You are on page 1of 1

Panecillos de maíz.

Receta para un desayuno sin gluten

Creo que me estoy viciando con lo de preparar recetas con harina de maíz, me gusta el color amarillo que da a las
recetas, como ocurre con estos panecillos de maíz sin gluten que hice para desayunar el fin de semana pasado.

La receta la encontré pululando por internet y aunque el resultado es diferente al que se obtiene con harinas con
gluten, tengo que decir que el sabor de estos panecillos acompañados con tomate, aceite y sal es delicioso.

Ingredientes para 12 panecillos

400 g de harina para pan sin gluten, 100 g de harina de maíz amarilla sin gluten, 500 ml de agua templada, 1
cucharada de sirope de ágave u otro sirope o miel, 15 g de levadura fresca sin gluten, 1 cucharada de aceite de oliva
(y un poco más para amasar) y una pizca de sal.

Cómo hacer panecillos de maíz sin gluten

Desleímos la levadura fresca en una parte de agua tibia, junto al sirope de ágave o la miel y dejamos reposar la
mezcla unos minutos hasta que espume. En un bol grande poner la harina para pan y la harina de maíz, añadir el
aceite y mezclar un poco con la espátula.

Agregamos la levadura fresca espumada y un poco del agua restante (mejor si la vamos añadiendo poco a
poco). Removemos bien con la espátula, añadimos la sal y removemos de nuevo hasta que nos quede lo máximo
de homogénea posible. Dejamos reposar en un sitio sin corrientes y con buena temperatura hasta que doble su
volumen, unos 30 minutos.

Nos engrasamos las manos con un poco de aceite y amasamos hasta que esté todo bien ligado, sin grumos.
Cortamos la masa en 12 partes iguales, formamos bolitas y las colocamos en una bandeja de horno forrada con
papel vegetal.

Marcamos cada panecillo en su parte superior con una cruz con la ayuda de un cuchillo, los tapamos y dejamos que
leven de nuevo unos 30 minutos. Mientras, precalentamos el horno a 200ºC y después los cocemos unos 25-30
minutos.

tiempo de elaboración | 2 horas


Dificultad | Fácil

Degustación

Estos panecillos de maíz sin gluten resultan menos tiernos que los realizados con harina con gluten, por eso es mejor que
los que no vayáis a comeros los congeléis, de este modo aguantarán perfectamente sin endurecerse.