You are on page 1of 11

TAROT PSICOLÓGICO JUNGIANO

ARCANOS MENORES

(SI DESEAS UN CURSO COMPLETO DE TAROT CON ESTE ENFOQUE


PSICOLÓGICO JUNGIANO, NO DUDES EN SOLICITARLO POR EMAIL A
grupostop@hotmail.com MUCHA LUZ PARA TU VIDA! César Dupuy)

Uno de los inconvenientes que he encontrado al intentar estudiar las cartas de


Tarot, ha sido el enfoque totalmente predictivo y de feria, en la mayoría de los
textos dedicados al tema. Otro gran obstáculo es la poca o ausente utilización de
los arcanos menores, e incluso de sus significados invertidos. En este texto he
intentado solucionar estos puntos, considerando aspectos de interpretación
adaptados al idioma hispano, así como a nuestras costumbres e ideologías. Es
por eso que este enfoque del Tarot es totalmente Humanista, derivado no
solamente de las verdades esotéricas, sino también de las intuiciones de la
moderna psicología postjunguiana, para dar así una imagen más completa de
quiénes somos, cómo actuamos y cuáles son las fuerzas que nos configuran y
nos dirigen. El objetivo del estudio del Tarot desde estos puntos de abordaje no
contempla significados fijos de las cartas, sino un método mediante el cual cada
persona pueda obtener una mayor penetración en la vida, y enriquecerse del
conocimiento de la experiencia humana.
De todos los mazos de cartas, el que más me llamó la atención ha sido siempre el
mazo Rider, creado por Arthur Edward Waite, indicado para quienes usamos las
cartas principalmente en la toma de conciencia de nosotros mismos y del mundo
que nos rodea. Incluso, dentro de algunas de las variantes del mismo, me
encuentro especialmente atraído por la versión del Tarot “Universal” de Waite.
Este mazo es una “actualización” del Tarot de Waite, en la que se han avivado los
colores y se ha aumentado el detalle de las ilustraciones, se han añadido letras
hebreas en los Arcanos Mayores, aumentando la simbología.
Casi todos los Arcanos Mayores nos muestran una figura de pie o sentada; sólo el
Loco y el Mundo se mueven. Es más, bailan. Pero en los arcanos menores, todas
las escenas muestran algo que está sucediendo, como si fuera una fotografía
tomada de una película. Esto no es para nada accidental. Es debido a que los
Arcanos Mayores representan fuerzas arquetípicas más que a personas reales,
mientras que los Arcanos Menores, en cambio, muestran aspectos de la vida tal
como realmente la vive la gente día a día.
Por lo tanto, las cartas de los arcanos menores representan las preocupaciones,
actividades y emociones que componen los dramas de nuestra vida cotidiana.

