You are on page 1of 8

O El Loco

Arquetipo: El niño, el ingenuo, el simple.

Tarea: Probar cosas nuevas. Ausencia de prejuicios, aprendizaje lúdico.

Meta: Alegría de vivir, experiencias adquiridas de forma lúdica.

Riesgo: Torpeza, confusión, descuido, tontería.

Sentimientos vitales: Espíritu aventurero, curiosidad, fuertes instintos, actitud abierta,


capacidad de asombro, alegría despreocupada, deseo de probar nuevas cosas.

Palabras clave:

Comienzo, espontaneidad, fe, locura aparente

Comienzo- COMIENZO. Iniciar una nueva fase, forjar una nueva vía, ampliar horizontes,
comenzar algo nuevo, iniciar una aventura, salir de viaje, adentrarse en lo desconocido

Espontaneidad- SER ESPONTANEO, vivir el momento, abandonar las expectativas, hacer lo


inesperado, actuar por impulso, sentirse desinhibido, sorprender a alguien, sentirse
despreocupado

Fe-TENER FÉ. Confiar en el flujo de la vida, mostrarse receptivo, liberarse de las


preocupaciones y los miedos, sentirse protegido y querido, vivir con alegría, recuperar la
inocencia, creer

Locura aparente- ACEPTAR LA LOCURA, seguir el camino “disparatado”, perseguir un sueño


imposible, ser sincero con uno mismo, arriesgarse a hacer una “locura”, confiar en los deseos
del corazón

Descripción: Como carta 0, el Loco se halla al principio de los Arcanos Mayores, aunque
también, en cierto modo, está aparte de las demás cartas. En las cortes medievales, el bufón
era alguien de quien no se esperaba que siguiera las mismas reglas que los demás. Se le
permitía observar y luego ridiculizar. Esto convierte al loco en alguien imprevisible y lleno de
sorpresas. Nos recuerda el potencial ilimitado y la espontaneidad de casa momento. Con esta
carta se tiene la sensación de que todo vale; no hay nada inequívoco ni constante.

El Loco aporta lo nuevo y lo poco habitual a una situación.

Esta carta representa también la fe completa en que la vida es buena y merece nuestra
confianza. Hay quien diría que el Loco es demasiado inocente, pero su inocencia le sustenta y
le aporta alegría. En las lecturas, este arcano puede señalar un nuevo comienzo o cambio de
dirección, que te guiará hacia un camino lleno de aventura, fascinación y crecimiento personal.
También te recuerda que mantengas la fe y confíes en tus reacciones naturales. Si te enfrentas
a una decisión o un momento de duda, el Loco te dice que creas en ti y sigas los dictados de tu
corazón, por muy disparatados que puedan parecer tus impulsos.
El Loco muestra al niño que hay en nosotros. Representa el reinicio espontáneo y la sinceridad
libre de prejuicios. Es expresión de despreocupación lúdica y dichosa y muestra que nos
adentramos en una fase de la vida con los ojos abiertos de asombro y sin expectativas jijas, a
menudo también sin conocimientos previos.

Puede representar tanto un carácter infantil, consiguientemente irreflexivo, como candidez


insensata, excesiva juguetonería; pero también puede indicar tonterías y la sencillez de una
inteligencia sabia y humilde a la que podemos llegar al final de una larga y a menudo penosa
búsqueda. El Loco puede personificar al pícaro y al villano de la ralea de Till Eulenspiegel, pero
también al único consejero honrado de la corte en calidad de Alter ego del rey. En cualquier
caso, vive completamente en el presente, es expresión de franqueza y espontánea honradez,
siempre dispuesto a realizar nuevas experiencias. El que esta conducta proceda de nuestra
negativa a convertirnos en adultos o que sea la experimentada prudencia que confiere la
madurez psíquica es algo que sólo puede juzgarse en el contexto fuera de la carta. El Loco
apunta siempre a experiencias refrescantes, que si bien a veces pueden presentar rasgos
caóticos, no significan ningún peligro efectivo aún cuando nos demos de narices con las cosas.

En la vida profesional: el Loco indica que encontramos en una nueva área de experiencias sin
ser portadores de ningún conocimiento previo decisivo, pero sí de una enorme disposición y
una gran curiosidad para aprender y para familiarizarnos sin reservas con nuestros nuevos
cometidos. A nivel de hechos, también puede ser indicativo de un comportamiento erróneo,
parcialmente insensato, o bien de irresponsabilidad. Pero su significado profundo estriba en la
sabia comprensión de que las ideas al uso de seguridad y éxito no son sino engañosas
promesas y falso oropel que no nos dan la clave para la auténtica realización y satisfacción
personal.

