You are on page 1of 6

Diferencia entre amor y enamoramiento.

“Comenzamos a amar cuando dejamos de estar enamorados.”


Hace unos días, mientras navegaba en una de las redes sociales me topé con una imagen que decía “Si el amor no es
loco, apasionado y extraordinario es una pérdida de tiempo. Existen suficientes cosas mediocres en la vida, para que el
amor sea una mas de ellas“.
Estuve reflexionando en esta frase varios días, ¿Realmente el amor es mediocre cuando deja de ser loco y apasionado?
¿Qué pasa con las relaciones largas en las que por más que haya un sentimiento fuerte, ya no es la misma intensidad de
pasión que como era al principio de la relación? ¿Estas relaciones deben terminarse por ser consideradas como
mediocres? ¿Cuántos de nosotros hemos pensado en terminar una relación por esta ideología? Quiero dejar claro que
me refiero al amor de pareja, ya que por más que quiero a mi familia y amigas no recuerdo haber pasado noches de
insomnio por pensar en lo maravillosos que son.
Pareciera que cuando comenzamos una relación o empezamos a sentirnos enamorados, todo se nos facilita. No nos es
difícil ver perfecta a nuestra pareja y sentir las famosas mariposas en el estomago con el simple hecho de ver su nombre
en la pantalla del celular, como llamada entrante. Podríamos decir que en estos momentos el amor se siente como si
fuera loco y apasionado, ya que sentimos que podríamos hacer cualquier cosa o dejarla de hacer por nuestra pareja. Por
otro lado, conozco matrimonios de muchos años que tienen una relación excepcional, donde no me queda duda que hay
mucho amor pero puedo asegurar que ellos no sienten nervios ante la presencia de su pareja, cosa que es muy común
en los principios del enamoramiento.
Cuando hablamos de amor en pareja son dos fases por las que se atraviesan, la primera, como lo he comentado, es el
enamoramiento. Todo es perfecto en esta fase, no existe persona con la que seamos más afín, que nuestra pareja y
nuestro único interés es amarla y que nos ame de regreso. La segunda fase es el amor, que es lo que empezamos a sentir
cuando termina la locura del enamoramiento. Sin embargo no todas las relaciones llegan al amor y no todas las que
llegan, necesariamente estuvieron enamoradas.
El enamoramiento apasionado tiene una duración de entre los primero 6 meses a 3 años de la relación. En este momento
la química de nuestro cuerpo cambia. Comenzamos a producir 7000 veces más dopamina (considerada la hormona del
enamoramiento y la ternura), que alimenta la fantasía y la imaginación. Utilizamos a nuestra pareja como una pantalla
en blanco donde proyectamos todo lo que queremos ver. Nos sentimos entusiasmados y en nuestro cerebro se bloquea
la lógica y la razón. Es cuando creemos haber encontrado a nuestra alma gemela, a nuestra media naranja. Al aumentar
la dopamina, con ella aumenta también la testosterona (considerada la hormona masculina, que también es producida
por las mujeres) y con ella el deseo sexual. Esta es la razón por la que los primero años de la relación las parejas son
más activas sexualmente.
Bendita sea la dopamina que nos permite sentir de esta forma, en la que no vemos defectos importantes en nuestra
pareja, aunque sea por unos meses. Pero todo por servir se acaba y acaba por no servir, así que el efecto de la dopamina
no es la excepción, ya que cuando los niveles de dopamina regresan a su producción normal es cuando dejamos de
fantasear con los infinitos atributos de nuestra pareja, es cuando nos enfrentamos con la realidad y nos comienzan a
irritar cosas de nuestra pareja como su personalidad o las cosas que hace y deja de hacer. Existe mucha gente que
pareciera adicta a los niveles altos de dopamina y a los efectos que esto tiene en nuestro cuerpo, ya que en cuanto
comienza a sentir que las mariposas del estomago se apagan y que la persona que veían perfecta, tiene más defectos de
los que recordaba. Entonces dan la relación por terminada.
Con el tiempo toda la locura de la pasión, desvanece gradualmente. La fase del enamoramiento pasional no dura toda
la vida y es entonces cuando comienza la segunda fase que denominamos como amor. Es el momento en el que la
locura e intensidad del enamoramiento son remplazadas por un sentimiento de paz, seguridad y comodidad. Cuando
comienza el amor, se da otro cambio químico en el cuerpo. Al disminuir la producción de dopamina, aumentan los
niveles de oxitocina (considerada la hormona del apego) y vasopresina (considerada la hormona de la monogamia). A
estas dos hormonas se les considera las “hormonas de la satisfacción” u “hormonas del apapacho”. A pesar de que
hombres y mujeres producen ambas hormonas, la combinación de la oxitocina con las hormonas femeninas tienen un
efecto mayor en el amor, lo mismo sucede con la vasopresina y las hormonas masculinas. Esta es la razón por la que
se dice que la hormona del amor en las mujeres es la oxitocina y en el hombre es la vasopresina.
Las mujeres producimos oxitocina también, durante el parto y cuando se alimenta con leche materna al bebé. Esta
hormona permite que se cree un vinculo afectivo fuerte con el pequeñito. Si tomamos esto en cuenta y lo relacionamos
con la producción que se da de dicha hormona en el amor, podríamos entender por que las mujeres somos más cariñosas
y nos gusta consentir a nuestra pareja cuando sentimos amor. En el hombre ocurre algo diferente, al aumentar la
producción de vasopresina, con ella aumenta la necesidad de defender lo que podrían percibir como suyo, en este caso,
es su pareja. La vasopresina hace que el hombre sea más reactivo ante la invasión de un intruso, esto explica lo celosos
que pueden llegar a ser.
Algunos podrían sentir que se ha perdido algo maravilloso al terminar el enamoramiento. En cierta parte esto es verdad
pero por otro lado, es un hecho que cuando uno está enamorado la incertidumbre del ser correspondido es inmensa, es
tan intensa que no podríamos vivir así toda la vida sin volvernos locos. Es por esto que el amor viene a calmar ese sentir
con un momento de estabilidad, paz y comodidad. Dejamos de tener una pareja perfecta y comienza a ser un mejor
amigo a quien amamos, un testigo de nuestra vida. El estar enamorados es una experiencia única pero el amar a nuestra
pareja es una forma de vida, en la que se tiene que trabajar día a día para conservar el respeto, la confianza, el
romanticismo, la comunicación y por ende, el amor.
Me gusta mucho la frase de Jorge Bucay (psicoterapeuta argentino), “Enamorarse es amar las coincidencias y amar es
enamorarse de las diferencias”. Al principio es muy fácil ver las cualidades de nuestra pareja, pero con forme va
pasando el tiempo esto se dificulta, y uno se tiene que esforzar más para poder hacerlo.
Así que si al morir las mariposas en el estomago, uno siente que de un momento a otra, le salieron defectos a la pareja
o que el príncipe azul se convirtió en sapo. No hay porque alarmarse, es un proceso normal, están entrando a la fase del
amor.Lo que es importante considerar en este momento, que tan dispuestos estamos a aceptar estas diferencias y pensar
si en verdad podríamos trabajar en la relación para que funcione.
Diferencias entre enamoramiento y amor verdadero