LOS CUATRO PALOS


Los arcanos menores están constituidos por 56 cartas divididas en cuatro palos:
Bastos, Copas, Espadas y Pentáculos (Oros). Cada uno de estos palos
representa un enfoque particular de nuestra vida.
En la presentación de los arcanos menores, en la disposición de los palos, Waite
no se apartó demasiado de los mazos anteriores, excepto en la sustitución de los
Oros por Pentáculos, es decir, estrellas de cinco puntas encerradas en discos de
oro. Waite tuvo varias razones para realizar este cambio. Primeramente porque
deseaba que su cuarto palo alcanzara cabalmente el mundo físico y no
simplemente el limitado materialismo del dinero y los negocios mundanos.
Además, quería que los cuatro palos fueran portadores de los cuatro elementos o
instrumentos básicos de la magia ritual, mediante los cuales se podrían
materializar todos nuestros deseos en el mundo físico de los Pentáculos, porque
simbolizan en forma concreta los diversos aspectos del universo físico/espiritual.
Si deseamos ver el mundo en función del número cinco en vez del cuatro,
incluyendo el Espíritu como centro, entonces los Arcanos Mayores representan el
quinto elemento, el Éter. El hecho de que los Arcanos Mayores estén apartados
de los menores y representen el Espíritu, simboliza que el Espíritu existe en un
nivel diferente del nivel del mundo ordinario. Al mismo tiempo, el hecho de que
para las lecturas los mezclemos todos juntos nos ayuda a ver que el Espíritu y la
totalidad de los elementos de la materia operan en conjunto. Por lo tanto, el
Espíritu le confiere significado y unidad al mundo material.
En la astrología, la simbología de los cuatro elementos se distribuye en sus cuatro
triplicidades, el Fuego (Aries, Leo y Sagitario), el Agua (Cáncer, Escorpio y Piscis),
el Aire (Géminis, Libra y Acuario) y la Tierra (Tauro, Virgo y Capricornio). También
la psicología junguiana utiliza los cuatro elementos, relacionándolos con maneras
básicas de vivenciar el mundo. El Fuego representa la Intuición, el Agua el
Sentimiento, el Aire el Pensamiento, y la Tierra la Sensación.
En la astrología y en el pensamiento junguiano, los elementos representan tipos y
características. En el tarot vemos estos tipos reflejados en las cartas cortesanas
(Sota o paje, caballo, reina y rey).
Si comparamos el Tarot con otro conocido sistema simbólico, los Bastos y las
Espadas representan situaciones “yang” o activas, en tanto que las Copas y los
Pentáculos representan las que son “yin” o pasivas. Con referencia a los Arcanos
Mayores, el Mago representa el carácter yang, mientras que la Suma Sacerdotisa
el yin. Estas características también se observan en los elementos. El Fuego y el
Aire están en constante movimiento (yang), mientras que el agua y la tierra
tienden más a la inercia (yin).
Como se verá más adelante, tanto los Bastos como los Pentáculos se relacionan
con los negocios, pero tanto los Bastos como las Espadas indican conflicto.
Copas y Bastos tienden a las experiencias felices y positivas, mientras que los
Pentáculos y las Espadas suelen representar los aspectos más difíciles de la vida.
Al mismo tiempo, Copas y Espadas abarcan la gama general de las emociones,
en tanto que Pentáculos y Bastos hacen referencia a las actividades más físicas.
Antes que mostrar separaciones totales y rígidas que sólo nos limitarían, las
cartas tienden a formar combinaciones y a difuminar las diferencias.

LOS BASTOS
Los Bastos representan el elemento Fuego. De todos los elementos naturales, el
fuego se destaca como el más poderoso. Este elemento representa la esencia
vital de la vida, que anima nuestro cuerpo, la energía misma de la existencia.
Porque se eleva hacia lo alto constantemente, el fuego representa el optimismo,
la confianza y la esperanza. Los Bastos tienden a enseñar cómo se muestra el
fuego interior en nuestra vida diaria.
Los Bastos representan el movimiento. Ya sea que pierdan o ganen, los Bastos se
encuentran en una constante lucha, no por problemas reales sino por amor al
conflicto, a la posibilidad de usar toda su energía acumulada. En el tema de
negocios, los bastos representan el comercio y la competencia; en amor
simbolizan el romance, la conquista, la declaración amorosa. Nos inducen a
encarar la vida activamente y con ilusión.
Cuando los bastos se encuentran en exceso, el éxito es demasiado, como sucede
con el Rey o con la figura de la carta Dos, donde puede adueñarse de ellas cierta
melancolía. Esto es debido a que las recompensas del éxito pueden
inmovilizarlas. También representan transformación, especialmente el As de
Bastos.
En el caso del Nueve o el Diez, el hábito de pelear o de asumir todos los
problemas hace que no se perciban otras alternativas más pacíficas. Sin
embargo, la influencia de los bastos nos muestra sobre todo gente que gana sus
batallas. Encuentran su expresión más poderosa en el Cuatro, al salir danzando
de la ciudad amurallada para celebrar el poder vivificante del Sol. Y sin embargo,
el fuego también destruye. Si no se la controla y se la dirige, esa energía calcina
el mundo. Por eso vemos que todas las cartas cortesanas de Bastos están
sentadas o de pie en un desierto.
• A pesar de su optimismo y de su ambición, los Bastos necesitan la
influencia suavizante de las Copas, porque sin agua, el Sol no trae sino
sequía. De las copas proviene un sentido de profundidad, así como la
capacidad de sentir y no sólo de actuar.
• De las espadas obtenemos un sentimiento de planificación y dirección para
toda la energía. También obtenemos una conciencia del dolor y del
sufrimiento, que equilibra el optimismo de los Bastos y su espíritu de
conquista.
• Y de los Pentáculos nos viene un sentimiento de estar arraigados en el
mundo real, una capacidad de disfrutar de la vida y no solamente de
triunfar sobre ella.

