You are on page 1of 2

Ana Paula Llerena Endocrinología I

Dr. Catalina Torres Noveno ciclo “F”


Estructura diagnóstica y funcional de una consulta de alta
resolución de nódulo tiroideo: Resumen
Lo ideal al evaluar la enfermedad del nódulo tiroideo (TND) debe ser diferenciar los nódulos tiroideos
benignos de aquellos con cáncer de tiroides. Regularmente se requieren tres elementos primordiales para
realizar adecuadamente dicha diferenciación: (a) evaluación endocrinológica; (b) examen de ultrasonido
tiroideo; y (c) citología tiroidea.

Un nódulo tiroideo es una lesión discreta dentro de la glándula tiroides que se diferencia del parénquima
tiroideo circundante en las imágenes radiográficas. Su etiología puede ser afecciones tiroideas o extra
tiroideas, la más común es un nódulo coloide, y un hallazgo maligno es un carcinoma papilar. Su
prevalencia aumenta con la edad, la exposición a la radiación y la deficiencia de yodo. Los nódulos
tiroideos son 10 veces más frecuentes en las mujeres que en los hombres. Los nódulos se encuentran por
palpación en el 4-8% de los adultos, por ecografía en el 20-67% de los pacientes y hallados en el 50% de
las necropsias.

La implementación de la clínica de nódulos tiroideos de alta resolución es una respuesta adecuada a esta
necesidad. El impulso de tales clínicas es unificar en el mismo espacio físico y tiempo integral el
cuidado de los nódulos tiroideos integrales, realizándose el mismo día y estableciendo la evaluación
endocrinológica, la ecografía tiroidea y la aspiración con aguja fina. Se recomienda que los nódulos
inicialmente estudiados en una clínica de nódulos tiroideos de alta resolución continúen siendo
monitoreados en ella, debido a su capacidad diagnóstica, aunque después del diagnóstico inicial los
pacientes pueden ser referidos opcionalmente por la clínica general de endocrinología. Dado que
múltiples factores pueden influir en esta decisión (profesionales involucrados, disponibilidad de cita,
tiempo de espera en las diferentes clínicas), cada departamento involucrado debe tomar la decisión más
adecuada a sus necesidades.

Si se encuentra un crecimiento de nódulos (>50% en el volumen del nódulo o al menos en un 20% en


dos dimensiones del nódulo), debe repetirse la PAAF. Si la citología es benigna, se recomienda repetir la
ecografía en 6-18 meses. Si el tamaño del nódulo permanece estable (< 50% en el volumen del nódulo o
inferior al 20% en dos dimensiones del nódulo), no se necesita repetir la PAAF y el tiempo hasta el
siguiente control ultrasonográfico puede aumentarse a 2-3 años, Cambios que justifiquen una
reevaluación previa durante este período de tiempo. A pesar de las recomendaciones generales, el
intervalo de control puede aumentarse a 2-3 años para los nódulos sin cambios significativos en 2
controles consecutivos.

Se ha demostrado que la implementación de una clínica de nódulos tiroideos de alta resolución


incrementa el rendimiento y la eficiencia diagnóstica y disminuye el retraso diagnóstico y la
incomodidad del paciente. Por lo tanto, la implantación de clínicas de nódulos tiroideos de alta
resolución debería ser un requisito esencial para alcanzar los estándares más altos en el cuidado médico
de la TND y debe ser intensamente promovida. Las clínicas deben adaptarse a las posibilidades
organizativas y funcionales de cada departamento de atención.
Ana Paula Llerena Endocrinología I
Dr. Catalina Torres Noveno ciclo “F”