1. Si es amor verdadero NO pides la aprobación de los demás, con enamoramiento sí

Si en verdad amas a tu pareja no te sientes en la necesidad de preguntar a los demás qué piensan de tu relación, tampoco
necesitas reafirmación de otros porque simplemente sabes que estás con la persona correcta.

2. Si es amor verdadero realmente se quieren, si es enamoramiento solo se gustan de manera más superficial

Cuando estás enamorada la tensión sexual y el deseo que sientes por el otro es tan grande que no te detienes a pensar
si realmente te gusta en otros aspectos. Cuando realmente amas a tu pareja te interesa mucho más allá del terreno sexual,
y te parece que es el ideal para compartir tu vida en todos los sentidos.
3. Si es amor verdadero, confías plenamente en el otro, si es enamoramiento, tienes dudas sobre él

Cuando realmente amas a tu pareja, las dudas se disipan. Ni siquiera pasa por tu cabeza que te sea infiel, que te oculte
cosas o que no confíe en ti. Tienes certeza de que él estará para ti y tu para él en todas las circunstancias que se les
presenten.

4. Si es amor verdadero, la vida es mucho más enriquecedora, sino, es mucho más difícil

Un amor de verdad enriquece tu vida, se vuelve más fácil, no más dura porque la relación es tan sana que no hay peleas
que estresen tu vida o consuman tu energía de manera negativa.

5. Si es amor de verdad, imaginas un futuro a su lado, sino, no estás segura de qué pasará con su relación

Si te asusta pensar en cómo sería una vida a su lado, o simplemente no te imaginas con él, probablemente es porque
aún no tengas esa certeza de que realmente lo amas; y es que cuando estás segura imaginar un mundo juntos no es
difícil, pues ambos comparten las mismas metas y un proyecto en conjunto.

