You are on page 1of 1

En medio de un campo haba dos rboles.Uno de ellos tena un tronco grande y fuerte.

A su lado haba un arroyo, que se ocupaba de que nunca le faltase agua, pero no tena muchas hojas, ya que creca al lado de una roca que se interpona entre l y el sol, faltndole la luz. El otro rbol, situado al otro lado de la roca, reciba abundante luz durante todo el ao, y posea abundantes hojas. Lamentablemente, el terreno a ese lado de la roca nunca estaba lo suficientemente hmedo, y estas hojas se secaban enseguida. Un da, durante una tormenta, el viento azotaba a los rboles, haciendo que sus ramas se agitasen violntamente. Y entonces ocurri algo : sus ramas se curvaron, y las puntas de las mismas quedaron unidas por encima de la roca que los separaba. A partir de ese da los rboles empezaron a crecer juntos, entrelazando sus ramas mientras las elevaban hacia el cielo. El que creca al lado del arroyo se encargaba de mantener hmedas las hojas otro, que a su vez abrazaba al primero y lo diriga hacia los rayos del sol. Y juntos crecieron hasta que sus ramas se llenaron de semillas, que el viento que los uni se encarg de esparcir a su alrededor, e hicieron de aquel campo un bosque precioso.

A veces sucede lo mismo con las personas. Hay personas que son fuertes, pero necesitan la luz de alguien que, desgraciadamente, se encuentra al otro lado de la roca. Pero cuando esas personas crecen, lo suficiente como para poder alzar la vista por encima de esa roca y verse, comienza una nueva etapa en sus vidas, en la que cada uno regala su luz al otro, iluminando todo aquello que se encuentra escondido en su corazn.