidad y la no existencia de técnicos especializados,
como arquitectos restauradores profesionales, hacen que de día en dfa la situación para la
protección de Antigua Guatemala sea mas difícil. No bastan las buenas intenciones del Instituto
de Antropología e Historia, de la Universidad de San Carlos, de la Sociedad de Geografía e His-
toria y de tantas otras entidades culturales que existen en el país. Es preciso proceder de
inmediato a efectuar trabajos de salvamento y de protección de los grandes monumentos arqui-
tectónicos de Antigua Guatemala. Previamente, sin embargo, se requieren estudios detallados
del estado de cada monumento, realizados por especialistas, el levantamiento de planos, alza-
dos, cortes, detalles ornamentales. La formacioli de un inmenso catalogo fotográfico de la

ciudad que permitan hacernos saber que es exactamente con lo que se cuenta. Naturalmente,
bastante mas que poco se ha hecho en este campo. Los libros y estudios de historiadores del
arte han contribuido mucho a ello, pero falta la labor institucional y sistematizada para efec-

tuarlo a plenitud. Entretanto no tengamos esto, es difícil poder seguir con entusiasmo este
impulso. De allí que la labor realizada por el arquitecto John E. Hibbitts, arquitecto restaurador
con gran experiencia, era impostergable y mós que necesaria. Según insistiremos más adelante,
cada uno de los monumentos principales ha sido estudiado en su situación actual y se ha bus-
cado los medios para evitar su futuro deterioro parcial o total.

La arquitectura de Antigua Guatemala ofrece determinadas peculiaridades, que le han sido


conferidas por los movimientos sísmicos, la acción del tiempo por medio de la erosión, los
insectos, la vegetación y otros Y desde luego, prlmordialmente,
organismos vivos. la mano
destructora del hombre. Es probablemente este ultimo el responsable de muchas de las más
graves mutilaciones en los edificios de esa ciudad. Todavía en la actualidad, esporádicamente,
se debe evitar el uso de los materiales constructivos antiguos de los monumentos que se encuen-
tran en los muros y cubiertas, para edificaciones nuevas. No es infrecuente saber que muchas de
las actuales casas y edificios de Antigua Guatemala han sido rehechas con esos materiales que
genéricamente se les conoce como ripio, pero que en verdad muchas veces son extraídos de
elementos constructivos importantes de las ruinas. Todavía hace no mucho se obtenía salitre de
las ruinas para la fabricación de pólvora y otros usos. Pero quizá lo más notorio en cuanto a esta
destuceión fue la que se hizo en las grandes ruinas de Santo Domingo para construir en parte
de su atrio el actual Instituto de Varones de Antigua Guatemala y más incomprensible aún fue
la destrucción realizada en 1908 por un diligente jefe político del claustro principal de La Re-
colección para fabricarse una alborea en forma de barco, a la que bautizó con el nombre de
La Marina. Tan peregrina idea ha servido para que más de un guía de turistas inescrupuloso
relatara divertidas anócdotas -por lo fantaseosas- en las que monjas y Itailes concurrían a
tomar baños conjuntos. Ridiculas aseveraciones, naturalmente, desde cualquier punto de vista.
Menos mal que tal engendro ya no existe, pues fue destruido posteriormente.

Otras ruinas han sufrido modificaciones sustanciales para adaptarlas a necesidades de otro
tipo. Ya citábamos el caso de Santa Clara para hacer siembras en su interior. De Capuchinas
sabemos que su convento fue usado como beneficio de cafó, de modo que el claustro alto y el
patio principal fueron transformados para que se pudieran secar los granos de café en su superfi-
cie. En el convento de Belén existió un aserradero y posteriormente un hotel, y la cárcel funcionó
mucho tiempo en el local del Ayuntamiento y ahora en el Antiguo Convento de Santa Teresa.

Probablemente, sin embargo, es la necesidad de utilizar la mayor parte de estas ruinas para
viviendas de personas de escasos recursos lo más común y lo que ha provocado mayores y ma's
diversos problemas. Muchas de las habitaciones conventuales han servido como casas de vecin-
dad en las que numerosas familias habitan en circunstancias verdaderamente difíciles, sin los
mínimos requerimientos higiénicos, cocinando en el interior de los cuartos, agregando coberti-
zos de lámina de cinc y paredes de madera; en fin, destruyendo constantemente los monumentos
arquitectónicos. Esta situación si bien ha mejorado no esta totalmente solucionada y requiere do
un inmediato arreglo. Quizl uno de los mayores problemas que enfrenta tanto la municipalidad
de Antigua Guatemala como el Instituto de Antropología e Historia es el caso de la Iglesia de la
Compañía de Jesús. Esta hermosa fábrica se utiliza actualmente como mercado de esa población.
Esto implica que dicho monumento se ve afeado por la inmensa cantidad de ventas, unas perma-
nentes y otras Improvisadas, que impiden la valorización de su atrio, de la hermosa fachada y lo
que era el interior de la iglesia. Sin embargo, mayor peligro aún representa la posibilidad do
destrucción de algunos de los elementos primordiales de estas ruinas, según lo señala el arqui-
tecto Hibbitts. Esto implicaría una catástrofe en la que numerosas vidas correrían peligro y,
desde luego, monumento se dañaría lastimosamente. Por otra parte, el lugar en que se encuen-
el

tra enclavado este ha hecho que alrededor suyo proliferen una cantidad considerable do negocios
que destruyen el aspecto de las calles aledañas con sus fraccionamientos en mínimas propieda-
des, anuncios de toda laya, transformando una de las áreas más Importantes del casco cítadíno.
Es deseable, por lo tanto, en razón de la seguridad del público y del propio monumento, que lo
mas rápidamente posible se traslade dicho mercado a un lugar más adecuado, que de acuerdo
con la comisión encargada de elaborar' el Plan Regulador de la Ciudad de Antigua esta situado
hacia el rumbo de La Pólvora, en el sector poniente de la ciudad.

También es imprescindible tener presente que las ruinas han padecido deterioros por los
sismos que se han dado en el siglo pasado y actual. Buenos ejemplos lo son la Ermita del
Espíritu Santo (Fotografías 9 y 10) que ha sufrido la pórdida de media fachada, caso similar al
de Nuestra Señora de los Dolores del Cerro. La pequeña y bella iglesia de la Santa Cruz se lo
ha destrozado su ciípula (fotografía 8) y sus restos se encuentran en situación muy peligrosa
según el arquitecto Hibbitts. Todo esto nos indica que las ruinas deben cuidarse para evitar
mayores destrozos y deterioros. La verdad es que estamos tan habituados a mirarlas como
monumentos inconmovibles que no estamos conscientes de su lento y a veces rápido deterioro.
Pudiera parecer que durante siglos permanecera'h inalterables pero la triste verdad os otra.

Lo anterior nos lleva a mencionar el hecho que la Municipalidad de Antigua Guatemala Justa-
mente preocupada por el futuro de esa urbe, en lo atingente a la preservación del conjunto monu-
mental en ruinas y la resolución de los problemas de la población en general, con sus haMtvalos
de todo tipo de agrupación humana, solicitó la colaboración del Instituto de Fomento Municipal
para que este formulara un proyecto de Plan Regulador para la ciudad de Antigua Guatemala.
Este organismo integró una comisión de especialistas de diferentes ramas, según lo requería el

caso particular de Antigua, comisión que ha entregado dicho plan, que esperamos entre a fungir
lo mas pronto posible. Dentro de dicho plan so contempla como elemento importantísimo ol
aludido proyecto de Protección de Antigua Guatemala (5), de manera que su aprobación es
necesaria para evitar que sigan los destrozos en el conjunto monumental.

Uno de los criterios que prevalecen en el cuerpo legal de protección de Antigua Guatemala
es, lógicamente, el de que el carácter esencial que le otorga mayor rango a sus monumentos os

5 Este Proyecto de Ley para Protección de la Ciudad de la Antigua Guatemala, se encuentra


publicado en Antropología e Historia de Guatemala, Vol. XIX, No. 1 (Enero-Junio 1967),
Guatemala, Unión Tipográfica, 1967, pp. 106-117.
.

vi

que se conserven como ruinas. La categorfa que tienen las ruinas lia sido considerada como

primordial por los arquitectos restauradores modernos, porque tienen una serie de valores
peculiares, que les son especilficos, y en las que el tiempo y los agentes naturales han sido
otros arquitectos. Desde luego que lo anterior no quiere decir que no se llagan trabajos de
mantenimiento, consolidación, jardinizacióh y, en determinados casos, restauracioli. Pero nunca
reconstrucción total como se ha realizado en la Iglesia de San Francisco (6).