Y recuerda que...
Cuando amas a alguien te sientes bien, no tienes dudas ni temores. Confías en tu pareja y realmente disfrutas pasar
tiempo a su lado.
EL ENAMORAMIENTO, UN “ESTADO DE LOCURA TRANSITORIA”
En sólo una frase se resume el estado del enamoramiento, un estado transitorio que no puede perdurar en el tiempo ya
que estaríamos condenados a la locura del amor desde el punto de vista más patológico. Hay quien define el amor como
un “estado de locura transitoria” en el que el Yo se pierde en ese amor que es el otro, en esa necesidad de amar y ser
amado donde todo pierde absolutamente sentido sino es a través de ese a quien se ama.
Cuando uno está enamorado todo su sistema se enloquece, todo su mundo gira entorno al objeto de su amor. Si
estuviéramos en esta fase de enamoramiento permanente no podríamos hacer otra cosa más que pensar
constantemente en la otra persona. Cuando uno está enamorado está ensimismado, soñando e imaginando estar al
lado de la persona a la que ama y cuando está cerca sólo puede admirarla, todos sus pensamientos van dirigidos hacia
ella y no hay nada más.
Podríamos pasarnos el tiempo a su lado, olvidándonos de nuestras propias necesidades pues lo único que importa es
que esa persona sea feliz, pondríamos el mundo a sus pies sin importarnos que el nuestro se estuviera derrumbando.
No importa no dormir o no comer, no importa nada salvo el amor. Podríamos escribir un gran artículo sobre el
enamoramiento, sobre esas sensaciones que nos provoca estar enamorado, cómo ensalzamos a esa persona y la
admiramos hasta poner nuestra propia imagen a su disposición porque el amor todo lo vale y su amor es más que la
vida misma porque “sin ella yo no existo y si ella no está a mi lado más me vale morir“.
Por todas estas razones y por aquellas que jamás podrán describirse, el enamoramiento es un estado de locura transitoria
necesariamente. El enamoramiento sólo puede durar temporalmente porque sino se llegaría a un estado cercano a la
locura pues uno dejaría de vivir para sí mismo y dedicarse por completo al otro, dejaría de existir sino está el otro para
darle sentido a su existencia.
Pero esto no quiere decir que no exista el amor ni que uno no pueda disfrutar de esos momentos
de enamoramiento como lo que son, momento hermosos que hacen que las mariposas revoloteen en el estómago,
sensaciones únicas en que el amor llena la vida por completo y como dicen los enamorados “se ve la vida de color de
rosa” o definida como la experiencia más maravillosa que uno puede sentir.
Después del enamoramiento continúan otras fases del amor, un amor verdadero y real que te permite construir una
relación con la otra persona en la que ya puedes verle como a un igual (en el mejor de los casos), un compañero con el
que caminar a su lado, con el que afrontar los problemas y reírse del día a día. Alguien que sea tu hogar donde quiera
que esté. La fase de enamoramiento pasa pero el amor verdadero perdura, crece y se sostiene en el tiempo.
"Empezamos a amar no cuando encontramos
una persona perfecta, sino cuando
aprendemos a ver perfectamente una persona
imperfecta."
¿ES ACASO EL AMOR ENCONTRAR UNA MEDIA NARANJA?
Probablemente muchos de vosotros estéis pensando “Qué cosas dice, claro que el amor es encontrar a tu media naranja”
pero ¿No es el amor algo mucho más que eso?
Hay medias naranjas, medios limones, medios kiwis y un infinito número de frutas lleno de posibilidades en el amor,
no hay que buscar un igual sino alguien que te procure felicidad, no podemos pensar en medias naranjas como alguien
que colme todos nuestros deseos de completud, que apacigüe nuestros vacíos personales porque, al fin y al cabo, puede
generar una dependencia emocional de la que puede costarnos diferenciarnos, ya que llegado el momento, sino
tenemos a esa persona que nos colma por completo ¿Qué será de nuestra vida sin ella?
Y ya no es que perdamos a esa media naranja que nos ha dado la sensación de completud, es que la persona que no
encuentra a esa media naranja parece que está evocada al fracaso, a la soledad y al dolor cuando estar sin pareja no
tiene porqué simbolizar ninguno de estos aspectos. ¿No se puede ser feliz estando solo?
Características del enamoramiento
Según varios estudios, para que la experiencia se pueda catalogar como “estar enamorado” o enamoramiento, deben
existir algunos elementos concretos que diferencian este estado con otras experiencias, como el desear y el amar. Estos
elementos entre otros solo están presentes cuando nos encontramos enamorados:

