You are on page 1of 18

UNIVERSIDAD CENTRAL DEL ECUADOR

FACULTAD DE CIENCIAS DE LA DISCAPACIDAD, APH Y


DESASTRES

MÚSCULOS DEL TÓRAX,


DORSO Y ABDOMEN

INTEGRANTES
ÀNGULO BRIGITH
CORREA RENATA
DALLE VEDOVE MARIA
HERNANDEZ HELEN
JACOME EVELYN
SIMBAÑA LIZETH
MÚSCULOS DEL TÓRAX

MÚSCULOS INTERCOSTALES
Ocupan el espacio intercostocondral, limitado atrás por la articulación costotransversaria,
adelante por el esternón (para los seis primeros espacios) y el cartílago costal común (para los
cuatro espacios siguientes). Formaciones membranosas (aponeuróticas) limitan adelante los
dos últimos espacios comprendidos debajo de la 10a costilla, relacionados con las costillas
flotantes. Cada músculo se inserta en los labios correspondientes de los bordes costales. Para
cada espacio intercostal se describe un músculo intercostal externo, intercostal medio e
intercostal interno.

INTERCOSTAL EXTERNO
Se inserta en los bordes inferior y superior de las costillas suprayacente y subyacente. Este
músculo abarca casi toda la extensión del espacio intercostal. La dirección de sus fibras es
caudoventral, se extiende desde la articulación costotransversa hasta la proximidad de la
articulación costocondral

INTERCOSTAL MEDIO
Se inserta en los bordes inferior y superior de las costillas y de los cartílagos suprayacentes y
subyacentes. La dirección de sus fibras es en sentido caudodorsal. Ocupa solo la parte anterior
del espacio intercostal, desde la línea axilar media hasta el esternón.

INTERCOSTAL INTERNO
Se inserta en el borde medial del surco costal por arriba y en el borde superior de la costilla
subyacente. Se extiende del ángulo posterior hasta la articulación condroesternal por delante.

Una lámina fibroconjuntiva llena el espacio comprendido entre los músculos intercostales que
contiene:

La arteria y la vena intercostales, situadas en el surco subcostal

El nervio intercostal, situado más abajo

Una arteriola supracostal que sigue el borde superior de la costilla

Ganglios linfáticos intercostales

Las arterias, las venas y el nervio intercostal se distribuyen en los músculos intercostales.
MÚSCULOS ELEVADORES DE LAS COSTILLAS (MÚSCULOS SUPRACOSTALES)
Se extiende desde el vértice de la apófisis trnsversas de la séptima vértebra cervical y las once
vertebras torácicas hacia el borde superior y la cara lateral de la costilla subyacente. Son
inspiradores pero poco potentes.
MÚSCULOS SUBCOSTALES (INFRACOSTALES)
Músculos rudimentarios situados entre la pleura parietal y la extremidad posterior de los
músculos intercostales íntimos. Están extendidos desde la parte posterointerna de una costilla
suprayacente hasta la subyacente, se los considera dependientes de los músculos transversos.

MUSCULO TRANSVERSO DEL TÓRAX (MUSCULO TRIANGULAR DEL


ESTERNÓN)
Se inserta en la cara profunda o posterior del cuerpo y de la apófisis xifoides del esternón. Es
par y par mediano, se dirige hacia arriba y afuera y termina en la cara profunda del tercero,
cuarto, quinto y sexto cartílago costal. Es una lámina muscular poco espesa, extendida en
abanico.
MÚSCULOS PROPIOS DE LA ESPALDA

Se describen los músculos posteriores que aseguran la extensión y los músculos laterales que
participan en la rotación e inclinación de la columna vertebral (raquis).

Estos están en contacto inmediato con las vértebras, en los canales vertebrales entre las
apófisis espinosas y transversas.

Los dos canales vertebrales están ocupados por custro masas musculares: músculo ileocostal,
músculo longísimo torácico, músculo espinoso torácico y transverso-espinoso; los tres primeros
son superficiales y el cuarto es profundo.