En el ámbito de nuestra conciencia: el Loco personifica el asombro que según Platón precede a
todo conocimiento. Puede ser expresión de pueril despreocupación e inmadurez psíquica, o
bien encarnación de la más profunda inteligencia y de la auténtica experiencia de la vida.
Precisamente la sabiduría del loco es el símbolo de la más excelsa madurez, lo cual
naturalmente no significa que todos los locos sean sabios.

En el terreno de nuestras relaciones personales: el Loco muestra sobre todo su lado alegre y
gozoso de vivir. Quizá también pueda representar irresponsabilidad y una despreocupación
tendiente a la ausencia de fiabilidad, pero por regla general es representativo de la relación
viva, alegre y vivida sin complicaciones, siempre dispuesta a encontrar al otro sin reservas, a
descubrirlo de nuevo y a vivirlo y tomarle afecto con sus muchas facetas. A nivel de los hechos,
esta carta puede representar el reinicio de una relación refrescante o una fase ascendente
vivificadora dentro de una relación ya existente, que en algunos casos puede ser
desencadenada por un niño.
I El Mago

Arquetipo: El Creador, el maestro

Tarea: Actuar, tomar iniciativa, impulsar, aceptar una tarea y llegar a dominarla

Meta: Maestría, autorrealización, percepción

Riesgo: Megalomanía, fantasías de omnipotencia, charlatanería

Sentimientos vitales: Seguridad en sí mismo. Sentirse conectado a poderosas fuentes de


energía

Palabras clave:

Actividad-Atención consciente- Concentración-Poder

Acciones

Estar ACTIVO. Hacer lo que es preciso hacer. Realizar el propio potencial. Hacer realidad lo que
es posible. Practicar lo que se predica. Poner los planes en práctica. Producir resultados
mágicos. Utilizar los talentos que se tienen.

Actuar de manera CONSCIENTE. Saber qué está haciendo uno y por qué. Reconocer las
motivaciones que se tienen. Comprender las propias intenciones. Analizar la situación
establecida.

CONCENTRACIÓN. Tener un único propósito. Estar totalmente comprometido. Aplicar la fuerza


de voluntad. Sentirse centrado. Dejar a un lado las distracciones. Concentrarse en un objetivo.

Experimentar PODER. Causar un gran impacto. Tener vitalidad. Crear milagros. Desplegar
energía. Sentirse vigoroso. Ser creativo.

Descripción: El Mago significa inteligencia, habilidad, conciencia de sí mismo y una


configuración vital activa. Representa una época en que resolvemos problemas difícles y nos
enfrentamos con aguzada conciencia y despierta inteligencia a desafíos que superamos con
éxito. Aunque esta carta representa la fuerza de los poderes conscientes, no quiere decir que
puedan verse perjudicados la intuición y otros poderes inconscientes. Al contrario: la
extraordinaria influencia y eficacia que se manifiestan a través del Mago se basan en el secreto
de la profunda armonía entre lo consciente y lo inconsciente. Sólo la certeza interior que surge
de esa armonía puede mover montañas.

En el terreno profesional: el Mago indica que tomamos iniciativas, que somos conscientes de
nuestro poder de influencia y que aplicamos este poder para conseguir el objetivo.
Dependiendo de cómo orientemos esa energía, podremos conseguir éxito en el terreno
económico, lograremos ascensos o llevar a buen término tareas difíciles, tales como exámenes
o proyectos profesionales. Como jefes, podemos mejorar el ambiente de trabajo y aumentar el
éxito de la empresa en su conjunto gracias a la motivación positiva. En negociaciones,
proyectos, exámenes y otras tareas que hasta entonces habíamos estado retrasando porque
nos parecían demasiado difíciles o nos preocupaban por otras razones, ha llegado la hora de
deshacer el nudo gordiano. Ahora también podrán superarse situaciones problemáticas.

En el ámbito de nuestra conciencia: Esta carta representa el poder de nuestro pensamiento y


significa que gracias al convencimiento interno y la habilidad podremos realizar cosas que hasta
entonces considerábamos fuera de nuestras posibilidades. Además, el Mago indica que
tenemos la perspectiva de lo general y absoluto, que nos eleva por encima de nuestra óptica
cotidiana. A un nivel más profundo, esta carta significa que modelamos nuestro destino bajo
nuestra propia responsabilidad, con conciencia y decisión, y que superamos los problemas que
nos plantea la vida.