Este caso merece especial atención porque es el ejemplo más desafortunado, en cuanto a
criterio de restauración que se haya hecho en Antigua Guatemala. De ser uno délos monumentos
en ruinas más hermosos e impresionantes de Antigua Guatemala, con sus bóvedas y copulas
rotas, se convirtió en una edificación más, como las hay por decenas. O sea que lo que era
único fue adocenado; lo que tenfa categoría principal lo volvieron secundario. Aparte de la idea

errada en cuanto a criterios de restauración, que ya mencionamos antes, se utilizaron materiales


que, según los especialistas no debieron de usarse. Asf, los cerramientos de bóvedas y cúpulas
se hicieron a base de cemento armado y vigas de cemento armado fueron igualmente introducidas
en las pilastras de los muros de la iglesia. Según los verdaderos entendidos esta situación en
la que la composicio^n de los materiales constructivos es tan disímil, contribuirá a que al produ-
cirse un movimiento sfsmico fuerte la vibración sea distinta entre unas y otras partes y lo anti-
guo se destruya y quede entonces un inmenso, y nos tememos que no tan bello, cascarón de
cemento armado.

Infortunadamente aún la opinión unánime de los grandes especialistas de la historia del arte
hispanoamericano no fue suficiente para quienes no querían ni oir ni ver. Autoridades como
Diego Ángulo Iñiguez, el Marquó's de Loyoza, Antonio Bonet Correa de España; Francisco de
la Maza, Justino Fernández, José'' Gorbea Trueba de México; Pal Keleman y Sidney D. Maricman
de Estados Unidos; Mario Buschiazzo de Argentina; además de la Universidad de San Carlos de
Guatemala, la Sociedad de Geográfica e Historia, la Asociación Antropoiógica de Guatemala y
naturalmente el Instituto de Antropología e Historia, no fueron suficientes para detener el atro-

pello. Todos, absolutamente, coincidieron en negar el criterio de los que pretendían la recons-
trucción. Intereses egoístas, sin embargo, prevalecieron, convirtiéndose San Francisco en esa
edificacioli sin personalidad que es ahora. Seles dijo en esa ocasio^n que cómo solucionarfan el

problema de llenar el espacio en donde antes existían retablos dorados barrocos, con su corres-
pondiente escultura policromada y estofada, sus .pinturas con las características de época, el
pulpito, la sillería de coro, los barandales, las bancas, la orfebrería, en fin, todos y cada uno
de los grandes y pequeños detalles de una edificación barroca hispanoamericana del siglo XYII
o XYIII. La triste solución estaba la vista. Cualquier persona con mediano criterio estético y
sensibilidad para el arte percibe esa pesadumbre en la desolada blancura que dá hoy el interior
de la iglesia de San Francisco. Las hornacinas para retablos permanecen vacías y en donde los
hay, están fuera de escala hasta el punto de tener que construirle una no muy elegante base de

5/Reconstrucción se le entiende como la ". recreación de un espacio en el sentido arqui-


. .

tectónico,podemos afirmar que no es posible lograrla. No podemos recrear las mismas condi-
ciones sicológicas y ecológicas que influyeron en el artífice del pasado para la cons-
trucción de una vivienda o un monumento. Estas fueron características peculiares al hombre
y al medio en el que desarrolló su actividad. Si es que tratamos de plasmarlos, el resultado
no será el logrado por el artífice primario, sino una adulteración de su espíritu a través del
de nuestra época".
Clarísima definición expresada por Hernán Crespo-Toral en "Arqueología y preservación"
Preservación de Monumentos, V/ashington D.C., Secretaría General de la Organización de los
Estados Americanos, 1966, pp. 29-30.
cerca de dos metros de altura a hh retakle, para que más o menos se vea pasable. Las bancas
se han hecho en ese pretendido estile neecelonlal que tan falso y pobre resulta. Y ahora se está
concluyendo la reconstnicclán del camarín de cuatro niveles al que Iba adosado el inmenso,

maravilloso y casi ánico retablo mayor de la Iglesia de San Francisco. ¿Que harán para llenar
esa superficie? ¿Se llenará con murales estilo colonial? ¿O acaso pretenderán diseñar y cons-
truir un retablo dorado de esas dimensiones, también de estilo colonial? ¿Y si pretendieran
hacerlo así, sera" factible que a mitad del siglo XX se quiera y se pueda hacer una buena o
mediana Imltaclán del barroco del siglo XYIII? Respuestas difíciles a preguntas igualmente
difíciles, pero que la Irresponsabilidad e Irrespetuosidad de los caprichosos amigos de la
reconstruccloli de San Francisco no se han detenido a meditar, quitándole a Antigua una de sus
mayores joyas, para dejarles en cambio una Inmensa construecltfh en la que lo blanco de les
acabados coincide con lo Lo único que queda, es
Incoloro e Ineficaz de los logros estéticos.
esperar que no vuelva a suceder semejante cosa en Antigua Guatemala. No podemos menos que
comentar, empero, que gastar las decenas de miles de quetzales para reconstruir San Francisco,
cuando tantos edificios importantes amenazan destruirse, es verdaderamente un crimen de lesa
cultura para el patrimonio artístico patrio, cuya responsabilidad recae sobre una dependencia
estatal para mayor pena. Ojalá que alguna lamentable circunstancia no haga que la destrucción
de estos monumentos sea razón para enrrostrarles su actitud negativa ante un hecho consumado
e irremediable (T). . v

La finalidad ultima que debe buscarse cumplir con el conjunto monumental de Antigua Gua-
temala es la puesta en valor del mismo. Con ello queremos decir que es necesario presentar
adecuadamente el conjunto urbanístico y los principales monumentos, sea que estén en uso,
como el Palacio del Ayuntamiento y el Palacio de los Capitanes Generales, o no lo estén
como los monumentos en ruinas. También implica lo anterior la conservación del paisaje natural
que rodea a la ciudad, o sea que se requiere que las montaftas que circundan el valle de PanelMy
permanezcan sin ser transformadas para no restarle belleza a este marco natural de la urbe de
Santiago de Guatemala.

La puesta en valor Implica, asimismo, quitar lo que sobra cuando son adiciones arqultectáni-
cas indeseables, retirar los techos de lámina de cinc que tanto afean a la ciudad vista desde alte,
así como las puertas metálicas, los acabados de pared de tipo no tradicional y, sobre todo, el
falseamiento por medio de esa ya mencionada disfrazada arquitectura colonial. Tales les cases
de los aleros de teja falsos, el cemento martellnado, para darle apariencia de piedra, la forja de
hierro con modelos ornamentales neocoloniales, etcétera. También es de gran importancia qui-

tar los árboles en los lugares que eviten el aprecio de les volúmenes y masas arquiteotánicas de

los monumentos y la colocación de un tipo de alumbrado discreto que no distraiga la atondan.


Igualmente, se requiere lo que ha sido llamada vitalización del conjunto urbanístico (8), que

consiste en darle este Impulso necesario para una vida econdhiica favorable, mediante la crea-
cién de museos, bibliotecas y salas de lectura, reencausamiento de las actividades de las
artesanías tradicionales, en fin toda posibilidad que implique darle medios de inpese a la een»-
nidad, a la vez que se le dá prestancia al conjunto monumental.

7 Lo cúpula fue construida también de cemento armado, y como no se sahía cómo era la origi-
nal, se decidió audazmente copiarla de la iglesia del Oratorio de San Felipe Neri. ¿Se puede
llamar a eso restauración?
valor' en las ciuda-
8 Véase del arquitecto José Manuel Baicdrcel '^Técnica de la 'Puesta ert
Secreta-
des y conjuntos monumentales" en Preservación de Monumentos, Washington, D,C.,
ría General de la Organización de los Estados Americanos, 1966, pp. 76-
viíi

El arquitecto Hibbitts, quien ha trabajado en Inglaterra como arquitecto restaurador, así como
en Estados Unidos de Norteamérica, se mostriT muy interesado en investigar la situación de la
conservaci(fn de los edificios en ruinas de Antigua Guatemala, y entr^ en contacto con la Uni-
versidad de San Carlos, la cual, inmediatamente acepté su oferta. En vista de ios rosHltidos do
este informe, que era tan dramático por el mal estado de preservación de las ruinas, la Unlver
sidad pensó en la urgente necesidad de publicarlo para dar a conocer el peligro que cone
Antigua Guatemala y tratar de salvar sus edificaciones mas características.