Los bastos/fuego representan entonces la acción, el movimiento, el optimismo, la


aventura, la lucha, los negocios como actividad comercial y los comienzos.
Indican situaciones yang o activas.
Los ases representan los elementos en su forma más pura. El As de Bastos
representa al Fuego como tal, y todo lo que éste significa, mientras que las otras
trece cartas de Bastos muestran algún ejemplo específico del Fuego, ya sea en
una situación (cartas 2-10) o como un tipo de personalidad (las cartas
cortesanas). En el mazo Rider vemos cada As sostenido por una mano que sale
de una nube. Este símbolo, nos muestra que cada elemento es capaz de
conducirnos al misterio espiritual. Nos enseña también que cada experiencia es
un don proveniente de una fuente que no podemos conocer conscientemente, a
menos que realicemos el profundo viaje espiritual que nos mostraron los Arcanos
Mayores.

El As de Bastos

El As de bastos es la chispa que inicia el fuego. Un don de fuerza, de poder, de


gran energía sexual, de amor a la vida. Las hojas brotan con tal abundancia que
se desprenden, convirtiéndose en Yod, la primera letra del nombre de Dios. La
presencia de estas letras en todos los ases, menos en el de Pentáculos, indica
que recibimos estas importantes experiencias como un don de la vida. No
podemos causarlas ni producirlas, pero está en nuestras manos experimentarlas y
apreciarlas. En una lectura, señala un excelente comienzo en cualquier área. Nos
brinda buena predisposición y la fuerza necesaria. Al mismo tiempo, es una carta
que enseña humildad, ya que nos recuerda que este exceso de optimismo y
energía que nos permite superar a los demás, es momentáneo y no definitivo.
En el exterior, este As se manifiesta como una oferta, un regalo, una oportunidad,
un encuentro o un suceso de sincronicidad. El As te comunica que comienza una
época de pasión y también de creatividad totalmente original. Nuevas
oportunidades. Anuncia un embarazo o un nacimiento. La aparición de esta carta
en una tirada trae consigo una oleada de fuerza y de iniciativa. Es posible
entonces que antiguas enfermedades se disipen ante la fuerza de este As. Si hay
algo que no nos atrevíamos a hacer, con la energía del As de bastos, tenemos
que tener valentía y arriesgarnos, ya que lograremos todo lo que deseamos.
Palabras clave: Nacimiento. Nuevo. Fuerza. Cambio. Inicio. Valentía. Confianza.

Invertida
Puede significar el caos, al no poder dirigir la energía y la fuerza y emplearla de
manera benéfica. Planes que se desmoronan. Viajes que se aplazan. Esto puede
ocurrir por querer abarcar mucho, exceso de actividad que no se puede controlar,
por comenzar demasiadas cosas nuevas sin tener la base necesaria; en lo
emocional, por confiar excesivamente en la amistad o por ser despótico, o en el
sexual, por la negativa a dominar un apetito sexual demasiado fogoso. Hay falta
de iniciativa y el esfuerzo es insuficiente. Recordemos igualmente, como dice
Waite sobre esta carta invertida, que “la maravilla y la felicidad existen aun
cuando nosotros no podamos, o no queramos, verlas ante nosotros”.
Palabras clave: Final. Caída. Conclusión. Ruina. Fracaso. Cese.