Aislado y bastante individualizado en la región dorsal, en la región se confunden en una masa


muscular común, denominada músculo erector de la columna; dentro de estos se puede
agrupar a los músculos intertransversos e interespinosos.

MÚSCULO ERECTOR DE LA COLUMNA (MASA LUMBAR COMÚN)


Se originan sobre los relieves óseos próximos a la región lumbosacra (apófisis espinosas
lumbares y crestas sacras, así como la espina iliaca posterosuperior. El tercio posterior de la
cresta iliaca y en ligamento sacrotuberoso (sacrociático mayor).

Se puede distinguir un plano superficial (aponeurótico) y uno profundo (carnoso).

El conjunto es voluminoso y potente y oculta el esqueleto subyacente. La masa muscular se


dirige en sentido vertical para dividirse a la altura de la de la interlinea (T12-L1), donde se puede
reconocer al músculo ileocostal, músculo longísimo torácico y músculo espinoso torácico.
MÚSCULO ILEOCOSTAL (SACROLUMBAR)
Constituye la formación muscular, parte superficial y lateral del erector de la columna se dirige
hacia arriba y termina en inserciones distales.

Por medio de seis tendones en el ángulo posterior de las seis últimas costillas formando el
músculo ileocostal lumbar.

Por medio de 6 tendones en el ángulo posterior de las seis primera costillas formando el
músculo ileocostal torácico.

Por medio de 4 tendones en la cara posterior de las apófisis transversas de las 4 últimas
cervicales formando el musculo ileocostal cervical.
MÚSCULO LONGÍSIMO TORÁCICO
Se encuentra medial en el músculo erector de la columna y medialmente al músculo illeocostal,
se inserta en las apófisis lumbares y en la cresta sacra asciende 17 vertebras y las 12 costillas,
para cada grupo costovertebral envía haces musculares

Para las apófisis transversas de las vértebras torácicas y apófisis accesorias lumbares la parte
medial.

Para las apófisis costales de las lumbares y las costillas la parte lateral.
MÚSCULO ESPINOSO TORÁCICO
Se origina medialmente al músculo longísimo. Desde sus inserciones en las apófisis espinosas de
las dos primeras lumbares y las dos últimas torácicas hasta las apófisis espinosas de las seis u
ocho primeras vertebras torácicas

MÚSCULOS TRANSVERSO-ESPINOSOS
Se dividen en semiespinosos, multifidos y rotadores

SEMIESPINOSOS

Dos músculos

SEMIESPINOSO TORÁCICO
Sus inserciones se originan en las apófisis transversas de las seis últimas vertebras torácicas
hasta las apófisis espinosas de las dos últimas vértebras cervicales y las cuatro primeras
vertebras torácicas.

SEMIESPINOSO DEL CUELLO


Se extiende de las apófisis transversas de las primeras vertebras torácicas hasta las apófisis
espinosas de las primeras vértebras cervicales

MULTÍFIDOS Y ROTADORES
Constituidos por una serie de fascículos musculares dirigidos hacia arriba. Su inserción fija en
una apófisis transversa y su inserción móvil en las láminas y las apófisis espinosas de las cuatro
o cinco vertebras suprayacentes.

Los fascículos espinosos se los conoce como multífidos y los laminares son rotadores

MÚSCULOS INTERESPINOSOS
Constituido por pequeños fascículos musculares delgados que van desde el borde superior de
una apófisis espinosa al borde inferior de las apófisis espinosas de la vértebra suprayacente.

Dos para cada espacio derecho e izquierdo en las regiones cervical y lumbar son más
desarrollados y en la región torácica pueden estar atrofiados o faltar.
MÚSCULOS INTERTRANSVERSOS
Se extienden entre las apófisis y transversas de un espacio intertransverso dos para cada
espacio de la región cervical y lumbar y una sola lengüeta en las torácicas que no es muy
desarrollado

(Adolf Faller, Michael Schünke, 2006)

MÚSCULOS DE LA ESPALDA
En la región de la espalda encontramos algunos músculos como trapecio, dorsal ancho ,
romboides mayor y romboides menor, elevador de la escapula. Hablaremos sobre los músculos
serrato posterior superior, serrato posterior inferior y cuadrado lumbar.