Ante la situación anterior es comprensible la preocupaciiTn ya señalada previamente, que la

Universidad de San Carlos, el Instituto de Antropología e Historia y el Comité Pro-Conservacion


de Antigua han tenido para tratar de estudiar y resolver el problema de Antigua Guatemala. De
allí la enorme importancia del estudio del arquitecto John E. Hibbitts. Con la mayor objetividad,
ajustándose a la realidad, sin falso optimismo o pesimismo extremo, nos ha hecho una auténtica
disección de los principales edificios de Antigua y de la manera como estos deben salvarse. La
situaciiTn que presenta es verdaderamente trágica, pues catorce de sus más Importantes monumen
tos están en peligro de desaparecer parcial o totalmente: La bóveda de Catedral coirespondiente
al trancepto, las bávedas del coro de Santa Clara, el arco único que subsiste en Capuchinas,
con dovelas de piedra unidas por grapas, el arco y fachada de la Iglesia de la Compañía de
Jesús, la btfveda de cañen corrido y muros de San Agustín, techumbre y muros de San José el
Viejo, la sacristía y cabecera de la Iglesia de La Recoleccién, muros del lado sur de la Parro-
quia de los Remedios, muros de la Iglesia de Santa Teresa, son algunos de los relevantes monu-
mentos que están a punto de destruirse. Noticias precisas de estos y otros problemas, especial-
mente de las soluciones para resolver estos casos, los verán los lectores en el informe del
arquitecto Hibbitts que se presenta a continuación, clarificado mediante dibujos hechos por el

mismo. Sin embargo,


problema que representa para las autoridades gubernamentales y para
el

el pueblo de Guatemala de poder salvar y detenerse su destrucción, por ahora ineludible, de esto
conjunto monumental que es ya patrimonio no s6lo de nuestro país sino de Hispanoanwrica y, a
no dudarlo, de la cultura universal, es realmente compiejo. Gravísima responsabilidad que debe
ser afrontada de inmediato con decisicTn y eficacia. Le somos deudores al arquitecto John E.
Hibbitts de este acucioso estudio que ha hecho de las principales ruinas de nuestra Antigua,
mediante el cual estamos ahora en el momento preciso para realizarla, con la cooperación de
autoridades y vecinos de la noble Santiago de Guatemala, ya que sus habitantes deben estar
conscientes del privilegio que es vivir en la Ciudad Monumento de Amarice y que, asimismo, el

legado del pasado que representa Antigua es algo de lo que somos depositarios transitorios para
transmitirlo a las nuevas generaciones, las cuales serán más celosas defensoras de ese patrimo-
nio de lo que aún los más apasionados admiradores lo somos en el presente.

Luis Lujan Muñoz


Director del Instituto de Antropología
e Historia de Guatemala.
INTRODUCCIÓN

Desde el abandono de la ciudad de Antigua, hace unos 190 años, la mayorra de sus
iglesiashan estado sujetas a la acción de los elementos: algunos terremotos e incontables
temblores, los estragos de la lluvia, la erosión del agua y el viento, el prolífico crecimien-
to de vegetación y la acción de los insectos. El hundimiento de los cimientos y en algunos
casos las inundaciones y la vibración producida por el transito, han aumentado los sufri-
mientos de los yo dañados e infortunados edificios.

Los problemas que existen en la ciudad de Antigua son causa actualmente de gran
alarma. El deterioro ha alcanzado ahora proporciones crónicas y a menos que inmediata-
mente se emprenda un programa completo de acción, investigación y estudio, muchos im-
portantes monumentos llegarán en corto tiempo a desplomarse irremediablemente o a un es-
tado en que cualquier preservación serfa imposible.

que ilustran este informe muestran gráficamente los nume-


Las fotografías y dibujos
rosos tiposde problemas que se encuentran en Antigua. Las paredes y pilastras que son los
elementos de soporte de las diversas estructuras están fuera de plomo y generalmente agrie-
tados; las cúpulas, bóvedas y arcos que están sostenidas por los mencionados elementos de
soporte, tienen la tendencia a abrirse, produciendo presión adicional sobre los soportes. El
estado de deterioro en que todo ello se encuentra sólo hace pensar, al final, en su colapso.

Existen incontables ejemplos de piezas de mompostería, de grandes y pequeñas pro-


porciones, que están rotas y separadas, que presentan problemas especiales y cada uno re-
quiere una solución diferente.

En algunos casos la situación es no sólo un peligro para el publico en general, sino


también para los edificios. El tamaño de estas unidades de mamposterfa va desde contra-
fuertes completos, que pesan muchas toneladas, hasta simples ladrillos. Pude observar cómo
la acción de un ave en el momento de iniciar su vuelo desde un ladrillo en e borde de I

donde estuvo la cúpula de la nave central de Catedral, fue suficiente para desprender el
ladrillo y hacerlo caer al suelo desde una altura que puso en peligro de herir a cualquier
persona que estuviese abajo.

La mayoría de las cubiertas de mampostería que aun están en su sitio, se encuentran


rajadas y sufriendo de algún tipo de peligro. El daño original fue probablemente causado
por el terremoto en 1773, o algún otro desde entonces, pero la acción del aguo de lluvia,
que circula libremente por las muchas grietas que existen, sigue dañando profundamente.
La acción de los constantes ciclos de humedecimiento y secamiento sobre la mezcla que
une las piezas de mampostería produce la separación de las unidades, y el agua de lluvia
se va llevando pedazo por pedazo la mezcla. En muchos cosos esta acción se viene. produ-
ciendo desde inmediatamente después de los terremotos de Sonta Marta.

Además, los muchas grietas y rajaduras se han convertido en refugio pora la vegeta-
ción. Los semillas llevados por el viento y precipitadas por lo lluvia se alojan en los raja-
duras y crecen favorecidas por el clima de Antigua. Y donde hay plantos hoy siempre in-
sectos; de éstos los más peligrosos son los hormigas que infestan las rajaduras y real izan
compue^stos quími-
excavaciones para obtener espacio vital. Las hormigas segregan ciertos
labor de excavación y lentamente van royendo la mamposterfa. El resul-
cos para ayudar su
tado es que lo que aparentan ser ladrillos solidos tienen solo el grueso de una
cascara de

huevo.

Aves de diversas variedades y hábitos anidan y se posan en lo alto de áreas crítica-


mente dañadas. Algunas de estas criaturas requieren pequeñas partículas de abrasivos para
ayudar su digestión, lo que hallan en la mezcla que se encuentra en los edificios. Los zo-

pilotes usan los edificios para afilar sus garras y pico, factor de deterioro que no debe des-
preciarse. El único arco que subsiste en la Compañía de Jesús, sobre el altar mayor, es un
lugar favorito para esta actividad, y esta tan dañado que el sólo hecho de un vuelo sorpre-
sivo de diez o quince de estas pesadas aves rapaces puede crear la necesaria dinámica de
fuerzas para su caída.

Durante mi estancia en Antigua se limpió la vegetación de algunos edificios; en al-


gunos casos pude ver cómo están ya creciendo de nuevo, en otros los hoyos dejados al qui-
tar las raíces de las plantas ha facilitado el trabajo de las hormigas.

Es daño causado por el vandalismo y la cacería de touvenirt.


también importante el

Pude observar en muchas ocasiones cómo grupos de jovencillos trepaban por piezas de mam-
postería seriamente dañadas. Arrancan ladrillos y piezas de mezcla para usarlos como pro-
yectiles. Muchas veces autobuses llenos de escolares visitan los edificios, algunos mas o
menos bien controlados pero la mayoría no. El resultado es que cincuenta o sesenta n ¡ños
se dedican a corretear por las ruinas con el consiguiente daño para los edificios y peligro
para sus vidas.

RECONOCIMIENTO DE EDIFICIOS

Del reconocimiento que hice de los edificios de Antigua, puedo señalar que hay ca-
torce que se encuentran en mayor peligro de desaparición. Son éstos: Santa Clara, La Re-
colección, La Compañía de Jesús, San José, Capuchinas, La Catedral, Santa Catalina, Los
Remedios, San Agustín, Santa Teresa, El Carmen, La Concepción, Santa Cruz y La Cande-
laria. A continuación describiré el estado de cada uno de ellos y señalaré cuales son las
reparaciones de emergencia que se deben llevar a cabo mós inmediatamente.

Iglesia y Monasterio de Santa Clara

El reconocimiento de este edificio se hizo el miércoles 17 de julio. La iglesia es de


una nave dividida en cinco tramos con los coros, alto y bajo, al pie de la iglesia. Tres de
las bóvedas que cubrían los tramos fueron destruidas en 1773; la cúpulo, sobre el tramo se-
ñalado como No. 5 en el dibujo 1, se desplomó a causa de un terremoto en 1874.

Los tramos numerados como 1 y 2 se hallan en la actualidad cubiertos por dos bóve-
das elipsoidales de mampostería, que están sostenidas parcialmente por dos arcos transversa-
les designados en el plano como 1
y 2. También se muestra un alzado del orea más dañada
de los dos arcos y bóvedas mencionados.