Dos de Bastos

Cuando la fuerza del As de Bastos llega a nuestras vidas, debe ser


inmediatamente moldeada y dirigida hacia donde más utilidad pueda tener. Y esto
es lo que justamente representa el Dos de Bastos, la carta de la fuerza o energía
correctamente aplicada. Pero esto representa tomar una decisión ahora. Lo
importante es empezar a movernos para lograr nuestras metas, más adelante
habrá tiempo para modificar el rumbo si vemos que vamos en otra dirección. La
energía del Dos de bastos es la misma energía del Mago, pero más controlable.
Es semejante al poder del Mago, de ahí la semejanza de colores entre las dos
cartas. Es un buen momento para las amistades o contratos, recordando que el
poder de cualquier decisión está siempre en nosotros. El problema puede surgir si
olvidamos que nosotros no somos la fuente de poder, sino sólo el conducto. En
una lectura, esta carta suele indicar que el poder es un aspecto fundamental en la
situación actual. Vos u otra persona lo tiene o lo quiere. Utiliza tu poder con
inteligencia y aprovecha este don para usarlo en construir tu entorno de manera
positiva. Trata de ser audaz, atreviéndote a hacer lo que quieras, encarando
situaciones y tomando la iniciativa. Aprovecha las oportunidades sin vacilar. Las
ideas que generes serán totalmente creativas y originales, con las que podrás
sorprender a tu entorno. Éxito en los negocios. Confianza.
Esta es otra carta de éxito, como el As, ya que aquí un hombre está de pie en un
castillo y tiene el mundo en sus manos. Sin embargo, la carta no trae
satisfacciones, porque el hombre se ve aburrido; sus logros sólo le han servido
para aprisionarlo (algo muy intolerable para el fuego) y el mundo que sostiene es
muy pequeño. El cometario de Waite sugiere que, una vez que la batalla está
ganada, el amor a la lucha y al desafío, característico de los Bastos, puede
dejarnos sin ninguna satisfacción real por lo logrado. Una comparación obvia por
lo opuesta es con el Cuatro de Bastos, en donde varias personas bailan, al salir
de una ciudad amurallada. Aquí, en cambio, una sola persona está sola,
encerrada por las murallas de su propio éxito.
Palabras Clave: Ganancia. Proyecto. Éxito. Objetivo. Logro. Realización.
Originalidad. Poder personal. Audacia.

Invertida: El hombre decide escapar de la torre donde se encuentra su seguridad


y su éxito, saltando a lo desconocido. Aquí encontramos una de las mejores
interpretaciones de Waite: “Sorpresa, maravilla, turbación y miedo”. Todos estos
términos describen a alguien que de un salto se precipita directamente en una
nueva experiencia, en lo desconocido.
Se libera tanta energía y emociones que no podemos evitar ni maravillarnos ni
tener miedo. Pero todo esto es necesario si deseamos seguir sintiéndonos vivos.
De esta forma impedimos que intenten imponernos otras formas de actuar o de
pensar.
Decidimos, por lo tanto, aceptar un nuevo desafío en la vida. Esta carta habla muy
especialmente a las personas que han vivido durante largo tiempo en alguna
situación desagradable e insatisfactoria, y que finalmente deciden hacer un
cambio en forma imprevista, liberándose de la opresión.
Palabras Clave: Dificultades. Obstáculos. Adversidades. Riesgo. Frustración.
Miedo. Abuso de poder.