MUSCULO SERRATO POSTERIOR SUPERIOR


Considerado profundo del tercer plano, que está bajo la escapula. Toma un origen en los
procesos espinosos desde las vértebras C7 a T3 aprox. Y va a descender para insertarse en las
primeras cuatro costillas, en el borde superior de la costilla subyacente. Por lo tanto su acción
será ser inspirador, porque puede elevar las costillas, fraccionarlas y capaz de producir una
inspiración accesoria.
MÚSCULOS ABDOMEN

MÚSCULOS DE LA REGIÓN ANTEROLATERAL DEL ABDOMEN

MÚSCULO RECTO (MAYOR) DEL ABDOMEN

Inserción superior del recto del abdomen está divida en: lengüeta lateral, siendo la más ancha y
alta se fija en el borde inferior del quinto cartílago costal. Lengüeta media, ubicada en el borde
inferior del sexto cartílago costal. Lengüeta medial, en el borde inferior del séptimo cartílago
costal llegando a la apófisis xifoides

Inserción inferior está sobre el cuerpo del pubis, entre la espina y la sínfisis

MÚSCULO PIRAMIDAL

Se halla en la parte antero-inferior del abdomen, por delante del recto del abdomen. Su origen
es en pubis y esta insertada en la línea alba.

MÚSCULOS ANCHOS DEL ABDOMEN


Son láminas musculares y estas ocupan la parte anterior y lateral de la pared abdominal.

Desde la superficie a la profundidad se describe:


MÚSCULO OBLICUO EXTERNO (MAYOR) DEL ABDOMEN
Es el más grande todos ya que ocupa la cara superficial y lateral del abdomen.

Se origina en el cara lateral de las costillas 5ª-12ª, por medio de digitaliziones cerradas que se
entremezclan con los músculos serrato mayor y dorsal ancho, por ellos las fibras se dirigen de
abajo hacia adelante.

Su inserción es una extensa línea de que ocupa la zona que va desde la cresta ilíaca a la parte
externa de la aponeurosis de los rectos del abdomen.

Algunas fibras al llegar a la espina ilíaca anterosuperior, salta hasta la inmediaciones del pubis,
formando un pequeño orificio anillo inguinal, por donde pasan las arterias, venas, nervios y al
cremáter de la pierna.

Posee una función unilateral de inclinación hacia el mismo lado y una rotación hacia el lado
contrario. Incluye función en forma bilateral que permite la flexión del tronco

MÚSCULO OBLICUO INTERNO (MENOR) DEL ABDOMEN


Su dirección es en forma de X, ya que se entrecruzan con los del músculo oblicuo externo.

Su origen se da en toda la cresta ilíaca, en el Arco de Farlopio y en las apófisis espinosas de las
vértebras L5 a S1.

Sus fibras se dirigen hacia adelante y arriba, ya que se van inclinando progresivamente hasta
que las fibras más inferiores y anteriores son transversales u horizontales.

Los fascículos posteriores se insertan en el borde caudal de las 3 últimas costillas y en el


10ºcartílago costal. Los fascículos mediales, entre los fascículos costales y pubianos, tiene
inserción en la línea alba.

En su borde inferior de la aponeurosis del oblicuo interno se aplican a las fibras de la


aponeurosis del músculo transverso que forman la hoz inguinal.
MÚSCULO TRANSVERSO DEL ABDOMEN
Es el más profundo, ya que ocupa la cara más interna abdominal.

Inserciones terminales: se realizan por medio de la hoja fibrosa que pasa por detrás del músculo
recto del abdomen hasta alcanzar la línea alba.

Fascículos inferiores, estos se dan origen en el ligamento inguinal y en el espina ilíaca anterior
superior que se dirigen hacia abajo y medialmente, formando un tendón hoz lingual que se
inserta en el pubis por delante del músculo recto del abdomen en la cresta pectínea.