1.- Es fulminante y automático: Para enamorarse, una persona no necesita una serie de experiencias o encuentros
repetidos, estudios indican que tan solo con la experiencia de dos o tres minutos en verse la cara y con una mirada es
suficiente para disparar el proceso de enamoramiento.
2.- No es repetible simultáneamente: Cuando una persona está pasando por la experiencia de enamorarse, es decir,
está enamorado, no puede enamorarse de otra persona a la vez, de lo contrario no es enamoramiento. Pudiese aprender
a amar a otras personas pero su atención y enfoque solo están hacia su enamorado.
3.- No requiere de recompensas ni reforzamientos: El amor, la pasión, el aprendizaje, etc. requieren de
reforzamientos externos para que se mantengan, es decir, si no lo alimenta se mueren. El enamoramiento, por eso es
tan ciego, no depende de si se alimenta o no con recompensas externas, o si lo maltrata o no; este estado se mantiene
por sí mismo, solo con una motivación intrínseca o su propia recompensa interna.
4.- El momento es clave: El momento es crucial para que una persona se enamore. La situación emocional de ese
momento lo hace crucial, las condiciones que estén presentes en ese preciso momento son mucho más importantes que
la naturaleza misma de la persona de quien nos enamoramos.
Por eso también el enamoramiento es ciego, no el amor, porque en muchas ocasiones una persona se puede enamorar
de quien menos esperaba enamorase, tan solo fue “el momento” ideal para enamorarse.

En la adolescencia esto sucede con mayor frecuencia y fuerza, en especial lo que llaman ‘amor a primera vista’ ya que
la adolescencia es un período crítico, aún no se ha establecido una buena discriminación saber bien lo que se quiere y
existen pocos criterios de elección de pareja (la experiencia.

Estar en sintonía con la pareja


Desafortunadamente pocas parejas ignoran el poder del enamoramiento o de estar enamorados uno del otro y dejan de
prestarse atención. La verdad es que muchos no saben cómo ni porque se comenzaron a enfriar, pero se desconectaron
uno del otro.

Para evitar que esto suceda, es bueno que las parejas que valoran su relación comprendan la importancia de estar en
sintonía y comunicación diaria. Es importante comprender que el engaño, el fingir, el ser falsos, y toda clase de mentiras
solo trae más y más desconexión y ‘desenamoramiento’ en la relación de pareja.
Cuando dos personas comienzan con una relación, se enamoran uno del otro y todo se les facilita, es como si al verse
sintieran las famosas mariposas en el estómago, o simplemente con un pequeño mensaje del otro, se iluminara su día.
Podría decir que esto es el verdadero amor, pero de pronto la pareja empieza a ver los defectos del otro y ya no todo es
color de rosa, pues ha termina la locura del enamoramiento, y comienza la etapa del amor.

¿Cual es la verdadera razón de la felicidad, el amor o el enamoramiento?

Dado una clara situación de la vida real, podre dar a conocer la verdadera razón de la felicidad, pues en una relación
primero se enamoran, todo es perfecto y hermoso, pero de pronto parece que le salieron defectos a la otra persona. No
hay que preocuparse pues esto es normal, y se está entrando a la fase del amor, y lo importante a considerar, es si los
dos están dispuestos a aceptar todas esas diferencias de la otra pareja y pensar si podría funcionar su relación, claro
depende si ambos trabajan en su relación para que sea pura y duradera, sin mentiras ni engaños que solo dañan sus
sentimientos y la deterioran con el tiempo.

- Por medio de situaciones de la vida cotidiana y desde experiencias propias dar a conocer el significado del
enamoramiento y como se va desarrollando a lo largo de una relación, para poder compararlo con el amor y así
responder a mi pregunta de conocimiento inicial.

-Diferencias entre el verdadero amor y el enamoramiento, y sus características, para contrastar que sentimientos y
emociones se presenta en cada uno de ellos.

Las preguntas de conocimiento subsidiarias que me plantee son:

- ¿Es acaso el amor encontrar a tu media naranja?

- ¿Estar en sinfonía con nuestra pareja nos hace feliz?

- ¿Un estado de locura transitoria, es acaso el enamoramiento?

- ¿Porque las personas tienden a regresar a una antigua relación?

Estas serán de mucha ayuda y apoyo para dar las conclusiones pertinentes a mi presentación.

Respondiendo a mi pregunta de conocimiento que me plantee desde un inicio, en conclusión, la verdadera razón de la
felicidad es el amor, sí el amor, pero ese verdadero sentimiento puro e innato que existe hacia uno mismo, pues si yo
me amo podre amar a otra persona, dar todo lo mejor, siendo sincero con aquel ser y con uno mismo, aceptando los
defectos y virtudes, y sobretodo estando profundamente en sinfonía con nuestra pareja, con los sentimientos
estrechamente conectados. Además, a lo largo de una relación va a haber dificultades que pondrá en peligro su
estabilidad emocional y la de la otra persona, pero hay que luchar por lo que uno siente para que todo se soluciones,
pues si uno cae, el otro estará ahí para levantarlo. Para finalizar, enamorarse es amar las coincidencias, pero el verdadero
amor es enamorarse de las diferencias, y puedo decir, comencemos a amar cuando dejemos de estar enamorados.