TRES DE BASTOS

El número tres une al uno y al dos en una nueva realidad (como la Emperatriz en
los Arcanos Mayores), lo que indica combinaciones y logros, productividad y
crecimiento. En los Bastos, esto significa realización. A diferencia del Dos de
bastos, esta carta sí nos aporta satisfacción. Todo lo generado por el Dos, ahora
puede continuarse con optimismo y el consultante ya está preparado para iniciar
una nueva fase de algo ya iniciado anteriormente.
La figura se nos muestra fuerte, estable, pero calma, no se siente asfixiada ni
amenazada por los logros. Está frente a un precipicio, pero tiene tres sólidos
bastos en los que apoyarse. Desde su posición elevada, ve todo lo que tiene
delante. Por lo tanto, esta es una carta de visión y previsión. Allá arriba, aumenta
nuestro campo visual y ganamos perspectiva. Esto significa que en una situación
de fuego, no conviene reaccionar precipitadamente, sino más bien retroceder
considerando de nuevo las cosas. Esta carta también suele indicar premoniciones
o presentimientos de algún tipo sobre lo que va a ocurrir en determinada
situación.
Otro significado del Tres de bastos, es el de liderazgo, ya que podemos ver a lo
lejos debido a nuestro conocimiento de la vida, necesario para guiar a los demás
hacia un futuro mejor. Acepta entonces tu propia visión de la situación y guía a los
demás.
El tema de la sociedad no es tan evidente en la figura de este hombre solitario,
aunque quedan dos bastos libres pareciendo esperar entonces a otras dos
personas que lo ayuden en su trabajo. Esta carta indica entonces no sentir
vergüenza por pedir ayuda, aun cuando seamos líderes. Sí deberíamos sentirla
por no pedirla, ya que esta actitud significaría cobardía.
La ambición de los bastos no desaparece, sólo que ahora el personaje envía sus
naves (esto confirma su fuerza) a explorar nuevos territorios mientras él se queda
atrás. Por lo tanto, se mantiene lo logrado hasta el momento, abriendo en
nosotros mismos nuevos territorios e intereses. Todo indica que cualquier acción
que se emprenda ahora, llevará a mayores éxitos. En una lectura puede significar
mantener un compromiso existente sin dejar de buscar nuevos amigos e incluso
amantes. En cambio, a una persona perturbada por el pasado o que guarda
importantes rencores, el Tres de bastos puede indicarle que llegará a hacer las
paces con sus recuerdos, ya que en la imagen el sol poniente, símbolo de
satisfacción, ilumina el río – que simboliza la vida emocional de una persona –
con una cálida luz dorada.
El significado más importante del Tres de bastos es el que surge justamente de la
soledad de este hombre, que ha viajado por el mar – que simboliza el misterio del
universo – una gran distancia solo y, aunque él sabe que en el futuro traerá a
otros consigo, nadie puede quitarle sus logros personales. Los barcos simbolizan
esa parte de nosotros que se aventura en la experiencia profunda llevándonos a
ámbitos desconocidos del sí mismo, del ser interior. Significativamente es la unión
de Agua y Tierra – en la forma del Mar y de la roca – lo que nos lleva al máximo
potencial del Fuego, la de la exploración de lo desconocido. Podemos comparar
esta carta con la del Loco, que también se encuentra en un precipicio. El Loco,
parte lleno de inocencia, sin darse cuenta de que va a caer y de esa forma cumplir
su destino. El aventurero del Tres de bastos está con muchas ganas de ponerse
en marcha, pero con plena consciencia de lo que está haciendo. Dispone de más
información aunque es menos espontáneo que el Loco. Por lo tanto, el Tres te
estimula a explorar sin miedo nuevos territorios en tu vida, dejándote llevar por los
barcos más allá del horizonte visible a través de mares desconocidos. Seguro, no
te arrepentirás.
Invertida: Varios significados reflejan la compleja naturaleza de esta carta en
posición invertida. Por una parte se refiere al fracaso de cualquier exploración o
proyecto, debido a tormentas, esto es, problemas mayores de lo que habíamos
previsto o esperado. El excesivo orgullo nos perjudica. No vemos los detalles
antes de actuar. No sabemos pedir ayuda a tiempo. El consultante duda de
embarcarse en algo nuevo. Puede indicar que a uno le perturban los recuerdos de
una experiencia similar, lo que nos frena a la hora de tomar decisiones.