En las relaciones personales: esta carta nos remite a una fase de fuerte fascinación e intenso
poder de atracción. La fuerza que se expresa a través del Mago, utilizada correctamente, puede
superar cualquier tipo de obstáculos, dificultades y otros problemas molestos. En este caso,
“utilizar correctamente” quiere decir “en beneficio de todos, no sólo para la mera obtención de
ventajas individuales”. El Mago expresa el conocimiento de la unidad y de las fuerzas que
sustentan la relación.

II La Sacerdotisa

Inactividad-Atención inconsciente-Potencial-Misterio

Acciones

Estar INACTIVO. Evitar implicación. Permitir que los sucesos tengan lugar sin intervenir en
ellos

Acceder al INCONCIENTE. Emplear la intuición. Buscar la orientación desde dentro. Confiar en


la voz interior. Abrirse a los sueños y la imaginación. Ser consciente de una realidad más
amplia.

Ver el POTENCIAL. Comprender las posibilidades. Abrirse a lo que pueda suceder. Percatarse de
los propios talentos ocultos. Permitir la evolución. Dejar que lo que existe florezca.

Percibir el MISTERIO. Mirar más allá de lo obvio. Aproximarse a una zona bloqueada. Abrirse a
lo desconocido. Recordar algo importante. Percibir lo secreto y lo oculto. Buscar lo que está
escondido. Reconocer la Sombre.

Arquetipo: La Reina de los Ciclos

Tarea: Paciente espera de un impulso (interior o exterior). Aguardar el momento adecuado,


estando preparada. Ser receptiva, actuar como un eco.

Meta: Certeza intuitiva, comprenssión profunda, premonición de los acontecimientos.


Comprensión de los sueños, intuición de las conexiones.

Riesgo: Huir de la realidad, dudar. Indecisión constante.


Sentimientos vitales: Dejar que las cosas ocurran por sí mismas, dejarse guiar, sentirse
inspirado mientras la conciencia permanece dormida.

La Suma Sacerdotisa representa nuestros poderes inconcientes, nuestra sutil intuición, nuestro
don de adivinación y una certidumbre profundamente enraizada aunque a menudo
inexplicable. Es la clave de la verdad misteriosa que se sustrae a la captación por el intelecto
lógico pensante. Sabe que la verdad que podemos pronunciar nunca es la verdad eterna. Su
lado luminoso es la expresión de paciencia, entendimiento, indulgencia, bondad y disposición
al perdón, y como auxiliadora, benefactora o clarividente utiliza el poder de las fuerzas
inconscientes en beneficio de otros. Su lado sombrío, por el contrario, corresponde al
arquetipo de la “hermana oscura”, de la bruja que utiliza la fuerza de sus poderes mentales
para seducir, paralizar o dañar a los demás. Pero en la interpretación del Tarot siempre se han
destacado su lado amigable y proclive a la ayuda. Tradicionalmente ha sido considerada como
una de las cartas protectoras, algo que está en consonancia con la concepción de la mitología
cristiana, según la cual, el héroe que está bajo la advocación de la Virgen es invulnerable.

En nuestra vida profesional: la Suma Sacerdotisa, o bien indica que nuestra esfera de actividad
está en consonancia con los temas de esa carta, como ocurre en amplios campos de la terapia
o del esoterismo, o bien caracteriza la actitud que adoptamos en nuestra vida profesional. Esto
significa que nos enfrentamos a nuestras tareas cotidianas con paciencia y sinceridad, que
estamos dispuestos a aceptar nuevos estímulos y alicientes y que, al dar un paso en el terreno
profesional, nuestra decisión última depende de nuestra voz interior. En los aspectos en que
esta postura se viva de forma reflexiva y juiciosa, aportará la gratificante sensación de sentirse
guiado. Si por el contrario se desborda, nuestro comportamiento frente a los demás cobrará un
cariz caprichoso, impredecible o incluso amenazador.