La naturaleza de este deterioro es tal que esta área debe cerrarse al público i n me-
diatamente, * limitándose el ingreso exclusivamente o los personas que vayan
a hacer las
reparaciones. La cofda, tanto del orco numero 1 como del 2, posiblemente provocarío el
colapso de una o ambas bóvedas. Esta carda violenta, con el consiguiente aumento de peso
de mamposterfa, serfa suficiente para hacer caer a su vez el piso del coro alto. La condi-
ción del arco que sostiene el coro alto es también motivo de preocupación.

Lo cafda puede producirse por una o la combinación de varias causas: vibración pro-
ducida por gente caminando o corriendo en lo alto del área abovedada, movimiento causa-
do por temblores suaves o la trepidación del trafico por las calles adyacentes. Un pedazo
de mamposterfa que se encuentra en la clave del arco No. 1 -que pesa aproximadamente 17
(U.S.) toneladas- se esta desplazando lentamente de su posición original; la presencia de
vegetación y el número de grietas y rajaduras visibles, tanto desde dentro como desde fue-
ra, permiten que el agua de lluvia se filtre a través de toda el orea dañada. La filtración
de agua esta provocando que la mezcla y materiales de ¡untura se estón erosionando y la-
vando, lo cual, ¡unto con el daño que ya existe, puede provocar finalmente su cafda. Se
deberfan de realizar reparaciones de emergencia lo mas pronto posible, para lograr asf la
preservación de estas dos bóvedas; sin embargo, ello sera peligroso y costoso. **

Iglesia y Convento de La Recolección

El reconocimiento de este edificio se realizó el lunes 22 de ¡u lio. La iglesia y el


convento se completaron en 1717 e inmediatamente sufrieron los primeros dañosa causa del
terremoto de ese año. De nuevo el terremoto de 1751 produjo daños y el de 1773 la casi
completa destrucción.

Los daños que se observan en este edificio y en sus estructuras adyacentes son de. Ja
mayor gravedad; posiblemente ninguna otra iglesia de Antigua esté ton dañada como La
Recolección. Los paredes que aun estón en pie presentan profundas grietas y ra¡aduras por
todas partes. Al examinar pequeñas óreos especfficas, los e¡emplos de grietas, ra¡aduras y
fisuras en los ladrillos y la mezcla son muy similares.

Existen e¡emplos de grandes pedazos de mamposterfa en situación verdaderamente pe-


ligrosa. Por ejemplo, hay uno que pesa mós de 5 toneladas que apenas se mantiene en su
lugar en precario equilibrio; uno persona adulto puede moverlo con un poco de esfuer-

Tqmbién se hallan en grave condición dos óreos que han conservado sus bóvedas. El
peligro es talque deberfan de realizarse trabajos de reparación inmediatamente y prohibir-
se el acceso del publico, tanto en lo porte alto como en la parte bajo. Eldibu¡o No. 2 se-
ñalo estos dos óreos especfficas y muestra un corte esquemático con indicación de lo natu-
raleza del daño.

* La iglesia de Santa Clara ya fue cerrada al acceso del público por el Instituto de Antropología e His-
toria.
** Como anexo a este trabajo presento un proyecto de procedimiento y téaiica para salvar estos arcos y
bóvedas, así como el diseño de los instrumentos y equipo para realizar la labor de preservación.
*** Con autorización del Instituto de Antropología e Historia el autor tomó a su cargo la eliminación de
este peligro que ya ha desaparecido.
La reparación y preservación es posible y muy importante
dado el gran valor que es-
tas bóvedas poseen desde el punto de vista historico-arquitectonico ya que son ejemplos de
un tipo especial de cubierta abovedada que se usó mucho en Antigua. Los trabajos reque-

rirfan algunos gastos tantoen equipo como en materiales y gran destreza para evitar que
durante las reparaciones se perdieran las estructuras. Si no se obtuvieran los fondos inme-
diatamente, el edificio completo debería de clausurarse para asegurar su integridad de po-
sibles daños que causen las personas. (Véase el dibujo 3).

Iglesia y Convento de lo Compoñfa de Jesús

reconocimiento de ese edificio se realizó el miércoles 24 de julio. El edificio se


El

usa actualmente como mercado de la ciudad. En los días de mercado se colocan hileras de
puestos de venta, no sólo en el orea del convento sino también en la nave de la iglesia, y
se acumula una gran cantidad de gente difícil de calcular.

De la iglesia sólo quedan las paredes de la nave y un arco que fue parte del conjun-
to que sostenía la cúpula. Observando el orea desde cerca el deterioro es muy fuerte; un
tercio del sofito o intradós ha caído o fue removido hace ya algún tiempo. Las grietas y
rajaduras se ven sobre la mampostería en forma tanto transversal como lateral. Los soportes
en la mampostería circundante recibieron considerable daño en el momento del terremoto y
ninguna labor de reparación parece que se ha llevado a cabo en esta orea. Ademas, la par-
te alta del arco se ha convertido en lugar favorito de los zopilotes para posarse. Pude con-
tar hasta quince en una de mis visitas, que constantemente volaban y regresaban,y se afila-
ban sus garras y picos en el arco.

Este arco puede caer en cualquier momento y es mas probable que ello ocurra cuando
el mercado esté en movimiento. La vibración causada por muchos vehículos en las calles
adyacentes, gente que va y viene, colocación de clavos en las paredes de la iglesia para
colgar objetos en venta, el vuelo de los citados zopilotes, son factores que pueden actuar,
combinados o no, para producir la caída. No hay necesidad de describir el resultado que
produciría la caída de veinte o mas toneladas de mampostería sobre la gente en el merca-
do. Es mi opinión que alguna acción ha de tomarse lo mas pronto posible, ya sea para re-
paror el arco o quitar del orea inmediatamente debajo de él las ventas del mercado. (Véan-
se los dibujos 4 y 5).

También que el peso de la gente y las mercaderías produzcan el hund i-


es posible
miento de la que posiblemente existe debajo de la iglesia, que ya debe encontrarse
cripta
muy debilitada por la acción del agua de lluvia. Este hundimiento también podría darse
por la caída del arco descrito.

Durante la destrucción causada por el terremoto uno de los enormes pilares de la na-
ve se quebró a una altura de dos metros y medio del suelo y el pilar se recostó contra la fa-
chada. Algún trabajo de refuerzo y estabilización se ha llevado a cabo. No obstante, de-
bería de hacerse un re-estudio para ver en qué forma se elimina este peso de la fachada
y
se vuelve el pilar a su lugar original. (Véase el dibujo
6).
Iglesia de San José

El reconocimiento y estudio de esa iglesia se llevo a cabo el 17 de julio. La iglesia


es de una sola nave dividida en seis tramos. El daño causado por el terremoto de 1773 pa-
rece haber sido mínimo en lo que se refiere a las paredes laterales y los contrafuertes, pero
muy fuerte en la bóveda de mampostería. El dibujo No. 7 muestra esquemáticamente los
tramos, con señalamiento de aquellos que aun mantienen restos de bóveda. El tramo cinco,
mayor que los demás, estaba cubierto por una cúpula sobre pechinas.

Las dimensiones de los tramos obligaron a los constructores a desarrollar un tipo de


bóveda en compartimientos oblongos. La clave del arco transversal y lo del arco latera I

(arco de la pared) tienen diferentes alturas, lo que provoco un tipo muy difícil de pechinas.
Para cubrir la bóveda se requirió un luquete elíptico de mampostería que se hizo con ladri-
llos, piedra pómez, piedras de diversos tamaños y mezcla. Sin embargo, el luquete fun-
cionó como una pieza separada durante los movimientos sísmicos y se separó de la mampos-
tería que lo sostenía; algunos pedazos se cayeron mientras que otros quedaron precaria-
mente en su lugar.

daño y deterioro produce una situación tan peligrosa que debería impedirse abso-
El

lutamente el ingreso al publico. Pude observar en una ocasión a un grupo de jóvenes ti ron-

do piedras a lo alto de la dañada bóveda con el propósito de desprender pequeñas piezas de


mampostería. Tratamientos de esta clase pueden producir daños que provoquen la caída de
las partes de la bóveda que tan precariamente se mantiene.

Para poder realizar reparaciones en este edificio se requiere una fuerte suma de di-
nero y trabajo peligroso y prolongado.

Iglesia y monasterio de Capuchinas

Se hizo el reconocimiento inicial el martes 16 de julio. La iglesia es deunasola na-


ve dividida en cinco tramos; existen contrafuertes en la pared sur de lo iglesia, hacia lo
calle, que corresponden a los arcos transversales; la pared norte estaba reforzoda por una
estructura de dos pisos adosada a la iglesia. El dibujo No. 8 muestra la planto, un corte y
el orea donde existe mayor deterioro.

