You are on page 1of 5

Materia: Articulación sociedad-medio ambiente en la región.

Tema: Ecología de San Felipe


José Jaime Botello Valle
Mexicali, B. C. a 31 de marzo de 2011
Abstract: Este trabajo reseña el valor del puerto de San Felipe, tanto
como lugar de estudios oceanográficos, geológicos, sísmicos y como
ejemplo de biodiversidad marina con especies endémicas. Su
conformación orográfica la hacen propicia para investigaciones más
profundas en lo referente a su geoformación.

Abstract: This lecture shows the importante that this Port has, as a
place for ocenographic researches as geological and seism activity,
as well as a marine biodiversity with multiple endemic species. The
old rock formation could attract different people to make studies into
the Geology science.

San Felipe es un poblado que se localiza en las orillas del Golfo de


Cortéz entre los paralelos 31 Norte y 114, destino turístico que atrae
a miles de visitantes de allende la Frontera y vecinos del estado de
Baja California. Sus temperaturas son muy parecidas a las de la
ciudad de Mexicali, variando entre los 24 C 3 C como promedio
anual. Tiene pocas lluvias en todo el año, ya que forma parte del
desierto de Sonora. Su promedio de evaporación es de .9 mm.
anuales por sus altas temperaturas de verano. Sus vientos
provienen, al igual que la ciudad de Mexicali, del Noroeste, siendo
éstos muy fuertes entre los meses de febrero y marzo, oscilando
entre los 12 km. a 100 km. por hora.

Está rodeado de una región desértica al Este y otra montañosa al


Oeste la Sierra de San Felipe, al Norte, la sierra Kila, al Sureste el
cerro Punta Estrella, al Noreste la Sierra llamada Abandonada; está
localizado San Felipe dentro del sistema de fallas geológicas por la
gran placa del Pacífico y la de Norteamérica, donde se ubican las

2
fallas de San Andrés, San Jacinto, Cerro Prieto, Elsinore, y otras de
tipo secundario, como son: la de San Miguel, San Pedro Mártir,
Sierra de Juárez y Agua Blanca, según Pérez (2000), a las que se
unen la del Km 43 o Cd. Victoria y Ocotillo, de acuerdo a mi
apreciación personal, lo cual se manifiesta con la continua
separación de la zona continental 5 cm. al año y los temblores que
son parte de la actividad sísmica normal en esta región. Es muy
probable que esta región se haya formado en la era del Oligoceno,
hace aproximadamente 36 millones de años (Téllez, 2002). Se
destaca la teoría de la separación por la subducción de la placa del
Pacífico en la de Norteamérica, y la mía, que el Golfo de Cortéz en
donde está localizado el Puerto de San Felipe, fue formado por una
gran erosión, constante durante todo este tiempo, efectuada por el
Océano Pacífico cuando la Península de Baja California era parte del
continente al estar rompiendo con su oleaje en el gran macizo
continental, al estilo de lo que aconteció en el Gran Cañón, en
Arizona, debido a la actividad erosiva del Río Colorado. La apertura y
formación del Golfo de California se pudo haber iniciado desde hace
unos 8 millones de años, según opinión de Pérez (2000).

Su suelo está formado por sedimentos aluviales, lacustres,


depositados por el viento, formando preciosas dunas y médanos
desde la época Cuaternaria; de igual forma, los vientos trasladaron
pequeñas rocas carbonatadas desde el periodo Paleozoico al
Cretácico, en opinión de Pérez.
De acuerdo a este mismo autor, San Felipe está prácticamente
seco, por la poca precipitación pluvial anual, por lo que se
aprovechan los pozos acuíferos de Punta Estrella, que
probablemente dichas aguas y corrientes provienen de la
decantación de lluvias desde la Sierra de San Pedro Mártir, según

3
una apreciación personal, siguiendo la morfología y ubicación de esa
región montañosa.

La profundidad que presentan sus playas es de alrededor de 4


metros hasta los 42 metros. Su marea no es intensa, de tipo baja,
que se presenta cada 12 horas, sin embargo, el oleaje que se
presenta es debido a los fuertes vientos de primavera e invierno.
La temperatura de sus aguas es grata, frisando entre los 27 grados
C en verano y los 13 grados en invierno, según los escritos de Pérez
sobre la Ecología del Golfo de California. Su mar no es tan frío como
el de la costa del Pacífico, lo cual hace más atractiva la visita del
turismo, según recuerdos de mi juventud.
En cuanto a su salinidad, es aceptable, ya que su promedio es de
35 a 36 g/l según lo reporta Pérez.
La vegetación de San Felipe es de tipo xerófila, abundando los
matorrales, tipo chaparral, canutillo, gobernadora, ambrosia, ocotillo,
mezquite y las del desierto, como son las cactáceas: órganos,
afectadas en los últimos años por la ganadería: burros, borregos,
caballos, reses, cabras.
En cuanto a la fauna, ésta la divide Pérez en dos: la marina y la
desértica, destacando 22 tipos de especies endémicas y otras
amenazadas por la sobreexplotación del hombre como son: la
vaquita marina, la tortuga, la anchoveta. Existen otras de valor
comercial como el camarón, el tiburón. Están también las aves que
adornan perfectamente el paisaje de San Felipe: el pelícano, la

4
gaviota, el halcón, el gorrión, dentro de los que yo agregaría el
martincillo.
Aparte de lo que es propiamente el tema de este estudio añadiría
las actividades de tipo recreativo que se pueden realizar en este
bello puerto: la natación, la pesca deportiva, buceo, paseo en lancha,
excursionar, deslizarse sobre las dunas en moto o en vehículos todo
terreno, esquí acuático, parapente y por las noches salir a bailar o
pasear por el malecón.

Bibliografía:

Pérez Bastidas, Daniel. (2000). Ecología del Golfo de California. El


caso de San Felipe, Baja California. Mexicali: Ed. Universidad
Autónoma de Baja California y Universidad Autónoma de Sinaloa.

Téllez Duarte, Miguel Agustín. (2002). Baja California: Un presente


con historia. Tomo I. Mexicali: Ed. Universidad Autónoma de Baja
California.