En el ámbito de nuestra conciencia: esta carta representa una época en la que dirigimos
nuestra atención a lo inconsciente y a las imágenes del alma, en la que nos abandonamos a
fantasías y sueños creativos, o en la que descendemos a los tesoros de las profundidades para
alzar el velo con el que la Suma Sacerdotisa oculta su conocimiento secreto, la “antigua verdad”
hace tiempo encontrada que tiene que ser descubierta una y otra vez. En este viaje, nuestro
entendimiento dualista fracasa en la diferenciación del bien y del mal. La “sabiduría del seno
materno” oculta el secreto de la polaridad inherente a todos que nos permite mirar con
fascinación y temor a un tiempo al rostro de la albinegra Isis, sin que nunca podamos estar
seguros de si nos encontramos frente al bien o frente al mal, frente a la fuerza reparadora o
frente a la fuerza destructiva. Este arquetipo de lo femenino ha sido descrito en toda su
fascinación y peligrosidad por autores como Rider Haggard o Gustav Meyrink.

En nuestras relaciones personales: la Suma Sacerdotisa muestra predominantemente su lado


luminoso. Representa compresión, profundo afecto, proximidad y cercanía espiritual, tacto y
delicadeza en el trato mutuo y la certeza de que un lazo invisible nos une a nuestro compañero.
En épocas en que vivimos solos, esta carta quiere decir que encontramos una enorme
satisfacción en esta forma de vida o que nos encontramos pacientemente dispuestos y abiertos
a una nueva relación, escuchando sólo a nuestra voz interior y sin esforzarnos ni dejarnos
forzar a nada.
III La Emperatriz

PAPEL DE MADRE, abundancia, sentidos, naturaleza.

Papel de madre. Dar a luz, sustentar la vida, cuidar y atender a los demás, proteger el mundo,
expresar ternura, trabajar con niños

Acoger la ABUNDANCIA

Disfrutar de la prodigalidad, recibir una recompensa generosa, deleitarse en el lujo, tener más
lo suficiente, sentirse rico

Experimentar con los SENTIDOS

Dar y recibir placer, centrarse en el cuerpo, apreciar la belleza, sentirse radiante de salud, ser
sensual, realizar actividades físicas

Responder a la NATURALEZA

Relacionarse con las plantas y los animales, aceptar lo natural, sentirse conectado con la Tierra,
salir al aire libre, armonizarse con los ritmos naturales

Arquetipo: La Madre (La Madre Naturaleza).

Tarea: Traer al mundo cosas nuevas. La fertilidad.

Meta: Fuerza vital, crecimiento, renovación cíclica, afirmación de la vida.

Riesgo: Crecimiento desordenado, inestabilidad

Sentimientos vitales: Caminar en terreno fértil, sentirse vivo, conocer los ciclos vitales, confiar
en la abundancia.

Significado general: La Emperatriz encarna la fuerza inagotable de la naturaleza con la que


engendra incesantemente nueva vida. Representa por ello actividad, fecundidad, desarrollo y
el nacimiento de lo nuevo. Es la fuente inagotable de toda la vida que muestra nuestro
potencial creativo y nuestra capacidad de absorber impulsos y hacer surgir de ellos lo nuevo. A
nivel corporal significa crecimiento y fertilidad; a nivel espiritual, creatividad artística, a nivel
del entendimiento, riqueza de ideas, genio e inventiva, y a nivel de la conciencia, aumento de la
cognición. El constante nacimiento de lo nuevo significa tanto el incesante cambio de nuestra
vida como la necesidad de soportar los dolores de estos alumbramientos.

En el terreno profesional: esta carta indica que nos encontramos en una fase en que se liberan
grandes energías. Esto significa creatividad para los artistas, escritores, músicos o publicitarios,
nuevas y sorprendentes ideas para técnicos, ingenieros o diseñadores, la voluntad de cambio,
de innovaciones, de desarrollo y de gran actividad en otras áreas profesionales. La Emperatriz
puede significar también que tenemos que acomodarnos a distintas condiciones de trabajo,
que aparece algo nuevo que nos saca completamente de la rutina. Puede ser un nuevo
profesor, jefe o compañero, o también un cambio de nuestra esfera de actividades. En algunos
casos, esta carta expresa el comienzo de una nueva carrera o de un nuevo puesto. Aún cuando
el nacimiento sea doloroso, por lo general el cambio anunciado por la Emperatriz es
beneficioso.