VAINA DEL MÚSCULO RECTO DEL ABDOMEN


Es una envoltura fibromuscular propia de cada uno de los músculos rectos del abdomen,
cerrada medialmente por el entrecruzamiento mediano de las fibras de las aponeurosis en la
línea alba. Su constitución anatómica es diferente arriba y abajo y se deben distinguir cuatro
porciones.

a. Torácica: la pared anterior está formada por la aponeurosis del musculo oblicuo externo,
reforzada por el fascículo muscular abdominal del musculo pectoral mayor. La pared posterior
corresponde a la parte medial de los espacios intercondrales de la pared torácica a este nivel.
b. Intercondral: el musculo pectoral mayor ha desparecido adelante, solo queda la aponeurosis
del musculo oblicuo externo. Atras, la vaina esta cerrada por el musculo transverso del
abdomen, insertado a la altura de los cartílagos costales 7° a 9°, se observa que la capa
posterior de la vaina esta constituida por fibras carnosas que corresponden al musculo
transverso del abdomen. El musculo oblicuo internos no se extiende mas alla del nivel del 10°
cartílago; no participa aqui en la constitucon de la capa posterior de la vaina del musculo recto
del abdomen.

c. Abdominal: adelante, la aponeurosis del musculo oblicuo externo del abdomen se fusiona con
la hoja anterior proveniende del desdoblamiento de la aponeurosis del musculo oblicuo interno.
Atras del musculo recto del abdomen, la hoja posterior del musculo oblicuo interno se une a la
aponeurosis del transverso por encima de la linea arcuata.

d. Inferior: a unos 15 cm por encima del pubis, las tres aponeurosis pasan por delante del
musculo recto del abdomen. La parte posterior de la vaina esta, por lo tanto, constituida solo
por la fascia transversalis, que abandona a la aponeurosis del musculo transverso del abdomen
para quedar por detras del musculo recto del abdomen. El pasaje mas o menos brusco de las
tres hojas aponeuroticas por delante del musculo recto del abdomen esta señalado por una
linea curva , concava abajo, la linea arcuata. La arteria epigastrica inferior atraviesa la pared
posterior por debajo de la linea arcuata y penetra así en la vaina fibrosa del musculo. La parte
lateral de la vaina de los músculos rectos del abdomen esta marcada por la llegada escalonada
de las diversas raíces vasculonerviosas del musculo.
FORMACIONES DEPENDIENTES DE LOS MÙSCULOS DEL ABDOMEN
En esta parte podremos describir las siguientes formaciones:

Línea alba (blanca).

El ligamento inguinal.

Conducto inguinal.

LA LINEA ALBA (BLANCA)

Se la puede describir como una hoja fibrosa, se extiende entre los dos músculos rectos del
abdomen. Su sentido es vertical desde la apófisis xifoides en su parte superior hasta el borde
superior de la sínfisis pubiana, por abajo. Es ancha en su parte superior hasta el ombligo, es aquí
donde cambia de forma y se vuelve lineal.

Se forma gracias a entrecruzamientos, en su línea media de los fascículos provenientes de las


aponeurosis que ayudan a la vaina del musculo recto del abdomen de cada lado. Sus capas,
tanto anterior como posterior se reúnen en este punto atribuyendo gran solidez en la línea
alba, está esta reforzada por un fascículo longitudinal en su parte inferior y posterior, esta se
implanta en la sínfisis pubiana abajo, estas se adelgaza o se estrecha cada vez más hasta llegar
al ombligo (adminiculo de la línea alba).

Adminiculo de la línea alba: la podemos detectar cuando se examine la cara posterior de la


pared abdominal, tiene una forma triangular cuanta con una base inferior que se inserta sobre
la vertiente posterior del borde superior del pubis y de la sínfisis pubiana y un vértice superior
en su línea media.

A pesar de ser muy sólida, esta también posee su parte débil:

En su parte superior donde presenta unas pequeñas depresiones paraumbilicales o pequeños


orificios ovales (hernia de la línea media).

En su parte inferior, aquí es donde los músculos rectos del abdomen tienen probabilidad de que
estén delimitados y apartados entre sí. La línea alba lo más delgado que hay en la pared
abdominal. Es utilizada para la inserción de las laparotomías medianas, supraumbilicales o
infraumbiicales.

LIGAMENTO INGUINAL
Se la puede llamar de muchas maneras: arcada crucal, arcada femoral, ligamento de Falopio,
ligamento de poupart, ligamento de vesalio y arco inguinal.

Esta tiene dirección oblicua, se extiende desde la espina iliaca anterior superior hasta la espina
púbica, se la considera como el extremo inferior de la aponeurosis del musculo oblicuo externo.
Las fibras del apófisis se enrollan en el eje longitudinal del ligamento, se forma un canal cóncavo
hacia arriba, en la parte lateral de este se adosan fibras musculares del ombligo interno y del
transverso.

En la parte lateral del ligamento se adhiere íntimamente a la fascia iliaca, se forma la lámina de
envoltura del musculo iliopsoas, en su borde medial de este músculo, se encuentra el ligamento
inguinal unido a la superficie pectínea por el arco iliopectineo, esta cierra medialmente la vaina
del psoas. En la parte medial, el ligamento es mucho más complejo, este se lo puede describir a
partir de varias formaciones fibrosas:

El ligamento locunar: se lo considera un pliegue fibroso, este ocupa el ángulo formado por la
extremidad medial del ligamento inguinal y el borde anterior de la rama del pubis.

El ligamento pectíneo: se forma a partir de fibras que parecen prolongar al ligamento lucunar,
está en contacto con la cresta pectínea del coxal, sobre esta se forma un espesor fibroso muy
denso en el origen del musculo pectíneo. En este ligamento se reúnen una serie de fibras de
formaciones vecinas y de músculos: verdadera sínfisis fibrosa (H. May).

El arco iliopectíneo: es una subordinación de la fascia iliaca que se separa del ligamento inguinal
hacia atrás, así se fijara en la eminencia iliopúbica del coxal.

Entre el ligamento inguinal y el borde anterior del hueso coxal hay un espacio ancho que se
encuentra ocupado por las formaciones musculares, vasculares y nerviosas, estas van desde la
cavidad pélvica y llega hasta la raíz del miembro inferior. El espacio está dividido en dos por el
arco iliopectíneo, estos son:

Lateral al arco iliopectíneo: tiene un espacio que da paso al músculo iliopsoas; al nervio femoral
en la parte medial y en su parte lateral, en su foramen lateral está el nervio cutáneo.

Medial al arco iliopectíneo: tiene un espacio que se lo denomina laguna vascular, este contiene
al anillo femoral y limita en su parte media por el ligamento lucunar. Este orificio de paso, de la
parte lateral a media, a la arteria iliaca externa y aquí es donde se vuelve una arteria femoral,
también da paso a la vena femoral, aquí es donde se transforma en una vena iliaca externa y
por ultimo al ramo femoral del nervio genitofemoral.

En la parte medial de la laguna vascular por la vena femoral se encuentra el anillo femoral, es
aquí por donde pasan los vasos linfáticos y también se encuentran ganglios linfáticos (ganglio
linfático inguinal profundo intermedio o ganglio cloquet). En la porción del anillo femoral es un
punto débil en el abdomen, este está cerrado por la fascia transversalis, en este nivel se forma
el tabique femoral, es aquí donde se pueden producir hernias femorales.

Tracto iliopúbico: este es un sistema de fibras dependientes de la fascia transversalis, este está
ubicado en la parte profunda y paralela al ligamento inguinal, su tracto iliopúbico se expande
desde la espina iliaca anterior superior hasta la espina púbica, la banda de refuerzo de la fascia
transversalis es firme y puede ayudar para las reparaciones herniarias.