CUATRO DE BASTOS
Las fuerzas aplicadas de los arcanos Dos y Tres de bastos, nos llevan a la
culminación de la primera fase y al merecido descanso en el Cuatro de bastos. Es
el momento de mirar atrás, observar todo lo que se ha hecho y alegrarnos. Si bien
esto es positivo, existe un cierto conflicto entre la expansión dinámica de los
Bastos y la restricción limitante del número cuatro. Esto significa que se puede
disfrutar del éxito durante un tiempo, pero no debemos dormirnos, sin dejar nunca
de crecer, de aprender y de vivir.
La naturaleza del Fuego es movimiento constante hacia nuevos territorios, sin
embargo en el Cuatro de bastos esa urgencia creativa parece no estar totalmente
activa. Esto es una llamada de atención, ya que cuando tenemos éxito sin el
impulso de seguir adelante, la situación puede estancarse (no crece) o incluso
entrar en una etapa de decadencia, con el peligro de perder todo lo logrado hasta
el momento. Es el típico ejemplo de un estudiante universitario que ha dejado su
carrera luego de luchar durante años sin terminarla. Esto ocurre porque nos
hemos quedado en esta fase de culminación, ampliando la etapa de descanso. Es
necesario entonces empezar a trabajar y a crecer de nuevo y para ello puede
usarse la energía generada en la celebración de la carta.
El número cuatro, con su imagen de una plaza, implica solidez, pero también
inmovilización. Sin embargo, la irreprimible energía de los Bastos no necesita
vallas protectoras. Es una energía que no se dejará contener, es por eso que
vemos a la gente marchando deslumbradamente hacia la más simple de las
estructuras, confiando en que el Sol disipará cualquier nube perturbadora en este
luminoso día. La carta representa un ambiente familiar rebosante de optimismo,
excitación y alegría del Fuego. La gente va transportada por el gozo, saliendo de
una ciudad amurallada en busca de un espacio abierto; su espíritu y su valor los
llevan de una actitud defensiva a otra de apertura.
Podemos contraponer esta imagen a la de la Torre. Las dos figuras del Arcano
Mayor están vestidas de manera muy similar a las dos que aparecen en el Cuatro
de bastos. En sus significados, la Torre muestra una explosión incontrolada que
resulta de una situación represiva que se ha mantenido hasta alcanzar un nivel
intolerable. En el Cuatro de bastos, el optimismo y el amor a la libertad llevan al
pueblo unido a salir de su ciudad amurallada antes de que ésta se les convierta
en una prisión como la Torre.
Esta carta puede significar varias cosas, como el éxito inicial de un negocio, un
buen principio o el florecimiento de una amistad o de una relación amorosa.
También puede predecir un matrimonio o el nacimiento de un hijo como
culminación de procesos anteriores. Por lo tanto, el Cuatro de bastos es una carta
de recompensa para quienes han trabajado duro. Como carta compensadora
muestra entonces una cierta relación con el Arcano Mayor la Justicia.
Otra conexión con la Justicia es su fuerte asociación con la idea de orden. El
Cuatro de bastos representa el transcurrir fácil y natural de una vida equilibrada y
nos invita a crear ese equilibrio en nosotros mismos. También define el final de un
ciclo y el comienzo de otro, ya que de algún modo, se ha completado una meta
previa y precisamente el logro de esa meta es lo que se está celebrando, en
parte, en la imagen del Tarot Universal de Waite. Disfrutemos de la fiesta, pero
vigilando el reloj para irnos cuando sea el momento.
Invertida: Waite dice que esta carta no cambia aunque esté al revés. El júbilo es
tan poderoso que no se lo puede bloquear. Pero igualmente podríamos añadir que
el Cuatro invertido seguramente indica, como el Sol en los Arcanos Mayores, que
la felicidad en el ambiente no es tan obvia. Es muy probable que las personas que
este naipe simboliza necesiten aprender a apreciar lo que tienen. Existe otra
posibilidad: que la felicidad en el medio que rodea a la persona sea fuerte, pero
no ortodoxa, por lo menos en relación con las actitudes y expectativas de otras
personas. Problemas de comunicación con el entorno. Ambiente poco fructífero.

SI DESEAS UN CURSO COMPLETO DE TAROT CON ESTE ENFOQUE


PSICOLÓGICO JUNGIANO, NO DUDES EN SOLICITARLO POR EMAIL A
grupostop@hotmail.com MUCHA LUZ PARA TU VIDA! César Dupuy