En el único orco transversal, el cual se adosa todavía una


tramo No. 3 se conserva el
porte de lo bóveda de mampostería. orco tiene veinticinco dovelas, cada uno o su vez
El

compuesta de dos piezas de 400 libras coda uno. Su estado de conservación e s gravísimo;
es imposible dar uno rozón especial pora que todavía esté en su lugar, quizas se debe o que
los dovelas están unidas entre sí por grandes grapas de hierro.

Lo porción de mampostería que esto junto al arco se hallo compuesta de dos elemen-
tos: uno es parte del sistema de pechinas, el otro es el luquete que cerraba lo obertura de
lo bóveda. El segundo elemento se compone de bloques cortados de piedra pómez unidos

con mezcla, lo cual indica que se quiso usar materiales livianos paro cerrar lo bóveda .
(Véase el dibujo 8).
El arco y los dos elementos estructurales se examinaron con mucha atención, tanto

desde arriba como desde abajo. Su estado actual es tal que se requieren reparaciones in -
mediatas si se desea conservar esta poco común pieza de arquitectura.

Se decidió mantener la vegetación que existe en el lugar porque es posible que al

quitarla se podrfa producir su caída.

La Catedral

El examen preliminar de este edificio se llevo a cabo el sábado 20 y el domingo 21


de julio. La magnitud de esta estructura permitió solo un estudio superficial el cual se de-
dicó a observar las muestras mas visibles de deterioro. El dibujo No. 9 muestra en forma
esquemática las partes que mas me preocuparon.

En el pasado se han llevado a cabo trabajos de reparación de diverso tipo que van
desde simplemente llenar grietas y rajaduras con cemento, hasta colocar 'nervaduras' de
ese material. Probablemente el área que necesita mas cuidado es la que se encuentra sobre
el crucero. al IT gran cantidad de vegetación pequeña mediana, buena cantidad de
Hay
ladrillos sueltos y de mamposterfa roto. Debería de quitarse la vegetación para evitar ma-
yores daños a esta área y sería también aconsejable examinar con cuidado as superficies I

para ver si es necesario colocar algún tipo de techado permanente que ayude a prevenir el
lento deterioro que esta sufriendo.

Iglesia de Santa Catalina

Hice el reconocimiento de lo que queda de esta iglesia el irrartes 23 de julio. La


planta original es de una sola nave dividida en seis tramos. Nada queda de la cubierta de
mampostería y el interior esta lleno de escombros y ripio hasta una altura de tres o cuatro
metros. Encima de todo esto existen varias barracas donde habitan unas veinticinco perso-
nas.

Al hacer el estudio observé que la pared de la nave que da a la calle del arco de
Santa Catalina esta fuera de plomo e inclinada hacia la calle. Sería aconsejable q ue un
ingeniero civil estudiara este caso. Es posible que la pared esté actuando como muro de
retención de los escombros que hay adentro, para lo cual no fue diseñada, y que a ello se
deba su actual estado muy cercano al colapso. (Véase el dibujo 10).

Nuestra Señora de Los Remedios

Estudié este edificio el viernes 26 de julio. La iglesia es también de una sola nave y
tuvo cubierta de artesón con teja, del cual no queda nada; sobre el altar existió una cú-
pula sostenida por pechinas.

Gran cantidad de escombros cubren el nivel original del piso. Se pueden observar
diversos métodos de construcción de paredes. El deterioro de estas paredes es tal que si no
se realizan inmediatamente reparaciones se perderán del todo.

Adyacente a la nave, hacia el norte, existen restos de una estructura abovedada,


compuesta de cuatro bóvedas apechinadas cuyo estado es también motivo de preocupación
pues si no se toman medidas prontas, la preservación sera imposible. (Véase el dibujo 1 1).

Convento e iglesia de San Águstm

El reconocimiento inicial de este edificio se hizo el jueves 18 de julio. La iglesia es

de una sola nave dividida en siete tramos. El dibujo No. 12 muestra la planta y un corte.
Las paredes de la nave tienen contrafuertes, que parece ya no funcionan; las paredes apa-
rentemente no tienen espesor uniforme. El primer tramo esta cubierto por una bóveda elTp-
tica, los siguientes cuatro por bóveda de cañón corrido, el tramo No. 6 poruña cúpula y el
ultimo de nuevo con bóveda eirptica. Las óreos que aun mantienen su cubierta se muestran
sombreadas en el dibujo.

Es tal el deterioro de este edificio que yo ha sido clausurado al acceso público y osT
debe continuar. La parte mós dañada devtodo el edificio es lo cubierta con bóveda de ca-
ñón; tiene profundas grietas en toda su extensión, ademós de rajaduras transversales. El da-
ño es mós visible desde abajo que desde arriba. Lo vegetación es abundante y el aguade
lluvia se filtra con facilidad por toda la bóveda. Las paredes también estón en muy moles-
tado.

Posiblemente éste es el edificio de Antigua que aún tiene bóveda que se encuentra en
peor estado de conservación. El costo de la reparación es tal que su realización parece un
sueño. Sin embargo, si no se hace nada inmediatamente, cualquier dTa puede ocurrir un
derrumbe; todos los ingredientes estón presentes, bostorfa una pequeña vibración o la caP-
da dé una pieza de mampostería poro que todo se viniera abajo.

También es motivo de preocupación lo que quedo de lo cúpula. Quizas sería conve-


niente quitar algunos piezas de momposterfa que se mantienen en precario equilibrio. Esto
deberfo hacerse o lo primera oportunidad, pues lo cafda de alguno de estas piezas puede
poner en peligro el resto del edificio.

Iglesia y Monasterio de Santa Teresa

Desde punto de visto de construcción de arcos, lo iglesia se encuentra en una rui-


el
no total; en yacen desordenadamente los restos de lo que fue la cubierta de mam-
el suelo
posterfo. Lo pared sur de lo nove es motivo de preocupación: el terremoto que destruyó
lo bóveda, lo rajó o todo lo largo o uno altura de unos dos metros sobre el nivel del suelo.

Los pilastras estón completamente carcomidas y dañados.

Inmediatamente al sur de lo iglesia funciona un aserradero en el que se a Imacenon


grandes cantidades de trozas de modero, que se apilan contra la dañada pared de la iglesia
hasta uno altura de unos cuatro metros. Lo pared actúo así como muro de retención para
las trozas, lo que dentro de su estado de preservación sólo puede llevar o su derrumbe, con
daño, no solo pora el edificio, sino poro el aserradero y con posible pérdida de vidas. Te-
nemos aquf un ejemplo claro del uso desafortunado e innecesario abuso de un monumento
histórico. (Véase el dibujo 13).

La cárcel de la ciudad funciona ahora en lo que fue el monasterio, que ha sido muy
alterado y reconstruido. No obstante, se mantiene todavTa un buen ejemplo de una estruc-
tura de dos pisos con bóveda de cañón, con muy poco daño.

Iglesia de El Carmen

Este edificio sufrió profundos daños durante el terremoto; todavía se mantienen en


pie la fachada principal, las paredes laterales y una parte del ábside. El estado de las pa-
redes muestra considerables daños, las pilastras interiores están muy erosionadas y muestran
profundas grietas a todo lo largo de la nave. Detras del altar se mantiene en pie un grueso
arco de mamposterfa que ha perdido su clave. El examen cuidadoso de esta pieza de mam-
posterfa mostró fuerte erosión producida por el agua de lluvia, que debería impedirse conti-
nuara.

Es posible, asimismo, que exista algún problema de cimientos, pero el tiempo del re-
conocimiento no permitió hacer este estudio.

Si se quisieran realizarlas reparaciones necesarias para salvar este edificio, se ne-


cesitaría invertir una buena cantidad de dinero, pero cualquier retraso sólo aumentaría el
costo de las reparaciones o las haría imposibles, con la pérdida, al final, de todo el edifi-
cio.

Iglesia y Monasterio de La Concepción

El reconocimiento de este edificio se hizo el viernes 26 de julio. De la iglesia sólo


se mantienen en pie sus paredes laterales, soportadas por grandes contrafuertes que requie-
ren ya reparaciones inmediatas. No queda ningún resto de la cubierta de la iglesia, pero
al sur,en un área lateral, existen tres bóvedas elípticas de mampostería. Muestran, tanto
desde abajo como desde arribo, claros señales de deterioro; existen grietas y rajaduras que
van en diferentes direcciones, abundo lo vegetación y hoy filtraciones de agua. El proble-
ma de este edificio se aumento por el hecho que dos de las paredes de soporte son comunes
con una residencia particular contigua o la iglesia. El dibujo No. 14 muestra las óreos con
mayores daños.

