You are on page 1of 3

Archipiélago

Un archipiélago es aquel conjunto, generalmente numeroso, de islas agrupadas en una superficie


más o menos extensa del mar. Estas islas se encuentran cercanas entre sí y pueden tener su origen
de diferentes maneras, y por eso hay varios tipos.

Isla
Una isla es una zona de masa terrestre estable, más o menos extensa, rodeada completamente
por una masa de agua. Toda su superficie, tomada a la misma altura sobre el nivel del mar, está
sometida a un clima similar.

Atolon
Un atolón es una isla coralina oceánica, por lo general con forma de anillo más o menos circular, o
también se entiende como el conjunto de varias islas pequeñas que forman parte de un arrecife

Arecife
Arrecife, en terminología náutica, es una roca, banco de arena, o cualquier otro elemento que
yace 6 brazas o menos bajo la superficie del agua durante marea baja.

Madreporicos
Madrepora es un género de corales de la familia Oculinidae y el orden Scleractinia. Hasta el siglo
XIX, su nombre era la denominación común empleada para la mayoría de los corales "duros" del
orden Scleractinia.

Islotes
Los islotes son pequeñas islas donde normalmente no viven seres humanos por su pequeño
tamaño. El nombre proviene de islette un diminutivo de "isle" en francés antiguo.

Océano
Se denomina océano a una gran extensión de agua en el planeta Tierra, sobre todo aquella que
«separa dos o más continentes». Los océanos forman la mayor parte de la superficie del planeta.

Fosas
Las fosas oceánicas son estrechas y profundas trincheras que suelen encontrarse adosadas a los
bordes continentales o junto a arcos de islas volcánicas, especialmente en el Pacífico. La
temperatura del agua en las fosas oceánicas se mantiene fija en casi 4º, que es la que tiene el agua
a gran profundidad.

Bahía
Una bahía es una entrada de un mar, océano o lago rodeada por tierra excepto por una apertura,
que suele ser más ancha que el resto de la penetración en tierra adentro

Puerto
El puerto es, por extensión, aquel espacio destinado y orientado especialmente al flujo de
mercancías, personas, información o a dar abrigo y seguridad a aquellas embarcaciones o naves
encargadas de llevar a cabo dichas tareas.
Los dragones son unos animales mitológicos que despiertan pasiones y gozan de gran fama,
ya que aparecen en multitud de obras fantásticas, tanto literarias como de cine o televisión,
representados como unas enormes y fieras criaturas portadoras de una fuerza y un poder
descomunal.

El nombre de dragón proviene del griego antiguo ‘drakon‘ que significa ‘serpiente’ o
‘víbora’ y ha estado representado a lo largo de la historia de la humanidad en la mayoría de
las mitologías, tanto orientales como occidentales. El mito probablemente tenga su origen
en la aparición de fósiles de dinosaurios, algunos de gran tamaño, que en la imaginación de
gentes de todo el mundo se convirtieron en dragones, cuyas representaciones a veces son
muy parecidas a la de los reptiles prehistóricos.

Pero esto nos lleva a hacernos la pregunta con la que he titulado la entrada:

¿Existen los dragones?

Si volvemos a la explicación de los dinosaurios, está claro que deberíamos decir que, de
haber existido, pertenecerían a algún género o especie de saurios prehistóricos, que habrían
convivido con el resto, como podemos ver en este interesante falso documental de
Discovery Channel titulado Dragones: Una fantasía hecha realidad. (Se puede ver en
YouTube en varias partes: 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9 y 10). Pero no tenemos indicios de que
estos maravillosos seres hayan existido, así que centrémonos en la actualidad y volvamos a
preguntarnos lo mismo: