You are on page 1of 4

Arcanos Mayores

22 Cartas

Estas veintidós cartas llevan números romanos, desde el cero al veintiuno


en este juego, y representan los temas centrales arquetípicos de la jornada
humana espiritual. La carta del Maestro, que simboliza la trascendencia,
no tiene número.

Cuando una carta de los arcanos mayores aparece en la lectura,


tiene un significado especial, por encima y más allá de las cartas
de los arcanos menores. Nos informa de que en las circunstancias
actuales, tenemos la oportunidad de examinar uno de los temas centrales
de nuestra propia jornada individual. Será particularmente útil mirar
otras cartas referentes a este tema central, por ejemplo:
¿Qué tiene que ver el hecho de que haya estado trabajando demasiado duro,
(carta "cansancio") con mi necesidad de auto expresión, (carta "creatividad")?
¿Cómo estoy impidiendo mi progreso en la jornada hacia la creatividad
al poner toda mi energía en mantener la "máquina en marcha"?

Si no hay cartas de los arcanos mayores en la lectura, probablemente


la situación actual es un aspecto transitorio del juego más amplio de tu vida.
Esto no quiere decir que carezca de importancia, o que sea absurdo sentirse
afectado por ellas fuertemente, pero la misma ausencia de arcanos mayores
puede confirmar "que ésto también pasará" y tal vez más tarde te preguntarás
por qué se armó todo ese lío.

Finalmente, si hay cartas de los arcanos mayores en la lectura,


esto puede indicar que un cambio importante en el escenario y los caracteres
del juego está tomando lugar. Hay veces, en realidad, en las que la abundancia
de cartas de los arcanos mayores es tan abrumadora, que a lo mejor te gustaría
elegir simplemente una de ellas, aquella que te impacta con el mensaje más claro,
como pieza central de una nueva lectura que te ayuda a comprender aquello que estás
enfrentando ahora.

Arcanos menores

56 cartas

Estas cincuenta y seis cartas están divididas en cuatro grupos que representan
los cuatro elementos, cada grupo marcado con un color determinado,
codificado en forma de diamante para distinguirlo y con el color predominante
del conjunto: Las cartas del grupo "agua" tienen un diamante azul, las del grupo
"fuego" un diamante rojo, las "nubes" tienen un diamante gris y los "arco iris"
un diamante de color arco iris. Al igual que en un juego regular de cartas,
estos grupos del tarot contienen cada uno "cartas de la corte", a las que aquí
se ha quitado la importancia de sus títulos feudales aristocráticos y se les han
dado nombres que representan simplemente las diferentes oportunidades para ganar maestría
sobre los cuatro elementos que ya se tienen.
El grupo del "fuego" corresponde a los bastos del tarot tradicional y representa
el campo de acción y respuesta, la energía que nos mueve hacia situaciones y
no salga de ellas una y otra vez, cuando seguimos nuestros sentimientos de
"coraje" en vez de hacer caso a nuestras mentes o a nuestras emociones.

El grupo de "agua" reemplaza a las copas tradicionales y representa


el lado emocional de la vida. Tiende a ser una energía más femenina y
receptiva que la del "fuego" que es más masculino y direccional.

Las "nubes" se han elegido para reemplazar las espadas que son, tradicionalmente,
el grupo del aire y que representa la mente. Esto se debe a que la naturaleza de
la mente no iluminada es precisamente como una nube, por la forma en que bloquea
la luz y oscurece el paisaje que tenemos alrededor, impidiéndonos ver las cosas como realmente
son. Sin embargo, hay otro aspecto referente a las nubes que no debe desestimarse: ellas van y
vienen, así que no deben tomarse demasiado en serio!

Finalmente, el grupo "arco iris", en este juego reemplaza al grupo tradicional de


discos u oros, que representan al elemento tierra. Este es tradicionalmente el
elemento que representa lo práctico, el lado material de la vida. Pero, manteniendo la actitud Zen
de que incluso las actividades más humildes, más terrenales contienen una oportunidad para
celebrar lo sagrado, se ha elegido el arco iris para este grupo.

Al utilizar el arco iris, que une la tierra con el cielo, la materia y el espíritu,
nos acordamos de que en realidad no hay separación entre lo alto y lo bajo.
En verdad se trata de un todo continuo de la energía total.
El cielo no es un lugar remoto en lo alto del firmamento, sino una realidad que debe descubrirse
aquí mismo en la tierra.

Por tanto, ésta es una jornada de descubrimiento y un camino para la trascendencia suprema.
Muévete ligera y juguetonamente de las cumbres hacia los valles y de
regreso otra vez hacia las cumbres saboreando cada paso del camino. Aprende de tus errores y
no puedes ir mal.

Obviamente, tú puedes preguntar al tarot lo que quieras, aún cuando éste en


realidad no es más que un vehículo para exponer lo que tú ya sabes.
Cualquier carta que saques como respuesta a un tema es una reflexión directa
de lo que algunas veces eres incapaz o no deseas reconocer en este momento,
y aún así es únicamente a través del reconocimiento
(sin juzgarlo como correcto o erróneo) desde una perspectiva de desprendimiento,
que puedes empezar a experimentar plenamente tus alturas y profundidades:
todos los colores de nuestro ser en forma de arco iris.

Cuando consultes el espejo del tarot, baraja las cartas bien,


imaginándolas como un receptáculo en el cual estás poniendo tu energía.

Cuando te sientas listo, haz un abanico poniéndolas boca abajo y


utiliza tu mano izquierda, la receptiva, para elegir las cartas que den respuesta a tu inquietud
actual. Recuerda estar en el momento a medida que volteas las cartas,
dejando que tus respuestas interiores clarifiquen tus inquietudes externas.
A medida que lo experimentes, las imágenes del Tarot Zen de Osho estarán vivas.
Su impacto es innegable, ya que nos hablan en un lenguaje que nuestro
ser más profundo reconoce. Ellas despiertan la comprensión, ellas traen claridad.

En la parte final del libro hay unas cuantas formas de echar las cartas, pero
finalmente tu desarrollarás la tuya propia. Sé creativo: las posibilidades son ilimitadas.

Trata de estar tan silencioso y conectado como sea posible, cuando estés
usando este juego. Cuanto más seas capaz de percibir el proceso como un regalo
para tu crecimiento individual, más significado tendrán los mensajes para tí.

Características que lo distinguen de otros diseños

1. Paradigma. El Tarot Osho Zen no responde al paradigma de los tarots dirigidos a la


adivinación, ni siquiera a la orientación psicológica. Va dirigido a la conciencia, a mostrarnos
constantemente nuestros aspectos luminosos y oscuros, sin juicio, pero sin velos. Es más un
instrumento evolutivo que un medio predictivo.
2. Ilustraciones. Desde el punto de vista pictográfico, este tarot posee imágenes de gran belleza
y colorido de la ilustradora Ma Deva Padma.
3. Estructura. En su estructura hay Arcanos Mayores y Menores, pero no consta de 78 arcanos,
como es habitual, sino 79, pues se ha agregado un arcano mayor (sin número) que es titulado
"El Maestro" y representa al mismo Osho.
Los Arcanos Menores se dividen en 4 palos relacionados a los 4 elementos, pero no son Bastos
(Fuego), Oros (Tierra), Espadas (Aire) y Copas (Agua), sino 4 series de diamantes de diferentes
colores: rojo para el Fuego; el arco iris para la Tierra; gris para las nubles representativas del Aire
y azul para el Agua.
4. Mensajes. En cuanto a los mensaje implícitos, evocan temas de la vida cotidiana, del aquí y
ahora y sus potencialidades, así como de los valores trascendentales del Ser, enseñanzas de
los maestros y motivos para la meditación. Dichos mensajes implícitos están sugeridos por una
palabra clave en cada uno de los arcanos.
Marinela Rodriguez

LOS ARCANOS MAYORES SON:

 EL LOCO
 LA EXISTENCIA
 LA VOZ INTERIOR
 LA CREATIVIDAD
 EL REBELDE
 LA NADA
 LOS AMANTES
 LA CONCIENCIA
 EL VALOR
 LA SOLEDAD
 EL CAMINO
 EL ROMPIMIENTO
 NUEVA VISIÓN
 LA TRANSFORMACIÓN
 LA INTEGRACIÓN
 EL CONDICIONAMIENTO
 EL RELAMPAGO
 EL SILENCIO
 LA INOCENCIA
 MÁS ALLÁ DE LA ILUSIÓN
 LA TERMINACIÓN
 LAS VIDAS PASADAS
 EL MAESTRO