Los problemas de conservación deberían ser puestos en conocimiento del propietario


de lo casa y quizas podría discutirse un programo común poro salvar ambos edificios.

Iglesia de La Santa Cruz

Esta pequeña iglesia de uno soja nove esta dividida en tres partes. Lo primera tuvo
originalmente cubierta de artesón y tejo, de lo cual no queda nodo; lo porte intermedia
tuvo una cúpula sobre un pequeño tambor, y la tercera estuvo cubierta con una bóveda
elíptica apechinada.

motivo de gran preocupación el estado de los arcos de mamposterfa que soportan


Es
lo que quedo delo cúpula y de lo bóveda. Estos elementos estructurales sufrieron fuertes
daños en el terremoto; grandes rajaduras y grietas se pueden ver, ahora llenas de vegeta-
ción. Por su locolizocion mas inmediata al campo, la actividad de las hormigas ha sido es-
pecialmente considerable en este edificio.

Lo naturaleza de los daños urgen una pronta reparación. Cuando se hacía el reco-
nocimiento del edificio, pude mover sin ninguna ayuda una pieza de mamposterfa que se
encuentra al sur de donde estuvo la cúpula, y que debe pesor unos cinco toneladas. Este
pedazo esta precariamente balanceado y puede caer en cualquier momento, por ello, sería
conveniente quitar este peligro, yo que su caído puede provocar más daños o deteriorodo I

edificio y lo pérdida de alguna vida.

En la bóveda que aún se mantiene sobre lo que fue el altar, observé grandes cantida-
des de hormigas y muestras de sus excavaciones. Sin embargo, no pude estimar las dimen-
siones del problema porque ello habría suj:>uesto abrir grandes áreas adyacentes a los raja-
duras y grietas. (Véase el dibujo 15).

Se han llevado o cobo en el posado algunos trabajos de reparación que nunca se


completaron. Por ello han quedado abiertos grandes cavidades que fueron hechas poro po-
ner refuerzos de hierro y cemento. Se requerirá un detenido estudio paro determinar lo
conveniencia de estos restauraciones. Mientras tonto habría que rellenar lo parte superior
de los paredes poro prevenir deterioro adicional.

Iglesia de La Candelaria

Muy poco quedo de esto iglesia: lo fachado, un pilar, algunos restos de la cúpula,
uno galería y restos de paredes de tierra apisonado. Es en estos últimas paredes donde •!
deterioro ha alcanzado mayores proporciones y donde deben realizarse o la mayor uroencia
los trabajos de preservación.

Visité el lugar en tres diferentes ocasiones; en uno de ellas vi a un nlno que con una
varo hacía un hoyo en lo pared, luego de 10 minutos se fue y pude examinor e lugar de
i

su travesura. Había hecho un hoyo de 25 centímetros de profundidad y 40 de diámetro. Es-


te es solo un ejemplo aislado, pero lo naturaleza del material usado en las paredes permite
con facilidad este tipo de daño que o lo largo producirán lo desaparición de las paredes.

Iglesia de San Sebastian

Podría agregarse a de catorce edificios en peligro otro iglesia: la de San


lo listo

Sebastian. De esto pequeña quedan los paredes laterales de lo nove y lo fa-


iglesia sólo
chado principal. Lo cubierta ero de artesón y tejo. Sin embargo, existen dos pequeños
construcciones de planta cuadrado cubiertas con cupulinos sobre pechinas. Lo que esto o
10

la izquierda de fachado, que es parte de la torre, esta en relativo buen estadode conser-
la

vación, mientras que la otra, que esta a la izquierda del altar, necesita reparaciones. Lo
mamposterfa está profundamente agrietada con rajaduras visibles que corren en muchas di-
recciones y en las que se ha alojado vegetación. Serfa muy sencillo cerrar este edificio al
publico y que se llevaran a cabo trabajos elementales de preservación a un costo razona-
ble.

RECOMENDACIONES

Los problemas que se presentan en Antigua son de tal magnitud que están fuera del
alcance de un estudio de ocho semanas; empero, las siguientes recomendaciones podrían
cumplirse en los meses venideros e instituir un imperioso programa de investigación y man-
tenimiento.

Programa Propuesto

Lo primero que sera necesario es hacer planos a escala, muy exactos, de todos y ca-
da uno de los edificios de importancia de la ciudad. Esos planos no deben ser sólo de plan-
tas, sino también cortes transversales y longitudinales y, a mayor escala, de ciertos detalles

específicos como construcción de arcos para cubiertas, cúpulas, bóvedas, ventanas y puer-
tas. Especial cuidado debería de otorgarse al estudio de las soluciones originales que se
dan a numerosos problemas arquitectónicos en los edificios antigüenos.

Archivo Fotogrdfico

Asimismo, debe de hacerse un archivo de fotografías, tomadas por profesionales en la


materia, bajo la dirección de los diversos organismos
y personas encargadas del estud io y
preservación de Antigua.

Elaboracidn de Moldes

Existe una
enorme riqueza de figuras y ornamentos de yesería en Antigua, los cuales
se están perdiendo por laacción del tiempo y podrían perderse del todo en caso de u n te-
rremoto. Sena muy conveniente ir seleccionando ciertos ejemplos
y hacer moldes que per-
mitan conservar plásticamente tan importantes elementos artísticos.

Estudios de los Edificios

a) Sería también recomendable hacer un reconocimiento muy cuidadoso del


estado de
deterioro en que se encuentran los edificios de Antigua. Este
trabajo debería ser realizado
por un cuerpo altamente calificado de arquitectos,
ingenieros y especialistas en daños pro-
ducidos por terremotos. Especial atención habría que darle
al estudio de cómo han actuado
los movimientos sísmicos en los
edificios. También comprendería el establecimiento de cuá-
11

les son los daños estructurales que ha sufrido cada edificio.

b) Se deberfa hacer un análisis químico muy cuidadoso de los tipos de ladrillo, mezcla y
otros materiales empleados en la construcción.

c) Por otra parte, habría que estudiar como están actuando los procesos biológicos que
ejercen su fuerza destructiva en los edificios.

d) Ademas, se deberían estudiar los problemas producidos por los insectos y aves, dando
primera atención al caso de las hormigas. Para ello habría que buscar el asesoramiento de
personas especializadas.

Reparaciones de Emergencia

Se hoce indispensable llevar a cabo muchas e inmediatas reparaciones que consisti-


rían en el apuntalamiento con madera o metal de las paredes.

En algunos edificios habría que colocar tirantes temporales de refuerzo en las pare-
des para evitar desplomes adicionales.

Se debería establecer inmediatamente un programa poro desplazar y relocalizar cier-


tas actividades industriales, que por estar adyacentes a las ruinas están dañárKiolas.

Habrá que quitar el ripio y los escombros que se han acumulado en el interior de las

ruinas, especialmente en aquellos casos en que está produciendo presiones adicionales a los

yo muy dañados elementos estructurales.

Se debe de proveer protección para evitar más deterioro causado por la erosión del
agua de lluvia en aquellas áreas donde la situación es crítica.

Habría que colocar vigas de madera soportando las áreas muy dañadas, especialmen-
que están en peligro de caerse. Santo Claro y Son Agustín están en tan in-
te ciertos arcos
minente peligro que o rfienos que algún tipo de refuerzo s^ pongo lo más pronto posible, po-
drían caer en cualquier momento.

Eliminar las plantas e insectos

Como complemento a los trabajos de reparación de emergencia será necesario elimi-


nar cualquier muestra de vegetación en todos los lugares donde su presencia está causando
daños. Mediante lavado con agua corriente y limpieza con cepillos de cerda metálica se
podrá quitar o lo mayoría, pero paro uno eliminación total se necesitará la acción de pro-
ductos químicos.

Poro eliminar las hormigas y otros insectos, se requerirá el uso de venenos. Sé de


bueno fuente que en el área de Antigua existen unas doscientas variedades d f e r e ntes de i

hormigas, codo uno con diversos hábitos. Por ello se requerirá el uso de varios venenos, ya
12

que muchos Insectos resistirán los primeros esfuerzos.

Una vez que se completen todos los tratamientos anteriores se hará necesario reforzar
y unir aquellas partes de mamposterfa que han sido limpiadas de vegetación e insectos.

Antes de restaurar, habrán q ue realizar muy cuidadosos estudios para establecer


cuando es factible y aconsejable hacerlo y como hay que hacerlo. Si se hoce el reí leño
con material muy rígido, éste puede caerse si sufre alguna presión o bien puede producir
presiones adicionales que van a crear rajaduras adicionales.

Entrenamiento de personal

Para que todo este trabajo puedo llevarse a cabo se hora necesario entrenar artesanos
que ya poseen ciertas destrezas básicas. Los más aptos serán aquellos que ya son albañiles
o canteros, ya que la mayorra del trabajo estará comprendido en estos campos.

Las técnicas para quitar pedazos de mamposterfa, precariamente equilibrados en lu-


gares peligrosos, requieren no solo pericia sino valor. Abrir hoyos, colocar clavijas de
hierro y atar cables de metal a las áreas rotas es muy peligroso y difícil.

Para volver a posición piezas de mamposterío hay necesidad de una gran sensibilidad,
que sólo una persona con años de experiencia posee. No cualquier persona que trabaja en
construcción es factible de convertirse en un serio artesano de la preservación. Se requeri-
rá un cuidadoso proceso de selección, y quizás de veinte iniciantes sólo cinco se encontra-
rán adecuados.

La edad puede ser también una limitación porque se encuentran problemas para tra-
bajar en lugares muy altos y muy peligrosos, como son las partes altas de las paredes y I as
bóvedas de Antigua. Se requiere además un alto grado de inteligencia, sentido de respon-
sabilidad y aceptación de la autoridad. :^
13

APÉNDICE

Propuesta de un método para reparar la iglesia de Santa Clara

A continuación describo los linecmientos generales del método que considero más
adecuado para reparar los arcos y las bóvedas aun en pie de la iglesia de Santa Clora
y
acompaño dos dibujos (16 y 17) para ilustrar el procedimiento.

lo. Apuntalamiento del piso de la nave desde la cripta por medio de gatos de tomillo.

2o. Apuntalamiento del orco 1, que soporta el piso del coro alto, con gatos de tornillo.

3o. Apuntalamiento del piso del coro bajo, también con gatos de tomillo.

4o. Apuntalamiento del intradós del arco 2, que sostiene la bóveda, con gatos de tomi-
lio.

5o. Colocación de uno cimbra (estructura de madera para sostener el arco), bajo el in-
tradós del arco1; todovfa sin hacer presión hacia arribo, sostenida por tres gatos de
tornillo.

6o. Construir una plataforma de soporte en lo parte alta del arco 1.

7o. Taladrar dos agujeros poro borras de hierro H.T.

8o. Colocar los borros H.T. y unirlas o lo cimbra; la cimbra quedo ahora sostenida desde
arribo.

9o. Aplicar presión o los borros H.T. por medio de uno rosco o tuerca pora llenar o evitar
cualquier punto muerto.

10. Iniciar el lavado solamente en el área del orco 1; debe dejarse correr el aguo con-
tinuamente durante 24 horas diarios, por tres o cinco días. Coda día se aprietan las
tuercas en los borras H.T.; es decir, poro ir colocando lentamente el arco en su lu-
gar mientras los piezas de ladrillo y mortero que están sueltas se lavan.

11. Es posible que al volver a su lugar original el orco No. 1 se cierren algunas de las

rajaduras en los bóvedas.

12. Una vez que el orco hoyo vuelto o su lugar debe de someterse el áreo dañado a un
proceso de lechomiento paro llenar los pequeñas grietas y rajaduras que queden. Se
debe colocar también uno juntura sfsmico en lo clave del arco, constituida con ma-
terial suave y desmenuzoble.

13. Reparar el orco 2 con un sistema similar ol anterior.

14. Una vez que se han reparado ambos orcos, deben abrirse los partes de las bóvedas que
14

muestran grietas visibles y echar lechada a presión en las áreas dañadas.

15. Sera necesario efectuar reparaciones en los arcos de mamposterra en el piso del coro
que también soportan el piso bajo del arco 1. Para quitar la cimbra y los gatos de

tornillo temporales sera necesario establecerlo previamente con una inspección di-
recta.

16. El tiempo total estimado para el trabajo es de dieciseis semanas.

17. Los materiales necesarios para llevar a cabo las reparaciones son: madera de cons-
trucción para zampeado, nivelamiento, acuñanimiento y tijeras; hierro para vigas y
plataformas, y diversas piezas de hierro como angulares, vigas horizontales y canales.
Varillas de alta tensión con los necesarios platos de lavado; materiales para prepa-
rar lechada; equipo completo
gatos metálicos de tornillo, taladro eléctrico pesado;
de soldadura autógena; maquinaria para poner lechada a presión y una buena canti-
dad de instrumentos menores y sistema de alumbramiento nocturno.

18. Se necesitara también servicio de agua y electricidad.

19. Ocho personas serán suficientes para llevar a cabo los trabajos.

20. Sera necesario cerrar las calles adyacentes durante un período de tres a cinco días.
Croquis del estado actual de los monumentos.

•H.---
Iglesia de Santa Clara.

Tramo A Tramo B i Tramo C Tramo D Tramo E Tramo F

!t

Arco 1
í Arco 2

Certe.
Corte de la Nave.

La clave de este arco transversal


está rota en tres secciones y l¡-

eramente fuera de lugar.

No hoy contra-
fuerte para esta
pared.

La pared se
agruesa en
este lugar.

El sistema de mom-
posterfa del coro
alto esto en muy
mala condición.
Ambos orcos, que
o la vez soportan
el piso muestran
considerable de-
terioro.

^ r v/
DIBUJO i.
Iglesia de La Recolección.

En este lugar existe un


gran hoyo en la bóve-
da. La mampostería
esta comenzando a des-
prenderse, pequeñas ra-
jaduras son visibles tam-
bién en el exterior.

6 65 M ±
Área 2

DIBUJO 2.
Iglesia dt La Reeoleceián.

Cúpula de mamposterra

En este punto la

pared est¿ 14 am.


fuero de plomo.

Arco * 1
^

Tramo A Tramo B Tramo C Tramo O


Nota: El arco 2 no tiene contrafuerte, esté Inclinado hacía el este, ya seo por el
paso del tiempo o por los terremotos, o se está corriendo constantemente.

DIBUJO I.
Iglesia de la Compañía de Jesds.

^^^^^^^-^^^^^^^^^^

El sistema de soporte

de mamposterfa de
ésta orea esto en muy
mala condición.

Rj

El cfrculo indica el
área del pilar de na-
ve inclinado.

La mamposterTa nece-
sita oquT reparaciones
urgentes.

DIBUJO 4.
Iglesia de la Compañía de Jesús.
I

La mamposterra de los sistemas laterales de soporte


esta muy dañada. El tipo de rajaduras parece
indicar que la estructura fundamental del marco
del arco esta muy dañada. El arco no está reci-
biendo el soporte adecuado. Este pedazo falto.

La construcción subterránea la supongo. Es posible


que quede algo. Sin embargo, que todo esté muy
debilitado por lo acción de los elementos.

DIBUJO 8.

I
Iglesia de la Cempañía de Jesús.

Fachada

El estado de la mamposterra

de atrás de la fachada es
muy malo. Se requerirá
reforzarlo.
La carga del pilar
causa daño a la ya
deteriorada mom-
posterfa.
Peso aproximado
63,000 kilos.

Pilar de la nave.

Fachada y puerta
principal.

I Puestos d(

venta

7
/mf/rrf^//; n Tn'

6.0 Mts.

DIBUJO 6.
.

Iglesia de San Jota.

Tramo F
Cúpula de mamposterfa rajoda y doñoda.

Arco * 5.

Este arco se mantiene, pero tiene lo clave


roto y esta muy deteriorado.
Tramo E

Arco * 4.
Este arco falta.

Esta porte de la cubierta de mamposterfo $e


conserva pero con grandes rajaduras y grietas.
Tramo D

Arco ' 3.

Sólo se mantiene lo mitod.


Tramo C
Lo cúpula se mantiene pero con rojoduroi y
daño muy visible.

Arco ' 2.

El orco se mantiene con la clove roto.


Tramo B

Arco ' 1

Nodo quedo de este orco.

Tramo A

i^^m Lo cúpula está en su lugar pero muestro gro-


ves daños.

t
DIBUJO 1.
Iglesia de Capuchinas.

Contrafuertes a lo largo de esta pared.


Coro alto.
\ j— Esta parre
csra parte ae bóveda esra
de ooveaa rota en cuarro
esta rora cuatro partes. |

-zzzzz^
/
/
Oa /

Tramo A Tramo B ^Tí Tramo C Tramo D Tramo E ^

\
Y?////// //_ ///// -X^/y // / / r> / /^/V / / yryfyT/ / / / / / /fy
f Este pedazo de la cúpula
se conserva.

Las dovelas de piedra están separadas entre sT,

solo las mantiene la grapa de hierro. •

^ La pechina
esta muy
rajada.

Contrafuerte
No hay con-
trafuerte en
esta pared.

Calle

Corte del tramo B.

DIBUJO 8.
Catedral

Nota: La mayoría de las

cúpulas del área recono-


cida han recibido algún
tipo de reparación.

