You are on page 1of 21

“El líder sabio resuelve UPeU - FIA

problemas” EP. Ing. Civil

Presentado por:
Ali Quinto, Vladimir Ángel
Castillo Curo, Denilson Wilder
Monroy Vilca, Leonardo

Docente:
Hurtado C., Elías

Juliaca, 2018
EL LIDER SABIO RESUELVE PROBLEMAS

Vivir es solucionar problemas. Desde el nacimiento hasta la


muerte. El problema no es mas que obstáculo en el camino a
donde deseas llegar. Puede ser una circunstancia, una persona
o, inclusive, el propio líder. Los problemas no existen para
destruir a nadie, sino para fortalecer la actitud delante de la
vida, y hacernos crecer.
En este capítulo veremos las actitudes equivocadas que
algunos líderes tienen al enfrentar los problemas. Son
actitudes inconscientes, mecanismos de protección que
generalmente el líder usa para defenderse de las dificultades
que, el día a día, le trae. ¿Cuáles son esos mecanismos?
Veamos.
IGNORAR EL PROBLEMA

No existe peor ciego que el que no quiere ver. Los problemas


no existen para ser ignorados sino para ser resueltos. Las
personas perciben que el líder no tiene la capacidad de
enfrentar los problemas. Pero él se comporta como si las cosas
estuvieran en condiciones normales.
Si deseas resolver un problema, acepta el hecho de que el
problema existe. No hay remedio para el enfermo que no
acepta su realidad. Jesús dijo un día : 'Y conoceréis la verdad
y la verdad os libertará". Acepta la realidad de las dificultades
y enfréntalas sin temor.
ESCONDER EL PROBLEMA

Existen líderes que aceptan la existencia del problema, pero los


esconden. Esta es otra forma de negarlo.
De nada vale huir del problema alegando que no eres el
culpable y que, por tanto, el problema no es tuyo. Para el líder
no es importante descubrir al culpable, sino buscar la solución.
PROTEGERSE DEL PROBLEMA

Esta es otra manera equivocada de enfrentar los problemas.


¿Cómo te proteges del problema? Defendiéndote. Al hacerlo,
no admites la responsabilidad.
La razón de la existencia es resolver problemas. Protegerse de
los problemas es protegerse de la propia vida.
HUIR BEL PROBLEMA

Hay líderes que huyen del problema fantaseando la realidad.


Fantasear es soñar en vez de resolver el problema. Por
ejemplo, hay gente que te critica, y en vez de analizar las
críticas y ver en qué cosas puedes mejorar.
Fantasear, incluso tiene el riesgo de acabar esquizofrénico.
La esquizofrenia es huir de la realidad. Traes el mundo
exterior para dentro de ti.
El esquizofrénico resuelve problemas que no existen en un
mundo que tampoco existe.
RETROCEDIENDO

Otra manera ingenua, de huir de los problemas, es


retrocediendo. Retroceder es esconderse en los años de la
niñez, adoptando actitudes infantiles. El niño llora, se tira al
suelo, grita esperando que alguien le diga: "Pobrecito, deja
que yo lo haga por ti". El líder que retrocede dice: "Estoy
enfermo" o "En mi equipo no hay gente preparada".
SER OMISO A LA RESPONSABILIDAD

El típico ejemplo de un líder omiso es Pilatos. Se lavó las


manos delante del problema. Fue omiso. Cuando te defiendes
del problema, por lo menos, admites que existe. Cuando te
escondes, por lo menos, haces algo: esconderte. Pero la
omisión niega la responsabilidad.
EXISTE UN FÀBULA

En una granja vive un ratón, este se da cuenta de que el


granjero pone una ratonera.
Aterrorizado va donde la gallina, el cordero, la vaca a decirles
lo ocurrido, sin embargo a ninguno le interesa el problema del
ratón, pues piensan que no es asunto suyo, él regresa a su casa
triste y cabizbajo.
En la noche, la mujer del granjero escucha un ruido extraño
y sale a ver lo que sucedió, pero no se dio cuenta de que la
ratonera había atrapado una cobra, entonces fue picada.
El granjero la lleva al hospital. Ya al día siguiente ella va a su
casa enferma. El granjero pide a la empleada hacer caldo de
GALLINA, los amigos y vecinos fueron y el granjero mando
a matar al CORDERO, la mujer falleció y para el funeral el
granjero mató a la VACA para alimentar a todo el pueblo.

¿VEZ QUE NO HAY PROBLEMA AJENO?


BUSCAR AL CULPABLE

Existen líderes que intentan resolver los problemas buscando


a los culpables. Y, a veces, llegan a la conclusión de los
culpables son ellos mismos.
Así no se resuelven los problemas. Una cosa es aceptar la
responsabilidad y otra, diferente, es culparse. Si no vas a
resolver el problema, poco ayuda saber quién es el culpable.
Cuando sigues buscando culpables, con frecuencia puedes
llegar a la conclusión de que la culpable sea la circunstancia
que vives. Hay líderes que, en lugar de resolver el problema,
se enojan por causa del mismo. Dirigen su rabia contra el
problema y no hacia la solución. Los problemas se resuelven
con acciones, no con reacciones.
TRANSFERIR EL PROBLEMA NEGATIVAMENTE

Hay muchas maneras de hacerlo. El líder se enferma y ya no


necesita encararlo. Existen enfermedades psicosomáticas que
no son otra cosa sino enfermedades creadas mentalmente. Con
el tiempo te vuelves experto en autoenfermarte. Pero, la peor
mentira es la que inventas para ti mismo.
CRITICANDO

Tienes problemas graves pero, en lugar de resolverlos,


criticas a los otros. Te convierte en un líder negativo. Todos
tus colaboradores tienen virtudes y defectos. La sabiduría
del líder consiste en aprovechar las virtudes y corregir los
defectos. Pero la crítica, con toda seguridad, no es la mejor
manera de hacerlo.
ENFATIZANDO EL LADO OPUESTO DEL
PROBLEMA

La mente humana es extraordinaria, para las cosas buenas,


pero, infelizmente también, para las cosas malas. Sabe
disfrazar. Es como si enfatizando, el lado opuesto del
problema, nadie percibirá la existencia del mismo.
TRANSFERIR POSITIVAMENTE

Esta es otra forma equivocada de resolver los problemas. La


transferencia positiva te desvía de la solución del verdadero
problema, y te lleva a solucionar otros problemas. Te sientes
derrotado por un problema, y compensas tu derrota tratando
de conseguir otro tipo de victorias.

2
EL MÁS GRANDE PROBLEMA DEL UNIVERSO

Sin duda alguna fue el pecado. El mundo perfecto de Dios


había sido deformado por causa del pecado. Para Dios podría
haber sido fácil crear otros mundos. Pero Dios no dejó el
problema sin solución. Envió al Señor Jesucristo para ocupar
el lugar del hombre pecador y morir en su lugar.
No se omitió, ni se escondió, ni buscó al culpable, ni transfirió
el problema. Lo enfrentó, aunque eso significaba sacrificio y
muerte. Ese Dios maravilloso es tu Dios.
Si reconoces tu insuficiencia humana y tu dependencia divina,
Dios te dará la sabiduría necesaria para enfrentar las
dificultades y salir victorioso.

Related Interests