CONDUCTO INGUINAL
Es un recorrido que se encuentra entre las inserciones inferiores de los músculos anchos del
abdomen, en este trayecto pasa para los hombres el cordón espermático y para las mujeres el
ligamento redondo del útero.

Se encuentra en la parte medial de la región inguinal, entre la espina púbica y la parte media del
ligamento inguinal. Este no es en su totalidad paralelo al ligamento inguinal, al contrario forman
con este un ángulo abierto lateralmente, ya que su extremidad medial llega, al igual que el
ligamento a la espina púbica, mientras tanto su extremidad lateral se encuentra de unos 18 a
20mm por la parte superior al ligamento inguinal. Cuando pasa por los músculos abdominales
es oblicua en una persona adulta (transcurre de su parte lateral a medial y de atrás hacia
adelante).

Su anillo lateral es profundo y su anillo medial es superficial. El conducto inguinal ayuda a la


comunicación del interior de la cavidad abdominal con los pianos superficiales de la región
urogenital: en los hombres con el escroto y los labios mayores en las mujeres.

El conducto inguinal en un hombre es utilizado por el testículo cuando comienza a migrar desde
su cavidad abdominal hasta el escroto. El conducto peritoneovaginal divertículo del peritoneo
también lo acompaña en esta migración, puede durar hasta después del nacimiento y
encontrarse en el origen de las hernias inguinales congénitas.

El conducto inguinal no tiene paredes definidas, pero consideran que está formado por
paredes, anillos, contenido y relaciones:

PAREDES

Pared anterior: a causa de la oblicuidad de su trayectoria, su pared está constituida en su parte


lateral por el recubrimiento de la aponeurosis del musculo oblicuo externo y su parte medial
está formado por la aponeurosis del musculo externo, en su extremo se encuentra el anillo
superficial del conducto inguinal.

Pared posterior: tiene un espesor que progresa, es mucho más delgada en la parte
lateral y más gruesa en la parte medial

En su parte medial se forma gracias a la superposición de cuatro planos:

Fibras reflejas provenientes del ligamento inguinal: forman una cinta aplanada que curva hacia
arriba, parte de la inserción medial del ligamento inguinal. Su forma es triangular, este aparece
entre las pirámides del anillo superficial del conducto, ayudando a su límite posterior
denominado ligamento reflejo.

Hoz inguinal (tendón conjunto): se forma a partir de fibras que descienden de la aponeurosis
del musculo transverso, en algunas ocasiones las aponeurosis de inserción de los musculo
oblicuo interno y transverso pueden llegar a unirse y cuando sucede esto se lo denomina
tendón conjunto. De su borde inferior se desprenden fibras de concavidad lateral, estos se fijan
en la parte superior del pubis, en la parte superior de la cresta pectínea y sobre la espina púbica
por la parte detrás del ligamento reflejo.

Lateralmente y por detrás de la hoz inguinal: en esta parte podemos encontrar la expansión de
la vaina del musculo recto del abdomen. Su borde lateral puede confundirse con la fascia
transeveralis, su desarrollo es variado.

ANILLOS
Hay dos tipos de anillos uno inguinal profundo e inguinal superficial.

ANILLO INGUINAL SUPERFICIAL


Se encuentra limitado en su parte: inferior y lateral, por las fibras del pilar lateral de la
aponeurosis del musculo oblicuo externo, en su parte superior y medial por las fibras del pilar
medial de la aponeurosis del mismo musculo.

ANILLO INGUINAL PROFUNDO


Su forma es como una hendidura vertical que en su borde medial está rodeada por el borde
lateral del ligamento interfoveolar y los bordes restantes están rodeados por la fascia
transversalis.

(Michel Latarjet ,Alfredo Ruiz Liard, Eduardo Pró, 2004)

Bibliografía
(s.f.).

Adolf Faller, Michael Schünke. (2006). ESTRUCTURA Y FUNCIÓN DEL CUERPO HUMANO .
Paidotribo.

Michel Latarjet ,Alfredo Ruiz Liard, Eduardo Pró. (2004). Anatomía Humana.