En el ámbito de la conciencia: se trata de nuevas perspectivas y conocimientos. Pueden ser


tanto de naturaleza agradable como desagradable; en cualquier caso, enriquecedores. Dirigen
nuestra atención al continuo fluir de la vida y nos enseñan que nada es constante, pero que de
todo lo que caduca surge siempre algo nuevo. A un nivel más profundo, la Emperatriz puede
significar un conflicto con los dos aspectos de la imagen materna: la fuente de vida luminosa,
preocupada y accesible incondicionalmente, y el lado oscuro, que Jung describió como “Mater
saeva cupidinum”, la madre salvaje de los apetitos.

En el terreno de la relación de pareja: esta carta representa igualmente cambios y novedades, y


puede significar tanto crecimiento en sentido familiar como cualquier otra forma de cambio
dentro de la relación. En todos los casos denota actividad y evoluciones predominantemente
halagüeñas. Además puede expresar una fase de amor maternal o ser símbolo de la tierra en la
que crece una nueva y vívida relación.

IV El Emperador

Papel de padre-Estructura-Autoridad-Regulación

Acciones

PAPEL DE PADRE

Establecer un linaje, marcar la dirección y el tono, proteger y defender, guiar el crecimiento,


proporcionar seguridad y bienestar, ofrecer explicaciones

Acentuar la ESTRUCTURA

Crear orden a partir del caos, establecer categorías, ser sistemático, dar forma, ser organizado,
recurrir a la razón, coordinar, seguir un plan

Ejercer la AUTORIDAD

Adoptar el papel de líder, mandar, ejercer el control, representar lo establecido, estar en una
posición fuerte, entrar en contacto con cargos oficiales, marcar la dirección

REGULAR

Establecer la ley y el orden, actuar a partir de principios sólidos, aplicar normas o pautas,
trabajar dentro del sistema legal, establecer patrones de conducta, seguir un régimen

Arquetipo: El Padre (Tío Sam)


Tarea: Sin titubear, convertir en realidad ideas, intenciones o deseos largamente acariciados

Meta: Establecer un orden, crear un entorno seguro y estructurado. Detentar el poder en


forma estable.

Riesgo: Terquedad, perfeccionismo, rigidez y dureza.

Sentimientos vitales: Conciencia de sus responsabilidades. Actitud realista y seria. Tener el hilo
rojo en su mano

Significados generales: El Emperador simboliza el elemento estructurante, nuestra exigencia


de estabilidad, seguridad y continuidad. Muestra nuestro afán de independencia de los
condicionamientos impuestos por la naturaleza, en toda su impredecibilidad. De este modo se
corresponde con nuestro impulso civilizador que nos hace construir casas, calefacciones e
instalaciones de aire acondicionado para protegernos del calor, del frío y la humedad, coches y
aviones para superar las distancias con más rapidez y comodidad que a pie, y escuelas para
garantizar el nivel de educación. El hecho de que aquí se peque a menudo por exceso no debe
impedirnos valorar en justicia los lados positivos de esta carta, con frecuencia tan denostada. El
Emperador simboliza tanto nuestro sentido del orden, la austeridad, la disciplina, la
responsabilidad y el comportamiento pragmático como sus exageraciones en forma de
testarudez, apatía, perfeccionismo, sed de poder y férrea ejercitación de la autoridad.

En el terreno profesional: esta carta significa que lo que más nos importa es el orden y realizar
los deseos, prerrogativas y planes largamente alimentados. El Emperador significa conceptos
claros, disciplina, perserverancia, determinación y la voluntad de asumir responsabilidad. Se
trata de trabajo duro en el que no se nos regala nada o casi nada y cuya conclusión satisfactoria
depende completamente de nuestra pericia.

En el ámbito de nuestra conciencia: el Emperador representa que agudizamos nuestro sentido


de la realidad y que procedemos de forma pragmática, metódica y austera. En este punto, un
concepto que hasta entonces pudiera ser caótico, se estructura y recobra transparencia. Los
planes y deseos van cobrando forma paulatinamente y pueden realizarse una vez verificados
críticamente. A un nivel más profundo, esta carta puede significar el conflicto con las diversas
caras de la imagen del padre: en su papel de procurador del alimento y garante de la seguridad,
o en el muy distinto de la persona que exige disciplina y sometimiento y que es frío e
inalcanzable en su distancia.

En nuestras relaciones personales: esta carta representa una época en la que consolidamos
nuestros lazos de unión, pudiendo conferir a esta última un marco sólido y estable. El lado
austero y crítico del Emperador también puede adoptar un carácter desilusionador. Además, la
severa tendencia de esta carta hacia la mayor seguridad posible implica el peligro de una
excesiva rigidez o estrechez en nuestra vida de relación.