Las óreos J, N y S nece-


sitan reparaciones urgen-
tes.

DIBUJO 1.
Igletia de Santa Catalina.

Esta pared muestra que se


Se cocina contra la pared con fogo-
está desplomando.
nes. El hunx) y el calor están dañan-
do la pared.

Sobre los escom-

bros hay barracas


— construidas.

Área de juegos
de una escue-
la.

La pared está
rajada a estén ¡ve

V Calle

vv/W/W -^-^-"'-^^^^^^^^

vel original del piso.

Arbustos, flores, cerdos y aves viven en el área, además de perros y


gatos. Cada año se agrega una delgada capa de suciedad a lo que
ya existe. El agua cae y corre libremente. No existe sistema de
sanitarios, lo que hace a este antiguo templo un peligro a \a salud.

DIBUJO II.
IgUtU t* L»i Rtondltt.

^NNM ^\^¿s^;^s^¿¿^

Esta parte ya no existe. En base o lo


que quedo se puede suponer lo que
existió.

Sólo quedo lo obertura


en molos cor>d¡c¡ones.

Esta bóveda se mantiene con excepción


de un pequeño hoyo.

Los arcos y bóvedas que quedon requieren trobo-


¡os urgentes. Vale lo peno conservar los figuros
en estuco.

Noto: Los paredes laterales entre los pilares de mamposterTo son de tierra opisonoda
y están muy erosionadas. Existen grondes aberturas que requieren pronta ac-
ción.

DIBUJO II.
Iglesia de San Agustm.

Una parte de la cúpula se mantiene


pero la clave del arco entre los tra- Las rajaduras en el interior
mos F y G esta muy dañado. de la bóveda tiene 54 cms.
de espesor. Las rajaduras
son tanto laterales como -

transversal

Las paredes están


rotas a guT.

/
/// /////// />/// /yyy/^ ^y I.
Certe.
UJ

o
c
Q
1— Se midió el desplome de la pared
en el lugar del corte y se encon-
tró que estaba 26 cms. fuera de su


h
=
lugar original. Aún a simple vis-
c ta se ve que el edificio está incli-
*o Q
»c c
o O nado al norte.
U t—
0)
o
D Ü
^
> o
Í8 E
o
1—

£
o
y-

DIBUJO 12.
iglttli 4% Sarna Ttrata.

Nota: A simple visto se ve el deterioro e


inclinación de lo pared sur. Los
pilares esfón erosionodos y lo po-
red esto rajada o todo lo largo.

La vibración del aserradero se siente en el piso


de la nave, sobre todo cuando descargan trozos.

DIlUJO It.
Iglesia de la Concepción.

Una parte de la cúpula


se mantiene.

Casa privada.

Estas dos áreas


están muy da -
nadas, necesi-
tan trabajo ur-
gente.

Existe buena
cantidad de
vegetación.

Una casa privado


se apoyo contra lo

Iglesia.

El piso inferior esta ahuecado.

DIBUJO 14.
Iglesia de la Santa Cruz.

Se nota la presen-
cia de hormigas en
Esta cúpula está rajada cúpula.
la
y necesita reparaciones.

Hay una parte de


la cúpula que se
Falta la clave de este
conserva que pue-
arco y lo que queda es-
de moverse sin mo
tá dañado.
yor esfuerzo. Esta
Parte de la cúpula que en situación muy
queda. peligrosa.

Este arco estámuy da-


ñado y necesita urgen- Esta porte del edi-
te reparación. ficio parece ser
posterior. No hay
muestras de corree
ción en la mampos
terfa.

Se ha llevado a cabo algún


trabajo de restauración pe-
ro la parte alta de las pa-
redes necesita refuerzos
pora evitar daños adiciona-
les.
Esta cópula Ka si*

do reparada.

Piso de concreto
en el coro.

t
DIBUJO 15.
Cimbra para reparar el arco de la Iglesia de Santa Clara.

El peso de la Cimbro
Barras H.T. de metal
no debe exceder de
700*.

ELEVACIÓN DE LA CIMBRA.

Barro de acero H.T.

Plotoformo de ocero. También 40 M.


serviró como superficie de opo
yo de trabajo poro los obreros.

Aparato de rosco.

^ Lo cimbro debe estar


hecha con cuatro vi-
gas de modero de
poco peso.
'II II

A
/
\ m \
N
\
Lamino delgodo de
acero.

l.26Mt
CORTE OUE MUESTRA LA CIMBRA YA EN SU LUGAR.

CORTE TRANSVERSAL DE LA CIMBRA

DIBUJO 16.
^

Diagrama de soporte Je metal de la Cimbra y del


aparato de enroscamiento.

Cabezo plano de pivote.


:,i—

* O »

4 Cobezo de torniquete
l'' 7l removible.
1

— r-^
ii-

- l|

= .: ^^.- ---^ Cuerpo del


li
goto.

^
00 Goto exclusivomenfe
¡1

''\
poro uso verticol.
k
) l'i
O
Agujero
' 11

1
poro manejo monuol-
li

'k
= ^=_ = h .....<
r- - ji -

II
il
!i
V

Torni lio.
ISO M

..
Aparato de enrosco- "Ploto" bese.
I

miento aquT.

Vig<
r Eil GATO DE TORNILLO MODIFICADO

Viga I.

— Barra-tornillo H. T.

•Columna de madero Bofio H.T. con

®>^
roteo-

Canal de ace
'^^V---
A It
P loncho rotatorio.

PLANTA •
CORTE DEL SOPORTE DE METAL-
Collor de
soporte.
O
Vigo I.

APARATO D£ tNROSCAMIENTO <TO«OUn.

DIBUJO 17.
Fotografías que muestran la transformacián de alguios

monumentos en la Antigua Guatemala.


Fotografía Aspecto de la Catedral con sus torres y remate como se encontraba a mediados del
1 .

siglo pasado. (Según Jacobo Hoefkens. Cortesía de Tíieo Van Lottum).


Fotografía 2. Catedral tal como se ve en la actualidad sin sus campanarios y remate.
Fotografía 3. El Palacio de los Capitanes Generales durante los trabajos de restauroci6n,
efectuados en la administración del General Manuel Lisandro Barillas.

Generales, despu^
Fotografía 4. Vista del Palacio de los Capitones
de su reconstrucción. (Colección Luis Lujan Muftoz).
Fotografía 5. Fachada de la Iglesia de San Francisco, antes de los

terremotos de 1917-18 y de su desafortunada reconstrucción. (Colec-


ción Luis Lujan Muñoz).
Fotografía 6. La Iglesia de Son Francisco o
principios de este siglo, vista desde la ca-
becera. (Colección Luis Luj6n MuAoz^.
* V,.: .*>;, :í.^Mv^--A':-

Fol-ografía 7. Ruinas de la Ermita del Espfritu Santo antes de la des-


trucción parcial de su fachada. (Colección Luis Lu¡an Muñoz).

•Jk>f *X7"i-:,^^
'.5,r

Fotografía 8. Aspecto actual de la Ermita del Espíritu Santo. Nótete


la destrucción del remate y gran parte de la fachada. (Foto de A,
MacKenney).
FotografTa 9. Claustro principal del Oratorio de San Felipe Neri
-Escuela de Cristo- antes de su desafortunada reconstrucción. (Co-
lección Luis Lujan Muñoz).

Fotografía 10. Vista de las ruinas de La Santa Cruz antes de des


truirse su cúpula. (Colección Luis Lujan Muñoz).
FotografTa 11. Estado de una pared lateral en La Recolección, Nótese lo extemo
de la$ grietas. (Foto D. Leonard).

Visto d«d. orribo d.l «|odo «. qu. - r«r»;~ •« *"« «'-


Fotografía 12.
(Foto de John E. Hibbltti).
do íoe quedo en Capuchinos,
Fotografía 13. Deterioro en la decoración en estuco en una de las pechinas de Catedral, (foto D. Leonard).
FofogrofTa 14. Rajaduras en la misma bóveda de Catedral desde el inferior. (Foto D. Leonord).

Fotografía 15. Rajaduras en el exterior de una de los bóvedas de Catedral. Nótese la ve-
getación que crece en los grietas. (Foto D. Leonord).
Q.
U

E"
o
o


o o

o •

^ o
O) u-

#^
SE TERMINO DE IMPRIMIR EL DÍA 12 DE DICIEMBRE
DE 1968, EN EL CENTRO DE PRODUCCIÓN DE MATE-
RIALES DE LA UNIVERSIDAD DE SAN CARLOS DE
GUATEMALA.

1,000 EJEMPLARES.
'*"Ci4f*.-,rfdí'-.'
'1 Ü^SlP^^i